UA-47860825-1 Los libros de Dánae: marzo 2016 ranktrackr.net

Translate

domingo, 27 de marzo de 2016

Nannerl, la hermana de Mozart.- Rita Charbonnier

Reseña Nannerl, la hermana de Mozart.- Rita Charbonnier

Editorial: SATT
Año de edición: 2016
ISBN: 978-1523706952
Formato: EPub

Sinopsis:

Maria Anna Mozart, conocida también como Nannerl, fue la primera niña prodigio de una familia muy poco común, aunque su talento quedó a la sombra del de un genio, su hermano Wolfgang Amadeus, con quien compartió en la niñez giras de un cierto aire circense, bajo la tutela de su célebre padre Leopold Mozart. A Nannerl, en el mejor de los casos, se la ha relegado a una nota al pie en las numerosas biografías y estudios dedicados a la figura de su hermano, cuando hay algo más que indicios para suponer que, cuando menos, tuvo una intervención decisiva en algunas de las composiciones que tradicionalmente se han atribuido al genial autor de “La flauta mágica”. En una novela de perfecta estructura musical y escrita con una prosa evocadora y de marcado ritmo, Rita Charbonnier reivindica la figura de un personaje que se reveló contra las convenciones de su tiempo y pugnó por hacerse un nombre entre la pléyade de grandes compositores de la época. Mediante un exhaustivo trabajo previo de investigación histórica, la autora logra tanto hacer de Nannerl un personaje vívido e inolvidable, como reproducir con colorido y brillantez la atmósfera de una época y unos ambientes por los que desfilaron Madame de Pompadour, Johann Christian Bach, Farinelli o Antonio Salieri, entre otros muchos.

La autora:

Nannerl, la hermana de Mozart es la novela de exordio de la escritora italiana Rita Charbonnier, publicada por primera vez en 2006. Desde entonces ha sido publicada en varias ediciones en italiano y español y también ha sido publicada en inglés, alemán, francés y holandés. La editorial italiana Piemme, que pertenece a la Mondadori, ha publicado otras dos novelas de la autora (La strana giornata di Alexandre Dumas y Le due vite di Elsa), que escribió también cuentos y que trabaja como consultora editorial. Rita Charbonnier es también guionista y escribió telenovelas transmitidas por las mayores cadenas italianas. Uno de sus sujetos cinematográficos ganó una competición europea (Film Story Competition de Euroscript) y uno de sus guiones fue finalista al festival americano de cine “Moondance”. También es periodista y escribió muchos artículos para revistas, tratando en particular sobre teatro y música. En el pasado fue actriz de teatro y trabajó, entre los otros, con Nino Manfredi. (Biografía extraída de la novela).

Mi reseña:


La reseña de hoy en el blog es para una novela que nos descubre a uno de los personajes más desconocidos de la historia, por lo menos para el gran público. Se trata del libro de Rita Charbonnier Nannerl, la hermana de Mozart; una lectura que me ha acercado a la figura de una mujer que no conocía y que me ha resultado fascinante, un verdadero descubrimiento y desde aquí quiero agradecer a la editorial SATT y a Edición Libro Indie que me facilitaran un ejemplar en EPub de la obra.

Nannerl
Nannerl, la hermana de Mozart nos cuenta la historia de Nannerl Mozart, la hermana mayor de Wolfgang Amadeus Mozart. La pequeña Nannerl es un prodigio de la música y su padre no duda en recorrer la corte de Salzburgo con ella dando conciertos de clavicémbalo, pues no duda de que la niña es la mejor concertista de la ciudad con solo siete años. Con el nacimiento de Wolfgang, los deseos de Leopold Mozart se verán colmados, pues con un varón, sus horizontes son mucho más amplios; cuando unos años más tarde, el pequeño Wolfgang demuestre su virtuosismo con la música, Nannerl se verá relegada a un segundo plano, y su padre la obligará a renunciar a sus sueños sobre la música, haciendo que su única salida si no quiere renunciar a ella por completo sea enseñar a las hijas de la aristocracia; sin embargo, con lo que Leopold Mozart no cuenta es con el espíritu indomable de Nannerl, que no renunciará fácilmente a sus sueños.

Salzburgo

He de reconocer que la lectura de esta novela de Rita Charbonnier me ha resultado fascinante; ya cuando se pusieron en contacto conmigo para ofrecérmela me pareció muy interesante, pues no conocía nada sobre la protagonista, desconocía que Mozart hubiera tenido una hermana que también se hubiera dedicado a la música y a componer, y mucho menos que lo hubiera hecho al nivel que consiguió alcanzar Nannerl. Una vez más observamos que la Historia ha sido ingrata con un personaje femenino, pues si bien Nannerl no ha sido borrada de la historia por completo, lo cierto es que no ha recibido su lugar, ninguna de sus obras ha llegado a nuestros días, o por lo menos no lo ha hecho bajo su firma. Se trata de un personaje que, tras la lectura de la novela, me ha dejado con ganas de saber más sobre él ya que su vida me ha parecido sumamente interesante. Al leer Nannerl, la hermana de Mozart vemos como, de nuevo, la mujer estaba supeditada al varón, pues Leopold Mozart no duda en aprovechar el virtuosismo de su pequeña hija y la pasea por la corte de Salzburgo, para luego no temblarle la mano al obligarla a renunciar a la música cuando considera que el deber de ella es sacrificarse en aras de la carrera del joven Wolfgang.

Mozart
Escrita bajo un estilo directo que Rita Charbonnier acompaña de una prosa ágil a la par que cuidada, en Nannerl, la hermana de Mozart encontramos que, aunque la figura narrativa predominante es la de un narrador omnisciente que se expresa en tercera persona hay algunos momentos en los que son los propios personajes los que se expresan a través de su propia voz mediante un intercambio de correspondencia (esto se produce entre Nannerl y otro personaje) siendo en este caso la figura del narrador protagonista el que Rita Charbonnier utiliza. Con unas buenas descripciones que no resultan excesivas que se combinan con unos diálogos ágiles y bien construidos crean unas escenas que transportan al lector a esos majestuosos salones de Salzburgo, a sus calles e incluso tienes la sensación de escuchar las notas que salen de los instrumentos que los hermanos Mozart tocan. Si algo se percibe con la lectura de Nannerl, la hermana de Mozart es el gran trabajo de documentación que ha realizado Rita Charbonnier sobre la protagonista, consiguiendo que el lector no llegue a distinguir donde comienza la realidad y termina la ficción. La historia de la novela consigue mantener vivo el interés del lector desde el principio hasta la última página.

Retrato de la familia Mozart

Wolfgang y Nannerl de niños
Y si algo conquista de Nannerl, la hermana de Mozart al margen de su historia, son sus personajes, sobre todo su protagonista: Nannerl. La joven Mozart se muestra desde su infancia como alguien que ama la música sobre todas las cosas, es su forma de expresión, pero también es alguien que posee un carácter marcado, una joven que no quiere renunciar a aquello que la define, pero que por otra parte se debe a su familia; una mujer que ha amado a su hermano profundamente pero que ha visto como su padre le colocaba siempre a él por delante sin tener en cuenta que ella también estaba ahí. Leyendo esta novela he descubierto a una mujer fuerte pero también sensible; a una mujer que tuvo que renunciar a sus sueños para que su hermano pudiera avanzar en su carrera. También descubrimos, aunque en menor medida, un poco más de la figura de Wolfgang, sobre todo, durante la infancia y adolescencia de Nannerl, viendo a un niño caprichoso que sin embargo quería muchísimo a su hermana y la apoyaba para que siguiera en la música. También descubrimos qué dos hombres marcarán la vida sentimental de Nannerl. En mi opinión, Rita Charbonnier ha creado unos personajes que quedan perfectamente perfilados en la obra, dotados de una personalidad marcada que consiguen llegar al lector y conquistarle.

Clavicémbalo

Sin duda, Nannerl, la hermana de Mozart ha sido un verdadero descubrimiento; una novela que cumple su décimo aniversario este mes de marzo y que merece volver a estar de actualidad porque nos proporciona unos ratos de lectura realmente buenos y porque nos devuelve a un personaje que merece ocupar un lugar más relevante en la Historia.






jueves, 24 de marzo de 2016

El último adiós.- Kate Morton

Reseña El último adiós.- Kate Morton

Editorial: Suma Editorial
Año de edición: 2015
ISBN: 9788483658628
Formato: Papel

Sinopsis:

Todas las familias tienen secretos.
Y, para algunas, basta solo un acontecimiento para cambiarlo todo.

Un niño desaparecido...

Junio de 1933: en Loanneth, la mansión en el campo de la familia Edevane, todo está limpio y reluciente, listo para la tan esperada fiesta de solsticio de verano. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental perfecto para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debería. Pero para cuando llegue la media noche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar Loanneth para siempre...

Una casa abandonada.

Setenta años más tarde: después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow, investigadora en Scotland Yard, está cumpliendo un permiso forzoso en su trabajo. Refugiada en la casa de su abuelo en Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niñito desaparecido sin dejar rastro...

Un misterio sin resolver.


Mientras tanto, en el ático de una elegante casa en Hampstead, la formidable Alice Edevane, ya anciana, lleva una vida tan cuidadosamente planeada como las novelas policíacas que escribe. Hasta que una joven detective empieza a hacer preguntas sobre su pasado familiar en un intento por desenterrar la intrincada maraña de secretos de los que Alice ha pasado toda su vida tratando de escapar. (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

La autora:

Kate Morton creció en las montañas del noreste de Australia, en Queensland. Posee títulos en arte dramático y literatura inglesa y es candidata doctoral en la Universidad de Queensland. Vive con su esposo e hijos en Brisbane. Su primera novela, La casa de Riverton, se publicó con enorme éxito en 38 países, alcanzó el número uno en muchos de ellos y lleva vendidos más de dos millones de ejemplares en todo el mundo. El jardín olvidado, con unas ventas que superan los cuatro millones de ejemplares, supuso la consolidación absoluta de esta espléndida autora y le granjeó el reconocimiento masivo de la crítica y los lectores. Su tercera novela, Las horas distantes, se convirtió igualmente de inmediato en un best seller. Se estima que las ventas en todo el mundo de las obras de Kate Morton se acercan a los ocho millones de ejemplares. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


La reseña de hoy está dedicada a la última novela publicada por Kate Morton, El último adiós (aquí podéis leer otras reseñas sobre otras obras de la autora). Se trata de la última publicación que llegó a las librerías en 2015 de esta autora australiana superventas con la que, personalmente, suelo disfrutar mucho; y he de confesaros que con esta nueva novela ha conseguido que lo vuelva a hacer. Agradezco a Suma de letras el envío del ejemplar.

El último adiós nos traslada hasta 1933, en junio de ese año, en la residencia de los Edevane todo está preparado para que se celebre la fiesta de solsticio; toda la familia espera nerviosa la llegada de la celebración, especialmente Alice, la hija mediana y escritora en ciernes, que ha conseguido encontrar el giro argumental que necesitaba y está deseando poder contárselo a su amor secreto; sin embargo, un terrible suceso hará que nada se desarrolle como debería y que la vida de los Edevane quede marcada para siempre. Setenta años más tarde, Sadie Sparrow, una investigadora de Scotland Yard que no atraviesa su mejor momento en el cuerpo, se topa con una casa abandonada que la atrapará sin remedio, y cuando su abuelo, vecino de Cornualles le cuente la historia de la residencia Edevane, Sadie se empeñará en esclarecer los hechos que llevaron a esa familia a huir de esa casa. Sin embargo, con lo que Sadie no cuenta es con la resistencia de la propia Alice a que la verdad salga a la luz.



Con la lectura de El último adiós he disfrutado mucho, aunque he de reconocer que anticipé el final (no sé si me pasan estas cosas porque leo mucho o porque en este caso en concreto se veían algunas señales claras de por dónde iban a ir las cosas, aunque la verdad es que me pasa con bastantes libros). Se trata de una novela con la que he pasado muy buenos momentos, pues ha conseguido emocionarme y también mantenerme intrigada. Kate Morton mantiene la línea que ha tenido en obras anteriores (estilo, que por otra parte, a mí me encanta), pues hay dos historias que se entrelazan aunque se van desarrollando de forma independiente pues ocurren, en su origen, en dos momentos temporales diferentes. Las intrigas familiares siguen presentes en una novela en la que nada es lo que parece, en la que los remordimientos pesan tanto que no dejan que aquellos que los sufren puedan vivir realmente en paz; una novela donde la implicación personal en el trabajo lleva a una de sus protagonistas a una situación “límite” pero también es gracias a esa implicación personal como se resolverá un caso aparentemente sencillo pero que esconde algo mucho más oscuro. También seremos testigos de secretos largamente guardados que, desde el pasado, pugnarán por salir a la luz y cuyos protagonistas intentarán mantener ocultos.

Escrita con un estilo directo que Kate Morton acompaña de una prosa sencilla pero a la par cuidada, en El último adiós encontramos la figura de un narrador omnisciente que se expresa en tercera persona y que es conocedor de todo lo que acontece, tanto objetivo como subjetivo, a lo largo de la novela. Como he comentado antes, vamos a encontrar que hay dos tramas principales que se desarrollan en dos hilos temporales diferentes que terminan entrelazándose, aunque si bien la trama que se desarrolla en 2003 mantiene una secuencia temporal más lineal, la que se desarrolla en 1933 tiene un mayor número de saltos temporales, y esto es, quizás, lo que ha podido hacer que, en algún momento tuviera la sensación de desorden en la lectura pues me ha dado la sensación de que Kate Morton, en algunos momentos, abusaba demasiado de estos saltos temporales. Con unas descripciones que permiten al lector desplazarse a cada uno de los escenarios en los que se desarrollan los acontecimientos, la autora construye en El último adiós unas buenas escenas gracias a unos diálogos que mantienen un buen desarrollo y ritmo, y donde las voces de los protagonistas se escuchan a la perfección. En mi opinión, la historia de El último adiós mantiene un buen ritmo durante toda la lectura, consiguiendo que el lector disfrute desde el principio de la novela, sin decaer el interés.



En cuanto a los personajes, y como en todas las novelas que hasta ahora he disfrutado de Kate Morton, El último adiós es una novela donde el peso protagonista recae, fundamentalmente, en personajes femeninos; mujeres fuertes y con caracteres muy marcados, independientes y que luchan por lo que creen y por lo que aman. Tanto Alice como Sadie, que son las protagonistas de ambas tramas, se muestran como mujeres que han luchado desde muy jóvenes por salir adelante, enfrentándose a situaciones difíciles y haciéndose a sí mismas, pero personalmente creo que hay un personaje femenino que el lector irá conociendo poco a poco, y también poco a poco le irá conquistando, o por lo menos ese ha sido mi caso, y es el personaje de Eleanor Edevane, una mujer que, aunque al principio parece fría y distante, se irá descubriendo como todo lo contrario. Pero no hay que olvidar que los personajes masculinos también juegan un papel fundamental en esta historia, desde Bernie, el abuelo de Sadie, que es un pilar imprescindible en su vida, o Anthony, marido de Eleanor y padre de Alice, un hombre bueno. Incluso Theo, el bebé de los Edevane, que será el protagonista involuntario del suceso que marcará la vida de su familia para siempre.




Para mí, la lectura de El último adiós ha sido realmente grata, la he disfrutado de principio a fin. Por supuesto, es uno de esos libros que recomiendo leer tanto a aquellos lectores que ya habéis disfrutado con anteriores lecturas de Kate Morton como a aquellos que aún no os habéis estrenado con la autora y tenéis pensado hacerlos. Desde aquí os digo que no os arrepentiréis. 



martes, 15 de marzo de 2016

Resultado del sorteo de dos ejemplares de El señor de las dunas de Elia Estefanía Beverini Versari

Resultado del sorteo de dos ejemplares de El señor de las dunas de Elia Estefanía Beverini Versari






¡Hola a todos!. Tal y como anuncié el 15 de febrero cuando comenzó este sorteo, hoy es el día de anunciar los 2 ganadores de los 2 ejemplares dedicados de la novela El señor de las dunas de Elia Estefanía Beverini Versari. Cada uno de los ganadores será agraciado con un ejemplar en papel de la obra dedicada por la autora (a la que desde aquí agradezco su generosidad para poder llevar a cabo esta iniciativa). Sólo me queda dar las gracias a todos aquellos que habéis participado. 

Los participantes del sorteo han sido los siguientes:

María Laso
Sharon Sebastiá
José Florentino Menéndez Álvarez
Pedro Francisco Muñoz
Monica Belenguer
Lurdes
Julio Santana
Fernando Sánchez Romero
Inquilinas Netherfield
Isaura B P.

Y el resultado del sorteo es el siguiente:






Los ganadores del sorteo han sido: Lurdes y Fernando Sánchez Romero, ¡enhorabuena!, me pondré en contacto con vosotros por e- mail para comentaros los nuevos pasos a seguir para haceros llegar el ejemplar dedicado del libro. 

Al resto, muchas gracias por participar y a ver si en el próximo sorteo hay más suerte (pues espero volver pronto con nuevas sorpresas). 







sábado, 12 de marzo de 2016

Mi resiliencia.- Siegfried Meir

Reseña Mi resiliencia.- Siegfried Meir

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2016
ISBN: 978-84-666-5842-3
Formato: Papel

Sinopsis:

Siegfried Meir, miembro de una familia judía de Fráncfort, solo tenía ocho años cuando fue deportado a Auschwitz. Perdió a sus padres en el campo y fue evacuado en una marcha de la muerte que se cobró centenares de víctimas. Llegó a Mauthausen en enero de 1945 y adoptado, tras la guerra, por un prisionero español.

«Un día Moustaki me dijo: “Debería conocer a Siegfried Meir; su vida es asombrosa, lo encontrará interesante.”
Así que me cité con Siegfried en la terraza del Rostand, cerca de los jardines de Luxemburgo. Y en verdad esa mezcla de dulzura y firmeza resultó asombrosa e hizo que no tardara en decir: “He sido un niño en Auschwitz.”
Las teorías psicológicas actuales demuestran que la falta de afecto, un fallo relacional, a menudo debido a una desgracia sufrida por los padres, afecta el desarrollo de un niño de un modo duradero. De modo que, tal como el lector imagina, Auschwitz sólo puede destruir a un niño de manera irremediable.
Mi resiliencia no es una autobiografía, es una investigación sobre uno mismo, un diálogo con Sherlock Holmes, como un doble, una sombra, un Doppelgänger que camina al lado de Siegfried, lo cuestiona y lo ilumina mientras recupera archivos que rellenan algunos huecos de la memoria.»

Boris Cyrulnik, del prólogo del libro. (Sinopsis extraída de: Ediciones B).

El autor:

Siegfried Meir nació en Fráncfort el 4 de mayo de 1934. Deportado con sus padres en 1943 a Aushwitz y Mauthausen, y liberado por las tropas americanas el 5 mayo 1945, rechazó una acogida propuesta por la Cruz Roja y convenció a Saturnino Navazo, un prisionero  republicano español, de que  lo lleve con él a Francia. Tras obtener su certificado de estudios primarios en el colegio de Revel, a los catorce años decidió aprender el oficio de sastre. Ha sido cantante, restaurador, diseñador de moda, pintor y escultor. Su primer libro Hijo de la niebla, lo escribió en colaboración con Georges Moustaki. Ahora vive feliz con su mujer en Ibiza. (Biografía extraída de: Ediciones B).

Mi reseña:


Esta semana os traigo al blog la reseña de una novela que acabé hace unos días y que me ha resultado una lectura interesante a la par que diferente, pues nos trae una visión distinta de las vivencias en los campos de concentración nazis. Hoy os traigo mis opiniones acerca de Mi resiliencia de Siegfried Meir, que he podido leer gracias a la cortesía de Ediciones B, una autobiografía que nos sumerge en los días más duros del régimen de Hitler.

Siegfried Meir en brazos de su
madre
Siegfried Meir, desde la perspectiva que proporcionan los años y con Ibiza como maravilloso telón de fondo, recuerda toda su vida mientras conversa con un desconocido. Aunque fue un niño de Auschwitz, se considera una persona afortunada, pues ha triunfado en el mundo de la música, ha sido empresario de éxito y ahora expone sus esculturas; de origen judío, fue deportado junto a sus padres cuando contaba ocho años de edad. Sus padres no lograron sobrevivir a las crudas condiciones del campo y Siegfried tuvo que enfrentarse solo a las terribles marchas de la muerte, para terminar recalando en Mauthausen, donde conoció a Saturnino Navazo, un prisionero español que había combatido en el bando republicano durante la Guerra Civil Española y que se convertiría en un padre para él.

Saturnino Navazo (primero por la derecha), durante un
partido de fútbol en Mauthausen

Leer Mi resiliencia es enfrentarte a una visión diferente a la que normalmente solemos encontrarnos los lectores cuando nos enfrascamos en la lectura de una novela sobre el holocausto judío. En su autobiografía, Siegfried Meir nos cuenta cómo recuerda su paso por los campos, cómo vivió la pérdida de sus padres y cómo pudo sobrevivir solo siendo un niño en un ambiente que era completamente hostil. Si hay algo que el autor siempre tiene en cuenta y cree que le ayudó a salir adelante es su propia fortuna, siente que lo único que marcó la diferencia entre él y los miles de niños que caminaron hacia las cámaras de gas recién llegados al campo fue la suerte; la misma suerte que le hizo sobrevivir a unas terribles marchas de la muerte y conocer a un prisionero español que se convirtió en un segundo padre y le adoptó tras el fin de la guerra. Siegfried Meir narra cómo Saturnino Navazo se convirtió en el centro de su mundo, como le salvo de perderse definitivamente y le enseñó de nuevo a querer. Sin mostrarse en ningún momento bajo una visión que le muestre como un héroe, el autor inicia en esta novela una búsqueda de sus orígenes, intenta averiguar quiénes fueron sus padres, para así poder conocerse mejor a sí mismo. 

Entrada a Auschwitz, con la frase "El trabajo os hará
libres"
Siegfried Meir utiliza en Mi resiliencia un estilo directo acompañado de una prosa ágil y cuidada. Escrita bajo la figura narrativa del narrador protagonista, es el propio Siegfried Meir quien nos relata todo lo que acontece en la novela, utilizando la primera persona. Esta novela no sigue un hilo temporal lineal pues el relato que el protagonista va realizando al desconocido al que va contándole su historia va dando continuos saltos temporales, pasando por su etapa en los campos o por su vida de adulto, pero también se va alternando con momentos en los que aparece el monólogo interior, momentos en los que el autor parece olvidarse de todo lo que rodea y se retrotrae a su infancia para recordar, sin que nada se interponga, lo que sucedió en los campos del horror. Con unas descripciones muy buenas y unos diálogos bastante correctos, Siegfried Meir consigue recrear escenas que, sin caer en lo escabroso, permiten al lector vivir en toda su crudeza lo que sucedía tras los muros de Auschwitz o Mauthausen; el autor no pretende caer en el sentimentalismo, cuenta su vida tal y como él la recuerda. Quizás, lo único que no ha terminado de gustarme del todo de este libro ha sido que, en ocasiones, el autor repite información, vuelve sobre datos o vivencias que ya había nombrado o contado y, en mi opinión, esto le resta algo de agilidad a la lectura, la recarga de forma innecesaria.

Entrada a Mauthausen

Foto de familia de Siegfried Meir
Al tratarse de una autobiografía, todo lo referente a los personajes lo vamos a conocer a través de los ojos de su protagonista, la visión que vamos a tener los lectores es la visión que el propio Siegfried Meir tiene de todos ellos. Si algo me ha resultado atractivo en lo referente a los personajes es que el propio Siegfried Meir no intenta reflejarse a sí mismo como un héroe, como alguien que sobrevivió a la guerra porque demostró un valor desmesurado, nada más lejos de la realidad; se retrata a sí mismo como un niño normal, asustado frente a lo desconocido primero, ante el horror después para, posteriormente, pasar a aprender a convivir con una de las peores barbaries que ha cometido el hombre. El protagonista se descubre ante el lector como un niño que no entiende ciertas conductas de sus padres pero que sin embargo no puede remediar seguir echándoles de menos; un huérfano que llega a Mauthausen casi sin esperanza y consigue volver a creer en la vida gracias a un futbolista español que combatió en la bando republicano de una guerra y terminó siendo prisionero en un campo de exterminio de otra. Los lectores podemos conocer mejor gracias a esta novela a Saturnino Navazo, uno de los “españoles de Mauthausen”, un hombre bueno que no fue capaz de desentenderse de ese niño que le fue encargado en el campo, una vez liberado, y lo adoptó como hijo.  

Siegfried Meir con Saturnino Navazo, tras
su liberación
Leer Mi resiliencia ha sido realizar un viaje junto a su protagonista, en muchas ocasiones, realmente duro pero también cargado de esperanza y amor. Siegfried Meir consiguió que su vida no se quedara en los campos; y aunque lo que vivió allí le acompañará siempre, él ha convertido esas vivencias en experiencia vital, sin permitir convertirse en un ser destruido. Una novela que recomiendo leer, sin duda, tanto a aquellos lectores que somos aficionados al género histórico (tanto centrados en este período de la historia como en general) como a aquellos que queráis acercaros a una autobiografía cargada de verdad. 

Amanecer en Ibiza



domingo, 6 de marzo de 2016

Daringham Hall 2. La Decisión.- Kathryn Taylor

Reseña Daringham Hall 2. La Decisión.- Kathryn Taylor

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2015
ISBN: 978-84-666-5777-8
Formato: Papel

Sinopsis:

Ben Sterling no termina de comprenderse a sí mismo: desde su llegada a Daringham Hall su vida ha dado un vuelco, no solo porque su familia, durante tanto tiempo perdida, lo recibió con enorme amabilidad, y contra todo pronóstico, en su finca inglesa. También porque sus sentimientos por la veterinaria Kate lo han pillado por sorpresa. Pero ¿ahora incluso se plantea un futuro en Inglaterra? En realidad no sabe que las intrigas de una tercera persona le harán reconsiderar su decisión de permanecer en Daringham Hall... (Sinopsis extraída de: Ediciones B).

La autora:

Kathryn Taylor comenzó a escribir siendo una niña y publicó su primer cuento a los once años. Ya entonces supo que algún día sería escritora. Pero no fue hasta su vida laboral y privada dio varios giros cuando pudo finalmente cumplir su sueño. Con su serie de novelas eróticas Colours of Love no solo logró ganarse el entusiasmo de miles de lectores en Alemania y en el extranjero, sino que alcanzó el segundo puesto de la prestigiosa lista de best sellers de Der Spiegel. Con Daringham Hall: La herencia inicia una nueva trilogía llena de secretos, dispuesta a consolidarse como una de las voces más versátiles de la ficción comercial alemana. (Biografía extraída de: Ediciones B).

Mi reseña:


Esta semana vuelvo a la carga, después de un parón obligatorio por los exámenes, con una nueva reseña; en este caso, la entrada está dedicada al segundo volumen de la trilogía de Daringham Hall: La decisión de Kathryn Taylor, un libro que, aunque me ha gustado y también he leído rapidísimo, no ha llegado a engancharme tanto como la primera parte, quizás por el hecho de que las cosas que iban sucediendo me las imaginaba, aunque esto os lo desarrollo más adelante. He de agradecer a Ediciones B el envío del ejemplar.

Ben Sterling no entiende por qué se comporta como lo hace desde que llegó a Daringham Hall; tenía claras sus ansías de venganza contra los Camden, y sin embargo, la amabilidad que casi toda la familia ha mostrado hacia él pese a conocer sus intenciones y los sentimientos que tiene hacia Kate, la veterinaria del pueblo, que cada vez son más intensos, están haciendo que todo salga al revés. Incluso en contra de la opinión de su socio y mejor amigo, está comenzando a plantearse una vida en Inglaterra. Sin embargo, ciertas actitudes de algunos miembros de la familia, unidas a serios problemas que Ben irá descubriendo le harán replantearse si la actitud que le muestran los Camden es sincera o si subyace un interés, e incluso llegará a sospechar si los sentimientos que Kate muestra hacia él también están relacionados con los problemas que arrastra Daringham Hall.



Hace unas semanas os comenté mis impresiones sobre la primera parte de la trilogía: Daringham Hall. La herencia (cuya reseña podéis leer aquí), y ahora os traigo la reseña del segundo volumen. Os recomiendo que leáis los libros por orden de publicación, ya que la historia se continúa. Pese a que esta entrega también la he leído rapidísimo, cuando al principio de la reseña os comentaba que no había conseguido engancharme tanto no me refiero a que el libro sea más lento o se haga más pesado, nada más lejos de la realidad; lo que ocurre es más bien que en la primera novela de esta trilogía de Kathryn Taylor me sorprendí más con algunos hechos (pese a que no sea un argumento original) mientras que en esta segunda muchos de los hechos más relevantes ya me los esperaba. Sin embargo, la realidad es que pese a la falta de ese “factor sorpresa”, he disfrutado mucho leyendo este libro, he conseguido meterme de lleno en esa gran mansión que es Daringham Hall y vivir junto a sus moradores cada una de sus emociones. Puede que muchos lectores tachen a este tipo de lectura de “facilona”, y sí, ciertamente lo es, no es un libro que te vaya a hacer reflexionar sobre su contenido o sobre su historia, pero es muy entretenido y nos cuenta una historia muy bonita; y al fin y al cabo, la literatura es entretenimiento en todas sus facetas ( a mí me encanta cambiar de estilos e ir desde libros que me hagan pensar hasta los que simplemente me evadan y me lleven a realidades completamente diferentes). Si bien es cierto que en Daringham Hall. La decisión encontramos menos romance que en la primera entrega, con la historia menos centrada en los personajes de Ben y Kate, también vamos a descubrir más la parte familiar, entramos más en el universo de los Camden.

Escrita con un estilo directo al que Kathryn Taylor vuelve a acompañar de una prosa sencilla, Daringham Hall. La decisión es una novela de lectura amena y ágil que consigue que el lector se adentre en sus páginas sin esfuerzo. Utilizando la figura del narrador omnisciente que se expresa en tercera persona, este narrador tiene toda la información relativa a los personajes, tanto objetiva como subjetiva, y será a través de él como el lector conocerá todo lo que acontece en la novela. En esta novela las descripciones son menos numerosas que en la anterior, ya que los escenarios en los que se desarrolla la acción son los mismos, por lo que la autora incide menos, pero a pesar de esto, realiza las justas para que los lectores nos situemos en las escenas, que se desarrollan de forma correcta gracias a unos diálogos ágiles a la par que sencillos. La novela comienza in extrema res, es decir, por el final, en forma de prólogo; a partir de ahí salta hacia atrás en el tiempo (tres semanas atrás desde ese momento) y ya comienza a desarrollarse en un hilo temporal lineal. Con una trama que vuelve a girar en torno a los secretos familiares, en esta segunda novela, como he comentado antes, la historia de Ben y Kate no tiene tanto peso como en la primera ya que encontramos menos romance y además, aparece una segunda pareja; también cobra más protagonismo la propia intriga familiar y las relaciones entre los Camden.



En cuanto a los personajes, volvemos a encontrarnos con los mismos protagonistas y secundarios que ya conocimos en la primera parte de la trilogía. En Daringham Hall. La decisión vemos que el protagonismo que recaía sobre Ben y Kate en la primera entrega se diluye un poco en esta segunda, pues el romance ya no se concentra solo sobre esta pareja, sino que aparece otra. En este libro los lectores podemos conocer un poco más a fondo a aquellos personajes secundarios que en el primero se quedaron un poco más atrás, y que en algunos casos, resultan un verdadero descubrimiento. Personalmente, me ha gustado poder conocer más a Tilly, que ya me gustó en el primer libro y ha conseguido caerme todavía mejor en este segundo. Los personajes de Kate y Ben se mantienen en una especie de ir y venir durante toda la novela, su relación está repleta de altibajos, teniendo Ben un poco más de peso en la trama que la propia Kate. Quizás sea porque esta segunda entrega es una especie de “puente” entre el primer volumen, donde todo comienza, y el tercero en el que todo se va a resolver, y yo he tenido la sensación de que, mientras se iban aclarando tramas que afectaban a otros personajes, ambos protagonistas estaban en una especie de “compás de espera”.




Sin duda, estoy deseando saber el desenlace de la trilogía de Daringham Hall, saber el final de la bonita historia que viven Ben y Kate. Sin duda, voy a continuar leyendo los libros de Kathryn Taylor, que me hacen viajar hasta la campiña inglesa sin moverme de mi sofá