UA-47860825-1 Los libros de Dánae: enero 2017 ranktrackr.net

Translate

domingo, 29 de enero de 2017

Personas desconocidas.- John Katzenbach

Reseña Personas desconocidas.- John Katzenbach

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2017
ISBN: 978-84-666-5931-4
Formato: Papel

Sinopsis:

Gabriel Gabe Dickenson y Marta Rodriguez-Johnson han servido a la policia de manera impecable, hasta que un día sus vidas se tuercen irreversiblemente. Ahora están condenados a trabajar juntos en esos casos olvidados y nunca aclarados que nadie quiere, en realidad, resolver. Es una manera de matar el tiempo mientras esperan a que sus jefes decidan que hacer con ellos.

Sin embargo, entre ese montón de archivos polvorientos, Marta y Gabe están a punto de encontrar la clave para resolver no solo cuatro extraños asesinatos cometidos dos décadas atrás, sino también una de esas impactantes desapariciones que marcaron un antes y un después en toda una comunidad.

Si hacen las preguntas adecuadas, hallarán la respuesta. Pero puede que sea mejor no preguntar. Porque lo que no sospechan es que quien está detrás de esas muertes se encuentra muy cerca de ellos. Y prefiere que no se sepa la verdad.

¿Podrán un policía alcohólico y una especialista en narcóticos incapaz de empuñar un arma enfrentarse al poder de su departamento para resolver un crimen imposible?

Con un ritmo imparable, unos protagonistas convincentes y una trama compleja pero fascinante al mismo tiempo, Katzenbach ofrece un thriller de primer nivel. (Sinopsis extraída de: Ediciones B).

El autor:

John Katzenbach posee una larga trayectoria como periodista especializado en temas judiciales, trabajo que ha compaginado con la escritura. Ha sido reportero de la corte criminal para The Miami Herald y The Miami News; también ha trabajado para la revista Herald Tropic y los periódicos The New York Times, The Washington Post y The Philadelphia Inquirer. 


Además de El psicoanalista, del que se han vendido un millón de ejemplares, Ediciones B ha publicado, entre otras novelas, La guerra de Hart –llevada al cine con Bruce Willis en el papel principal–, Al calor del verano –nominada al Premio Edgar y llevada al cine como Llamada a un reportero–, El hombre equivocado, Historia del loco, Juegos de ingenio, La Sombra, Juicio final –cuya adaptación cinematográfica fue protagonizada por Sean Connery–, Retrato en sangre, Un final perfecto y El estudiante. (Biografía extraída de: Ediciones B). 

Mi reseña:


Después de una semana de ausencia forzosa por problemas de salud, vuelvo al blog con fuerza y con la reseña de una novela que acabo de terminar y que he disfrutado mucho pues me ha mantenido pegada a sus páginas desde el principio hasta el final. Hoy os cuento mis impresiones sobre Personas desconocidas, el último título publicado por John Katzenbach con Ediciones B, a quienes agradezco que me hicieran llegar el ejemplar para su lectura y reseña. En este último libro, John Katzenbach vuelve a conseguir que el lector necesite saber que va a pasar en la siguiente página, en el siguiente capítulo, sin descanso. Y como aficionada a las novelas del autor que soy (podéis leer las reseñas de otras de sus obras en el blog aquí) os puedo decir que, sin llegar al nivel que yo vi en El Psicoanalista, que hasta el momento es la novela que más he disfrutado de Katzenbach, es un muy buen thriller.

Tras dos acontecimientos trágicos que sacuden sus vidas, dos agentes de policía son apartados de sus respectivos departamentos y trasladados a una sección creada para ellos, donde deberán revisar casos sin resolver. Será revisando estos viejos expedientes cuando Gabe y Marta se encuentren con cuatro homicidios que quedaron sin respuesta así como la desaparición sin rastro de una niña de trece años veinte años atrás. Cinco casos que, en apariencia, no tienen nada en común, y que sin embargo, despertarán viejos secretos que habían permanecido ocultos durante largo tiempo y cuyas respuestas pueden arrasar con todo y con todos aquellos que permanezcan a su alrededor.



Esta nueva novela de John Katzenbach mantiene el estilo al que el autor nos tiene acostumbrados en títulos anteriores, aunque en ocasiones el ritmo de Personas desconocidas es algo más pausado que en otras de sus novelas, algo que, en contra de lo que podéis estar pensando, no lastra la lectura; no se trata de un libro lento, sino algo más pausado que otros publicados antes por el autor. En Personas desconocidas nos sumergimos en un mundo oscuro lleno de secretos arrastrados durante años y que vuelven al presente cuando dos policías que están pasando por el peor momento de sus vidas reciben la orden de revisar casos sin resolver. Ambos se verán ante el dilema de seguir adelante con una investigación que puede sacar a la luz información comprometida o seguir mirando para otro lado. Ambos protagonistas lucharán por mantenerse fieles a sus principios, aunque ello conlleve enfrentarse a aquellos que ocupan posiciones superiores a ellos. Personas desconocidas nos va a introducir en las partes más oscuras de la mente humana, capaz de dañar aquello que en realidad debe proteger, y nos va a conducir a través del camino y de la búsqueda de redención.

Escrita bajo un estilo directo al que John Katzenbach acompaña de una prosa adecuada, en Personas desconocidas encontramos la figura de un narrador omnisciente que se expresa en tercera persona y que va proporcionando al lector toda la información, objetiva y subjetiva, que afecta a los personajes de la novela. Con unas buenas descripciones que nos permiten a los lectores situarnos en cada uno de los escenarios que se nos van mostrando, y que junto a unos diálogos muy bien resueltos, ágiles y creíbles, crean unas escenas vívidas en las que vamos a encontrar acción pero también oscuridad, con las que seremos capaces de meternos en oscuros sótanos, o de participar en frenéticas persecuciones cuyo final será incierto. Aunque la novela sigue un hilo temporal lineal, el autor recurre a los flashbacks para hacernos conocer la información importante que los lectores debemos conocer y que tuvo lugar en el pasado. Con una trama bien construida que mantiene vivo el interés del lector en todo momento, John Katzenbach nos conduce en Personas desconocidas hacia un final que sorprende pero no chirría.



En cuanto a los personajes, bien construidos y perfilados a lo largo de la novela, estos se nos muestran como personas atormentadas cuyas vidas se han visto sacudidas por diferentes tragedias que han hecho tambalear su existencia desde los cimientos. Tanto Gabe como Marta, los dos inspectores que se han de enfrentar a los casos sin resolver han visto saltar su vida por los aires de forma repentina; sin embargo, cada uno se enfrenta a ello de forma totalmente diferente, pues mientras Gabe cae en una espiral de autodestrucción, Marta se siente paralizada e incapaz de ir hacia delante, aunque también siente que le debe a su hija ser capaz de recuperar su vida. También conocemos de alguna manera a Tessa, la niña que lleva veinte años desaparecida y cuyo secuestro parece que trajo unas consecuencias inesperadas. John Katzenbach nos presenta una serie de personajes que, ante las tragedias que la vida les pone delante, reaccionan de diferente manera, o bien buscando la autodestrucción o  bien buscando una posición activa, no dudan en actuar.




Personas desconocidas es un muy buen thriller que hace que los lectores disfrutemos desde la primera hasta la última página. John Katzenbach nos vuelve a brindar la oportunidad de disfrutar de su estilo, y aquellos que somos aficionados a sus novelas, lo agradecemos. Y si todavía no te has estrenado con el autor, esta es una buenísima oportunidad. No la dejes escapar.


domingo, 15 de enero de 2017

La embajadora.- Pilar Tena

Reseña La embajadora.- Pilar Tena

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2016
ISBN: 9788416700158 
Formato: Papel

Sinopsis:

Una nueva embajadora de la India presenta sus Cartas Credenciales ante el rey de España en el Palacio Real de Madrid. Malah Singh, hija de un maharajá, es una mujer atractiva e inteligente, que esconde un secreto tras su aparente seguridad sin fisuras. En Asturias, donde pasa unos días de vacaciones, Diego, que comparte ese episodio oculto de su vida, se sobresalta al encontrar en la prensa una entrevista con ella. El oscuro pasado que une a Diego y a Malah, supuestamente enterrado, vuelve inesperadamente para alterar su presente.

Intriga, aventura, crimen, romance y poder se combinan en una novela que nos muestra un mundo exclusivo y diferente que va desde la vida cosmopolita de las embajadas hasta el exotismo de la India. Una novela sobre las contradicciones del alma humana y los juegos que nos impone el destino. (Sinopsis extraída de: Roca Editorial).

La autora:

Pilar Tena (Madrid, 1955) es licenciada en Derecho y en Ciencias de la Información. Ha ocupado puestos relevantes en la dirección de organizaciones sin ánimo de lucro y sus diversas ocupaciones le han permitido viajar por todo el globo, desde Dublín a Sídney, pasando por Nueva Delhi, Londres, Estocolmo, Ginebra o Nueva York. Ha escrito dos libros: Contratiempos, una colección de relatos cortos, y Cómo sobrevivir a un despido… y volver a trabajar, principalmente de autoayuda. En la actualidad vive a caballo entre Ámsterdam, Madrid y Asturias. (Biografía extraída de: Roca Editorial).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unos días y cuya lectura aunque, en líneas generales me ha gustado, le ha faltado algo para llegar a ser uno de esos libros que pasan a formar parte de los “top” de tu biblioteca. Hoy os cuento mis impresiones sobre La embajadora de Pilar Tena, una novela que nos traslada hasta los rincones más exóticos de la India y donde las pasiones y los oscuros secretos terminarán pasando factura  a los protagonistas. Agradezco a Roca Editorial el envío del ejemplar para su lectura y reseña. 

Ceremonia de Presentación de Credenciales
La embajadora nos presenta a Malah Singh cuando es nombrada nueva embajadora de la India en Madrid al presentar sus Cartas Credenciales ante el Rey de España; hija de un maharajá, Malah es una mujer fuerte y atractiva cuya vida está repleta de luces y sombras, y su llegada a la capital española representa el riesgo de reencontrarse con una parte de su pasado que no quiere volver a vivir y en el que tiene una vital importancia Diego, quien está tan interesado como ella en mantener enterrado ese pasado. Sin embargo, en muchas ocasiones, las acciones del pasado vuelven al presente para ajustar cuentas y hacer saltar por los aires la vida de sus protagonistas.

Asturias

Como he comentado al principio de la reseña, en líneas generales La embajadora me ha gustado, sin embargo no he llegado a entrar del todo en la novela, y creo que esto ha sido porque a lo largo de toda la lectura he tenido la sensación de que el narrador tiene una gran presencia, una voz muy fuerte que no permite que los personajes terminen de fluir del todo y que no me ha dejado llegar a conectar del todo con ellos. He de decir que Pilar Tena consigue que los lectores nos traslademos a la India, que seamos capaces de visualizar los escenarios y “vivirlos” casi como los personajes que se mueven por ellos; sin embargo, no he llegado a tener esta sensación con los personajes, no he sentido siempre esa cercanía que me ha traspasado con los escenarios. Sin embargo, la recreación de la India y de algunos de sus lugares, de las relaciones que se establecen entre aquellos que se mueven en sus altas esferas son realmente buenas, ver cómo chocan las nuevas costumbres de un país que se está abriendo al presente frente a las costumbres arraigadas durante siglos y que luchan por mantenerse; ser testigos de cómo la clase privilegiada vive rodeada de toda clase de lujos, en ocasiones bordeando la legalidad, mientras los pobres han de vivir dentro de un sistema corrupto.

Taj Mahal
Escrito bajo un estilo directo que Pilar Tena acompaña de una prosa correcta y cuidada, en La embajadora encontramos la figura de un narrador omnisciente que se expresa en tercera persona y que es quien transmite al lector toda la información, tanto objetiva como subjetiva, que afecta a todos los personajes; como he comentado antes, este narrador tiene una voz muy fuerte durante toda la novela, nunca desaparece del todo y esto, en mi opinión, no permite que los personajes se desarrollen todo lo que podrían, no den todo lo que pueden en las escenas, que es donde se muestran sin que el narrador esté presente y en La embajadora esto no pasa; el narrador siempre está presente, es quien se encarga de contarnos lo que ocurre en el país pero desde una perspectiva más personal que objetiva en algunas ocasiones, algo que resultaría más ágil si fueran los propios personajes quienes transmitieran estas opiniones al lector. Con unas descripciones que permiten al lector viajar a cada uno de los rincones que Pilar Tena describe en las páginas de La embajadora y que hacen que podamos oler las especias que aderezan las comidas o ver los colores que llenan un país de enormes contrastes. La embajadora transcurre en dos hilos temporales diferentes, uno en el presente y otro alrededor de veinte años atrás, por lo que las anelapsis o flashback están muy presentes en la novela, y aunque no están delimitados, en líneas generales se sigue su lectura sin ningún problema.

Lamayuru

Región de Ladakh
En cuanto a los personajes, aunque están bien perfilados dentro de la novela, en algunas ocasiones he tenido la sensación de percibirlos algo errantes dentro de la lectura, sobre todo al personaje de Diego; un hombre que comienza con las ideas claras y sabiendo qué objetivos tiene en la vida y al que de repente comencé a ver con conductas que no me resultaban lógicas pero que al mismo tiempo no podía achacar a la pasión. Quizás es el modo en el que surge la relación entre él y Malah, la sensación de que todo ha surgido de repente y sin una fluidez natural lo que me desconcertó al notar el cambio de actitud en este personaje, demasiado repentina. En cuanto a Malah, pues como su propio nombre indica, lo es, y bastante. Una mujer manipuladora que conoce su atractivo y lo utiliza en su propio beneficio; acostumbrada a los lujos y la vida acomodada, vive sumergida en un matrimonio acordado con un hombre con menos escrúpulos que ella, sombrío y taciturno, y cuyos negocios bordean en muchas ocasiones la legalidad. Cuando Malah conoce a Diego, para ambos se abre un mundo de oportunidades, pero con objetivos completamente diferentes.

Desastre de Bhopal


La embajadora ha sido una lectura entretenida gracias a la cual he viajado hasta recónditos lugares de la India, conociendo mejor detalles de un país mágico, lleno de contrastes y contradicciones. Pilar Tena brinda a los lectores una novela donde los intereses personales, llevados al límite, pueden destruir más de una vida. 


domingo, 8 de enero de 2017

Así no vamos a ninguna parte.- Pablo Garcinuño

Reseña Así no vamos a ninguna parte.- Pablo Garcinuño

Editorial: 120 Pies
Año de edición: 2016
ISBN: 978-84-945179-0-7
Formato: Ebook

Sinopsis:

Los cuentos que componen Así no vamos a ninguna parte se fijan en esa parte de la realidad que, de tan absurda, parece extraordinaria. Hay elementos surrealistas en el anciano que pasa todos los días por delante de la misma frutería, en el joven de trabajo precario que cuenta el número de pasajeros que suben y bajan del autobús o en una cena a base de huevos duros con tomate. Las historias de Pablo Garcinuño destilan ese tipo de humor que solo puede existir cuando la herida ya es cicatriz bien curada. Relatos redondos que le dan la vuelta a situaciones corrientes y anodinas para que nos sorprendan de nuevo. (Sinopsis extraída de: 120 Pies).

El autor:

Pablo Garcinuño (Ávila, 1981) es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha realizado el máster universitario en Profesorado de Secundaria. Desde 2004 trabaja en distintos medios de comunicación. Es corresponsal de El Norte de Castilla en Ávila, redactor de Innovaspain y colaborador de la Agencia EFE. Además participa en el espacio Literatura en corto en Cadena Ser Ávila. Mantiene el blog de microrrelatos En mal estado y ha ganado varios galardones literarios, entre ellos el primer premio en el II Certamen de Escritura Rápida ciudad de Ávila 2013. (Biografía extraída de: 120 Pies). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la que es la última reseña de una obra seleccionada para la categoría de relato de los Premios Guillermo de Baskerville organizados por la web literaria Libros Prohibidos. Se trata del libro de relatos Así no vamos a ninguna parte de Pablo Garcinuño, una serie de cuentos que, bordeando en muchas ocasiones una fina línea entre lo real y lo absurdo, esconden lo crudo de la vida, la descarnada realidad de un mundo en el que la tristeza, la soledad y los malentendidos forman parte de la rutina diaria.

Así no vamos a ninguna parte se compone de una serie de cuentos que permite compartir junto a cada uno de sus personajes las realidades que van a vivir. El lector podrá viajar en un autobús urbano junto a un joven cuyo trabajo precario le permitirá conocer una realidad diferente; podrá conocer la historia de un anciano que come moscas o la de una niña que colecciona pulseras de colores. En cada una de ellas descubrirá elementos surrealistas, que sin embargo encajan a la perfección en la realidad de estos personajes cuya vida, en el fondo, no transcurre por cauces tan diferentes a las nuestras.



Con Así no vamos a ninguna parte he descubierto algunos relatos que he disfrutado mucho, aunque la verdad es que ha habido otros, quizás los que más tintes “surrealistas” tienen, que no han llegado a calarme, no he conseguido entrar del todo en la historia. Por ejemplo, El monstruo en lo alto del armario, Mi abuelo come moscas, Carraspeos o Huevos duros con tomate son los relatos que más me han gustado. Creo que estos cuatro relatos tienen en común la soledad que desprenden sus personajes, lo que subyace en todo lo que no se dice a lo largo de los cuentos, la importancia de lo que callamos y que muchas veces marca el devenir de los acontecimientos; son cuentos en los que hay que prestar atención también a lo que está insinuado, a lo que no está escrito como tal pero que en realidad Pablo Garcinuño sí que nos está diciendo, entre líneas, con silencios, con el comportamiento de los personajes. Sin embargo, en otros relatos no he conseguido sentir tanto, aunque sí he llegado a percibir la intención del autor, como en Little, little fingers, donde las diferencias que nos hacen únicos y que en ocasiones nos pueden hacer sentir mal, a la larga siempre nos llevan a conocer a alguien que nos complementa.

Alternando el estilo directo con el indirecto, y utilizando una prosa cuidada pero al mismo tiempo actual y coloquial, Pablo Garcinuño usa diferentes figuras narrativas a lo largo de los distintos relatos que componen Así no vamos a ninguna parte, pues vamos a encontrar tanto a un narrador omnisciente encargado de transmitir toda la información, tanto subjetiva como objetiva, que afecta a los personajes que protagonizan los cuentos a los lectores, como a un narrador protagonista que ofrece una visión más particular y subjetiva de todo lo que acontece a su alrededor. Estos cambios de narrador condicionan la forma en la que los lectores recibimos la información, y por lo tanto, la forma en la que entramos en los cuentos; cuando el narrador es omnisciente la sensación que percibimos es más lejana mientras que cuando es un narrador protagonista quien nos habla, nos sentimos más cerca del personaje. Los relatos se componen de unas escenas que el lector es capaz de recrear gracias a descripciones bien desarrolladas por el autor y que se acompañan de unos diálogos que, aun rodeados de elementos surrealistas, resultan creíbles. Sí que es cierto que en algunos de los relatos el estilo indirecto (la inexistencia de diálogo) y la falta de elementos visibles restan un poco de agilidad en la lectura, o por lo menos yo he tenido esa sensación, quizás por esa sensación de irrealidad que impera más en esos relatos que en los demás que yo he disfrutado más.



En cuanto a los personajes, en todos los relatos he tenido la sensación de que Pablo Garcinuño trabaja bien a sus protagonistas, sabe cómo quiere plasmarlos en el relato, sin dejar ningún personaje descolgado. Personalmente, los protagonistas de Carraspeos y Mi abuelo come moscas me han conmovido especialmente; los del primer relato porque demuestran cómo muchas veces expresamos cosas con aquellos que tenemos más cerca que, en realidad, es todo lo contrario a aquello que nos gustaría expresar; en el caso del segundo, porque se trata de la soledad de un anciano al que le gustaría encontrar una comprensión que no sabe si encontrará. Pero creo que lo que subyace en los personajes de Huevos duros con tomate es una realidad tremendamente dura; se trata de un relato en el que hay que poner toda nuestra atención para comprender la dualidad que representan las dos niñas y el enorme problema que el autor nos está poniendo delante. Así no vamos a ninguna parte es un crisol de realidades que, de un modo u otro, no nos va a resultar ajena; en El monstruo en lo alto del armario, Pablo Garcinuño muestra la realidad de los problemas de pareja desde una perspectiva diferente que, al leerlo, puede que a los adultos nos haga replantear algunas cosas.



En líneas generales, Así no vamos a ninguna parte me ha parecido una obra que está entre las cinco finalistas de la categoría de relatos del Premio Guillermo de Baskerville por méritos propios. Un libro de relatos que, bordeando la fina línea de lo surrealista, habla de la realidad más absoluta


martes, 3 de enero de 2017

Once goles y la vida mientras.- Pablo Santiago Chiquero

Reseña Once goles y la vida mientras.- Pablo Santiago Chiquero

Editorial: Maclein y Parker
Año de edición: 2016
ISBN: 978-84-942567-6-9
Formato: Ebook

Sinopsis:

Once goles y la vida mientras, de Pablo Santiago Chiquero, narra varios goles célebres de la historia del fútbol, como los dos tantos de Maradona ante Inglaterra en México 86 o el gol de Andrés Iniesta en la final del mundial de Sudáfrica. Pero no lo hace desde el punto de vista de las grandes estrellas que recorren sus páginas, de Butragueño, Cantona, Koeman o Zidane, sino desde la experiencia de once personajes anónimos que se enfrentan a la soledad, el miedo, la muerte o la ruina personal, y en cuyas vidas los goles se cuelan como raros momentos de felicidad y consuelo. En definitiva, un libro sobre fútbol, pero también sobre el recuerdo y las vivencias íntimas de todos los aficionados. Es difícil resumir la esencia de un gol con palabras. Como afirma el protagonista del primer relato, «un buen gol no se puede contar. Te pueden decir el delantero hizo esto y aquello otro con la pelota, pero realmente nunca consigues imaginártelo del todo». Pero con el tiempo, lo importante de los goles no es su factura, sino su capacidad para detener el tiempo y recordarnos, con más fidelidad que las fotografías y los vídeos caseros, quiénes éramos cuando sucedieron. (Sinopsis extraída de: Maclein y Parker).

El autor:

Pablo Santiago Chiquero (Valenzuela, Córdoba, 1981). Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, ha trabajado en el mundo editorial y como guionista de televisión para diversos programas y documentales de Canal Sur. Después de participar en numerosas publicaciones colectivas, en 2011 apareció su primer libro, Historias del Guadalquivir, un viaje literario y antropológico por el corazón de Andalucía. Actualmente reside y trabaja en Heidelberg (Alemania) y es uno de los promotores de World Literary Atlas (worldliteraryatlas.com), una página web que pretende aunar literatura y geografía. Once goles y la vida mientras, un acercamiento literario al mundo del fútbol, es su debut en la ficción. (Biografía extraída de: Maclein y Parker).

Mi reseña:


La reseña que inaugura el blog en este nuevo año es para uno de los libros de relatos que opta al Premio Guillermo de Baskerville que organiza la web Libros Prohibidos, siendo la cuarta de las cinco en total que entran en concurso en la categoría de relato. Hoy os cuento mis impresiones sobre las historias que componen Once goles y la vida mientras de Pablo Santiago Chiquero; once relatos llenos de sentimientos y realidad, de personajes cargados de humanidad y de verdad. Una antología que he disfrutado desde el primer relato hasta el último.

Gol "Mano de Dios" de Maradona
Once goles y la vida mientras contiene once relatos que narran once goles icónicos de la historia del fútbol. Sin embargo, lo importante no serán los jugadores que los marcaron o lo que significaron en sus carreras; lo importante es lo que para personas anónimas significan esos goles en sus vidas, cómo de una forma directa o indirecta, esos goles pasarán a formar parte de su propia existencia, pues es imposible olvidar que dos hermanos se reconcilian el mismo día que Iniesta marca el gol que da su primer Mundial a España, o evitar ver más allá que la Mano de Dios en el gol de Maradona cuando se es un joven argentino que luchó en la Guerra de las Malvinas; imposible también no pensar que tu mundo se derrumba cuando eres un adolescente y el mismo día que tu ídolo, Cantona se juega su carrera por propinar una patada a un aficionado, tu padre se va de casa sin decirte dónde encontrarlo.

Koeman, tras marcar el gol que dio su primera Champions
al F. C. Barcelona

Cada uno de los relatos que componen Once goles y la vida mientras producen sensaciones y emociones en el lector. Pablo Santiago Chiquero consigue que, a través de la narración de sus historias, los lectores nos adentremos en diferentes realidades pero que nos resultarán totalmente familiares y reconocibles. Ya en el primer relato Un buen gol no se puede contar, el protagonista resulta entrañable pues todos somos capaces de visualizar a ese anciano que se resiste a abandonar la que ha sido su vida aunque ya no pueda con muchas de las cosas que componen su día a día. O la desesperanza que desprende el personaje central de Un cañonero en prisión, y que se enfrenta a la esperanza que llena El justo valor de un gol. Pero si hay un relato que personalmente me llegó a emocionar un poco más que los demás fue ¡Gol de Señor, gol de Señor!, un relato en el que el autor toca un tema tan duro como es el de la drogadicción pero con una gran carga de ternura, y que en pocas páginas consigue exponer lo horrible que es ese mundo. Tampoco se puede pasar por alto cómo el autor nos cuenta parte del conflicto de las Malvinas en El dios de las Malvinas a través de la narración del partido que enfrentó a Inglaterra contra Argentina, y en el que Maradona dio el triunfo a su selección con su famoso gol bautizado como la Mano de Dios.

Los once relatos están escritos alternando el estilo directo e indirecto, acompañados de una prosa correcta. Pablo Santiago Chiquero utiliza en casi todos los relatos la figura del narrador omnisciente, que se expresa en tercera persona y que es quien traslada al lector toda la información al lector; a excepción de en Un cañonero en prisión, en el que opta por utilizar un narrador testigo que, expresándose en primera persona, transmite al lector la historia de un tercer personaje. Los once relatos tienen una buena visibilidad que permiten que los lectores entremos de lleno en cada una de las historias, con unas muy buenas descripciones que se acompañan de unos diálogos bien resueltos y que resultan creíbles y reales, dando lugar a escenas que consiguen que los lectores vivamos, junto a los personajes, todas y cada una de las once historias que componen la antología. Aunque casi todos los relatos siguen un hilo temporal lineal, Pablo Santiago Chiquero demuestra que maneja con corrección los saltos temporales, pues encontramos analepsis o flashbacks en algunos de los relatos que en ningún momento descolocan en la lectura.




En cuanto a los personajes, tanto los protagonistas como los secundarios que encontramos en todos los relatos de Once goles y la vida mientras están perfectamente dibujados dentro de las historias, teniendo Pablo Santiago Chiquero la capacidad de hacer de todos ellos unos personajes reales, humanos; unos personajes que se nos muestran con sus virtudes y sus defectos. Personalmente, me han llegado mucho los personajes que protagonizan ¡Gol de Señor, gol de Señor!, pues creo que muestran cómo, en muchas ocasiones, se conoce a personas buenas en sus peores circunstancias, dentro de un mundo que destroza a aquel que se mete dentro y a todo aquel que le rodea. También la pareja adolescente que protagoniza El justo valor de un gol me parece cargada de ternura. Por otra parte, en El jugador, el autor nos muestra otra cara diferente en un protagonista, pues ahí no vamos a empatizar con él, no va ser alguien que querríamos tener cerca, pero sin embargo, en algunos momentos, podemos llegar a entender ciertas actitudes.

Monumento en Ushuaia a los caídos en la Guerra de
las Malvinas

Once goles y la vida mientras ha supuesto todo un descubrimiento para mí, a priori pensé que no iba a disfrutar tanto con los relatos que Pablo Santiago Chiquero nos brinda en este libro. Sin embargo, desde el primero hasta el último han conseguido despertar sentimientos diferentes en mí, llegarme de una u otra manera, y por eso creo que es uno de esos libros que vale la pena abrir y disfrutar

Andrés Iniesta, tras marcar el gol que dio a España su primer Mundial