UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

martes, 19 de marzo de 2019

La maleta de Ana.- Celia Santos

Reseña La maleta de Ana.- Celia Santos

Editorial: Ediciones B 
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466663052
Formato: Papel

Sinopsis:

La maleta de Ana es la historia dura pero emocionante de su protagonista, desde que sale de su pueblo de Ávila con una pequeña maleta de cartón para trabajar en una gran fábrica de Colonia. Es la historia de su juventud, sus dificultades, su complicidad con las otras obreras y su lucha contra las desigualdades sociales, pero también es el relato de su gran historia de amor.

Muchas décadas después de regresar de Alemania, Ana conoce a Cora, una mujer actual a quien decide contar su vivencia antes de que sea demasiado tarde. A través de los ojos y la sensibilidad contemporánea de Cora, iremos adentrándonos en la aventura de una joven valiente que fue capaz de tomar las riendas de su vida para salir adelante. 

Celia Santos vuelve la vista atrás hacia un episodio clave de nuestro pasado reciente, apenas tratado en literatura, que conectará con la historia familiar y emocional de muchos lectores. (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

La autora:

Celia Santos (Bergara, 1972) reside en Barcelona. Durante siete años dirigió la sección de recomendaciones literarias en Tele Taxi TV, así como la web literaria Más que palabras. Tras cursar estudios de narrativa en el Ateneo de Barcelona, ha escrito numerosos relatos y cuentos, en su mayoría dirigidos a un público infantil y juvenil. La maleta de Ana es su primera novela para adultos. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


Hoy os traigo la reseña de una novela que terminé hace unos días y que en líneas generales me ha gustado bastante, aunque he de deciros que he disfrutado más la parte que se desarrolla en los años 60 que la que se desarrolla en la actualidad, aunque esta es mucho menos extensa que la primera. Hoy os cuento mis impresiones sobre La maleta de Ana de Celia Santos, una historia que nos traslada hasta Alemania en los años 60, cuando tantos y tantos españoles, huyendo de la pobreza que asolaba el país, se vieron obligados a dejar sus hogares para buscar un futuro mejor lejos de sus familias. Agradezco a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Colonia
La maleta de Ana nos traslada a la década de los 60, presentándonos a Ana, una joven de dieciocho años que, como tantos españoles, se ve obligada a alejarse de su familia para buscar un futuro mejor. Su oportunidad se presenta a través de un trabajo en Alemania, en una fábrica de repuestos de automóviles de Colonia. Acompañada solo de una pequeña maleta de cartón, Ana tendrá que aprender a enfrentarse sola a la vida, descubriendo que en las circunstancias más difíciles, se puede formar una nueva familia con gente que hasta hace poco eran completos desconocidos y que vale la pena luchar cuando lo que se intenta es ir contra las desigualdades sociales; pero Ana también descubrirá que el amor se esconde en los lugares más insospechados y que, por mucho que uno quiera, no puede luchar contra él.


En esta novela, Celia Santos nos cuenta, a través del personaje de Ana, la historia de tantos y tantos españoles que debieron emigrar para buscar un futuro mejor. Una historia que creíamos olvidada y que, no hace tantos años hemos vuelto a vivir otra vez. Lo que se nos ha querido vender como “fuga de cerebros” no ha sido otra cosa que una nueva oleada de jóvenes (y no tan jóvenes) emigrando de un país que no sabe valorar la mayor fuerza que tiene, su mayor sustento: la gente que se ha preparado durante años. Como Ana, nadie abandona su casa porque quiere, sino porque unas razones muy poderosas le llevan a dejarlo todo y marcharse a un país donde no conoce a nadie para buscar algo mejor que lo que tiene, o directamente porque no tiene nada. La maleta de Ana es la historia de toda una generación que se vio obligada a vivir fuera de su casa, o más bien a mal vivir en muchos casos, pensando en mandar gran parte de los salarios para la familia que habían dejado aquí; jóvenes que realizaban el trabajo que los oriundos de los países de acogida no querían realizar y que además, la mayoría de las veces, miraban por encima del hombro considerando a los españoles como ciudadanos de segunda o tercera. Pero también nos muestra una bonita historia de amor que vence todas las barreras.

Escrita bajo un estilo directo, en La maleta de Ana Celia Santos utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que es el encargado de transmitir al lector toda la información que afecta a los personajes que aparecen en la novela, tanto subjetiva como objetiva. La novela transcurre en dos hilos temporales diferentes pero relacionados entre sí, ya que uno transcurre en la actualidad mientras que otro, que es el principal, transcurre en la década de los sesenta, y son los recuerdos de Ana, ya anciana en la actualidad. He de confesar que, personalmente, he disfrutado más la parte que transcurre en el pasado que en el presente, porque esta segunda me ha dado la sensación de ir un poco más perdida, hilada de forma menos sólida. Ambas tramas se van intercalando por lo que las analepsis o flashbacks son frecuentes a lo largo de toda la novela. Con unas buenas descripciones y unos diálogos bien construidos, Celia Santos maneja unas escenas con buena visibilidad que nos permiten adentrarnos, junto a los personajes, en cada una de ellas.


En cuanto a los personajes, La maleta de Ana nos presenta a dos personajes femeninos que destacan en cada uno de los hilos temporales. Por una parte encontramos a Ana, la protagonista absoluta de la novela y que, en la actualidad, ya anciana, comparte sus recuerdos con el resto de personajes y con nosotros, dejándonos entrar en su pasado, cuando con dieciocho años tuvo que viajar a Alemania buscando un futuro mejor, y mostrándonos cómo esa joven ingenua que abandona un pueblo de Ávila va volviéndose una mujer luchadora que no soporta las injusticias sociales ni las desigualdades. Sin embargo, en el momento actual también conocemos a Cora, y he de confesar que, mientras Ana consiguió conquistarme, no logré empatizar con Cora, me dio la sensación de no aportar nada a la trama y no pasar de una mera espectadora cuya historia no logró llegar hasta mí. Me pareció un personaje creado como justificación para escuchar los recuerdos de Ana, y creo planteándolo de otra manera, ese mismo papel lo podría haber desempeñado de igual forma Lorenzo, que es quien importa en esa parte de la novela, o quizá haber planteado de otra forma el personaje de Cora, menos frívolo y más desarrollado, con más historia, podría haber logrado llegarme.


La maleta de Ana me ha parecido una historia bonita, bien escrita y con la que Celia Santos nos vuelve a recordar a tantos y tantos españoles que se fueron buscando algo mejor. Quizá una lectura necesaria ahora, cuando somos nosotros no solo los que hemos vuelto a salir, sino que también estamos al otro lado de la fábrica. 


sábado, 9 de marzo de 2019

Mujer entra por la izquierda.- Jessica Brockmole

Reseña Mujer entra por la izquierda.- Jessica Brackmole

Editorial: Alba Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 97884-90653937 
Formato: Papel

Sinopsis:

En 1926, Ethel Wild y Florrie Daniels, amigas de la infancia, salen de Nueva Jersey en un Ford T y ponen rumbo al oeste: Florrie va a Hollywood para convertirse en guionista; Ethel va a ver a su marido en Nevada para tramitar el divorcio. A medida que el viaje avanza, las relaciones entre las dos amigas y su destino cambian de un modo dramático.

En 1952, en Los Ángeles, Louise Wilde, estrella de películas musicales de serie B, hereda inesperadamente la fortuna de la famosa guionista Florence Daniels, a la que apenas conocía. Entre los objetos heredados descubre fotos antiguas y diarios que relacionan a la difunta actriz con su madre. En casa, su marido, escritor y corresponsal herido en la guerra de Corea, es citado como sospechoso por el Comité de Actividades Antiamericanas.


Mujer entra por la izquierda es como una espléndida road movie, dos viajes en sentido contrario, separados por una generación. Jessica Brockmole traza una historia de amor y de amistad en la que se entreveran los abusos del poder político con las incidencias -adulterios, divorcios, frustraciones y satisfacciones- de la vida personal. (Sinopsis extraída de: Alba Editorial). 

La autora:

Jessica Brockmole publicó en 2013 su primera novela, Cartas desde la isla de Skye, una historia de amor epistolar con el trasfondo de las dos guerras mundiales que fue un gran éxito internacional y seleccionada entre los mejores libros del año por Publishers Weekly. En 2016 publicó At the Edge of Summer, la historia de una amistad en la Francia de las primeras décadas del siglo xx. Vive en Indiana con su marido y sus dos hijos. (Biografía extraída de: Alba Editorial). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unos días y que ha llegado a las expectativas que tenía puestas en ella con creces. Hoy os hablo de Mujer entra por la izquierda de Jessica Brockmole, cuyo ejemplar me llegó gracias a Alba Editorial para su lectura y reseña, y que nos descubre una novela cargada de sensibilidad, que desentraña una historia protagonizada por mujeres llenas de vida cuyas circunstancias las ponen al borde del abismo, obligadas a tomar decisiones que marcarán su destino.

Mujer entra por la izquierda nos presenta a Louise Wilde, una estrella de películas musicales de serie B que, en el Hollywood de 1952, siente que necesita dar un giro a su carrera. De forma inesperada, se convierte en la única heredera de la fortuna de la famosa guionista Florence Daniels, a la que prácticamente no conocía. Sin embargo, entre los objetos heredados, descubre fotos antiguas y diarios que vinculan a Florence con su madre. De esta forma, Louise conocerá cómo en 1926, unas jóvenes, Florrie Daniels y Ethel Wild, amigas desde la infancia, se embarcaron en un viaje a bordo de un Ford T rumbo al Oeste. Florrie iba rumbo a Hollywood para convertirse en guionista; Ethel camino de Florida para intentar recuperar a su familia. Sin embargo, a medida que el viaje avanza, el destino de ambas cambiará de forma dramática.


Esta novela me ha sorprendido gratamente. Me llamó mucho la atención cuando la vi y tras leer la sinopsis supe que sería una de esas lecturas que me gustarían, pero lo cierto es que tras acabarla me ha dejado la sensación de que ha sido todavía mejor de lo que esperaba. Esta novela de Jessica Brockmole esconde más de lo que a priori se espera, pues cuando la empiezas sabes que vas a encontrar una trama sobre mujeres; mujeres fuertes y luchadoras, que luchan por aquello que quieren y que no se dejan vencer. Sin embargo, conforme avanzas en la lectura, te das cuenta de que, sobre todo Florrie y Ethel, pese a ser mujeres distintas, están librando la misma batalla, y que eso las une todavía más. Por otro lado, Louise comienza a darse cuenta de que no está de acuerdo con el lugar que ocupa en la industria del cine, no desea quedarse anclada al papel de mujer florero tonta que no es capaz de pensar por sí misma, y al descubrir las vivencias de su madre junto a Florence casi tres décadas atrás, toma el impulso suficiente para luchar por aquello que de verdad desea. Mujer entra por la izquierda nos muestra cómo las mujeres siempre hemos tenido que luchar a brazo partido por aquello que hemos querido o, simplemente, ha sido nuestro derecho y que, sin embargo, no nos ha sido nada fácil conseguir.

Escrita bajo un estilo directo, en Mujer entra por la izquierda Jessica Brockmole utiliza dos figuras narrativas distintas, ya que cuando nos adentramos en la historia de Louise, encontramos un narrador externo objetivo con rasgos omniscientes que se expresa en tercera persona, mostrándonos cómo la joven actriz va sufriendo una evolución a lo largo de su viaje, sobre todo a nivel personal, dejando que esa joven que aparcó poco a poco para abrirse camino en Hollywood vuelva a aparecer; sin embargo, la trama protagonizada por Ethel y Florrie está escrita a modo de diario, y aquí encontramos una voz narrativa interna, dos narradores protagonistas que se expresan a través de la voz de ambas amigas, haciendo que los lectores vayamos descubriendo a través de los ojos de ambas cómo van evolucionando a medida que van atravesando estados, descubriéndose a sí mismas y también a la amiga que, durante años, estuvo alejada. La novela se desarrolla en dos hilos temporales distintos, 1926 y 1952, manteniendo un hilo temporal lineal en ambas tramas, aunque en las dos encontramos analepsis o flashbacks que nos proporcionan información relevante para conocer mejor a los personajes que las protagonizan. Con unas descripciones llenas de elementos visibles que nos permiten acompañar a las protagonistas en este gran viaje y unos diálogos que van descubriendo la personalidad de las jóvenes y de aquellos que conviven con ellas.


En cuanto a los personajes, encontramos tres mujeres diferentes pero fuertes. Ethel y Florrie, amigas desde la infancia, emprenden juntas el viaje más importante pero al mismo tiempo también el más difícil de sus vidas. Ambas están unidas por algo más que, obviamente, no os voy a desvelar aquí, que tendréis que descubrir leyendo la novela. A mí me sorprendió cuando lo leí, aunque el tema no me era desconocido del todo. Solo os adelanto que, gracias a mujeres como Ethel y Florrie, a día de hoy tenemos leyes de prevención de riesgos laborales. Personalmente, ambos personajes me han parecido geniales, aunque a priori, Ethel pueda parecer demasiado dulce, con menos personalidad o menos fuerte que Florrie; conforme avanzas en la lectura te das cuenta de que es eso, apariencia, pero en realidad, es una mujer que se da cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor, simplemente, ha optado por renunciar a cosas para disfrutar de otras. Florrie es más independiente, aunque con ello deba tener una vida más solitaria; ambas deben renunciar a cosas que desean por mantener o conseguir otras. Louise también sufrirá un cambio importante a lo largo de la novela, pues poco a poco dejará que conozcamos a la joven que salió de su casa para lograr el sueño de ser actriz. En cuanto a los personajes masculinos, aunque ocupan un lugar menos prominente en la novela, son fundamentales para entender la vida de estas mujeres.


Mujer entra por la izquierda es una de esas novelas que deben estar en nuestra biblioteca, no solo por la historia que cuenta, sino también por el homenaje que Jessica Brockmole rinde a un grupo de mujeres que lucharon contra una industria que las devoró y gracias a las cuales hoy disfrutamos de más seguridad en nuestro trabajo. 




domingo, 24 de febrero de 2019

El caso Hartung.- Søren Sveistrup

Reseña El caso Hartung.- Søren Sveistrup

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2019
ISBN: 9788417305659 
Formato: Papel

Sinopsis:

El primer martes de Octubre, Rosa Hartung vuelve a su trabajo como ministra de asuntos sociales después de un año de ausencia, al haber vivido una situación dramática: la desaparición de su hija de 12 años. Linus Berger, un joven que sufre de una enfermedad mental, confesó haber matado a la chica, pero es incapaz de recordar donde quemó las varias partes del cadáver, que fue desmembrado. Hay una correlación entre el caso de la hija de la ministra y esta serie de asesinatos.

El mismo día que Rosa vuelve al parlamento, se encuentra el cadáver de una joven madre soltera, que ha sido brutalmente asesinada en su casa, en un suburbio de Copenhague – ha sido torturada y le han cortado una mano.

La joven investigadora Naia Thulin es informada al respecto, y junto con Mark Hess, que acaba de ser expulsado de la sede de Europol en La Haya, son enviados a investigar el caso. Al llegar al lugar del crimen, encuentran una figura de un hombrecito hecha con castañas. Parece que el muñeco está ocultando un secreto, aunque esto se atribuye a una coincidencia. Cuando otra mujer es asesinada –y en este caso, el cadáver de la víctima se encuentra con ambas manos cortadas- y a su vez se encuentra en el lugar del crimen otro muñeco hecho con castañas, Thulin y Hess empiezan a sospechar que hay una conexión entre el caso Hartung, las mujeres asesinadas y un asesino que está extendiendo el miedo a lo largo del país.


Empieza entonces una carrera contra el tiempo, ya que todo apunta a que el asesino cumple una misión que está lejos de terminar. (Sinopsis extraída de: Roca Editorial). 

El autor:

Søren Sveistrup es el internacionalmente reconocido guionista, creador y productor de varias series de televisión.

Entre 2007 y 2012 Sveistrup fue el creador y escritor de la serie The Killing, galardonado con numerosos premios y vendida a más de cien países en todo el mundo, así como adaptado en su versión americana por AMC y Fox Television Studios. Ha escrito numerosos guiones cinematográficos, como The Day Will Come o bien la adaptación del famoso thriller de Jo Nesbø El muñeco de nieve.


Nacido en 1968, tiene un máster en Literatura e Historia en la Universidad de Copenhague y se graduó en guion audiovisual por la Escuela de Cine Danesa. (Biografía extraída de: Roca Editorial). 

Mi reseña:


Hoy me alegra traeros al blog la reseña de un thriller que he disfrutado muchísimo, de una de esas novelas que, en cuanto las empiezas no eres capaz de soltar. Hoy os cuento mis impresiones sobre El caso Hartung de Søren Sveistrup, que debuta con esta obra en el mundo de la literatura, aunque tiene una amplia experiencia como guionista de cine y televisión. El caso Hartung nos traslada a Dinamarca, cuando un asesino en serie comienza a sembrar el pánico en Copenhague. Agradezco a Roca Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

El caso Hartung nos traslada hasta Copenhague, en pleno otoño. Una mañana la joven inspectora Thulin y su equipo realizan un macabro hallazgo; una joven madre ha sido brutalmente asesinada. Le han amputado una mano y sobre el cadáver han abandonado una figura hecha con castañas. Junto a Thulin se incorpora al caso el inspector Mark Hess, que acaba de ser destituido de su puesto en Europol y ha vuelto a ocupar su lugar en el departamento de homicidios danés. Este asesinato, que parece un caso aislado, da un vuelco inesperado cuando en el muñeco de castañas aparece la huella de una niña que lleva más de un año desaparecida y que es la hija de la Ministra de Asuntos Sociales del país, Rosa Hartung. El caso de la niña se daba por cerrado desde meses atrás tras la confesión de un sospechoso, quién se atribuyó el asesinato de la pequeña tras encontrarse pistas irrefutables en su contra. Sin embargo, al cabo de pocos días, el hallazgo de otro cadáver con amputaciones similares y otra figura de castañas en la escena pondrá a Thulin, Hess y toda la policía de la ciudad contra las cuerdas.

Copenhague
Como os he comentado al principio de la reseña, la lectura de El caso Hartung me ha tenido totalmente absorbida. Es un thriller de los que enganchan, y a pesar de las más de quinientas que tiene, se lee en un suspiro. Søren Sveistrup ha sido guionista de cine, y se nota en su forma de mantener la tensión a lo largo de toda la novela, al mismo tiempo que construye una trama inteligente que te lleva a un final que consigue sorprender. En El caso Hartung no solo se nos van a contar una serie de asesinatos, aunque los thrillers giren en torno a ellos; nos cuenta mucho más, pues también nos hace ver cómo todos los actos que cometemos tienen sus consecuencias, aunque los cometamos en un momento de nuestra vida en el que todavía no somos demasiado conscientes de lo que hacemos, y lo que es peor, que el pago de esas consecuencias lo sufran personas totalmente inocentes. Pero también nos pone frente a problemas realmente graves que asolan a nuestra sociedad, que no entienden de clases sociales y que resultan especialmente aberrantes porque sus víctimas son los seres más vulnerables, los niños, que en todos los casos deberían ser intocables.

Escrita bajo un estilo directo, en El caso Hartung Søren Sveistrup utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de trasladar al lector toda la información, tanto objetiva como subjetiva, que afecta a los personajes, proporcionando al lector una visión más objetiva y de 360º respecto a todo lo que acontece en la historia. Aunque la trama principal de la novela acontece bajo un hilo temporal lineal, hay un primer capítulo que nos sitúa años antes de que esta comience, para situarnos en el origen de todo, y después, mediante una prolepsis, damos el salto al momento actual, cuando todo comienza, aunque a lo largo de la historia veremos algunas analepsis o flashbacks que nos proporcionarán información relevante para aquello que está aconteciendo en el presente. Con unas descripciones que están repletas de elementos visibles y que nos permiten trasladarnos a cada uno de los escenarios en los que se desarrolla la acción, sintiendo la asfixia de un paisaje nevado y oscuro que sirve de escondite para un asesino en serie que mantiene en jaque a todo un departamento, consiguiendo que esas idílicas casas unifamiliares dejen de ser la protección que todos le otorgamos al hogar para convertirse en el escenario del peor de los horrores. Las escenas son especialmente vívidas, en ocasiones consiguen crear incluso malestar por el nivel de realismo que tienen.



En cuanto a los personajes, tanto Thulin como Hess me han parecido un verdadero descubrimiento y me encantaría leer de nuevo una trama con ellos como protagonistas, aunque es verdad que su faceta personal se me ha quedado algo corta en alguna ocasión, cortada de forma abrupta por el autor. Thulin se nos presenta como una mujer inteligente y sagaz en su trabajo, que no duda en ponerse en primera línea si ello le ayuda a resolver un caso; sin embargo en su vida personal rehúye por completo del compromiso, solo siente que se debe a su hija, pero no quiere plantearse su vida con una familia al uso, que le pida explicaciones de todo aquello que hace. Por su parte Hess, que llega al departamento de homicidios tras caer en desgracia en la Europol, parece que, al principio, no tiene la intención de comprometerse en el trabajo, algo que a Thulin tampoco le preocupa demasiado, sin embargo, poco a poco el inspector irá metiéndose de lleno en la investigación, viendo que nada es como parece en un principio y que las raíces de lo que está ocurriendo están enterradas en algo mucho más profundo. E imposible olvidar a Rosa Hartung, madre de Kristine, la niña desaparecida un año antes de que comiencen los asesinatos, y que siempre aparece relacionada con todo lo que está ocurriendo.


Me resulta imposible no recomendaros la lectura de El caso Hartung, Søren Sveistrup nos brinda un thriller de los que no dejan un momento de respiro, de esos que estás deseando tener un momento para volver a sus páginas. 



sábado, 16 de febrero de 2019

La apariencia de las cosas.- Elizabeth Brundage


Reseña La apariencia de las cosas.- Elizabeth Brundage

Editorial: Duomo Ediciones
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417128562 
Formato: Papel

Sinopsis:

En un anochecer frío, el profesor de universidad George Clare llama a la puerta de su vecino con una noticia terrible: acaba de regresar del trabajo y ha encontrado en la cama de matrimonio a su mujer, Catherine, muerta. Alguien la ha asesinado mientras Franny, la hija de tres años que tienen en común, jugaba sola en su habitación al otro lado del pasillo. No hace mucho que se han trasladado a aquella casa situada en una pequeña comunidad. Una casa que, según los habitantes del lugar, está encantada y que en el pasado fue el escenario de una siniestra vivencia. (Sinopsis extraída de: Duomo Ediciones).

La autora:

Se formó en el taller de escritores de la Universidad de Iowa. Trabajó durante algún tiempo como guionista en el prestigioso American Film Institute (AFI) de Los Ángeles y ha dado clases de escritura en diversas universidades. Es también autora de las obras The Doctor’s Wife, Somebody’s Else Daughter y A Stranger Like You. (Biografía extraída de: Duomo Ediciones). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que, aunque parece pronto para decirlo porque estamos empezando el año, creo que va a ser una de mis lecturas del año. Se trata de La apariencia de la cosas de Elizabeth Brundage, que llegó a mis manos gracias a Duomo Ediciones, a quienes agradezco el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. Se trata de una lectura que no resulta fácil, que va aumentado el nivel de angustia del lector conforme se avanza en sus páginas. Una gran novela negra con tintes sobrenaturales que no deja indiferente a quien se encuentra sumergido en su lectura.

La apariencia de las cosas nos presenta a George Clare, un profesor universitario que, un anochecer frío, llama a la puerta de uno de sus vecinos con su hija de tres años en brazos. Terriblemente asustado relata que acaba de llegar del trabajo y ha encontrado muerta a Catherine, su mujer. Alguien ha entrado en su casa mientras él se encontraba trabajando y su pequeña hija jugaba en la habitación de al lado, y ha asesinado a la mujer. Aunque hace poco que se han trasladado a aquella casa aislada situada en una pequeña comunidad, a nadie se le escapa que ese sitio ya fue escenario, en el pasado, de hechos trágicos que parecen volver a repetirse.

Recodo del río (1836) Thomas Cole. Escuela del río Hudson
Como he comentado al principio de la reseña, sé que parece pronto para decirlo, pues estamos a principios de año, pero creo que no me aventuro si os digo que La apariencia de las cosas va a ser una de mis lecturas del año. Es una de esas novelas negras que te mantiene en vilo desde el principio hasta el final de la lectura, pero no solo eso; Elizabeth Brundage ha sido capaz de crear una atmósfera de desasosiego que va creciendo conforme te introduces en la trama, sientes en tu piel cómo Catherine, la protagonista se va viendo atrapada en esa tela de araña que finalmente acaba atrapándola en esa casa y cómo te gustaría gritarle que salga de ahí, que escape y no mire atrás, algo que sabes que no puedes hacer, y encima, sabiendo cuál es el desenlace de la mujer, ya que es en ese punto donde empieza la novela. Uno de los puntos fuertes de este libro es el desarrollo psicológico de sus personajes, su evolución a lo largo de la trama, y los distintos perfiles que se manejan, reflejando una sociedad, la de finales de los setenta, que siente los últimos estertores del “amor libre” hippie y comienza a asentarse en una nueva juventud aburguesada y acomodada, necesitada de saltarse las reglas establecidas y conseguir todo aquello que piensa que merece, aunque no haya trabajado lo suficiente para ello. También resulta interesante ver cómo algunas mujeres comienzan a acercarse al feminismo, a sentir que tienen que reconocerse a sí mismas como seres independientes que no necesitan a su marido para sobrevivir, y como él comienza a sentir esas ideas como peligrosas para la estabilidad de su hogar.

Escrita bajo estilo directo, aunque los diálogos no vienen marcados por guiones (tradición hispana) o entrecomillados (tradición anglosajona), lo que al principio puede resultar un poco extraño, no son difíciles de seguir, en La apariencia de las cosas Elizabeth Brundage utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de transmitir al lector toda la información que afecta a los personajes, tanto subjetiva como objetiva. La novela comienza in extrema res, con el hecho luctuoso de la muerte de Catherine Clare, para después, a través de la analepsis, volver al pasado y a partir de ahí, siguiendo un hilo temporal lineal, contarnos a los lectores la vida de los protagonistas hasta llegar a ese momento. Con unas escenas llenas de elementos visibles, que nos permiten meternos de lleno en cada uno de los escenarios en los que se desarrolla la acción, eres capaz de sentir la soledad de esa casa apartada, aunque en realidad sabes que siempre hay alguien más ahí, observando desde algún lugar; a esto se unen unos diálogos bien trabajados por parte de la autora, creando unas escenas que en ocasiones se vuelven realmente desasosegantes.



En cuanto a los personajes, como he comentado antes, uno de los puntos fuertes de La apariencia de las cosas, y eso que tiene infinidad, son los perfiles que Elizabeth Brundage maneja para sus personajes. Distintos entre sí pero al mismo tiempo, en algunos momentos, con muchos puntos en común. Por ejemplo, el matrimonio Cole y el formado por los Clare, aunque a priori puede parecer que pertenecen a estratos diferentes, al final tienen muchos en común, más allá de terminar viviendo en la misma casa en dos momentos diferentes. Me parece magnífico el retrato psicológico que la autora va desgranando a lo largo de la novela de George Clare, un profesor universitario que se distingue por su gran carisma y atractivo, y que sin embargo, se encuentra insatisfecho dentro de su vida y de su matrimonio. También Catherine es un personaje muy interesante, pues no solo es esa ama de casa que ha renunciado a todo por un matrimonio, es una mujer que adora a su hija y que se siente atrapada en una situación de la que no sabe cómo salir, aunque cuente con la ayuda de Justine, un personaje que personalmente me ha gustado mucho, una mujer que no duda en vivir su vida como le apetece sin tener en cuenta la opinión de los demás, que la acerca a los principios del feminismo, haciéndole descubrir que puede pensar por sí misma, sin tener que contar con el beneplácito de su marido para todo. Y no puedo olvidarme de los hermanos Cole, que también se convertirán en una parte importante de la vida de Catherine.


Sin lugar a dudas, La apariencia de las cosas es más que un thriller, es una de esas lecturas que se quedan contigo aunque la termines, que permanecen en ti, que te causan tantas emociones que es imposible olvidarla. Elizabeth Brundage ya ocupa un lugar privilegiado en mi biblioteca y seguro que repetiré con la autora. 


domingo, 3 de febrero de 2019

Seis años de invierno.- Fernando Garí

Reseña Seis años de invierno.- Fernando Garí

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2018
ISBN:  9788466662888
Formato: Papel

Sinopsis

Barcelona, 1941. Miguel se alista en la División Azul movido por el deseo de vengar la muerte de su padre, torturado hasta la muerte en una checa durante la Guerra Civil. En el frente ruso, combatiendo junto al ejército alemán, descubrirá las atrocidades de los nazis cuando ya sea demasiado tarde para echarse atrás.

Mientras tanto, en Barcelona, su madre, una mujer tan ambiciosa como seductora, se reencuentra con su antiguo amante, un empresario afín al Régimen. Juntos comienzan a trazar un plan que puede echar por tierra todas las ilusiones de Miguel cuando regrese del horror de la batalla.

«Todos nacemos y vivimos a bordo de un tren en marcha que nunca se detiene, ni siquiera cuando pasa lentamente por alguna estación. Permanecemos toda nuestra vida en el asiento, como si lleváramos abrochado un cinturón de seguridad invisible, y miramos a nuestros compañeros de viaje que hacen lo mismo que nosotros. Su presencia constituye nuestra razón de ser y nuestro consuelo, de modo que solo algunos tienen la valentía de bajarse en marcha para saber lo que significa vivir de verdad o simplemente de otra manera. La mañana del 5 de julio de 1941, el tren de Miguel Arquer se disponía a cobrar velocidad, y él no imaginaba que algún día se plantearía la posibilidad de saltar.» (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

El autor:

Fernando Garí (Barcelona, 1956) estudió Derecho por imposición paterna y se dedicó a la empresa familiar durante quince años, hasta que decidió dar una oportunidad a sus sueños y se licenció en Historia Contemporánea y Periodismo. Desde entonces, ha traducido a numerosos autores, entre ellos John Grisham y Robert Harris, para editoriales como Salamandra, Grijalbo o Plaza & Janés. Antes de lanzarse a escribir juzgó prudente completar el curso de Novela de la Escuela de Escritura del Ateneo de Barcelona.


Seis años de invierno es su primera novela. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela histórica que he disfrutado muchísimo. Me llegó gracias a Ediciones B, que me envió un ejemplar para su lectura y reseña, y he de decir que ha sido una de esas historias que disfrutas desde la primera página y que, pese a sus más de 500 páginas, se hacen cortas. Hoy os hablo de Seis años de invierno,  primera novela de Fernando Garí, que nos traslada hasta la Europa sumergida en plena II Guerra Mundial, y con una España recién salida de la Guerra Civil, donde algunos intentan recuperar aquello que era suyo y otros intentan conseguir todo aquello que anhelan y que envidiaban, aprovechando su situación con el nuevo régimen.

Seis años de invierno nos presenta a Miguel Arquer, un joven de Barcelona que se alista como voluntario con la División Azul con el ánimo de vengar la muerte de su padre a manos de los comunistas durante la Guerra Civil. Sin embargo, en su camino al frente ruso, Miguel descubre que todo aquello que esperaba encontrar no existe, por el contrario, se encuentra con la brutalidad del ejército alemán y las atrocidades de los nazis contra los judíos, aunque ya será demasiado tarde para echarse atrás. Mientras, en Barcelona, su madre, una mujer tan ambiciosa como seductora, retoma la relación con un antiguo amante para conseguir su antigua posición, y entre ambos trazarán un plan que puede arrebatar a Miguel la única ilusión que puede quedar cuando regrese del campo de batalla.



Como podréis imaginar, me fue imposible resistirme a la proposición de la editorial cuando me dio a conocer este título. Soy una auténtica apasionada de esta época, y esta lectura ha sido, de nuevo, un acierto. Seis años de invierno es la primera novela de Fernando Garí, pero lo cierto es que es un gran debut. Se centra en la historia de los personajes, y si bien hay algunos aspectos sobre los que me hubiera gustado ahondar un poco más, lo cierto es que en líneas generales el autor ha conseguido una novela que se lee bien, que nos adentra en los aspectos humanos de sus protagonistas, en sus deseos y frustraciones. Como suele ocurrir en estos libros, hay una gran diferencia entre los protagonistas y los antagonistas, aunque sí resulta original que, en este caso, una de las antagonistas sea la madre del protagonista, que resulta ser una mujer ambiciosa y sin escrúpulos que no duda en usar sus encantos para recuperar la posición social que perdió durante la guerra. En Seis años de invierno somos testigos de lo mejor y de lo peor del ser humano, de cómo es capaz del mayor de los sacrificios por ayudar a aquel que se encuentra en una situación desesperada; pero también vemos cómo es capaz de aprovecharse de la necesidad ajena, de apropiarse de aquello que no le pertenece solo por el mero hecho de satisfacer su envidia.

Escrita bajo un estilo directo, en Seis años de invierno Fernando Garí utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona es el encargado de transmitir a los lectores toda la información, tanto objetiva como subjetiva, que afecta a los personajes de la novela. Aunque la trama principal del libro se desarrolla bajo un hilo temporal lineal, encontramos analepsis o flashbacks a lo largo de toda la historia que nos proporcionan información necesaria para comprender porque las cosas se desarrollan como lo hacen en el presente. Con unas descripciones que nos permiten trasladarnos al frente ruso y casi escuchar el fuego de artillería, o entrar a los despachos donde se fraguan las más sucias traiciones, y unos diálogos bien resueltos por el autor, ágiles y donde los personajes toman el protagonismo, encontramos unas escenas vívidas que nos permiten asistir, junto a los personajes, a todo aquello que acontece en la historia.



En cuanto a los personajes, como he comentado antes, en este tipo de novelas solemos encontrar una línea muy marcada que separa a los buenos de los malos, aunque en este caso me ha gustado que los buenos no lo fueran tanto como para parecer tontos. El protagonista, Miguel Arquer, es un joven que, tras perder a su padre a manos de los comunistas durante la guerra, decide alistarse como voluntario de la División Azul, aunque no tarde en arrepentirse cuando es testigo de las atrocidades cometidas por el ejército alemán; esto le hará sufrir una evolución personal y que le resulte imposible quedarse quieto ante aquello que ve, aunque le traiga problemas. Al volver a España se encuentra con una madre que, únicamente llevada por su ambición, ha retomado su relación con un antiguo amante con el único objetivo de volver a poseer la posición social que perdió durante la guerra, aunque con ello, rompa todos los sueños de Miguel y sus posibilidades de recuperar aquello que es legítimamente suyo. Sin duda, es el de Alicia Arquer el personaje que más rechazo ha despertado en mí, y no porque sea la más malvada de toda la historia, ni mucho menos, sino por el hecho de que, siendo madre, se comporte como se comporta, y supongo que, cuando leáis la novela, estaréis de acuerdo conmigo. Y por supuesto, no puedo dejar de hablar de Jorge y de Laura, las dos personas que, de formas completamente diferentes, marcarán la vida de Miguel y también su destino, el primero intentando que Miguel desaparezca y la segunda convirtiéndose en su razón de vivir.




Llegados hasta aquí, no tengo más remedio que recomendar la lectura de Seis años de invierno, pues, en mi opinión, es una novela que vale mucho la pena conocer. Y por supuesto, seguirle la pista a Fernando Garí, del que espero que pronto tengamos nuevas noticias. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...