UA-47860825-1 Los libros de Dánae: octubre 2015 ranktrackr.net

Translate

sábado, 31 de octubre de 2015

El mar llegaba hasta aquí.- Alex Pler

Reseña El mar llegaba hasta aquí.- Alex Pler

Editorial: Createspace (Autopublicación)   
Año de edición: 2015
ISBN: 978-1499209747    
Formato: Ebook

Sinopsis:

Antes de la tormenta, Leo decidió terminar su última relación. Pero tanto llovió, que las calles de Barcelona se inundaron y los peces empezaron a vivir en los charcos. Él siguió nadando contracorriente, ajeno a los cohetes que intentaban detener la lluvia infinita, preguntándose si en los nuevos brazos de Adán, encontraría al fin su destino. ¿Duelen más las relaciones que se rompen o las que nunca llegan a despegar?. (Sinopsis extraída de Amazon).

El autor:

Alex Pler no nació en Barcelona ni en Tokyo, aunque le hubiera gustado. A los 11 años ya devoraba libros de Stephen King y escribía sus propios "Elige tu aventura". Superó la adolescencia gracias a la música de Aqua, empezó a bailar con "Music" de Madonna y se enamoró varias veces con la película "Antes del amanecer" como telón de fondo. Poco después se embarcó en la siguiente odisea: abrir una librería. Junto a su madre, abrió Haiku, especializada en literatura japonesa. Aquí pasa los días en la actualidad, vendiendo las obras de su amado Haruki Murakami. (Biografía extraída de Amazon).

Mi reseña:


La reseña que hoy os traigo al blog inaugura la serie de cuatro reseñas que entran a concurso en el Premio Guillermo de Baskerville 2015 que, por segundo año consecutivo, organiza la web literaria Libros Prohibidos, y del que tengo la suerte de volver a ser jurado de nuevo (como bloguera es un honor que vuelvan a confiar en mí). Y para comenzar, hoy podéis leer mis opiniones sobre El mar llegaba hasta aquí de Alex Pler, una novela intimista con algunos toques de distopía.

El mar llegaba hasta aquí nos cuenta la historia de Leo, un joven que decide realizar un viaje, o más bien una huída, a Granada tras romper con su novio. Allí conocerá a Adán, que se convertirá en parte importante de su vida, pero con quien, a pesar de los deseos de Leo, solo conseguirá construir una sólida amistad. De vuelta a Barcelona, Leo tendrá que enfrentarse a su propia vida, a un trabajo que aborrece y a la vuelta a casa de sus padres, todo ello bajo una incesante lluvia que nunca deja de caer, y luchar por salir de una rutina que le asfixia cada día más.

Fotografía de El Periodico
La lectura de El mar llegaba hasta aquí ha estado plagada de altibajos emocionales, los mismos que va sufriendo su protagonista a lo largo de las páginas de la novela, pues si algo consigue Alex Pler es transmitir al lector la constante búsqueda del amor del protagonista, así como el posterior desamor que Leo sufre. Es una constante búsqueda de un amor que no llega, de sentir algo hacia una persona que, de momento, no siente lo mismo, de sentir una soledad mientras se está rodeado de gente. Y estos sentimientos nos han afectado a todos, en algún momento de nuestra vida; todos hemos sufrido cuando hemos roto una pareja, cuando hemos vivido un amor no correspondido o cuando hemos tenido la sensación de encontrarnos fuera de un mundo que no nos comprende y que nunca deja de girar pese a los problemas que nos afectan.

Escrito bajo un estilo directo, Alex Pler utiliza en El mar llegaba hasta aquí una prosa coloquial y muy actual, consiguiendo una novela de lectura ágil. Narrada a través de la voz del propio Leo, utilizando la figura de un narrador protagonista que se va a expresar en primera persona, conoceremos todas las vivencias que este joven desencantado de muchas cosas irá teniendo a lo largo de toda la extensión del libro, y será también a través de él como conoceremos al resto de personajes que le acompañarán. Con una historia que se desarrolla en un hilo temporal lineal, en algunos momentos Alex Pler recurre a la analepsis o flashback para recordar acontecimientos pasados de su vida o para que otros personajes le cuenten acontecimientos que ocurrieron en sus vidas cuando él no estaba presente. En El mar llegaba hasta aquí encontramos una parte de distopía que envuelve a toda la historia, que el autor va desvelando poco a poco, y que ayuda a dotar a la novela de ese aire onírico que en muchas ocasiones destila, sobre todo cuando llegamos a la parte final. A ese aire onírico se le une un halo intimista que convierten a la obra de Alex Pler, en muchas ocasiones, en una especie de confidencia susurrada que el protagonista está realizando al lector, buscando su complicidad y su confianza. Las descripciones son, en algunas ocasiones, una simple pincelada; en otras encontramos descripciones más exhaustivas, pero todas ellas tienen en común su cotidianidad, la facilidad con la que el lector se va identificar con los escenarios en los que se desarrolla la acción de la novela. El único punto negativo que puedo ponerle a esta novela es que, en un momento determinado, hacia la mitad de la novela, me dio la sensación de que la historia se quedaba un poco estancada, daba vueltas sobre lo mismo sin que el personaje de Leo avanzase hacia ningún lado concreto, y me costó un poco pasar de ahí, pero una vez pasé ese pequeño escollo, me volví a coger al libro y volví a disfrutar con su lectura.

Fotografía de José Luis de la Parra

En lo referente a los personajes, aunque están bien perfilados dentro de la novela, puede parecer que casi todos los protagonistas son personajes planos, egocéntricos y sin valores, que lo único que les preocupa es su vida social, las fiestas, conocer gente nueva, mantener relaciones con gente distinta… Sin embargo, si se presta atención a los diálogos que mantienen algunos personajes entre sí, como Leo y Adán, o Leo y Verónica, los lectores nos damos cuenta de que ese comportamiento es, en realidad, una coraza, una protección frente a la sociedad, una forma de evitar que les lastimen, pues las heridas ya son demasiadas, son muchas las veces que se han despojado de sus caparazones y les ha tocado volver a entrar con más cicatrices de las que tenían cuando salieron. Una forma sutil que tiene Alex Pler de hacernos reflexionar sobre la dirección que está tomando nuestra sociedad, nuestra forma de relacionarnos, pues cada vez nos cuesta más mostrarnos ante el mundo tal y como somos, nos mostramos tal y como pensamos que el mundo quiere vernos sin pararnos a pensar si queremos ser así o no. Los personajes que aparecen en El mar llegaba hasta aquí destilan una enorme soledad, pero también la figura de Leo irradia ese no dejarse vencer, esa lucha constante por intentar lograr lo que desea.




El mar llegaba hasta aquí es una de esas novelas que te hacen identificarte con los sentimientos de su protagonista, aunque en algunos momentos ha habido puntos en los que me ha desconcertado; pero en líneas generales, Alex Pler ha conseguido una novela que demuestra que lo más difícil es conseguir mantenerse a flote cuando todo a tu alrededor parece hacer aguas e irse hacia el fondo irremediablemente.


sábado, 24 de octubre de 2015

La corredora.- Carrie Snyder

Reseña La corredora.- Carrie Snyder

Editorial: Alfaguara    
Año de edición: 2015
ISBN: 9788420408927    
Formato: Papel

Sinopsis:

Carrie Snyder, que ha sido comparada con Alice Munro, confirma el buen momento de la literatura canadiense con esta inolvidable novela, una «Mujercitas moderna». «La fuerza y la independencia de Aggie serán una inspiración para los lectores. Una conmovedora historia sobre la vida y su redención» Booklist. Nadie parece recordar hoy la gesta de Aganetha en 1928, su medalla de oro para Canadá en los primeros Juegos Olímpicos en los que las mujeres pudieron participar en pruebas de larga distancia, hasta que llegan a visitarla al asilo dos jóvenes extraños que desean saber más sobre su carrera deportiva. «Aggie» regresa así a la granja donde fue criada y revive su infancia, su historia de amor y su lucha por convertirse en una mujer independiente a su llegada a la gran ciudad. Por su memoria pasan la devastadora Primera Guerra Mundial, la gripe española, los optimistas años veinte y la década terrible de los treinta. Pero a medida que se adentra en su memoria descubre que los jóvenes no son quienes aseguran.

La autora:

Carrie Snyder nació en Canadá. Su primer libro, Hair Hat, fue nominado al Premio Danuta Gleed. Le siguió The Juliet Stories, finalista del Premio de Ficción Governor General en su edición de 2012. También ha sido galardonada con el Premio Literario de Relatos CBC en 2006 y con el Premio de Literatura Waterloo Region Arts en 2012. Su relato Delivery, publicado en The New Quaterly, fue finalista del Premio National Magazine en su edición de 2014. Su blog, Obscure CanLit Mama, fue ganador del Canadian Weblog Awards en 2014. Vive en la actualidad en Waterloo, Ontario, en cuya universidad imparte clases de literatura. La corredora ha sido elegida finalista del prestigioso Rogers Writers# Trust Fiction Prize, y uno de los libros del año según Amazon. (Biografía extraída de Megustaleer).

Mi reseña:


La reseña de hoy es para un libro que me llamó la atención nada más verlo y que, una vez finalizado, he de decir que ha cumplido totalmente mis expectativas. Hoy os traigo al blog La corredora de Carrie Snyder (agradezco a Megustaleer- Alfaguara que me haya hecho llegar el ejemplar), una novela que, desde una perspectiva diferente e intimista, nos presenta la vida de una mujer que lucha por derribar barreras.

La corredora nos cuenta la historia de Aganetha Smart, la primera mujer que consiguió la medalla de oro en una carrera de 800 metros para Canadá, en las Olimpiadas de Ámsterdam de 1928, cuando se permitió que las mujeres participaran en pruebas de larga distancia por primera vez en la historia. En la actualidad, Aganetha, ya anciana, se encuentra en un asilo en el que ya no recibe visitas; de repente un día se presentan dos jóvenes que solicitan visitarla y averiguar más sobre su carrera deportiva. Será a través de esta visita como la ex- atleta volverá a revivir sus años de niñez y juventud en la granja de sus padres, marcados por la Primera Guerra Mundial o por la Gripe Española, así como por las primeras carreras en una pista de atletismo; o sus años tras ganar el oro olímpico, en los que encontró fama y dinero pero perdió su identidad. Un viaje al pasado que le ayudará a descubrir que hay cosas que desconoce en su presente.



Leer La corredora ha sido un verdadero descubrimiento, una lectura placentera que te mete en sus páginas desde el comienzo y que te va deslizando por su historia poco a poco, pero sin dejarte salir en ningún momento, pues la vida de Aganetha Smart te atrapa. A medida que avanzas en la novela de Carrie Snyder vas descubriendo la existencia de una mujer que, desde la niñez se ha sentido fascinada por correr, es su esencia, su razón de ser, y poco a poco lo va transformado en su realidad, hasta llegar a conseguir el distintivo más alto al que un atleta puede aspirar: un oro olímpico. Y todo ello en una época en la que las mujeres lo tenían casi todo en contra para lograr hitos como este; y quizá por esto, por el simple hecho de haber nacido mujer, conforme vas leyendo, vas descubriendo como Aganetha va encontrándose en la pista, pero se va diluyendo fuera, y cuando quiere darse cuenta, también está corriendo fuera, persiguiendo a su propia vida, que se le escapa entre los dedos. ¿Cuántas veces, por perseguir, ya no sueños, sino metas o logros profesionales, dejamos de lado lo que realmente importa?, quizás demasiadas, sin darnos cuenta que la vida es eso que nunca para, que pasa por nuestro lado sin pararse a mirar si nosotros la vivimos o no; y muchas veces, cuando miramos a nuestro alrededor, nos ha pasado de largo.  

Carrie Snyder nos brinda una obra escrita bajo un estilo directo en la que utiliza una prosa cuidada. Utilizando la figura del narrador protagonista, será la propia Aganetha, expresándose en primera persona, quién nos cuente su vida, a modo de recuerdos, dotando al libro de un halo más íntimo y personal, pues ella nos transmite sus propios sentimientos y anhelos, pero también será a través de ella como conozcamos al resto de personajes que van desfilando por las páginas de la novela, lo que proporciona, en este sentido, una visión más sesgada de los mismos (con esto no quiero decir que esta visión sea negativa). Con unas escenas bien desarrolladas a través de unos diálogos bien construidos, estas se acompañan de unas descripciones no muy numerosas pero evocadoras, que permiten al lector trasladarse a los escenarios en las que se desarrollan, pudiendo acompañar a Aganetha en sus infatigables entrenamientos, o en sus indagaciones infantiles dentro de la granja familiar. La corredora comienza in extrema res, pues cuando conocemos a Aganetha ya es una anciana, pero después, los saltos temporales van a ser constantes en toda la novela, ya que la propia protagonista irá alternando recuerdos de diferentes momentos de su vida (a través de la analepsis o flashbacks) con lo que está ocurriendo en su presente; y aunque pueda parecer que nos vamos a encontrar con una desorganización porque se pueda haber abusado de este recurso, nada más lejos de la realidad, pues Carrie Snyder ha sabido usarlo con maestría, logrando que el lector no pierda el hilo de la lectura en ningún momento. Aunque la trama que protagoniza Aganetha sea ficción, el contexto histórico en el que se desarrolla, como por ejemplo la carrera de larga distancia que se disputó por primera vez en las Olimpiadas de Ámsterdam de 1928, es real.



Alexandrine Gibb, en su foto del
Canada´s Sports Hall of Fame
En cuanto a los personajes, Carrie Snyder logra perfilarlos a todos a la perfección sin necesidad de proporcionar una gran cantidad de datos o de describirlos con una gran minuciosidad. Todo el conocimiento que vamos a tener de los personajes es a través de los ojos de la propia Aganetha, incluso de sí misma, por lo que la visión que vamos a recibir es más subjetiva, va a venir marcada, irremediablemente, por la relación que esta establezca a lo largo de la novela con el resto de personajes. Conforme vamos conociendo a Aganetha, vemos que se trata de una niña con una personalidad marcada, un rasgo que mantiene a lo largo de su vida, también independiente, pero cuya debilidad son sus afectos; cuando entrega su cariño y lealtad a alguien lo hace sin condiciones, y esa lealtad le acarreará muchas decepciones a lo largo de su vida, pues no siempre será correspondida. No os voy a desvelar qué personajes me han caído peor y porqué, ya que desvelaría bastante parte de la trama, pero en cuanto leáis la novela, creo que coincidiréis conmigo plenamente. A través de las vivencias de Aganetha, los lectores de La corredora podremos ser testigos de la miseria, el miedo o la frustración a la que se tendrán que enfrentar sus protagonistas. Carrie Snyder introduce un solo personaje real en su historia, el de Alexandrine Gibb, una mujer avanzada a su tiempo que intentó vencer barreras y romper los límites que se imponían a las mujeres.




Para mí, la lectura de La corredora ha sido un verdadero descubrimiento, una novela a la que merece la pena darle una oportunidad, pues Carrie Snyder nos brinda la oportunidad de leer algo diferente, un libro en el que correr se convierte en el centro de la existencia de su protagonista, sin darse cuenta que mientras tanto, la vida pasa corriendo a su lado.  


sábado, 17 de octubre de 2015

El caso de la mano perdida. Una investigación del sargento Carmelo Domínguez.- Fernando Roye

Reseña El caso de la mano perdida. Una investigación del sargento Carmelo Domínguez.- Fernando Roye.

Editorial: Sinerrata    
Año de edición: 2014
ISBN: 9788415521143  
Formato: E-Book

Sinopsis:

Allá por los años cincuenta del siglo pasado en el sur de España, en plena Sierra Morena, una mano seccionada es encontrada por una pareja de la Guardia Civil en el monte, cerca de la pequeña localidad de Santa Honorata. Se hará cargo de la investigación el peculiar jefe de puesto, el sargento Carmelo Domínguez, cuyos singulares métodos y extraordinaria suspicacia despiertan admiración, miedo y rechazo a partes iguales; Carmelo aborrece los problemas, y estos no han hecho más que empezar. Mientras todo el pueblo, incluyendo sus subordinados y los mandatarios locales, está centrado en la próxima visita del caudillo de España a este rincón de Sierra Morena, el sargento hechizado, como es conocido Carmelo en los alrededores, intentará solucionar un caso con raíces más antiguas y oscuras de lo que nadie, excepto quizás él, pudo prever."El caso de la mano perdida" es, entre otras cosas, el retrato de un pequeño pueblo de fines de la posguerra. Asomándonos a esta ventana descubriremos la vida de sus habitantes, los oficios que desempeñaban, sus sueños y también sus pesadillas. Y todo esto contado desde los raros ojos de un sargento de la Guardia Civil y con el telón de fondo de las ambiciones y los rencores de sus agentes, la abnegación de sus mujeres y la disciplina castrense de la casa-cuartel en la que malvivían.

El autor:

Fernando Roye, nacido en Esplugues de Llobregat (Barcelona) en el año 1984. Licenciado en Psicología y Diplomado en Magisterio por la UB. Influenciado por la novela negra y el realismo mágico, ha publicado El caso de la mano perdida (sinerrata editores, 2014), Tres ancianos sin ruta (editorial amarante, 2014) y I love F-150 (e-litterae, 2010). Ha participado en el Congreso de Novela y Cine Negro de Salamanca de 2015 con la ponencia Entorno urbano vs entorno rural. La novela negra de provincias. Asimismo, ha cooperado en el evento mundial Writing Wallpeople de 2015 en Barcelona. Colaboró para el blog de reseñas La Biblioteca Imaginaria, comentando libros de género negro. Escribe y gestiona el blog dedicado a la saga de novelas protagonizadas por el sargento Carmelo Domínguez, La mirada azul y negra. (Biografía extraída de: https://fernandoroye.wordpress.com).

Mi reseña:


Esta semana la reseña está dedicada a la novela que estrena la serie protagonizada por el sargento Carmelo Gómez: El caso de la mano cortada, de Fernando Roye, que me llegó de la mano de la editorial Sinerrata (a la cual agradezco el envío del ejemplar en formato digital). Un libro original, con algunos puntos que me han descolocado un poco, pero que en líneas generales me ha gustado.

Sierra Morena
El caso de la mano perdida nos presenta al sargento de la Guardia Civil Carmelo Domínguez, un padre de familia numerosa que vive en la casa- cuartel que el cuerpo al que pertenece tiene en la localidad de Santa Honorata. Carmelo es un hombre peculiar que llama la atención, sobre todo, por tener un ojo azul y el otro marrón, lo que hace que la gente le conozca como “el hechizado”, pero también por sus peculiares métodos de investigación, que tendrá oportunidad de poner en práctica cuando dos de sus hombres lleguen al cuartel con una mano cortada, guardada en un bolsillo. Carmelo, junto a Benito, uno de los últimos oficiales en incorporarse a Santa Honorata y apasionado de las novelas de detectives, volcará todas sus fuerzas en encontrar el resto del cuerpo que acompañaba a la misteriosa mano, sospechando que se ha cometido un asesinato cuyas raíces van más allá de un simple asalto o pelea de bar; pero también tendrá que preparar la próxima visita de Franco, algo que parece preocupar más a todos los vecinos de la localidad, incluidos sus subordinados y los mandatarios.



Casa- cuartel
El caso de la mano perdida es una novela negra bastante diferente, y no solo por su ambientación, también por los personajes que nos presenta. Fernando Roye nos mete de lleno en un ambiente rural, será en medio de una localidad ficticia de la Sierra Morena donde se desarrollarán los acontecimientos; esto al principio puede desconcertar un poco, pero conforme se avanza en la lectura, el desconcierto va desapareciendo. Normalmente, cuando pensamos en novela negra, irremediablemente imaginamos un argumento de ritmo rápido, en ocasiones frenético, pero El caso de la mano perdida fluye poco a poco, al igual que el ritmo de vida en esa España de posguerra en la que se desarrolla. El autor nos hace viajar a través de un túnel del tiempo para “plantarnos” en medio de un pueblo, que puede ser cualquiera de la geografía española de la época, que anda revolucionado por la próxima visita de Franco, y en el que se comete un “inoportuno” crimen que cabe resolver u ocultar.

Fernando Roye nos ofrece una obra escrita bajo un estilo directo que acompaña de una prosa muy cuidada. El caso de la mano perdida contiene un fino sentido del humor, aderezado con toques de ironía que esconden afiladas críticas a través de las cuales el autor va plasmando, entre otras cosas, la falta de libertad para expresar las ideas políticas que había en la época, el sometimiento de las mujeres ante los hombres o la doble moral de la sociedad. Escrita bajo la figura de un narrador omnisciente conocedor de todo lo que acontece y ha acontecido en la vida de los protagonistas, será a través de este narrador que se expresa en tercera persona como los lectores conocemos todo lo que sucede en Santa Honorata. La ambientación de esta novela está muy conseguida, Fernando Roye consigue que los lectores nos sumerjamos en ese pueblo durante la década de los cincuenta, que podamos ver esa casa- cuartel, con sus desconchones y sus pequeñas dependencias donde conviven los guardias civiles, sobreviviendo con sus sueldos precarios. También las escenas están muy bien recreadas gracias a diálogos muy bien construidos, que no resultan forzados. Solo hay una cosa que en algunos momentos me ha desconcertado un poco más de la cuenta, y es el modo en el que Carmelo iba resolviendo algunos de los misterios que le ayudan a resolver el caso, me explico: cuando Carmelo resuelve alguna pesquisa, explica a posteriori como ha llegado hasta ahí, no habiendo antes ninguna pista en la novela (o por lo menos a mí se me han escapado) que explique ese hallazgo, y esto hacía que yo tardase un poco en entender como había conseguido desentrañar el misterio.


(Fotografia de The Guardian)
En lo referente a los personajes, el sargento Carmelo Domínguez, el protagonista de El caso de la mano cortada es un verdadero descubrimiento: un hombre peculiar, tranquilo y con un carisma especial, que parece no perder la paciencia ante nada pero cabezota como el que más, no parará hasta resolver el misterio de la mano que ha aparecido en el monte, aunque ese empeño pueda costarle el puesto. También conocemos a Benito, el joven oficial recién casado y también recién llegado a la casa- cuartel, un apasionado de las novelas de detectives, que se convertirá casi en el único apoyo de Carmelo durante la investigación del caso, ya que el resto de oficiales se preocupará más por la próxima visita de “El Caudillo” al pueblo. Acompañando a este peculiar dúo encontramos a una serie de personajes que irán desfilando por las páginas de la novela, y que nos irán desentrañando poco a poco todo el misterio que envuelve a la mano aparecida en medio del monte, pero también nos permitirán irán conociendo secretos ocultos de los vecinos de Santa Honorata; secretos por los que algunos de ellos estarán dispuestos a llegar hasta donde sea necesario con tal de que estos nunca salgan a la luz.




En líneas generales, El caso de la mano cortada es una novela negra original, muy entretenida y con buenos momentos de humor e ironía. Yo, desde este momento, quedo a la espera de los próximos casos del sargento Carmelo Domínguez, volveré a viajar a Santa Honorata, ¿os apuntáis?.


sábado, 10 de octubre de 2015

Justo antes de la felicidad.- Agnès Ledig

Reseña Justo antes de la felicidad.- Agnès Ledig

Editorial: Grijalbo    
Año de edición: 2015
ISBN: 9788425351938 
Formato: Papel

Sinopsis:

La conmovedora historia de una joven madre soltera que sorprende a todos con su coraje y fortaleza cuando el destino la desafía. Novela galardonada con el Prix Maison de la Presse, el premio de los libreros franceses. Hace demasiado tiempo que Julie ha dejado de creer en los cuentos de hadas, en la bondad y todas esas patrañas. Con apenas veinte años, es cajera de un supermercado donde aguanta las impertinencias y el acoso de su jefe por miedo a perder su puesto. No se lo puede permitir, necesita ese trabajo. Es madre soltera y tiene que valerse por sí misma, ya que su familia le dio la espalda cuando se quedó embarazada del pequeño Lulú, un niño de tres años adorable. Pero un día un desconocido le tiende una mano por pura generosidad. Conmovido por su situación familiar, Paul, un cliente del supermercado, la invita espontáneamente a pasar con el niño unos días en la costa bretona junto a él y su hijo Jérôme. Reacia en un primer momento, la joven madre acaba aceptando la propuesta sin saber que estas vacaciones van a cambiar sus destinos para siempre. Un viaje de no retorno y una cadena de sucesos inesperados mostrarán a Julie la cara más triste pero también la más amable de la vida. Una historia llena de vitalidad y esperanza que nos reconcilia con la vida. El optimismo, la ternura y un fino humor impregnan las páginas de esta emotiva novela.

La autora:

Agnès Ledig es comadrona en Alsacia. Comenzó a escribir como terapia personal al enfermar su hijo de leucemia. En 2011 publicó su primera novela que fue seleccionada para el premio de la revista Femme actuelle. Ahora, con Justo antes de la felicidad, la autora ha sido galardonada con el premio de los libreros Maison de la Presse 2013 y se ha convertido en best seller indiscutible en Francia, y los derechos de traducción han sido vendidos a más de quince países. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


Hoy os traigo la reseña de una novela muy especial y que he disfrutado muchísimo: Justo antes de la felicidad de Agnès Ledig, que he podido leer gracias a la editorial Grijalbo (a la cual agradezco el envío del ejemplar). Una obra galardonada con el Prix Maison de la Presse con la que he llorado, me he reído y me dejado una sensación de esperanza al finalizarla.

En Justo antes de la felicidad conocemos a Julie, una joven de veinte años que trabaja como cajera en un supermercado; un trabajo precario con el que casi no consigue llegar a final de mes y en el que tiene soportar a un jefe que se aprovecha de su situación de poder. Su única alegría es Lulú, su hijo, un adorable niño de tres años. Un día, cuando Julie cree estar al límite de sus fuerzas, conocerá a Paul, un hombre que está recomponiendo su vida tras su divorcio, que llegará a su vida como una tabla de salvación, y que le mostrará que las personas pueden querer ayudar a los demás sin esperar algo a cambio. Cuando Paul invite a Julie y a Lulú a un viaje a la costa bretona al que también les acompañará su hijo Jerôme, ninguno de ellos será consciente de estar dando el primer paso del que será el comienzo de su nueva vida; y es de sobra conocido que los comienzos nunca son sencillos, y mucho menos cuando se producen justo antes de la felicidad.



Leer Justo antes de la felicidad ha sido realmente maravilloso; me ha durado un suspiro, no podía soltarlo. Se trata de una novela en la que Agnès Ledig ha sabido plasmar todo un abanico de emociones de forma realmente fantástica, haciendo que el lector consiga sentirlas en cada momento. Un libro como la vida misma, con sus alegrías y sus tristezas; sus buenos y sus malos momentos, pues nadie es capaz de alcanzar la felicidad completa. Hoy en día vivimos tan rápido que no nos paramos a observar a quienes nos rodean, ni quienes nos rodean se paran a observarnos, y la sensación de soledad que muchas veces nos invade es enorme, siendo quizá ese tipo de soledad la más terrible: la soledad cuando se está rodeado de gente. Y encontrar, de repente, una mano tendida entre toda esa multitud que parece mirar hacia otro lado sin ni siquiera verte puede significar un verdadero salvavidas. Pues sobre esto nos habla Justo antes de la felicidad; pero también nos muestra la importancia que tienen aquellos que nos rodean y lo necesario que es disfrutar de ellos mientras están con nosotros. Y sobre todo, nos habla de esperanza: esperanza ante la vida por muy difícil que esta se nos muestre.


Agnès Ledig utiliza un estilo directo acompañado de una prosa coloquial pero al mismo tiempo cuidada, lo que confiere a toda la novela un aire de cotidianidad y belleza muy particular y original. En Justo antes de la felicidad encontramos la figura del narrador objetivo con grandes trazas de omnisciencia, que se expresa en tercera persona, siendo el que nos irá guiando a los lectores a través de las páginas de la novela y nos irá proporcionando toda la información tanto objetiva como subjetiva que afecta a los personajes. Demostrando una gran agilidad a la hora de crear escenas a través de los diálogos, estos resultan muy reales, nada artificiosos, consiguiendo que nos metamos de lleno en la lectura, algo a lo que también ayudan las descripciones que va introduciendo la autora, someras pero certeras, ya que en ningún momento Agnès Ledig se va a extender en largas descripciones que terminan distrayendo de lo más importante, que es la historia. En este caso, la historia así como las tramas que la componen se desarrollan en un hilo temporal lineal, sin saltos temporales muy significativos (únicamente al final, pero no voy a dar pistas). En cuanto a la historia, en mi opinión, la autora ha elegido la forma “menos fácil” de plasmarla en el papel, es decir, cuando te pones a escribir sobre sentimientos tan profundos y en algunos momentos de la lectura, duros, como los que vamos a encontrar en Justo antes de la felicidad, lo más sencillo suele ser caer en la sensiblería, sin embargo Agnès Ledig se inclina por una visión más realista, e incluso la adereza en muchas ocasiones con dosis de humor, lo que a veces resulta más duro, pero también más veraz.



En cuanto a los personajes, Justo antes de la felicidad es una novela coral, aunque el peso protagonista recae sobre todo en Julie, la joven de veinte años que pese a su juventud ya lleva demasiado peso a sus espaldas. Pese a haber sido madre en su adolescencia, Lulú es para ella la luz que ilumina sus días, la razón por la que lucha con todas sus fuerzas; encontramos un personaje que, a priori desconfía de todo y de todos porque casi nadie le ha dado razones para pensar lo contrario, pero que gracias a Paul, irá descubriendo que hay gente que merece mucho la pena, que está dispuesta a ayudarte sin esperar recibir nada a cambio, gente buena de verdad. Todos los personajes que nos vamos a encontrar en esta novela están perfectamente dibujados y perfilados en ella, pues Agnès Ledig tiene una facilidad innata para hacer conectar al lector con los personajes, que se muestran humanos y reales a lo largo de toda la lectura. Personalmente he conseguido empatizar con todos ellos, aunque lo cierto es que en algunos momentos he echado de menos algún defecto en el personaje de Paul, quizá es el único “pero” que puedo poner en este aspecto, y es que sea demasiado perfecto. Y he de confesar que mi debilidad ha sido Lulú, es tan tierno, tan gracioso… Uno de esos personajes que me llevo conmigo.



Justo antes de la felicidad es uno de esos libros que descubrí casi por casualidad, y bendita casualidad. Una lectura preciosa, con la que he llorado, me he emocionado, pero también he reído. Un libro al que merece la pena darle una oportunidad sabiendo que no os arrepentiréis


sábado, 3 de octubre de 2015

El todopoderoso Shikaku- Naoko Tanigawa

Reseña El todopodero Shikaku.- Kaoko Tanigawa

Editorial: Chidori Books    
Año de edición: 2015
ISBN: 978-84-943351-8-1
Formato: Ebook

Sinopsis:

Shikaku es el dios del dinero. El culto a esta desconocida deidad se expande como la pólvora, pues si sus fieles lo invocan y se hacen con uno de sus talismanes a través de su página web, verán cómo sus riquezas se multiplican. Sus prodigios parecen auténticos, pero ¿existe de verdad Shikaku? ¿Quién o qué se oculta detrás de esta divinidad? ¿Cuál es el auténtico objetivo de su página web? Minami, sumida en la depresión desde que se divorciara hace diez años, será quien más se acerque a conocer la verdad que se esconde tras este nuevo culto en el Japón de hoy. Los distintos narradores de esta obra, en la que abundan las referencias a fenómenos culturales de masas (como las idol AKB48), a marcas comerciales y personajes populares muy conocidos o a desastres naturales tan tristemente memorables como el tsunami que arrasó la costa de Tōhoku en 2011, nos ofrecen una original puesta en escena para esta historia que fue galardonada en 2012 con el Premio Bungei y que, sin estar exenta de ciertas notas de humor y sarcasmo, invita a que reflexionemos sobre asuntos tan delicados como el valor que en la sociedad actual se otorga al dinero y a la religión. (Sinopsis extraída de: Chidori Books).



La autora:

Naoko Tanigawa (nacida en 1960) trabajó como editora de publicaciones periódicas antes de iniciar su carrera como escritora profesional independiente. Sus primeros artículos, reunidos principalmente bajo los títulos recopilatorios Keiba no kuni no Arisu (1991) y O-yofuku wa ureshii (1994), giraron en torno a las carreras de caballos y a la moda femenina. Años después, el reconocimiento como escritora de ficción le sobrevendría con O-shikaku-sama (El todopoderoso Shikaku), que le hizo merecedora del Premio Bungei en 2012, galardón concedido por la editorial Kawade y que es considerado como antesala del éxito literario para muchos autores noveles. (Biografía extraída de: Chidori Books).

Mi reseña:


La reseña de esta semana está dedicada a la primera novela japonesa actual que publica Chidori Books : El todopoderoso Shikaku, de la escritora Naoko Tanigawa. Una apuesta original a la que no me pude resistir cuando la editorial me la ofreció y que no me ha defraudado en absoluto, aunque desde ya aviso de que se trata de una lectura muy diferente.

Hirosaki Park- Japón
En El todopoderoso Shikaku conocemos un culto religioso que se está extendiendo rápidamente entre la sociedad japonesa: el culto a Shikaku, el dios del dinero. Asami y Minami son dos hermanas de mediana edad, la primera felizmente casada y la segunda recién salida de un largo periodo de depresión. Cuando Minami reciba de su madre el encargo de seguir todas las tardes a su padre, quien últimamente se reúne con una mujer desconocida, descubrirá que el objeto de estas reuniones gira en torno a la figura de Shikaku, un dios asociado al dinero que le era completamente desconocido. La propia Minami se convertirá en asidua a estas reuniones, en las que conocerá a otras mujeres cuya vida gira en torno al dinero, de una u otra manera, y llegará a plantearse si este culto es absolutamente terrenal o si tras el dinero se esconde una deidad que controla nuestra existencia más allá de lo material.



La lectura de El todopoderoso Shikaku hace que te preguntes muchas cosas, pues relaciona dos de las cosas que más poder acumulan desde hace cientos de años: dinero y religión, y nos pone delante un dilema. Lo que Naoko Tanigawa plantea en su novela es la posibilidad de que, rizando el rizo, esa obsesión que existe hoy en día por el dinero se llevase más allá y pasase a convertirse en una religión, en un culto que elevara a los altares al vil metal. Si esto ocurriera, probablemente se produciría una fusión entre lo meramente material y lo puramente espiritual creando, como bien dice el título de la novela, un todopoderoso dios que puede otorgar todo tipo de bienes a quienes le son fieles y creen en él. Una religión o culto realmente peligroso, que por una parte podría hacer que las personas que cayeran en sus manos pusieran todo lo que tienen a disposición de esta deidad para que así sus bienes y riquezas se vieran multiplicados, pero que también daría lugar a  una proliferación de desaprensivos que no dudarían en enriquecerse a costa de las creencias de los demás. Si nos paramos a analizar con un poco de detenimiento el trasfondo de esta novela, podemos observar una ácida crítica por parte de la autora hacia las religiones o los cultos, que en muchas ocasiones limitan el libre albedrío de los individuos convirtiéndolos en esclavos alienados de un solo pensamiento.

Escrita con un estilo directo, Naoko Tanigawa utiliza en El todopoderoso Shikaku una prosa actual y coloquial, aunque sin descuidarla en ningún momento. La figura narrativa elegida por la autora es la del narrador protagonista, pero utilizada de un modo original, pues no vamos a encontrar un solo narrador, ya que son varios los personajes que van adoptando este rol a lo largo del libro; en cada capítulo será uno de los personajes quien adoptará la voz de narrador en primera persona y nos contará, desde una perspectiva personal, cómo ve el devenir de los acontecimientos que se van desarrollando a su alrededor. La trama principal de la novela se desarrolla en un hilo temporal lineal, pero en El todopoderoso Shikaku la analepsis o flashback está bastante presente, ya que cada uno de los personajes retoma acontecimientos pasados de su vida que os ayudan a entender el porqué de su estado actual. En cuanto a las descripciones, vamos a encontrar pocas pero efectivas, ya que la autora nos cita marcas comerciales (como cafeterías o restaurantes) que nos resultarán conocidas y por lo tanto, nos resultará muy sencillo imaginarnos en esas escenas, y en el resto de escenas las descripciones están colocadas de forma certera dentro del texto, por lo que resulta muy sencillo imaginar el entorno que rodea a los personajes. Lo que hay que tener en cuenta cuando se aborda la lectura de este libro es que se trata de literatura japonesa, muy diferente a la occidental aunque sea contemporánea, y por lo tanto, mente abierta porque os espera algo muy distinto.



En lo que se refiere a los personajes de El todopoderoso Shikaku, aunque se trata de una novela coral, el personaje de Minami porta mayor carga de protagonismo que el resto. Quizá es en este aspecto en el que menos me ha llegado la lectura de esta novela; los personajes se me han quedado algo cortos, creo que Naoko Tanigawa podría haberlos dotado de mayor profundidad, y sin embargo parece, en ocasiones, haberse conformado con haber creado unos personajes solo a pinceladas, haberse quedado en la espuma del mar. Puede que el miedo a perder la frescura de la obra, dotando de demasiada carga emocional a los protagonistas, le haya hecho refrenar la creación de esos recovecos, pero podría haberlo hecho también desde esa clave de humor con la que ha dotado a la novela y que en mi opinión es un acierto que proporciona un toque ácido a la lectura. Por ejemplo, en el caso de Minami sabemos que es una mujer que ronda la cincuentena, que ha pasado por circunstancias duras pero sin embargo se crean lagunas en algunos momentos en los que no he llegado a entender muy bien su comportamiento, algunas manías que quedan sin explicar del todo y que no me terminaban de encajar. Ese mismo desconcierto también lo he tenido con otros personajes, me ha faltado un poco de desarrollo para entenderlos del todo.

pachinko japonés
En general, El todopoderoso Shikaku es una apuesta original a la que merece la pena darle una oportunidad; que bajo un velo de aparente frivolidad y acidez esconde una gran crítica social, con el shock que supuso para la sociedad japonesa el terrible tsunami de 2011 como telón de fondo, haciéndole replantear muchas cosas, como por ejemplo si el dinero puede llegar a estar en manos de los dioses o si el mismo dinero es un dios. 




A continuación os dejo el booktrailer de la novela y el enlace al mismo en YouTube: El todopoderoso Shikaku