UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

domingo, 14 de abril de 2019

El guardián de los objetos perdidos.- Ruth Hogan

Reseña El guardián de los objetos perdidos.- Ruth Hogan

Editorial: Duomo Ediciones  
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417128142
Formato: Papel

Sinopsis:

Una bella historia sobre objetos perdidos y segundas oportunidades


Anthony Peardew, célebre autor de relatos que se acerca al final de sus días, ha pasado la mitad de su vida coleccionando objetos extraviados, tratando de expiar una promesa rota años atrás. Con el tiempo en su contra, decide legar su casa y todos los tesoros perdidos a su asistente, Laura, la única persona en quien confía que cumplirá su promesa y reunirá los cientos de cachivaches con sus legítimos dueños. El último deseo de este guardián de objetos perdidos desencadena una serie de encuentros afortunados que dan una segunda oportunidad a todos aquellos que creían haberse extraviado. (Sinopsis extraída de: Duomo Ediciones). 

La autora:

RUTH HOGAN nació en la casa familiar de Bedford, donde sus padres viven todavía. De niña le fascinaban los ponis y leía todo lo que caía en sus manos. Por suerte para ella, su madre era librera. Estudió Filología Inglesa. Y luego empezó a trabajar en un empleo en la administración local durante diez años. Le servía para pagar las facturas y la hipoteca. Con treinta años sufrió un accidente de tráfico que le impidió trabajar a jornada completa. Encontró entonces un trabajo por horas como recepcionista de un osteópata y dedicó su tiempo libre a escribir. Poco después, le diagnosticaron un cáncer. Como la quimioterapia le producía insomnio, pasaba las noches escribiendo y el resultado final fue El guardián de los objetos perdidos . Vive en una caótica casa de estilo victoriano con su «sufrido» compañero y los perros que ha adoptado.

www.ruthhogan.co.uk (Biografía extraída de: Duomo Ediciones). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog, después de una semana de ausencia, la reseña de una novela que me ha parecido muy bonita, con una historia principal que pone de relieve la importancia que las pequeñas cosas de la vida pueden esconder grandes historias detrás, pueden haber sido testigos silenciosos de los grandes acontecimientos de nuestra existencia. Hoy os hablo de El guardián de los objetos perdidos de Ruth Hogan, donde un famoso escritor guarda aquellos objetos que va encontrando con la esperanza de devolverlos, algún día, a sus dueños. Quiero agradecer a Duomo Ediciones el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

El guardián de los objetos perdidos nos presenta a Anthony Peardew, un escritor de éxito que lleva media vida coleccionando objetos perdidos, tratando de expiar una promesa que no pudo cumplir años atrás. Ahora, cuando se acerca al final de sus días, decide legar todo lo que posee a su ayudante, Laura, pues sabe que es la única persona capaz de cumplir su cometido, reunir todos los objetos con sus legítimos dueños. Así, tratando de cumplir la última voluntad de Anthony, se desencadenarán una serie de encuentros afortunados que brindarán una segunda oportunidad a aquellos que extraviaron una vez pequeños objetos que formaron parte de sus vidas.



En El guardián de los objetos perdidos los lectores somos testigos de dos historias que, si a priori no tienen una relación establecida, se van desarrollando de manera simultánea para, hacia al final, descubrirnos cuál es la relación que las une. Por una parte conocemos a Anthony Peardew, escritor de éxito que, enfermo de gravedad cede todas sus posesiones, entre ellas su amada mansión, a Laura, su joven asistente desde hace varios años; tiene la esperanza de que ella, cuando él ya no esté, logre reunir los objetos perdidos que ha ido reuniendo a lo largo de los años con sus legítimos dueños. Por otra parte, y retrocediendo en el tiempo conocemos a Eunice, una joven que, en la década de los setenta, consigue trabajo como asistente de un editor de libros, Bomber, a quién le unirá una amistad que perdurará durante décadas. Ruth Hogan nos introduce, en ambas historias, en tramas cargadas de sentimientos, y en la protagonizada por Anthony y Laura encontramos pequeñas historias relacionadas con los objetos extraviados, que nos dan a conocer qué se esconde tras ellos, cómo cosas cotidianas a las que no les damos importancia pueden, muchas veces, haber sido testigo de sucesos importantes de nuestras vidas, muchas veces incluso cruciales.

Escrita bajo un estilo directo, en El guardián de los objetos perdidos Ruth Hogan utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es quien nos transmite a los lectores toda la información relativa a los personajes, tanto subjetiva como objetiva, y esa misma omnisciencia, que le dota de la capacidad de observarlo todo, hace que nos proporcione una visión más objetiva de todo lo que acontece en la novela. Como os he comentado, hay dos historias que van de forma paralela y que aparentemente no están relacionadas entre sí, aunque según avanzamos en la lectura, descubrimos de qué manera lo están; mientras que la protagonizada por Anthony y Laura sucede en el presente, la protagonizada por Eunice y Bomber nos traslada hasta la década de los setenta, y aunque ambas suceden bajo un hilo temporal lineal, en la primera encontramos mayor número de analepsis o flashbacks mientras que en la segunda se recurre más al resumen ya que abarca un mayor número de años. Es importante recalcar que también en la primera se intercalan las historias de algunos de los objetos perdidos que Anthony va recopilando a lo largo de su vida. Ambas historias presentan unas bonitas descripciones, que nos permiten situarnos en cada uno de los escenarios en los que suceden las escenas, que están llenas de elementos visibles y donde vivimos todo lo que sucede junto a sus protagonistas, que a través de los diálogos, se nos van descubriendo poco a poco.



En cuanto a los personajes, bien desarrollados en líneas generales por parte de la autora, en cada una de las historias encontramos a unos protagonistas que poco a poco van conquistando a los lectores. Tanto Anthony como Laura se muestran como dos personas a las que la vida no ha tratado bien, han sufrido mucho por amor y finalmente, cuando se han encontrado, en etapas muy diferentes de sus vidas, han logrado ser una gran compañía para ambos. Poco a poco se irán sumando a la vida de Laura otras personas como Freddy o Sunshine, que le demostrarán que abrirte a los demás vale la pena y que siempre es necesario dejarse ayudar y querer. En la historia de Eunice y Bomber descubrimos que una relación que comienza como algo laboral se transforma, con el tiempo, en una relación de amistad, incluso fraternal, donde ambos son un apoyo fundamental para afrontar todos aquellos problemas que la vida les pone delante. Personalmente, me han conquistado los personajes de Sunshine y Bomber, que transmiten una gran dulzura e inocencia, cada uno de una forma diferente.



El guardián de los objetos perdidos es una de esas novelas que te reconcilian con el mundo, que te hacen creer que, aunque muchas veces pienses que el mundo cada vez es un lugar peor, aún se encuentran personas que se encargan de mejorarlo y Ruth Hogan nos lo recuerda en este libro.   



domingo, 31 de marzo de 2019

El Monasterio (Trilogía medieval 3).- Luis Zueco

Reseña El Monasterio (Trilogía medieval 3).- Luis Zueco

Editorial: Ediciones B 
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466663120
Formato: Papel

Sinopsis:

El silencio oculta la verdad.

Pero hasta las mejores mentiras terminan por descubrirse.

El monasterio de Santa María de Veruela aspiraba a ser una ciudad celeste, un fiel reflejo del reino de los cielos, pero lo cierto es que lo habitaban simples mortales. Sus muros fueron testigos de historias de ambición, traición y venganza. Y también de amor, sexo y... muerte.

En las mágicas y misteriosas tierras del Moncayo se asienta uno de los monasterios cistercienses más bellos del mundo. En el siglo XIV es escenario de una cruenta guerra entre las coronas de Castilla y Aragón, y hasta allí llega el joven Bizén con una misión que cumplir: recuperar los restos que yacen en una de sus tumbas, algo a lo que el abad se niega por misteriosas razones.


Pero cuando uno de los hermanos de la abadía aparece asesinado en misteriosas y violentas circunstancias, Bizén se verá implicado en una intriga de peligrosas ramificaciones. Y deberá concentrarse en hallar al culpable si no quiere que su propio secreto sea descubierto. (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

El autor:

Luis Zueco (Borja, 1979) es novelista, historiador, investigador y fotógrafo. En la actualidad es el director del Castillo de Grisel, fortaleza medieval convertida en hotel con encanto. Además, es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.

Es autor de la guía Castillos de Aragón: 133 rutas y de las novelas El escalón 33 (Mención de Honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012, Premio al Mejor Thriller Histórico 2012), Tierra sin rey y El castillo (Ediciones B, 2015; Mejor Novela Histórica 2015 por la web Novelas Históricas).


Tras el éxito de El castillo, Luis Zueco continúa con la construcción de su épica trilogía medieval con La ciudad, un thriller histórico que nos sumerge en la vida cotidiana de la Edad Media a través de una trama llena de suspense. (Biografía extraída de: Megustaleer). 

Mi reseña:


Esta semana os traigo al blog la reseña de la última novela que compone la Trilogía medieval de Luis Zueco, El Monasterio. Con esta entrega, nos trasladamos hasta Santa María de Veruela, que en el siglo XIV aspiraba a convertirse en una ciudad celeste en las tierras del Moncayo, un monte repleto de misterios. Una historia repleta de misterio, traiciones y muerte dentro de los muros de un lugar aparentemente consagrado al rezo y a la fe. Quiero agradecer a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

El Monasterio nos traslada al siglo XIV, a plenas tierras del Moncayo, donde se alza uno de los monasterios cistercienses más bellos e importantes del mundo, Santa María de Veruela. Hacia él se dirige una comitiva con una importante misión: recuperar los restos que yacen en una de sus tumbas. El joven Bizén, ayudante de notario real, forma parte de esta comitiva, y lo que no puede imaginar es que, cuando uno de los hermanos de la abadía aparezca asesinado en violentas circunstancias, se verá envuelto en una intriga peligrosa, debiendo hallar al culpable si no quiere que su propio secreto salga a la luz.


Como he comentado al principio de la reseña, El Monasterio es la tercera novela que compone la Trilogía medieval de Luis Zueco, que comenzó con El Castillo y siguió con La Ciudad (cuyas reseñas podéis leer aquí). En este caso, aunque se trate de una trilogía, todas las novelas se pueden leer de manera independiente y sin seguir un orden, ya que lo único que mantienen entre ellas es un orden temporal cronológico, pero tanto sus tramas como sus personajes y escenarios son totalmente independientes. Lo que Luis Zueco ha pretendido es trasladar a los lectores a los escenarios más importantes del Medievo en cada una de sus novelas, y en la que hoy os traigo, entramos de lleno en un monasterio, pero no en uno cualquiera; nos adentramos en uno de los más importantes de la orden del Cister, el de Santa María de Veruela, en pleno corazón del Moncayo, un lugar de fe pero al mismo tiempo rodeado de misterio y creencias paganas. Una abadía donde, aparentemente, sus moradores viven consagrados a la oración, y sin embargo, los celos, las intrigas y las traiciones se esconden tras sus muros. Pecados inconfesables que demuestran que los monjes están más cerca de los hombres que habitan más allá de los muros del monasterio que de Dios.

Escrita bajo un estilo directo, en El Monasterio Luis Zueco utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de transmitir a los lectores toda la información, tanto subjetiva como objetiva que afecta a todos los personajes, proporcionándonos una visión más global y objetiva de todo lo que sucede tras los muros del monasterio pero también más allá de ellos, donde la influencia de estos monjes cistercienses se ejerce de forma férrea. La trama principal de la novela transcurre bajo un hilo temporal lineal, aunque a lo largo de ella encontramos algunas analepsis o flashbacks que nos proporcionan información importante sobre los personajes y que nos ayudan a conocer mejor a los personajes. Con unas descripciones maravillosas, que si habéis leído las anteriores novelas de Luis Zueco, reconoceréis, y que nos permiten situarnos en cada uno de los escenarios en los que transcurren, sintiendo la soledad y recogimiento de cada uno de los rincones del monasterio, y que se acompañan de unos diálogos bien trabajados, conformando unas escenas repletas de elementos visibles.


Respecto a los personajes, en mi opinión, en algunas ocasiones, la grandeza del monasterio eclipsa a los protagonistas, a los que a veces, les falta algo de fuerza. Por una parte, encontramos al protagonista masculino, Bizén, ayudante de notario real que, a pesar de contar con muy poca experiencia, se convierte en la única baza para lograr el éxito en una importante misión que se ha de llevar a cabo en el monasterio de Santa María de Veruela. Lo que Bizén no puede imaginar es que su llegada coincide con el hallazgo del cuerpo sin vida de uno de los hermanos, asesinado de forma violenta; además, la permanencia de Bizén en el monasterio, se verá supeditada a que sea capaz de encontrar al asesino. Personalmente, me hubiera gustado que el personaje de Marta hubiera tenido presencia antes en la trama y que su peso hubiera sido mayor, me he quedado con la sensación de conocerla poco y que después su relación con Bizén se desarrolla de forma algo precipitada. Y después, encontramos a los diferentes monjes cistercienses que Bizén irá conociendo según su investigación vaya avanzando, y que van dando muestra de que lo que se esconde tras los muros del monasterio no es rezo, fe y abnegación; más bien es un clima de envidias, celos y necesidad de llegar al escalafón más alto de la jerarquía abacial aunque con ello se pase por encima de aquellos con quien se comparte todas las horas del día.


Los que soléis leer las entradas del blog, sabéis que soy una gran aficionada a la novela histórica, así que no os extrañará que me haya apasionado esta Trilogía medieval de Luis Zueco. Y por supuesto, era imposible dejar pasar la oportunidad de adentrarme tras los muros de El Monasterio


domingo, 24 de marzo de 2019

Quién mueve los hilos.- Lorena Franco

Reseña Quién mueve los hilos.- Lorena Franco

Año de edición: 2019
ISBN: 9788491644767
Formato: Papel

Sinopsis:

CUANDO BUSCAS LA VERDAD

CORRES EL RIESGO DE ENCONTRARLA

Una mujer rica y de éxito muere en el mismo momento en el que el hombre al que amaba aparece en la lista de pasajeros del fatídico vuelo de Germanwings estrellado en los Alpes franceses el 24 de marzo de 2015.

Sara Mendieta, propietaria del edificio de la zona alta de Barcelona donde se halla el cadáver, será el objetivo de la investigación y la obsesión de los policías Joel Sanz e Isabel Morgado.

Sexo, violencia, riqueza, asesinatos, en definitiva lo más oscuro del alma humana. Todo ello orquestado por dos mujeres, frágiles y letales a la vez, que descubrirán quién mueve los hilos. (Sinopsis extraída de: La esfera de los libros). 

La autora:

En tan solo cuatro años Lorena Franco (Barcelona 1983), ha conseguido seducir a más de 150.000 lectores con sus novelas publicadas en Amazon. Su serie La Trilogía del tiempo, que dio comienzo con La viajera del tiempo, ha enganchado a lectores de todo el mundo y ha sido número uno en España, México y Estados Unidos.


Con Quién mueve los hilos, su segundo thriller tras el éxito en varios países de Ella lo sabe, la autora regresa a todas las librerías y nos sorprende con esta historia enrevesada, retorcida, amoral, que ahonda en la parte oscura del ser humano. Una novela que combina a la perfección lo elegante con lo perverso, el sexo con la ingenuidad, y en la que el más inocente puede ser el culpable. (Biografía extraída de: La esfera de los libros). 

Mi reseña:



Hoy os hablo en el blog de uno de los últimos libros que he leído y que, al igual que me sucedió con el anterior que leí de la autora, he disfrutado mucho. Hoy os cuento mis impresiones sobre Quién mueve los hilos de Lorena Franco, una historia narrada a dos voces, que nos hace plantearnos la fina línea que puede separar al verdugo de la víctima y que los seres humanos no nos clasificamos, en muchas ocasiones, en buenos o malos, que vamos más allá según las circunstancias en las que nos encontramos. Una novela que te hará replantearte incluso al lado de quién quieres estar. Agradezco a Lorena Franco y a La esfera de los libros el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Barcelona
Quién mueve los hilos nos traslada hasta Barcelona en el año 2015. En la zona alta de Barcelona aparece el cadáver de una mujer rica en el mismo momento en el que se conoce que su marido era uno de los pasajeros del vuelo de Germanwings estrellado en los Alpes franceses. Desde el principio, el objetivo de la investigación se centrará en Sara Mendieta, la propietaria del edificio donde apareció el cadáver de la mujer, que se muestra esquiva y misteriosa. Tanto Joel Sanz como Isabel Morgado, los dos investigadores, se empeñarán en descubrir qué se esconde detrás de esa mujer que se muestra esquiva con ellos y que parece esconder lo que realmente es.


Quién mueve los hilos es la segunda novela que leo de Lorena Franco y al igual que ya me sucedió con Ella lo sabe (cuya reseña podéis leer aquí), he disfrutado mucho con su lectura. En esta segunda historia, la autora nos sumerge en una historia más sórdida, más dura. Y es por eso que, en determinado momento, el lector se sentirá ante la disyuntiva de apoyar a quien sabe que no debe, a quien sabe que ha cometido un acto atroz; sin embargo, sientes que es inevitable apoyar a quien, ante los ojos de la sociedad, no puede tener perdón. Creo que todos, en algún momento, viendo los acontecimientos que se cuelan en nuestras casas por los distintos medios de comunicación, hemos pensado en la ley del Talión, en el ojo por ojo, en que el mundo sería un lugar mejor y más justo si algunos seres abyectos no habitaran en él. Lorena Franco nos sitúa ante esta dicotomía, ¿apoyar a quién no debemos o condenar sus actos?, pero no solo nos enfrenta a nosotros, también enfrentará a otros personajes de la propia novela a tomar esta decisión. Además, Quién mueve los hilos nos sumerge en la sordidez de los abusos en el ámbito del hogar, ese lugar donde todos nos sentimos más protegidos y que para algunas personas, se convierte en el auténtico infierno.

Escrito bajo un estilo directo, en Quién mueve los hilos Lorena Franco utiliza la figura de un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de las voces de Isabel y Sara, que se van alternando para contar su propia historia. Esta voz narrativa nos proporciona una visión más subjetiva de todo aquello que acontece a lo largo de la lectura. La novela comienza con un prólogo in extrema res para después, a través de la analepsis, volver atrás en el tiempo y situarnos en el momento de la aparición de un cadáver en el edificio propiedad de Sara Mendieta. Y aunque tanto la historia de Sara como la de Isabel comienzan en este punto, la narrada por la primera vuelve más atrás en el tiempo para contarnos su vida desde la infancia, cuáles han sido las circunstancias que la han llevado a ser hoy quien es. Con unas descripciones bien llevadas, con buenos elementos visibles que nos permiten situarnos en cada uno de los escenarios que aparecen en la novela y unos diálogos bien llevados por la autora, los lectores conseguimos entrar en la trama, meternos en las escenas y vivirlas junto a los personajes.

Mirador de Sarrià

En cuanto a los personajes, en Quién mueve los hilos encontramos dos protagonistas femeninas, diferentes pero al mismo tiempo complementarias. Por una parte, Isabel Morgado, una inspectora de policía que no atraviesa su mejor momento ni personal ni profesional que accede a investigar la aparición de un cadáver en la zona alta de Barcelona como favor a un compañero de trabajo. Aunque a priori Isabel puede parecer una mujer fría, es todo lo contrario, pues no puede evitar apasionarse con su trabajo, necesita llegar al fondo de todo, a la verdad, y es por eso que no puede evitar, una vez conoce a Sara Mendieta, averiguar qué se esconde detrás de esta misteriosa mujer. Y así es como conocemos a Sara Mendieta, joven, rica y misteriosa, que esconde un lado oscuro que nos irá desvelando poco a poco a los lectores, y que tiene su origen años atrás, pues su vida no ha sido nada fácil. Ambas mujeres, aunque diferentes, poco a poco se irán descubriendo y verán que comparten más puntos en común de lo que pensaban, aunque hay tantas cosas que las separan que puede ser imposible que puedan llegar a encontrarse.



Quién mueve los hilos es un thriller de los que no deja un momento de respiro; de la mano de Lorena Franco iremos descubriendo como los abusos continuados convierten a una mujer que, a priori debería ser una muñeca rota, en un ser capaz de lo que sea con tal de lograr aquello que quiere. 




martes, 19 de marzo de 2019

La maleta de Ana.- Celia Santos

Reseña La maleta de Ana.- Celia Santos

Editorial: Ediciones B 
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466663052
Formato: Papel

Sinopsis:

La maleta de Ana es la historia dura pero emocionante de su protagonista, desde que sale de su pueblo de Ávila con una pequeña maleta de cartón para trabajar en una gran fábrica de Colonia. Es la historia de su juventud, sus dificultades, su complicidad con las otras obreras y su lucha contra las desigualdades sociales, pero también es el relato de su gran historia de amor.

Muchas décadas después de regresar de Alemania, Ana conoce a Cora, una mujer actual a quien decide contar su vivencia antes de que sea demasiado tarde. A través de los ojos y la sensibilidad contemporánea de Cora, iremos adentrándonos en la aventura de una joven valiente que fue capaz de tomar las riendas de su vida para salir adelante. 

Celia Santos vuelve la vista atrás hacia un episodio clave de nuestro pasado reciente, apenas tratado en literatura, que conectará con la historia familiar y emocional de muchos lectores. (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

La autora:

Celia Santos (Bergara, 1972) reside en Barcelona. Durante siete años dirigió la sección de recomendaciones literarias en Tele Taxi TV, así como la web literaria Más que palabras. Tras cursar estudios de narrativa en el Ateneo de Barcelona, ha escrito numerosos relatos y cuentos, en su mayoría dirigidos a un público infantil y juvenil. La maleta de Ana es su primera novela para adultos. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


Hoy os traigo la reseña de una novela que terminé hace unos días y que en líneas generales me ha gustado bastante, aunque he de deciros que he disfrutado más la parte que se desarrolla en los años 60 que la que se desarrolla en la actualidad, aunque esta es mucho menos extensa que la primera. Hoy os cuento mis impresiones sobre La maleta de Ana de Celia Santos, una historia que nos traslada hasta Alemania en los años 60, cuando tantos y tantos españoles, huyendo de la pobreza que asolaba el país, se vieron obligados a dejar sus hogares para buscar un futuro mejor lejos de sus familias. Agradezco a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Colonia
La maleta de Ana nos traslada a la década de los 60, presentándonos a Ana, una joven de dieciocho años que, como tantos españoles, se ve obligada a alejarse de su familia para buscar un futuro mejor. Su oportunidad se presenta a través de un trabajo en Alemania, en una fábrica de repuestos de automóviles de Colonia. Acompañada solo de una pequeña maleta de cartón, Ana tendrá que aprender a enfrentarse sola a la vida, descubriendo que en las circunstancias más difíciles, se puede formar una nueva familia con gente que hasta hace poco eran completos desconocidos y que vale la pena luchar cuando lo que se intenta es ir contra las desigualdades sociales; pero Ana también descubrirá que el amor se esconde en los lugares más insospechados y que, por mucho que uno quiera, no puede luchar contra él.


En esta novela, Celia Santos nos cuenta, a través del personaje de Ana, la historia de tantos y tantos españoles que debieron emigrar para buscar un futuro mejor. Una historia que creíamos olvidada y que, no hace tantos años hemos vuelto a vivir otra vez. Lo que se nos ha querido vender como “fuga de cerebros” no ha sido otra cosa que una nueva oleada de jóvenes (y no tan jóvenes) emigrando de un país que no sabe valorar la mayor fuerza que tiene, su mayor sustento: la gente que se ha preparado durante años. Como Ana, nadie abandona su casa porque quiere, sino porque unas razones muy poderosas le llevan a dejarlo todo y marcharse a un país donde no conoce a nadie para buscar algo mejor que lo que tiene, o directamente porque no tiene nada. La maleta de Ana es la historia de toda una generación que se vio obligada a vivir fuera de su casa, o más bien a mal vivir en muchos casos, pensando en mandar gran parte de los salarios para la familia que habían dejado aquí; jóvenes que realizaban el trabajo que los oriundos de los países de acogida no querían realizar y que además, la mayoría de las veces, miraban por encima del hombro considerando a los españoles como ciudadanos de segunda o tercera. Pero también nos muestra una bonita historia de amor que vence todas las barreras.

Escrita bajo un estilo directo, en La maleta de Ana Celia Santos utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que es el encargado de transmitir al lector toda la información que afecta a los personajes que aparecen en la novela, tanto subjetiva como objetiva. La novela transcurre en dos hilos temporales diferentes pero relacionados entre sí, ya que uno transcurre en la actualidad mientras que otro, que es el principal, transcurre en la década de los sesenta, y son los recuerdos de Ana, ya anciana en la actualidad. He de confesar que, personalmente, he disfrutado más la parte que transcurre en el pasado que en el presente, porque esta segunda me ha dado la sensación de ir un poco más perdida, hilada de forma menos sólida. Ambas tramas se van intercalando por lo que las analepsis o flashbacks son frecuentes a lo largo de toda la novela. Con unas buenas descripciones y unos diálogos bien construidos, Celia Santos maneja unas escenas con buena visibilidad que nos permiten adentrarnos, junto a los personajes, en cada una de ellas.


En cuanto a los personajes, La maleta de Ana nos presenta a dos personajes femeninos que destacan en cada uno de los hilos temporales. Por una parte encontramos a Ana, la protagonista absoluta de la novela y que, en la actualidad, ya anciana, comparte sus recuerdos con el resto de personajes y con nosotros, dejándonos entrar en su pasado, cuando con dieciocho años tuvo que viajar a Alemania buscando un futuro mejor, y mostrándonos cómo esa joven ingenua que abandona un pueblo de Ávila va volviéndose una mujer luchadora que no soporta las injusticias sociales ni las desigualdades. Sin embargo, en el momento actual también conocemos a Cora, y he de confesar que, mientras Ana consiguió conquistarme, no logré empatizar con Cora, me dio la sensación de no aportar nada a la trama y no pasar de una mera espectadora cuya historia no logró llegar hasta mí. Me pareció un personaje creado como justificación para escuchar los recuerdos de Ana, y creo planteándolo de otra manera, ese mismo papel lo podría haber desempeñado de igual forma Lorenzo, que es quien importa en esa parte de la novela, o quizá haber planteado de otra forma el personaje de Cora, menos frívolo y más desarrollado, con más historia, podría haber logrado llegarme.


La maleta de Ana me ha parecido una historia bonita, bien escrita y con la que Celia Santos nos vuelve a recordar a tantos y tantos españoles que se fueron buscando algo mejor. Quizá una lectura necesaria ahora, cuando somos nosotros no solo los que hemos vuelto a salir, sino que también estamos al otro lado de la fábrica. 


sábado, 9 de marzo de 2019

Mujer entra por la izquierda.- Jessica Brockmole

Reseña Mujer entra por la izquierda.- Jessica Brackmole

Editorial: Alba Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 97884-90653937 
Formato: Papel

Sinopsis:

En 1926, Ethel Wild y Florrie Daniels, amigas de la infancia, salen de Nueva Jersey en un Ford T y ponen rumbo al oeste: Florrie va a Hollywood para convertirse en guionista; Ethel va a ver a su marido en Nevada para tramitar el divorcio. A medida que el viaje avanza, las relaciones entre las dos amigas y su destino cambian de un modo dramático.

En 1952, en Los Ángeles, Louise Wilde, estrella de películas musicales de serie B, hereda inesperadamente la fortuna de la famosa guionista Florence Daniels, a la que apenas conocía. Entre los objetos heredados descubre fotos antiguas y diarios que relacionan a la difunta actriz con su madre. En casa, su marido, escritor y corresponsal herido en la guerra de Corea, es citado como sospechoso por el Comité de Actividades Antiamericanas.


Mujer entra por la izquierda es como una espléndida road movie, dos viajes en sentido contrario, separados por una generación. Jessica Brockmole traza una historia de amor y de amistad en la que se entreveran los abusos del poder político con las incidencias -adulterios, divorcios, frustraciones y satisfacciones- de la vida personal. (Sinopsis extraída de: Alba Editorial). 

La autora:

Jessica Brockmole publicó en 2013 su primera novela, Cartas desde la isla de Skye, una historia de amor epistolar con el trasfondo de las dos guerras mundiales que fue un gran éxito internacional y seleccionada entre los mejores libros del año por Publishers Weekly. En 2016 publicó At the Edge of Summer, la historia de una amistad en la Francia de las primeras décadas del siglo xx. Vive en Indiana con su marido y sus dos hijos. (Biografía extraída de: Alba Editorial). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unos días y que ha llegado a las expectativas que tenía puestas en ella con creces. Hoy os hablo de Mujer entra por la izquierda de Jessica Brockmole, cuyo ejemplar me llegó gracias a Alba Editorial para su lectura y reseña, y que nos descubre una novela cargada de sensibilidad, que desentraña una historia protagonizada por mujeres llenas de vida cuyas circunstancias las ponen al borde del abismo, obligadas a tomar decisiones que marcarán su destino.

Mujer entra por la izquierda nos presenta a Louise Wilde, una estrella de películas musicales de serie B que, en el Hollywood de 1952, siente que necesita dar un giro a su carrera. De forma inesperada, se convierte en la única heredera de la fortuna de la famosa guionista Florence Daniels, a la que prácticamente no conocía. Sin embargo, entre los objetos heredados, descubre fotos antiguas y diarios que vinculan a Florence con su madre. De esta forma, Louise conocerá cómo en 1926, unas jóvenes, Florrie Daniels y Ethel Wild, amigas desde la infancia, se embarcaron en un viaje a bordo de un Ford T rumbo al Oeste. Florrie iba rumbo a Hollywood para convertirse en guionista; Ethel camino de Florida para intentar recuperar a su familia. Sin embargo, a medida que el viaje avanza, el destino de ambas cambiará de forma dramática.


Esta novela me ha sorprendido gratamente. Me llamó mucho la atención cuando la vi y tras leer la sinopsis supe que sería una de esas lecturas que me gustarían, pero lo cierto es que tras acabarla me ha dejado la sensación de que ha sido todavía mejor de lo que esperaba. Esta novela de Jessica Brockmole esconde más de lo que a priori se espera, pues cuando la empiezas sabes que vas a encontrar una trama sobre mujeres; mujeres fuertes y luchadoras, que luchan por aquello que quieren y que no se dejan vencer. Sin embargo, conforme avanzas en la lectura, te das cuenta de que, sobre todo Florrie y Ethel, pese a ser mujeres distintas, están librando la misma batalla, y que eso las une todavía más. Por otro lado, Louise comienza a darse cuenta de que no está de acuerdo con el lugar que ocupa en la industria del cine, no desea quedarse anclada al papel de mujer florero tonta que no es capaz de pensar por sí misma, y al descubrir las vivencias de su madre junto a Florence casi tres décadas atrás, toma el impulso suficiente para luchar por aquello que de verdad desea. Mujer entra por la izquierda nos muestra cómo las mujeres siempre hemos tenido que luchar a brazo partido por aquello que hemos querido o, simplemente, ha sido nuestro derecho y que, sin embargo, no nos ha sido nada fácil conseguir.

Escrita bajo un estilo directo, en Mujer entra por la izquierda Jessica Brockmole utiliza dos figuras narrativas distintas, ya que cuando nos adentramos en la historia de Louise, encontramos un narrador externo objetivo con rasgos omniscientes que se expresa en tercera persona, mostrándonos cómo la joven actriz va sufriendo una evolución a lo largo de su viaje, sobre todo a nivel personal, dejando que esa joven que aparcó poco a poco para abrirse camino en Hollywood vuelva a aparecer; sin embargo, la trama protagonizada por Ethel y Florrie está escrita a modo de diario, y aquí encontramos una voz narrativa interna, dos narradores protagonistas que se expresan a través de la voz de ambas amigas, haciendo que los lectores vayamos descubriendo a través de los ojos de ambas cómo van evolucionando a medida que van atravesando estados, descubriéndose a sí mismas y también a la amiga que, durante años, estuvo alejada. La novela se desarrolla en dos hilos temporales distintos, 1926 y 1952, manteniendo un hilo temporal lineal en ambas tramas, aunque en las dos encontramos analepsis o flashbacks que nos proporcionan información relevante para conocer mejor a los personajes que las protagonizan. Con unas descripciones llenas de elementos visibles que nos permiten acompañar a las protagonistas en este gran viaje y unos diálogos que van descubriendo la personalidad de las jóvenes y de aquellos que conviven con ellas.


En cuanto a los personajes, encontramos tres mujeres diferentes pero fuertes. Ethel y Florrie, amigas desde la infancia, emprenden juntas el viaje más importante pero al mismo tiempo también el más difícil de sus vidas. Ambas están unidas por algo más que, obviamente, no os voy a desvelar aquí, que tendréis que descubrir leyendo la novela. A mí me sorprendió cuando lo leí, aunque el tema no me era desconocido del todo. Solo os adelanto que, gracias a mujeres como Ethel y Florrie, a día de hoy tenemos leyes de prevención de riesgos laborales. Personalmente, ambos personajes me han parecido geniales, aunque a priori, Ethel pueda parecer demasiado dulce, con menos personalidad o menos fuerte que Florrie; conforme avanzas en la lectura te das cuenta de que es eso, apariencia, pero en realidad, es una mujer que se da cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor, simplemente, ha optado por renunciar a cosas para disfrutar de otras. Florrie es más independiente, aunque con ello deba tener una vida más solitaria; ambas deben renunciar a cosas que desean por mantener o conseguir otras. Louise también sufrirá un cambio importante a lo largo de la novela, pues poco a poco dejará que conozcamos a la joven que salió de su casa para lograr el sueño de ser actriz. En cuanto a los personajes masculinos, aunque ocupan un lugar menos prominente en la novela, son fundamentales para entender la vida de estas mujeres.


Mujer entra por la izquierda es una de esas novelas que deben estar en nuestra biblioteca, no solo por la historia que cuenta, sino también por el homenaje que Jessica Brockmole rinde a un grupo de mujeres que lucharon contra una industria que las devoró y gracias a las cuales hoy disfrutamos de más seguridad en nuestro trabajo. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...