UA-47860825-1 Los libros de Dánae: abril 2015 ranktrackr.net

Translate

jueves, 30 de abril de 2015

Matar a un ruiseñor.- Harper Lee

Reseña Matar a un ruiseñor.- Harper Lee

Sinopsis:

Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama(EE. UU), cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Matar un ruiseñor muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, y un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color.

La autora:


Nelle Harper Lee (Monroeville, Alabama, 28 de abril de 1926) es una escritora estadounidense, conocida por su novela Matar un ruiseñor, ganadora del Premio Pulitzer en 1961. En febrero de 2015, Lee anunció la inminente publicación de una segunda novela, titulada Go Set a Watchman (aún sin título al español), a publicarse el 14 de julio de 2015) y que fuera escrita antes de Matar un ruiseñor. Al igual que el ya fallecido J. D. Salinger, Harper Lee no concede entrevistas y vive retirada tras haber escrito una única novela, Matar un ruiseñor (To kill a mockingbird), en 1960; la cual obtuvo el premio Pulitzer al año siguiente y fue llevada al cine por Robert Mulligan en una memorable película galardonada con tres Premios Oscar en 1962 y protagonizada por Gregory Peck en el papel de Atticus Finch y Mary Badham como Scout. (Biografía extraída de: http://es.wikipedia.org).


Mi reseña:

Hoy la entrada del blog es muy especial para mí, pues se trata de la primera de mis reseñas que se publica en la revista MoonMagazine en su sección "Club Literario"; tengo el enorme honor de pertenecer al equipo de redacción de esta publicación, donde iré sacando mensualmente una reseña, que podréis leer completa en la revista.



Lo que hoy aquí os voy a dejar es una entrada que os sirva de "puerta" para entrar a leer la reseña entera, que podéis leer aquí, en esta revista digital donde podréis encontrar, no sólo mis reseñas, sino un montón de contenido cultural de calidad y altamente recomendable. Una revista a la que os podréis suscribir y recibir todas las novedades en vuestro correo.



¿Y por qué Matar a un ruiseñor?, pues porque creo que es un libro especial y realmente bueno, que todo lector debería tener en su biblioteca, que toca un tema que si ya en su época fue avanzado y polémico, ahora, con los acontecimientos actuales, vuelve a estar más de actualidad que nunca.


domingo, 26 de abril de 2015

Te regalaré la Luna.- Elia Estefanía Beverini Versari

Reseña Te regalaré la Luna.- Elia Estefanía Beverini Versari

Sinopsis:


Cuando Eliana, una escritora española de éxito, llega a la Isla de Pascua, su única intención es huir de un pasado que no es capaz de dejar atrás y que le pesa demasiado en su presente; rodeada de un idílico paisaje e imbuida de la vida típica de la isla, casi sin esperarlo se sumergirá en la escritura de una nueva historia, la vida de Lía, una niña gallega que, desde su más tierna infancia sueña con salir de la aldea de pescadores que la ha visto nacer, que se le queda demasiado pequeña para sus aspiraciones, y para lo que está dispuesta a pagar el precio que haga falta. Mientras va dando vida a sus personajes, la propia Eliana se dará cuenta de que a través de Lía, ella misma podrá exorcizar sus propios demonios, reconciliando su pasado con su presente, pudiendo así encarar el futuro con valentía y esperanza. Pasando por la Isla de Pascua, Perú o Galicia, esta historia de superación y viaje hacia el yo más íntimo, lleva al lector a vivir un verdadero carrusel de emociones y sentimientos junto a unos personajes que traspasan las páginas de esta novela cargada de sensibilidad. (Sinopsis extraída de: http://www.amazon.es).



La autora:

Elia Estefanía Beverini Versari, nacida en Fireze (Italia) un 17 de julio, tiene en su haber tres novelas publicadas, siendo "Te regalaré la luna" la cuarta; estas publicaciones anteriores vendieron miles de copias en todo el mundo. Es una novelista que se caracteriza por su naturalidad y su particular manera de narrar las situaciones, por su facilidad de integrar los escenarios que utiliza en sus libros, haciendo que los paisajes se conviertan en protagonistas de sus historias, y por la construcción de unos personajes que cobran vida dentro de sus obras.


Mi reseña:

La entrada de hoy es para una novela que leí hace algunos meses, y con la que pasé unos agradables momentos de lectura, pues se trata de una bonita historia que nos traslada a cada uno de los escenarios en los que se desarrolla. Hoy os traigo "Te regalaré la Luna" de Elia Estefanía Beverini Versari. 



Isla de Pascua (Chile)
En "Te regalaré la Luna" conocemos a Eliana, una escritora de éxito, que pese a encontrarse en un momento álgido de su carrera, necesita tomarse un tiempo de descanso, siendo el lugar elegido la Isla de Pascua; aunque en un principio llegará a la isla con la única idea de retirarse y huir de un pasado que no logra superar del todo y que la atormenta, se verá sorprendida cuando, imbuida por el espíritu de la isla, se sumerja casi por sorpresa en la escritura de la historia de Lía, una niña natural de una pequeña aldea pesquera gallega, cuya ambición la empujará a salir de su lugar de origen, aunque el precio a pagar sea demasiado alto. Según avance en la historia de Lía, la propia Eliana se dará cuenta de que la escritura de esta historia le sirve para ir eliminando sus propios fantasmas y ver su futuro de una forma más optimista, viendo que todavía tiene muchas cosas que ofrecer a la vida y viceversa.


Acantilado en Galicia
Cuando te metes en la lectura de "Te regalaré la Luna" te das cuenta desde la primera página de que la historia te va a resultar una lectura agradable; se trata de una novela de lectura ligera pero que al tiempo te mantiene intrigada por cual será el siguiente periplo en el que se verán envueltas Eliana o Lía, pues en este libro Elia Estefanía Beverini Versari ha metido una novela dentro de otra; aunque los que sois asiduos a mi blog sabéis que no soy lectora habitual de novela romántica, este libro tiene algunos matices que han hecho que vea que va más allá, hay algo que llega más lejos de la simple historia de amor, que aunque la hay, está en realidad más en un segundo plano, convirtiéndose más en una historia de mujeres, que se han de sobreponer a los problemas y seguir adelante con su vida; mujeres que, aunque a veces con todo en contra, luchan por conseguir sus objetivos y su propia felicidad.


En esta novela, Elia Estefanía Beverini Versari utiliza un estilo ligero que se apoya en un prosa sencilla y ágil, lo que hace que la lectura sea sencilla y rápida; en "Te regalaré la Luna" encontramos una narración en tercera persona, a través de la figura de un narrador omnisciente, que en un caso es la propia autora pero en otro, esta se refugia tras la figura de Eliana, cuando esta se pone a escribir la historia de Lía, con lo cual hay un narrador omnisciente expresándose a través de otro. Hay que tener en cuenta que la historia de Eliana se desarrolla en el tiempo presente mientras que la de Lía comienza en los años cincuenta, y de ahí va desarrollándose de forma lineal, por lo que hay más evolución en la trama de Lía, a la que conocemos siendo niña, mientras que Eliana ya se nos presenta como una mujer en la madurez. En cuanto a la trama, lo primero a resaltar es la originalidad (aunque hay más libros que han recurrido a este recurso) de incluir el desarrollo de una novela escrita por un personaje dentro de la propia novela, que además nos lleva a un punto inesperado de la trama con el que te llevas una sorpresa; por otra parte la gran cantidad de acontecimientos que tienen lugar en la historia dentro de una novela que no ocupa demasiadas páginas, hace que el interés del lector no decaiga en ningún momento. Las descripciones de los lugares donde ocurren las acciones de la historia son correctas, no muy abundantes pero suficientes. Quizás, a mí me hubiera venido bien tener alguna referencia temporal más para situarme mejor dentro de la lectura, del momento temporal en el que se está desarrollando la historia, ya que encontramos algunos flashbacks durante la lectura, y en estos puntos me costaba un poco recolocarme, pero lo cierto es que es fácil volver a retomar el hilo temporal.


Selva de Perú
En cuanto a los personajes, en líneas generales están bien planteados y bien dibujados dentro de la novela. Elia Estefanía Beverini Versari ha sabido plasmar en "Te regalaré la Luna" de forma bastante correcta el perfil psicológico de los personajes, consiguiendo que algunos te toquen la fibra pero otros te resulten realmente antipáticos e incluso repelentes; en algunos sentidos me he sentido más identificada con Eliana que con Lía,  la primera me ha parecido un personaje más sólido, más seguro de sí mismo y con más confianza y creencia en sus posibilidades, aunque también muestre sus puntos débiles, ya que en algunos momentos, pese a tener las ideas muy claras, Lía se conducía de una forma que contradecía esa aparente claridad de ideas y afloraba esa inmadurez (propia de la edad) que ella se negaba a sí misma. Un personaje que, personalmente, me ha gustado bastante, es el de Michele, padre de Lía, un hombre con una mentalidad avanzada para su época, con una vida dura a sus espaldas y que pese a ello, lucha por dar a sus hijos una educación y la mejor existencia posible. Como contrapunto, hay un par de personajes (estos dejo que los descubráis vosotros mismos) que me ponían los pelos como escarpias cada vez que aparecían, eso sí, cumpliendo correctamente el papel que la autora ha buscado para ellos en la historia.


Conservera de pescado en la década de los 60
En resumen, "Te regalaré la Luna" es una novela de las que dejan una agradable sensación cuando la acabas, una lectura ligera pero que también trata en su fondo la dureza de la vida en las aldeas pesqueras durante los años cincuenta, la dificultad de la situación de la mujer en unos años durante los cuales sus derechos eran casi inexistentes; pero siempre desde una perspectiva amable.



miércoles, 22 de abril de 2015

Lo que esconde tu nombre.- Clara Sánchez

Reseña Lo que esconde tu nombre.- Clara Sánchez

Sinopsis:

Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es también, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redención de la culpa. Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los días intentando aplazar la decisión de qué hacer con su vida. E n la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la solución a los problemas de Sandra. Julián, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un día Julián aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra sólo le suenan por alguna película o algún documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Julián le parece a Sandra descabellado, empezará a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia está poniendo su vida en peligro.

La autora:

Nació en Guadalajara, pasó su infancia en Valencia y acabó estableciéndose en Madrid. Tras desempeñar otros trabajos, enseñó durante muchos años en la universidad y participó regularmente en el programa de TVE Qué grande es el cine, así como en distintos medios. En 1989 publicó la novela Piedras preciosas, a la que siguieron No es distinta la noche (1990), El palacio varado (1993), Desde el mirador (1996), El misterio de todos los días (1999), Últimas noticias del paraíso (Premio Alfaguara de Novela 2000), Un millón de luces (2004), Presentimientos (2008), Lo que esconde tu nombre, que obtuvo en 2010 el Premio Nadal de Novela y la lanzó con gran éxito al mercado internacional, y Entra en mi vida (2012). Ha sido galardonada con el Premio Germán Sánchez Ruipérez al mejor artículo sobre Lectura publicado en 2006. Su obra, traducida a quince idiomas la ha convertido en una de las autoras españolas más reconocidas, con ventas superiores al millón de ejemplares. (Biografía extraída de: http://www.planetadelibros.com).

Mi reseña:

Hoy ocupa la entrada del blog una novela que leí hace ya varios años, que recuerdo empecé con muchas ganas porque la temática que trata me atrae especialmente, pero que pronto me fue dejando bastante fría; sensación que no me abandonó en toda la lectura. Hoy la reseña la ocupa "Lo que esconde tu nombre", de Clara Sánchez


En "Lo que esconde tu nombre" nos vamos a cruzar con Sandra, una joven que está atravesando por un decisivo momento de su vida y que necesita "retirarse" de su mundo para asimilar todo lo que le está ocurriendo. Embarazada, soltera y con un trabajo recién abandonado, se instala en un pueblo de la costa levantina, en la casa que le presta su hermana, para poder reflexionar sobre como quiere que sea su vida y como va a encarar su futura maternidad. Y será en este pueblo donde conocerá a unas personas que cambiarán su vida para siempre; por una parte, los Christensen, una pareja de ancianos noruegos, con los que establecerá una amistad y la tratarán como si fuera de su propia familia, pero que pronto comenzarán a tener un comportamiento que llevará a Sandra a sospechar que tras ese aspecto adorable se esconde algo turbio; y por otra parte también conocerá a Julián, otro anciano que se presentará como un superviviente al campo de concentración de Mauthausen, que al principio sólo conseguirá asustarla con sus historias, pero que poco a poco irá ganándose su confianza y abriéndole los ojos a una realidad más terrible de lo que podía sospechar.


Entrada al Campo de Concentración de Mauthausen
Con "Lo que esconde tu nombre" me lleve una decepción en cuanto a las expectativas que había puesto en esta novela, y no por el hecho de que hubiera ganado el Premio Nadal 2010, pues no soy lectora que confíe en los premios, no creo que tengan que llevar aparejado el hecho de que la novela ganadora me tenga que gustar, pues los gustos son subjetivos; pero el tema que trataba me llamaba mucho la atención. Sin embargo, pronto descubrí que la idea que llevaba en mi cabeza poco tenía que ver con lo que de verdad contenía la trama de la novela, el desarrollo se iba por unos derroteros que, por lo menos a mí, aunque pueden ser originales, me parecieron poco creíbles y que no encajaban con lo que se suponía la esencia de la novela, pero sobre todo, me costó avanzar en un libro, que para mí, tiene un ritmo demasiado lento. 


En esta novela, Clara Sánchez utiliza un estilo y una prosa fáciles de seguir y sencillos, con lo que facilita la lectura de la novela; creo que en "Lo que esconde tu nombre", la autora acierta en la estructura pero falla en el ritmo, ya que en cuanto a la primera, la novela se encuentra divida en capítulos que a su vez dividen la visión de la historia desde la perspectiva de dos personajes: Sandra y Julián, contando ambos la trama de la novela desde su propio punto de vista, como dos líneas paralelas, a través de la figura del narrador protagonista en primera persona, y esto me parece un acierto, pues Clara Sánchez va cambiando de "piel" cada vez, ya que unas veces habla por boca de un octogenario con una dura vida a sus espaldas mientras que otras lo hace a través de una chica de treinta años con un auténtico volcán de emociones en su cabeza. Sin embargo, cuando digo que falla en el ritmo es porque la sensación que tuve durante toda la lectura fue de que las cosas pasaban demasiado lentas, para luego precipitarse de golpe, dando la sensación de que las cosas se resolvían de forma precipitada, con prisas... En cuanto a la trama, la premisa de la que partía la autora y el comienzo de la novela he de reconocer que me gustaron bastante, la lectura me mantenía interesada; sin embargo conforme fui avanzando, la historia comenzó a virar hacia un hilo argumental que me dejó completamente descolocada, y que creo que, aunque original y que puede llegar a sorprender al lector, el fallo de ritmo lleva a que ese giro inesperado quede eclipsado ante los altibajos que vas encontrando a lo largo  de la lectura. Además, algunas de las situaciones son demasiado inverosímiles y metidas con calzador en la historia, lo que resta intensidad a la trama, te sacan de la historia. 





Sobre los personajes, aquí también tengo la opinión un poco dividida, pues si bien creo que en general están bien dibujados dentro de la novela, también creo que se ven afectados por ese fallo de ritmo en el libro, lo que hace que no llegues a empatizar del todo con ninguno de ellos. Con algunos comportamientos que, personalmente, me resultaron inverosímiles en ambos protagonistas, no llegué a conectar del todo ni con el personaje de Julián ni con el de Sandra, pues si bien entiendo que a veces los seres humanos nos conducimos de forma bastante estúpida, algunas de las actitudes de ambos protagonistas llegaban a rozar lo irracional, y he de reconocer que en esto soy bastante rígida cuando leo una novela, y es que lo que espero es que los personajes se conduzcan con un mínimo de lógica, el poder sentirme identificada de alguna manera con ellos, no que me estén sacando de quicio cada dos por tres (esto me pasó más con el personaje de Sandra, supongo que por ser mujer y por la cercanía en edad, ya que en ocasiones tenía ganas de meter la mano en el libro y darle un toquecito en la cara... Aunque el de Julián también llegó a ponerme nerviosa en más de una ocasión). 




Si bien es cierto que con esta novela de Clara Sánchez no me quedó un buen sabor de boca, eso no quiere decir que no le dé otra oportunidad a un nuevo libro de la autora, pues que una obra de un autor no me haya gustado no quiere decir que otra no vaya a hacerlo; así que, aunque "Lo que esconde tu nombre" no quede entre mis mejores lecturas, esto es una opinión personal, y quizá vosotros captéis algo que yo no supe o no pude captar cuando me sumergí en sus páginas. 






jueves, 16 de abril de 2015

La suerte de los irlandeses (Serie Pat MacMillan 1).- J. L. Rod

Reseña La suerte de los irlandeses (Serie Pat MacMillan 1).- J. L. Rod

Sinopsis:

Pat MacMillan es un investigador intuitivo, ácido y políticamente incorrecto, con una irrefrenable tendencia a las frases lapidarias. Un personaje inolvidable que ha conquistado ya a decenas de miles de lectores a través de las páginas de este best seller internacional. Español de raíces irlandesas, MacMillan trabaja en un departamento del CNI que no tiene nombre ni figura en el organigrama. Se ocupa de las operaciones de las que ningún otro de los tres mil quinientos agentes puede ocuparse, salvo que esté dispuesto a ir a la cárcel por violar en una misma mañana cuatro o cinco artículos del Código Penal. Cuando en pleno día de Nochebuena se dispone a comenzar unas largas vacaciones, MacMillan recibe dos malas noticias. La primera de ellas, que hay un topo de ETA infiltrado en los servicios secretos. La segunda,que el agente elegido por el Gobierno para identificar al topo y detenerlo es precisamente él. Así arranca este emocionante thriller que demuestra que las cosas no son siempre como parecen. O tal vez sí.

El autor:

J.L. Rod ha dedicado su vida profesional al mundo del guión para cine y televisión. Tras una exitosa carrera como story editor y una destacada trayectoria docente como profesor de creatividad y desarrollo de proyectos audiovisuales en los más prestigiosos centros de formación, decidió empezar una nueva vida y comenzar la novela que llevaba años queriendo escribir. Se instaló entonces en un pequeño pueblo junto al mar donde escribió “La suerte de los irlandeses“, primera novela del detective Pat MacMillan con la que da comienzo la serie literaria de este inolvidable personaje.  Actualmente vive a caballo entre  España y California, donde se encuentra redactando el guión cinematográfico para la adaptación a la gran pantalla de “La suerte de los irlandeses”. El próximo mes de mayo verá la luz la segunda novela protagonizada por el agente Pat MacMillan "Mañana es otro mundo", editada por Ediciones B. (Biografía extraída de la página web oficial del autor: http://www.jlrodbooks.com).  

Mi reseña:

Hoy os traigo una novela negra que he acabado hace unas tres horas escasas; se puede decir que ha sido una lectura sorpresa, pues no la tenía prevista en este momento, pero por circunstancias que ya os comentaré más adelante y que guardan relación con el próximo libro que va a lanzar J. L. Rod, autor de esta serie policíaca, me he cruzado con esta gran lectura: "La suerte de los irlandeses"


Madrid
"La suerte de los irlandeses" nos presenta a Pat MacMillan, un agente del CNI que trabaja en el departamento de Contraespionaje; el día de Nochebuena, con todo dispuesto para emprender un largo y anhelado año sabático, recibe la llamada de "el Zorro", su jefe, quien le cita para una reunión urgente. En esta reunión Pat será informado de una noticia que puede llevar al CNI a una situación caótica: se ha detectado la presencia de un miembro de ETA infiltrado como agente del centro y es primordial averiguar su identidad y detenerle, sea al precio que sea; y el elegido para llevar a cabo esa misión es el propio Pat, pues por algo está considerado como uno de los mejores agentes del centro. Aunque en un principio Pat se negará en redondo, el ultimátum dado por su jefe hará que no le quede más remedio que aceptar una misión que, difícil desde el principio, se irá complicando hasta coger una senda cada vez más peligrosa


Puerta del Sol (Madrid)

Esta novela de J. L  Rod, primera de la serie protagonizada por el agente Pat MacMillan (y que por lo que parece, es recomendable leer por orden), se me ha revelado como un auténtico descubrimiento; aunque le tenía echado el ojo desde hace un tiempo porque la había visto ya reseñada por la blogosfera y tenía críticas muy positivas, no la tenía prevista para este momento, pero las circunstancias a veces mandan, y en este caso he de decir que ¡benditas circunstancias!: me lo he pasado genial leyendo este libro; me ha tenido intrigada, en algunos momentos me ha emocionado, me he reído, me he indignado... Pero también me ha hecho pensar en muchas cosas, ha despertado esa vena conspiranoica que llevo dentro y me ha llevado a plantearme que algunas de las cosas que nos plantea no son tan descabelladas, incluso puede que, como muchas veces pasa, la realidad supere a la ficción


Edificio principal del CNI
Escrita con estilo directo, que va directamente al grano, resulta una lectura trepidante; J. L. Rod utiliza una prosa coloquial pero adecuada al contexto en el que se desarrolla la acción, ya que cuando la situación lo requiere utiliza un lenguaje más cuidado. Contada en primera persona, a través de un narrador protagonista que utiliza la voz de Pat MacMillan para expresarse, todo lo que acontece en la novela lo conocemos a través de este personaje principal; No se puede decir que "La suerte de los irlandeses" se encuentre escrita in extrema res, pues no comienza por el final para ir después hacia atrás hasta volver al punto de partida, pero sí que está escrita en forma de recuerdo, cuando estamos leyendo sabemos que todo lo que el protagonista nos está contando ya ha tenido lugar, hasta llegar a un momento en el que la acción pasa a narrarse en presente, el personaje nos está contando "en tiempo real" lo que le está pasando. Un recurso interesante es una trama alternativa, que se irá desarrollando al mismo tiempo que la principal, pero cuya relación real no descubriremos hasta el final, y advierto, el giro que dan los acontecimientos al descubrir la relación de ambas a mí me ha sorprendido mucho. Se trata de una novela que va girando a lo largo de sus páginas, llegando a sospechar de todo el mundo, porque nada ni nadie es lo que parece, pero al mismo tiempo donde las piezas encajan a la perfección, y donde al final tampoco todo es justicia poética. Cargada de buenos diálogos y con grandes escenas, se trata de una novela realmente vívida para el lector.





Y ahora le toca el turno a los personajes, y como no, hay que empezar por el protagonista absoluto de la novela, Pat MacMillan o simplemente Mac: un tipo desconfiado, irónico y que a veces raya el cinismo, desencantado con el ser humano, y raro como él solo... pero aunque esto nos podría llevar a pensar que estas características irían acompañadas de alimentación a base de precocinados y alcohol sin medida, pues erraríamos en lo primero y no iríamos tan desencaminados en lo segundo; Mac es un enamorado de la buena cocina (no confundir con el concepto de "nueva cocina" que se nos enfada"), de la música y del buen cine clásico; y aquí es donde J. L. Rod ha demostrado que se puede construir un personaje complejo sin caer en clichés manidos dentro del género: que Mac es alguien que carga con sus fantasmas y con un carácter extraño, no se puede negar, pero no lleva estas características hasta el extremo y las combina con un sentido del humor en ocasiones brillante, una inteligencia despierta y a veces un pasotismo que podría llegar a sacar de sus casillas a más de uno (entre las que me incluyo). El resto de personajes, tanto principales como secundarios, también están muy bien perfilados, llenos de recovecos, algunos se nos mostrarán tal y como son, pero otros mostrarán una cara que en realidad tapará la verdadera... Eso sí, en "La suerte de los irlandeses" esto está tan bien manejado por el autor, que al final terminas sospechando de todo el mundo. 




J. L. Rod ha escrito una novela que se sale de las páginas del libro para meterse en la mente del lector, llegando a representar una verdadera película de acción. "La suerte de los irlandeses" refleja a la perfección que el autor tiene experiencia como guionista (algo que no necesariamente tendría que haber jugado a favor de obra del escritor pero que en este caso ha sumado), dando vida a la historia y a los personajes. Un verdadero juego de espías en el que no te podrás resistir a entrar, y en el que una vez dentro, no podrás salir hasta el final. 


Shih Ho- La mordedura que rompe 
Hexagrama 21


A continuación os dejo el booktrailer de la novela y el enlace del mismo a YouTube: "La suerte de los irlandeses", de J. L. Rod


viernes, 10 de abril de 2015

Las pequeñas mentiras.- Laura Balagué

Reseña Las pequeñas mentiras.- Laura Balagué

Sinopsis:

Las pequeñas mentiras se inicia con el descubrimiento del cadáver de Cristina Sasiain, una mujer de la alta sociedad donostiarra, en el interior de su lujosa peletería. La inspectora de la Ertzaintza Carmen Arregui recibe el encargo de esclarecer la muerte, para lo cual tendrá que sumergirse en el complejo entramado de relaciones de la víctima mientras recorre en busca de pistas un San Sebastián lluvioso e invernal. Entre pesquisas, interrogatorios y giros inesperados, Carmen seguirá librando su propia lucha cotidiana y descubrirá en los entresijos de la investigación un reflejo de sus propios conflictos y preocupaciones. Una trama vibrante que refleja, con sensibilidad e ironía, las múltiples capas y las pequeñas mentiras que rodean nuestras vidas. Un gran debut literario que nos descubre a una brillante autora de novela negra.

La autora:


Laura Balagué Gea (Barcelona, 1958) estudió Enfermería y desde 1982 reside en San Sebastián, donde trabaja en un centro de salud. En el año 2000 obtuvo el segundo premio en el XI certamen de cuentos Atenea y ha publicado los relatos 'Sala de espera', 'Viaje a Suiza' y 'Falsas apariencias'. El jurado del Premio La Trama ha estado compuesto por Juan Bolea (escritor y coordinador del festival Aragón Negro), Paco Camarasa (librería Negra y Criminal y coordinador del festival BCNegra), Ángel de la Calle (coordinador de la Semana Negra de Gijón), Juan Carlos Galindo (periodista de El País) y Carmen Romero (editora de Ediciones B). (Biografía extraída de: http://www.compartelibros.com).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de la última novela que he terminado; la acabé hace unos días y  me ha resultado una lectura muy amenaEdiciones B publica "Las pequeñas mentiras", de Laura Balagué, obra ganadora de la última edición del Premio de Novela La Trama, una novela cuya oportunidad de leer no he querido dejar pasar y ha sido un acierto el hacerlo. No con esto quiero decir que sea una novela negra apasionante pero sí que proporciona ratos de lectura realmente buenos. 

San Sebastián (Foto: Darío Garrido Urdampilleta
http://www.diariovasco.com/)
Cuando el cadáver de Cristina Sasiain es descubierto en su peletería de San Sebastián, la inspectora de la Ertzaintza Carmen Arregui, encargada de la investigación de este misterioso crimen, comenzará a investigar en todo el entorno de la víctima, perteneciente a la alta sociedad donostiarra. Este mundo completamente desconocido para la inspectora Arregui, empezará a mostrarle su cara más oculta y al mismo tiempo oscura, llena de recovecos y pequeñas mentiras que demuestran que todo el esplendor que rodea a esa gente que se mueve en las altas esferas es, en algunos casos, solo un espejismo. Conforme la inspectora Arregui vaya conociendo más aspectos de la vida de Cristina Sasiain, no podrá evitar establecer paralelismos con su propia vida y pensar en si los problemas que la asaltan en su día a día son realmente tan difíciles de resolver como muchas veces le parecen.

Suiza

"Las pequeñas mentiras" es una novela policíaca que tiene un planteamiento algo diferente, pues toda ella está planteada desde el punto de vista de la investigación y la vida personal de la inspectora que la lleva a cabo. Creo que no se puede clasificar como novela negra al uso pues su argumento es bastante "blanco" en cuanto a detalles escabrosos o detalles del crimen se refiere, pero aún así consigue mantener vivo el interés del lector. Laura Balagué consigue con este libro que nos metamos en ese mundo casi desconocido de la alta sociedad, en este caso, donostiarra, donde las apariencias lo son todo, o casi todo, donde las amistades de verdad casi se pueden contar con los dedos de una mano y en el que nadie se puede permitir mostrar sus debilidades o su vulnerabilidad; pero en el que, por contra, pequeñas mentiras, infidelidades y falsas apariencias están a la orden del día y parece que todo aquel que forma parte de este universo no sólo las aprueba sino que las comparte. 

Escrita con un estilo natural y ligero, Laura Balagué utiliza una prosa sencilla pero sin descuidarla en ningún momento, logrando con ambas cosas una novela que se lee de forma rápida y agradable. Escrita en tercera persona, bajo la figura de un narrador objetivo con grandes dosis de omnisciencia, es a través de este narrador como vamos descubriendo todos los acontecimientos que se van dando a lo largo de la novela, y los iremos descubriendo al mismo tiempo que los personajes, no tendremos información de antemano; esta obra cuenta con numerosos diálogos con pocas intervenciones del narrador, con lo que las escenas que se crean resultan creíbles para el lector, muy reales. Con unas buenas descripciones, sin ser excesivas, sirven bien al lector para que este se sitúe dentro de los escenarios donde se desarrolla la trama. En cuanto a esta, se desarrolla de forma lineal en el tiempo, y aunque como he dicho anteriormente, mantiene vivo el interés del lector, en algunos momentos se puede echar de menos ese "algo" que te hace saltar o tener la sensación de que un giro inesperado se acerca, pues no es hasta el final del libro que el callejón sin salida hacia el que parece abocada la investigación se resuelve y quizás es la resolución, tan rápida, lo que te deja con la sensación de haber necesitado ese "algo" más. Pero de todas maneras, ese enfoque, quizá algo más tranquilo y sin tanta acción también le aporta a la obra una visión diferente que también se disfruta durante la lectura.



Los personajes son los que de verdad dan más peso a "Las pequeñas mentiras", pues aunque la historia es importante, el perfil psicológico tanto de protagonistas como de secundarios es lo que de verdad nos va a aportar las pistas necesarias para cercar al culpable y para conocer a los actores de la trama. Como las dos caras de una misma moneda, personas que se mueven dentro de la alta sociedad y personas de "a pie" se mezclarán por culpa de un crimen que cada vez se desvelará más difícil de resolver, haciendo que cada una de las personas que rodeaban a la víctima se pueda convertir en un potencial sospechoso; nadie es lo que parece ser en la novela de Laura Balagué, que va quitando poco a poco cada una de las capas que recubren a los personajes, para ir desnudándolos, incluida la víctima, y terminar mostrándonos la verdadera cara de cada uno, una cara que en algunos casos nos hará verlos con mejores ojos pero en otros hará que nos espantemos ante la verdad. El personaje protagonista, Carmen Arregui me ha parecido muy bien construido, sin estridencias y cercano, creíble; una mujer con una profesión dura pero que no por ello deja de ser una mujer normal con las inquietudes propias de cualquier mujer de hoy.



"Las pequeñas mentiras" ha sido una novela que he leído en un suspiro, que he disfrutado, aunque me ha quedado la sensación de que la trama se podría haber llevado un poco más allá, haberle sacado algo más de partido. Aún así, merece la pena su lectura, porque además creo que tanto su protagonista como su autora han llegado para quedarse, y yo voy a seguirles la pista.




domingo, 5 de abril de 2015

El ganso salvaje.- Mori Õgai

Reseña El ganso salvaje.- Mori Õgai

Sinopsis:

La bella Otama se ve obligada a convertirse en la mantenida de un prestamista para proporcionar sustento a su anciano padre. La monotonía y resignación con que la muchacha deja pasar los días se ve rota por el cortés saludo que con su sombrero le dedica el apuesto Okada en sus habituales paseos… hasta que un insospechado incidente propicia que entre ambos se intercambien las primeras palabras. Dos vidas que se cruzan sin apenas rozarse, dos destinos que se truncan cuando la fatalidad, materializada en un ganso salvaje, hace acto de presencia. Una elegante historia que nos retrata con exquisitez la desventura de un amor apasionado. (Sinopsis extraída de: http://chidoribooks.com).

El autor:

Mori Ōgai (1862-1922) es el seudónimo literario de Mori Rintarō, médico militar, traductor, crítico literario y novelista japonés del periodo Meiji. Está considerado uno de los principales autores de dicha etapa, junto a figuras como Natsume Sōseki. Su familia, originaria de la provincia de Iwami (actual prefectura de Shimane), se trasladó a Tokio en 1872. En sus primeros años, Ōgai Mori recibió la educación tradicional basada en los clásicos japoneses y chinos. Licenciado en medicina a los 19 años, recibió una beca del gobierno japonés para estudiar en Alemania durante cuatro años (1884-1888), donde entró en contacto con la literatura occidental. Se le compara con su coetáneo Natsume Sōseki, educado en Inglaterra, que era humanista, lírico, íntimo, frente al austero, distante y luminoso que fue Mori. Participó en la Primera guerra sino-japonesa (1894-1895) y en la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) como médico militar, carrera que mantuvo a lo largo de toda su trayectoria profesional. Como fundador y editor de revistas literarias, introdujo en Japón las ideas estéticas que se estaban desarrollando en occidente, ayudando a establecer una concepción moderna de la crítica literaria. Fue traductor de clásicos de distintas lenguas, Rousseau y Daudet, Shakespeare (Macbeth), Byron e Irving, Turgueniev y Tolstoi, Calderón; Hans Christian Andersen, Strindberg, Henrik Ibsen. y sobre todo de alemanes como Hoffmann, Goethe (Faust), Schiller, Lenau, Heine, Rilke, y Schnitzler. En 1890, publicó una revista literaria en la que se opuso a las ideas antiguas del Naturalismo (en el sentido japonés del término): con Subaru; y publica en lenguaje moderno hasta 1912 numerosos relatos: Hannichi, Vita sexualis, Seinen, Fushinshū, Hanako, Gan. Pero una vez más Ōgai Mori se ve amenazado por la política de censura del gobierno hacia las ideas occidentales, que serían a su juicio causa de los males del Japón. Las organizaciones socialistas nacientes se verán reprimidas. Ōgai Mori defenderá la libertad de pensamiento, así con Chinmoku no tō (La torre del silencio, 1910). Entre sus obras destacan la novela corta Maihime (1890, La bailarina), así como su obra más célebre Vita sekusuarisu (1909, Vita sexualis), donde une sus conocimientos médicos a una visión literaria libre. Además están Seinen (1910, El joven) y Gan (1911–13, El ganso salvaje), y los cuentos recogidos bajo el título El intendente Sansho, el primero de los cuales dio origen a la gran película de Kenji Mizoguchi, y en los cuales resuenan a veces elementos del cuento tradicional sajón. A partir de 1910, sus escritos son filosóficos e históricos: Mōsō, 1910, Ka no yō ni (1911), Okitsu Yagoemon no isho (1912), Kanzan Jittoku. Y termina una serie histórica: Shibue Chūsai, Isawa Ranken, Hōjō Katei, donde pone de relieve la ética del mundo intelectual en el periodo Edo. (Biografía extraída de: http://es.wikipedia.org).

Mi reseña:

Hoy os traigo la reseña de una novela, que recién terminada, me ha dejado muy buenas sensaciones. Una novela corta de un escritor considerado, junto a Natsume Sõseki, uno de los mayores exponentes de la literatura japonesa del período Meiji: Mori Õgai y su obra "El ganso salvaje". Gracias a la editorial Chidori Books por facilitarme el ejemplar digital de la novela y por su confianza. 


El joven Okada es un estudiante que vive en la Residencia de Estudiantes de Kamijõ, donde casi todos los residentes son estudiantes de medicina. Okada es apuesto, educado y siempre correcto. En uno de sus habituales paseos, su mirada se cruzará con la de una misteriosa joven semi oculta tras una ventana, Otama, la amante de Suezõ, un famoso prestamista de la ciudad, que ha tenido que acatar este cruel destino para poder cuidar de un padre anciano y asegurar un futuro para ambos que de cualquier otra forma, se presentaba incierto. Este primer encuentro, aparentemente inofensivo, plantará la semilla de un amor que se sustentará en miradas, educados saludos y apenas unas pocas palabras cruzadas; un amor apasionado al que parece que el azar no está dispuesto a repartirle buenos naipes.




Leer "El ganso salvaje" es sumergirte en un Japón en plena transformación, que todavía se debate entre dos mundos, la tradición más arraigada frente a la necesidad de apertura a otros países y culturas. Es meterte de lleno en un mundo donde el pasado y el futuro chocan en un presente que necesita adaptarse, donde algunos hombres siguen aferrados a su cultura mientras otros abren horizontes y luchan por el cambio. Y sin embargo, la mujer sigue atrapada, sin poder decidir cual es su futuro, teniendo que anteponer las responsabilidades y los deberes. Pero en esta obra de Mori Õgai también subyace la influencia del destino, de las casualidades, y de cómo estas hacen que por muy firmes que sean las decisiones que se hayan tomado, siempre hay un punto en el que la suerte o el destino también han de jugar a favor para que todo se dé de la mejor manera posible, y que si esto no ocurre, por muy firmes que sean nuestros propósitos, si el destino se confabula en nuestra contra, nada será como hemos planeado. 


Escrita con un estilo elegante, en "El ganso salvaje" Mori Õgai utiliza una prosa cuidada en la que ya podemos observar una pequeña influencia del francés, signo de la apertura de la sociedad japonesa a otras culturas en ese momento. Esta obra, a caballo entre novela y nouvelle por su extensión, es capaz de condensar en pocas páginas todo un crisol de sentimientos y sensaciones; no sólo refleja ese cambio cultural que he nombrado unas líneas más arriba, también refleja el cambio interno que se produce en los personajes y su evolución. Contada a través de un narrador testigo, este cambia el uso de la primera persona a la tercera según va contando la historia, ya que en algunos momentos él mismo aparece como un personaje más y se incluye en la narración; narración que comienza in extrema res, como un recuerdo del narrador, que hace partícipe de los hechos acontecidos en el pasado al lector. Con una trama que se va deslizando poco a poco, la historia de amor entre Okada y Otama subyace bajo lo que iremos conociendo de sus vidas, un amor que se irá construyendo poco a poco, día a día y mirada a mirada. Con unas descripciones que son más bien pinceladas que el autor nos regala, es más que suficiente para que nos metamos de lleno en cada uno de los escenarios donde transcurre la acción, pues es a través de pequeños detalles como Mori Õgai nos ambienta la obra, no recurre a largas descripciones. 


Bengalí Rojo


Sin embargo, los personajes sí están perfectamente definidos, son los que llevan el peso de la historia, son ellos y el azar que les acompaña los que marcan el devenir de la novela. Además, si algo está claramente marcado en "El ganso salvaje" es el papel que cada uno de los personajes va a cumplir en la trama de la historia; mientras que Okada representa esa apertura hacia otras culturas y hacia un futuro que irremediablemente va a llegar al país, tenemos a un antagonista, Suezõ el prestamista y amante de Otama, quién se encuentra anclado a las tradiciones y se niega a avanzar, intentando mantener una posición a toda costa sin importarle las personas que le rodean. Y en medio de estos dos hombres completamente diferentes, se encuentra Otama, que siendo mujer sigue ocupando una posición de desventaja, no puede elegir ni puede imponer su voluntad, ha de sacrificar su vida por su familia, su felicidad siempre está supeditada a lo que es mejor para los demás, aunque en su interior Otama no está dispuesta a renunciar a su propia vida, a que los que la rodean decidan por ella. La radiografía psicológica que nos ofrece Mori Õgai de sus personajes en su obra es realmente magnífica, nos los desnuda mentalmente: sus dudas, sus dobles caras, la necesidad de amar sin condiciones que se ve refrenada por el cumplimiento del deber... 




"El ganso salvaje" es una lectura deliciosa, que demuestra como el azar y el destino pueden decidir por nosotros en ocasiones, como la indecisión y la falta de empuje puede llevarnos a que, en el momento de la verdad, en el momento en el que nos atrevemos a dar ese salto al vacío, el destino ya ha decidido que la oportunidad ya ha pasado, y el infortunio se puede presentar de múltiples maneras, incluso como un inofensivo ganso salvaje.


© Copyright fotoplatforma.pl

miércoles, 1 de abril de 2015

El silbido de la serpiente.- Aída del Pozo

Reseña El silbido de la serpiente.- Aída del Pozo

Sinopsis:

Llevo años sintiendo que soy un caparazón vacío. Me levanto cada mañana con la necesidad de hacerme con lo que los demás poseen y de lo que yo carezco: ese halo invisible que dota a las personas de sentimientos y distingue a los seres humanos de las bestias. Hace mucho tiempo que llegué a la conclusión de que no tengo alma. ¿Nací sin ella? Quizás la tuve pero me la robaron cuando mi padrastro se metió en mi cama con el tácito consentimiento de mi madre. Sin embargo, Candy, la mujer con la que convivo, se empeña en convencerme de que la poseo. Insiste en que la mía es un alma atormentada y llena de recovecos oscuros y profundos secretos, pero que está atrapada en este cuerpo que ella venera, clamando para que yo deje de creer que tan solo soy una carcasa. Quiso mostrármela a través del retrato que me hizo hace unas semanas. Entonces creí verla por un instante… Sin embargo, en mis amaneceres aún no existen días de primavera. Más allá de mis cuatro paredes todo me parece una cloaca y la gente me importa poco pues de los zombis que pululan a mi alrededor, solo necesito una cosa: sus almas. Y ahora debo salir a cazar. Tengo tanta hambre… (Sinopsis extraída de: http://www.amazon.es).

La autora:


Presentación de Aída

(Por la propia autora)

Ante un folio en blanco una se ve pequeña y un tanto perdida. ¿Qué contar a alguien que está frente a la pantalla del ordenador esperando conocerte, en tan sólo unas cuantas líneas? Así que después de darle varias vueltas, he decidido presentarme no contándote quien soy, sino quién no soy. No soy ya cuarenta y tantos años de idas y venidas, de encuentros y desencuentros, de dudas, de preguntas, de rabia contenida por anhelar levantar el vuelo y saber que tengo un ala rota porque dejé que me atrapasen y por ende, que me la rompieran. Cuentan quienes me conocen, que he sido un gran hallazgo, un inesperado soplo de aire fresco, todo un descubrimiento como escritora. Y yo les contesto que siempre he sido así, pero que parte de lo que soy estaba atrapado, escondido, reservado esperando un empujón para cortas mis cadenas. Siempre he sido fuerte, la vida me ha puesto a prueba en varias ocasiones y he sacado nota en los retos más amargos. Sin embargo, les digo, ahora y tras la prueba más dura, toca VIVIR con mayúsculas. Llevo viviendo intensamente, después de haber muerto, desde hace más de dos años. Duele el presente pero más duele el pasado y cuando eso sucede, el hoy se dulcifica. Escribo para sacar fuera todo lo que llevo dentro, todo lo que creo que merece la pena compartirlo contigo. Y lo que escribo es el resultado de lo que estoy viviendo ahora, porque a la anterior Aída, decidí decirle “basta”. Ahora soy realmente yo, por primera vez después de tantos años, ahora soy TORMENTAS DE TINTA. Y aunque haya tenido que dejar atrás aquello por lo que antes luché, creo que el camino que resta por descubrir se presenta repleto de posibilidades y esperanzas, de sueños por cumplir y que presiento se harán realidad. Ya no soy aquella adolescente que ganó un premio literario en el Instituto San Cristóbal de los Ángeles por un cuento que ni siquiera sé dónde dormirá (quizás en el trastero, perdido en una maleta) ni la universitaria que jamás se emborrachó ni se fumó un porro en aquella época llamada “movida madrileña”, que lo más alocado que recuerda haber hecho es bajar descalza por el Paseo de las Delicias, saliendo de la discoteca Titanic, con los pies destrozados por culpa de unos imposibles zapatos de “chúpame la punta” y tacón kilométrico. Tampoco soy ya la madre que se pasaba veinticinco horas al día cuidando de sus hijas (ellas ya comienzan a volar, sus alas son fuertes y las mías curaron ya), ni la mujer que no se cuestionaba nada ni la que se cogía el pedazo más pequeño del pastel. Ahora quiero y demando lo que me corresponde y por eso dicen las malas lenguas que he cambiado y que no me reconocen. No he cambiado, soy yo, les digo, aunque tampoco tengo por qué dar explicaciones ni justificarme porque a nadie más que a mí debo dar cuentas de mis decisiones y de mis contradicciones. Lo que hace unos años me debilitó y acabó conmigo, meses más tarde fue la fuerza que me ayudó en mi renacer y ahora esa vida que siempre quise vivir, esa vida plena en comunión con la palabra escrita, me espera. Ha llovido ya desde que mi caja de Pandora se abrió y ésta ya no puede cerrarse. Quiero compartir quién soy contigo, lector ávido de historias por vivir, sediento de palabras que evocan sentimientos, de caminos que se entrecruzan, de finales inesperados. Tormentas de tinta nace de las miles de lágrimas que antaño derramé, de las historias que esas lágrimas han hecho crecer y madurar en mi cabeza y que hoy apremian por salir a la luz. Pero, como tú y yo sabemos, tras la tormenta llega la calma. Y de los días tormentosos, de los días ventosos y de los días nublados, de aquellos que también nacen bañados por un sol radiante de primavera, de todos esos días que viviremos juntos, forjaremos una nueva historia, la tuya y la mía, amigo de las TORMENTAS DE TINTA. (Biografía extraída del blog de la autora: https://tormentasdetinta.wordpress.com).

Mi reseña:

Hoy tengo el placer de traeros al blog la novela debut de una escritora madrileña a la que he tenido la suerte de conocer a través del mundo Twitter y bloguero, Aída del Pozo. Aída me envió su novela hace unos meses, cuando aún no contaba con respaldo editorial, y le dije que en cuanto estuviera publicada (porque estaba segura de que lo haría), la reseña saldría en mi blog en cuanto me fuera posible leerla (la tengo recién acabada); y aquí estoy, dejándoos mi experiencia con "El silbido de la serpiente", un libro que me ha mantenido en un desconcierto constante y que ha sabido jugar conmigo hasta el final

En "El silbido de la serpiente" alguien nos cuenta su vida, su historia; una historia oscura que le ha conducido a ser quien es ahora, alguien que vive sin alma y que por ello ha de robársela a los demás para llenar ese vacío. Sólo cuando siente que el último aliento abandona a sus víctimas nuestro interlocutor se siente más vivo, más cerca de tener su propia ánima. En su vida adulta sólo ha permitido que Candy, una pintora con la que comparte su vida desde hace cinco años se asome un poco a su verdadera naturaleza, contemple su interior; sin embargo cuando Candy le hace un retrato, en este hay alma, lo que sorprende a la persona que nos cuenta su historia, pues ella siempre ha creído no poseerla. Pero si este cambio no es suficiente, la llegada de otra persona a su vida creará aún mayor caos, haciendo que la necesidad de cazar se mezcle con la necesidad de averiguar si el alma captada en el retrato existe realmente o es simplemente un espejismo. 



Si algo me ha resultado fascinante en esta novela es la facilidad con la que Aída del Pozo es capaz de jugar al despiste con el lector pero sin engañarle, porque cuando terminas la novela y analizas lo que has ido leyendo te das cuenta que te ha ido dejando pistas, pequeños matices que te conducen hacia la identidad del culpable. Resulta escalofriante pensar que viviendo entre nosotros se esconden individuos aparentemente normales, que son capaces de llevar su vida como cualquier hijo de vecino, pero que en su interior esconden una oscuridad absoluta, capaces de llevar a cabo los actos más atroces (por desgracia, vemos que cada día estos sucesos son cada vez más comunes, por lo que yo misma me pregunto si de verdad la humanidad, como especie, avanza o retrocede), y la forma en la que la autora lo retrata en "El silbido de la serpiente" llega a poner los pelos de punta en más de una ocasión, porque no se ahorra nada, no se deja ningún resto en el tintero. Aída escribe con absoluta honestidad, lo que en muchas ocasiones significa también hacerlo sin red. 

"El silbido de la serpiente" está escrito con un estilo claro y sin cortapisas, en el que Aída del Pozo utiliza una prosa directa, actual, sin dudar en recurrir a un lenguaje más fuerte cuando la escena que se está desarrollando así lo requiere. La novela se encuentra narrada casi en su totalidad en primera persona, a través de la figura del narrador protagonista, que no es siempre el mismo, pues nos encontramos con tres voces distintas que nos contarán la historia desde su propio punto de vista, lo que amplía la visión que el lector obtiene de toda la trama. En cuanto a esta, me ha parecido muy original y muy bien planteada; Aída del Pozo demuestra una gran habilidad para jugar con el lenguaje, se maneja muy bien dentro de la ambigüedad, llevando al lector por donde ella quiere, pero sin que este se sienta engañado o estafado en ningún momento, más bien al contrario, pues consigue despertar en él el instinto detectivesto para saber donde se esconde ese asesino que nos habla desde las páginas del libro (es una de las voces protagonistas), cual es su identidad y cual será su siguiente paso. He de reconocer que sólo hay un punto que a mí me ha fallado, y es que hacia el final del libro, el contenido erótico se hace (para mí) demasiado presente y por lo tanto, repetitivo o previsible. No es que a mí me moleste que haya contenido erótico en una novela, ni mucho menos, y sobre todo, cuando tiene mucha relevancia para la trama (como es el caso) y si está bien contado (que lo está), a lo que me refiero es que hacia el final el peso de lo erótico es mayor que el de lo psicológico, y llegó un momento en que me dio la sensación de que la historia no avanzaba. Sin embargo, las últimas páginas recuperan esa sensación de incertidumbre que te acompaña a lo largo de casi toda la novela para llegar a un final completamente inesperado



Los personajes son el gran acierto de "El silbido de la serpiente". El perfil psicológico que Aída del Pozo realiza de los tres personajes principales de esta novela es muy bueno, haciendo que queden perfectamente dibujados dentro del libro. Además, teniendo en cuenta que todos hablan en primera persona, la autora se ha tenido que meter en la piel de tres personalidades diferentes, con circunstancias de vida completamente distintas, pero que en el fondo esconden oscuras perversiones. Aunque aparentemente todo gira alrededor del "ladrón de almas" y resulta un personaje interesante a la par que contradictorio, a mí me ha parecido realmente genial el personaje de Candy, la mujer con la que comparte su vida; este personaje sufre una evolución tremenda a lo largo de la novela. Lo más impactante es ver como los protagonistas van virando y tomando unas direcciones completamente inesperadas, alcanzando una gran complejidad psicológica, estableciendo entre ellos unas relaciones malsanas, que están abocadas al desastre final para alguna de las partes implicadas, pero al mismo tiempo con un alto nivel de dependencia, es ese "ni contigo ni sin ti" que se establece muchas veces entre las personas, llevando las obsesiones y la necesidad de poseer hasta límites insospechados. 



"El silbido de la serpiente" es una novela negra con grandes dosis de erotismo que su autora ha planteado de una forma realmente original, fuera del circuito de lo que los lectores estamos acostumbrados a leer dentro de este género; un muy buen debut en el mundo de la novela. Un libro donde el sexo no es sólo un instinto primario del ser humano, es una vía de dominación o sumisión, una forma de castigar o de redimir los pecados que se comenten cuando se va en busca de un alma que no se sabe si se posee. 



A continuación os dejo el booktrailer de la novela y el enlace al mismo en YouTube: Booktrailer El silbido de la serpiente - Aída del Pozo- Editorial Fanes