UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

sábado, 10 de octubre de 2020

Jaque al psicoanalista.- John Katzenbach

Reseña Jaque al psicoanalista.- John Katzenbach

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466664202
Formato: Papel

Sinopsis:

Han pasado cinco años desde que el doctor Starks acabó con la pesadilla que casi le cuesta la vida y que arrasó con todo lo que había sido hasta entonces, descubriéndole las facetas más oscuras del alma humana, también la suya.

Desde entonces, ha logrado reconstruir su vida profesional y vuelve a ejercer de psicoanalista instalado en Miami y atendiendo a adolescentes con graves problemas psicológicos y también a pacientes adinerados de la sociedad de Florida.

Sin embargo, una noche, cuando entra en su consulta, descubre tumbado en el diván a aquel al que había dado por muerto: Rumplestilskin ha vuelto y esta vez no busca acabar con él sino solicitar su ayuda. Por supuesto, no va a aceptar un no por respuesta. (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

El autor:

John Katzenbach es uno de los autores más importantes de novela negra en el mundo; muchas de sus novelas han sido adaptadas al cine y a la televisión. Posee también una larga trayectoria como periodista en temas judiciales. Después del éxito de su novela El psicoanalista (un millón de ejemplares vendidos), su secuela, Jaque al psicoanalista , va por el mismo camino con 150.000 ejemplares vendidos desde su publicación. Es autor, además, de las novelas La guerra de Hart, Al calor del verano, El hombre equivocado, Historia del loco, Juegos de ingenio, La Sombra, Juicio final, Retrato en sangre, Un final perfecto, El estudiante y Personas desconocidas. (Biografía extraída de: Megustaleer). 

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de la última novela que he leído de John Katzenbach, uno de los autores de thriller que más suelen gustarme pero que en esta ocasión ha supuesto una pequeña decepción para mí, sobre todo, tratándose de la secuela de su novela más conocida, El Psicoanalista (cuya reseña podéis leer aquí. Hoy os hablo de mis impresiones sobre Jaque al psicoanalista, la que hasta ahora era la última novela del autor publicada en nuestro país, y digo era porque este mes llega nuevo título a nuestras librerías y espero volver a leer al Katzenbach que tantas veces me ha conquistado. En esta ocasión nos reencontramos con el Doctor Starks, el carismático personaje que cinco años atrás estuvo a punto de perder la vida a manos de unos asesinos que destrozaron todo aquello que conocía y que ahora ha conseguido retomar su vida profesional en Miami. Agradezco a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

Jaque al psicoanalista nos traslada cinco años después de los sucesos que estuvieron a punto de costarle la vida al Doctor Starks y que arrasaron con todo aquello que conocía, descubriéndole la parte más oscura del ser humano, incluida la de sí mismo. Desde ese momento, Starks ha logrado reconstruir poco a poco su vida, restableciéndose otra vez como psicoanalista en Miami, donde atiende a adolescentes con graves problemas psicológicos y también a pacientes adinerados de la alta sociedad de Florida. Sin embargo, una noche, al entrar en su consulta, descubre tumbado en el diván a aquel que daba por muerto y que hizo saltar su vida por los aires. Sin embargo, esta vez no busca acabar con él, sino su ayuda. Rumplestiltskin necesita que Starks le ayude y por supuesto, no aceptará una negativa por respuesta.

 

Como os he comentado al principio de la reseña, John Katzenbach es uno de los autores que más me gusta en el thriller y con este libro la verdad es que me llevé una decepción; tenía puestas muchas expectativas porque era la secuela de El psicoanalista, todo un referente en la bibliografía del autor y además, la primera novela que leí de él, y lo cierto es que me resultó un libro carente de sentido, falto de argumento, me dio la sensación todo el tiempo de ir sin un objetivo claro, y la verdad es que es una pena que una oportunidad así no se haya aprovechado todo lo bien que se hubiera podido. La sensación que me quedó al finalizar la novela es que había sido un libro de trámite, una historia desarrollada con prisas y casi sin planificación, de esas que se publican porque hay que publicar algo y que al final creo que no benefician en nada al autor, aunque en realidad, tratándose de un autor consagrado como John Katzenbach, puede permitirse esto sin salir perjudicado. En esta ocasión, los lectores acompañamos al doctor Starks cinco años después de estar a punto de perder la vida, cuando está consiguiendo restablecer su vida profesional y de repente todo vuelve a empezar al aparecer de nuevo aquel que quiso arrebatarle la vida; sin embargo, ahora no vuelve para matarle, sino para pedirle ayuda. A partir de este momento, Starks se verá envuelto en una espiral de sucesos donde nada ni nadie será lo que parece y la verdad se estará sepultada bajo capas y capas de mentiras y secretos.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Jaque al psicoanalista John Katzenbach utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que transmite toda la información, tanto subjetiva como objetiva, que afecta a los personajes que aparecen en la novela. Siguiendo un hilo temporal lineal, aparecen analepsis o flashbacks que nos proporcionan información importante sobre hechos ocurridos en el pasado que tienen importancia para el presente de los personajes. Aunque en general las descripciones son buenas porque en todo momento se nota la maestría del autor, sí es cierto que en algunos momentos hay cierta sensación de descontrol a la hora de mostrar lo que rodea a los personajes y las situaciones a las que están sometidos, cierta sensación de desconcierto para el lector que no siente casi en ningún momento que entra del todo en el libro. Además, los diálogos, en ocasiones no se muestran naturales, hay una gran diferencia entre el desarrollo que recuerdo de lo que me transmitió El Psicoanalista de lo que he sentido al meterme en la lectura de Jaque al psicoanalista.


En cuanto a los personajes, personalmente me quedo con los nuevos que hacen su debut en esta novela, es decir, con Charlie, Roxy y la señora Heath, que me han parecido interesantes y que han conseguido interesarme en aquellas partes en las que aparecían, han conseguido que me los creyera y que llegara a disfrutar con sus tramas; sin embargo, en este caso no he conseguido llegar a disfrutar con la historia de Richard Starks porque no he logrado conectar, me ha dado la sensación de que iba dando tumbos, e incluso hay una parte de la novela que da la sensación de que no va a ningún a sitio, de que está dando vueltas sin parar. Yo tenía el recuerdo de la primera novela que había leído de John Katzenbach, que te mantiene en vilo hasta el final, que no puedes parar de leer y que tiene un protagonista que consigue transmitir al lector la sensación de angustia que vive en casa una de sus páginas, algo que pensé que reviviría en este libro y que solo en algunos momentos puntuales he logrado sentir.

 

Personalmente, Jaque al psicoanalista no ha sido una novela que me ha haya gustado especialmente, pero lo cierto es que John Katzenbach es ya un habitual de mi biblioteca, así que, en cuanto su nueva novela llegue a las bibliotecas, no dudaré en leerla. 





domingo, 27 de septiembre de 2020

El silencio de Clara Lyndon.- Elene Lizarralde

Reseña El silencio de Clara Lyndon.- Elene Lizarralde

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2019
ISBN: 9788466665384
Formato: Papel

Sinopsis

Un secreto al descubierto
Clara Lyndon vive en Bath, Inglaterra. Acaba de salir del hospital. Su nieta, que no se ha separado ella ni un solo momento, la ha oído hablar en un idioma que desconocía: el euskera. Ese descubrimiento provocará que le confiese toda la verdad sobre su vida y el país que la vio nacer.

Un pasado de gloria y dolor
Ella es Miren Arrúe, una joven vasca a la que ficharon en plena posguerra para jugar como raquetista profesional en los frontones que bullían de actividad, apuestas y negocio por toda España. Su talento la hizo dueña de su vida y la ayudó a enfrentarse con coraje a cada una de las difíciles decisiones que encontró en su camino.

Un amor más allá de los tiempos
En un Madrid que se recupera de la guerra, las chicas de la raqueta triunfan y descubren una ciudad llena de oportunidades. Miren vivirá un amor tan apasionado como peligroso, con consecuencias que cambiarán su destino y el de las mujeres que un día decidieron ser libres.

Una novela fascinante sobre la lealtad entre mujeres, los lazos familiares y la identidad, que nos descubre un capítulo desconocido de nuestra historia que merecía ser recuperado. (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

La autora:

Elene Lizarralde, presentadora, directora de programas y creadora de contenidos para televisión es además autora del blog hablemosdoctor.com. Gracias a su madre, supo de las raquetistas o pelotaris, las primeras mujeres deportistas profesionales que todavía hoy no han sido reconocidas como tales. Cautivada por su historia, las localizó y conoció cómo fueron sus vidas. El resultado de estas conversaciones y todo lo que la vida le ha enseñado dio lugar a El silencio de Clara Lyndon, su primera novela. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que leí hace un par de meses y que me gustó más de lo que a priori pensaba que lo haría. No quiero que entendáis mal esto, cuando la tuve en mis manos sabía que era una lectura que iba a disfrutar pero cuando la empecé vi que me conquistaba todavía más de lo que había pensado. Hoy os voy a contar mis impresiones sobre El silencio de Clara Lyndon de Elene Lizarralde, que nos sumerge en el mundo de las raquetistas profesionales de principios del siglo XX, que fueron las precursoras y las que abrieron camino a las deportistas femeninas profesionales de hoy. Quiero agradecer a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

Bath
El silencio de Clara Lyndon nos traslada a Bath, en Inglaterra, donde Clara Lyndon acaba de salir del hospital y su nieta, que no se ha separado de ella ni un momento, le confiesa que la ha oído hablar en un idioma desconocido para ella: el euskera. Este descubrimiento hará que Clara le confiese toda la verdad sobre su vida, que ha permanecido oculta durante décadas. Clara se llama en realidad Miren Arrúe y nació en Éibar; siendo todavía una niña fue fichada para jugar como raquetista en un frontón de Madrid y esto cambió para siempre su vida. Sin embargo, cuando un amor tan apasionado como peligroso se cruza en su vida, las consecuencias de sus decisiones harán que su futuro cambie para siempre.

Éibar

Como os he comentado al principio de la reseña, El silencio de Clara Lyndon me gustó más de lo que en principio pensé que lo haría, quizá porque el mundo en el que nos sumerge esta novela de Elene Lizarralde me hizo conocer más de cerca un mundo al que perteneció mi propia abuela materna, que fue raquetista de joven, por lo que muchas veces me descubría pensando en ella misma dentro de esos frontones o visualizando las giras que mi madre me ha contado y que he podido vivir de forma más real con la lectura de este libro. Conocemos a unas mujeres que, en realidad, no han sido reconocidas como lo que realmente fueron, pues en una época realmente complicada para ellas, donde no podían alzar la voz o pedir una libertad que les era negada por el simple hecho de nacer bajo una condición femenina, lucharon por ser reconocidas por ellas mismas y por su talento, fueron deportistas de élite por las que se apostaban grandes cantidades de dinero en los frontones, que eran centros deportivos y sociales, donde los hombres importantes de las ciudades acudían para ver eventos deportivos pero también para cerrar grandes negocios. En esta novela, la figura de Miren resume a la perfección cómo debieron sentirse aquellas jovencitas que, siendo prácticamente niñas se veían abocadas a un mundo que desconocían, donde se convertían en figuras del deporte, pero al mismo tiempo tenían que echarse, casi siempre la responsabilidad de su familia a la espalda; era una España que salía de una guerra descarnada, que seguía sangrando por heridas invisibles, y cuyas gentes luchaban por sobrevivir día a día.

 

Escrita bajo un hilo temporal lineal, en El silencio de Clara Lyndon Elene Lizarralde utiliza la figura de un narrador interno protagonista que se expresará en primera persona a través de las voces de Clara/Miren y de Máire, quienes serán las encargadas de contarnos su historia, por lo que la visión que tendremos los lectores a lo largo de toda la novela será subjetiva, pues toda la información nos llegará a través de los ojos de las protagonistas. La novela comienza in media res, cuando Clara es una mujer de edad avanzada que debido a un problema de salud se ve obligada a confesar a su nieta Máire quién es en realidad; por lo tanto, a lo largo de la lectura las analepsis o flashbacks serán constantes para que vayamos conociendo la historia de Clara cuando era Miren, desde que dejó su hogar para ir a Madrid para convertirse en una de las mejores raquetistas hasta que un amor apasionado y peligroso hace saltar todo por los aires. Las escenas tienen una buena visibilidad gracias a unas descripciones que nos permiten adentrarnos en los escenarios en los que se desarrolla la acción y unos diálogos bien llevados por la autora.


Santuario de Arrate

En cuanto a los personajes, hay dos claras protagonistas en El silencio de Clara Lyndon, Clara/ Miren y Máire, abuela y nieta que nos van desvelando la verdad de sus vidas. Máire es una joven universitaria que descubre que su abuela no es quien ella ha creído toda su vida, que la mujer que la ha criado desde que era una niña tiene un pasado que ha permanecido oculto durante décadas; y que por lo tanto hay una parte de ella misma que desconoce. Por esto, Clara no tiene más remedio, cuando Máire le escucha hablar en Euskera, confesarle que hace demasiados años que ella dejó de ser quien era en realidad para convertirse en otra persona, dejó de ser Miren para convertirse en Clara. Personalmente me ha llegado más el personaje de Clara/ Miren que el de Máire, porque me ha parecido más tierno pero al mismo tiempo más fuerte. Y creo que también debo mencionar a las raquetistas que van apareciendo a lo largo de la novela aunque sean personajes secundarios pero que añaden valor, que nos muestran ese mundo que a día de hoy no se conoce y que formó parte de un momento de nuestra historia que no fue nada fácil.


El silencio de Clara Lyndon es algo más que una novela histórica que nos cuenta una bonita historia, es un homenaje a unas mujeres que fueron valientes y que se merecen ocupar el lugar que les corresponde en la Historia.




domingo, 13 de septiembre de 2020

Las fuentes del silencio.- Ruta Sepetys

Reseña Las fuentes del silencio.- Ruta Sepetys

Editorial: Ediciones Maeva
Año de edición: 2020
ISBN: 978-84-17708-64-1
Formato: Papel

Sinopsis:

Desenterrar fragmentos del pasado puede ser doloroso, pero conocer nuestra historia nos ayudará a sanar las cicatrices.

En plena época del colaboracionismo con Estados Unidos, España recibe una multitud de turistas y empresarios extranjeros que llegan al país tras la reciente apertura económica. Entre ellos se encuentra el joven Daniel Matheson, hijo de un magnate del petróleo de Texas que llega a Madrid junto a sus padres. El destino de Daniel, que aspira a convertirse en fotoperiodista, se cruza con el de Ana, una doncella del hotel Castellana Hilton que proviene de una familia devastada por la Guerra Civil. Las fotografías de Daniel revelan el rostro oscuro de la posguerra, despiertan en él preguntas incómodas y lo condicionan a la hora de tomar decisiones difíciles para proteger a las personas que ama.Ruta Sepetys vuelve a poner el foco en uno de los rincones más oscuros  de  la  Historia  con  esta  novela  épica  sobre  el  miedo,  la identidad, los amores que no se olvidan y la voz oculta del silencio. (Sinopsis extraída de: Ediciones Maeva).

La autora:

Ruta Sepetys es una escritora de prestigio internacional y autora de superventas que han llegado a ser número uno en las listas de The New York Times y que se han publicado en más de sesenta países y cuarenta idiomas. Ha publicado novelas tan relevantes como Entre tonos de gris, El color de los sueños y Lágrimas en el mar, y sus libros se consideran una perfecta lectura crossover, ya que resultan igual de atractivos para adolescentes y adultos de todo el mundo.

Merecedora de la Carnegie Medal en 2017, sus novelas han resultado finalistas o ganadoras de más de cuarenta galardones, entre los que destacan los premios Goodreads e Indies Choice, y están incluidas en más de sesenta listas de premios literarios en Estados Unidos. Su novela Entre tonos de gris ha sido adaptada al cine, y otras novelas suyas están en proceso de desarrollo para convertirse en proyectos para la pequeña y la gran pantalla. Nacida en Michigan donde también se crio, actualmente vive con su familia en Nashville, Tennessee. La autora es una firme y apasionada defensora del poder de la Historia para fomentar el diálogo global y la conexión entre los países. (Biografía extraída de: Ediciones Maeva).

Mi reseña:

Hoy en el blog os hablo de la primera novela que leo Ruta Sepetys, Las fuentes del silencio, y desde ya os digo que no será la última, pues ha sido una lectura que me ha encantado y que he disfrutado muchísimo. Un libro que me ha emocionado y con el que me he transportado a una época en la que el miedo era el compañero de vida de muchísimos españoles, qué siguieron sufriendo las consecuencias de estar en el bando perdedor de una guerra fratricida que no entendió de perdón. Quiero agradecer a Ediciones Maeva el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

Hotel Castellana Hilton
Las fuentes del silencio nos traslada a Madrid en 1957, en plena época del colaboracionismo entre España y Estados Unidos. España recibe multitud de turistas y empresarios que llegan al país aprovechando la apertura económica. Entre ellos se encuentra el joven Daniel Matheson, hijo de un magnate del petróleo de Texas y que desea convertirse en fotoperiodista. En el hotel donde se aloja conoce a Ana Torres, que procede de una familia humilde que vivió el horror de la Guerra Civil. Poco a poco, los destinos de Ana y Daniel se van uniendo a través de las fotografías de este, que desvelan el lado oscuro de la guerra y despiertan en el joven preguntas incómodas.

 


Como os he comentado al principio de la reseña, este es el primer libro que leo de Ruta Sepetys, pero después de leer Las fuentes del silencio, repetiré seguro, pues me ha conquistado con esta historia. Soy una gran aficionada a las novelas históricas y si se ambientan en la época de la Guerra Civil o las Grandes Guerras, me suelen apasionar, y en este caso, la autora, nos traslada a la posguerra, al momento en el que España comienza su apertura económica al extranjero, a un colaboracionismo con Estados Unidos que le puede reportar volver a colocarse en el mundo, volver a vivir de cara al resto de países que hasta ese momento le habían dado la espalda totalmente. España seguía viviendo con casi veinte años de retraso, en un inmovilismo que siguió arrastrando hasta el final de la dictadura franquista, pero que en ese momento era aún mayor. Una pobreza extrema que se extendía entre su población, de la que solo se libraban los acólitos del régimen, que se habían enriquecido gracias a la desgracia ajena; un país que seguía desangrándose a través de unas grietas que parecían imposibles de cerrar, con sus gentes adheridas al terror de no saber si serían denunciadas por algo que no habían hecho, con unas autoridades que tenían pleno poder sobre la vida y la muerte. Era el contraste entre esos americanos que llegaban de un país libre, con su dinero, y con esa ingenuidad que a veces demuestran cuando creen que el sueño americano es posible, dentro y fuera de sus fronteras, sin pensar que ni siquiera ellos mismos lo viven.

 

Escrito bajo un estilo directo, en Las fuentes del silencio Ruta Sepetys utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que es el encargado de trasladar al lector toda la información que afecta a los personajes, tanto objetiva como subjetiva, proporcionando así una visión más global y objetiva de todo lo que acontece en la novela. Las fuentes del silencio mantiene un hilo temporal lineal a lo largo de todo la historia, aunque encontramos analepsis o flashbacks que nos proporcionan información esencial para comprender la situación actual de los personajes y acontecimientos que ocurrieron en su pasado y que han marcado sus vidas. También hacia el final encontraremos una prolepsis que nos llevará hacia adelante en el tiempo, aunque aquí no os revelaré más. Ruta Sepetys nos brinda una narración llena de visibilidad, que nos permite adentrarnos de lleno en una historia cargada de sentimientos, de dureza y de sensibilidad, gracias a unas escenas que viviremos al mismo tiempo que sus personajes, compuestas de unas descripciones que nos permiten adentrarnos en cada uno de los escenarios donde se desarrolla la acción junto a unos diálogos muy bien trabajados por la autora, donde los personajes adquieren el control y se nos dan a conocer. Cabe destacar que la autora nos proporciona una serie de documentos descalificados que ciertas autoridades americanas escribieron sobre la situación española durante la década de los cincuenta que resultan bastante esclarecedores.

 


En cuanto a los personajes, contamos con dos claros protagonistas: Daniel y Ana. El primero es un joven americano procedente de una adinerada familia texana que se ve abocado a seguir los pasos de su padre en el mundo del petróleo aunque su deseo es convertirse en fotoperiodista y por ello, llega a España acompañado de su cámara de fotos. Y será en el hotel donde se aloja junto a sus padres donde conoce a Ana, que trabaja como doncella y que intentará que la estancia de la familia sea lo más agradable posible. Aunque al principio Ana intenta evitar a Daniel, poco a poco su amistad comienza a crecer, así como el interés de Ana por las fotografías que Daniel va obteniendo en la capital. La presencia del joven americano será cada vez mayor en la vida de Ana, y esto le llevará a conocer a Rafa y Fuga, el hermano de Ana y el mejor amigo de éste, y así conocer los sueños y anhelos de ambos en un país que no permite soñar. Personalmente, creo que los personajes de Las fuentes del silencio son un acierto, están bien perfilados dentro de la novela, y consiguen que los lectores lleguemos a sentirlos y a empatizar con ellos, a creer en ellos.

 


Las fuentes del silencio me ha parecido una de esas novelas que lees casi sin darte cuenta, en las que entras y de las que ya no quieres salir porque te envuelve. Ruta Sepetys me ha ganado ya entre sus lectores. 















domingo, 6 de septiembre de 2020

El jardín de los espejos.- Pilar Ruiz


Reseña El jardín de los espejos.- Pilar Ruiz

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2020
ISBN: 9788417541088
Formato: Papel

Sinopsis:

El monte de forma cónica, diferente a todos los del valle, guarda un tesoro en su interior: las magnéticas pinturas rupestres de las cuevas de El Castillo, creadas por el ser humano hace 30.000 años, junto a los valles del río Pas entre montañas verdes, muy cerca de la cueva mítica de Altamira. Las leyendas que atraviesan estas montañas y a sus habitantes salen a la luz en El jardín de los espejos.

En la actualidad, Inés llega desde Madrid con el encargo de documentar una futura película sobre la vida y la obra de un artista maldito obsesionado con las pinturas rupestres de la zona. Se aloja en "El jardín del alemán", una casona rural cerrada durante los meses de invierno y, en su investigación, descubre sucesos insólitos, apariciones, rituales antiquísimos, brujas clarividentes, recuerdos perdidos y un cuadro sin firma.

En 1949, Amalia huye de su marido y de sí misma para habitar esa misma casa, su mundo se ha venido abajo y no sabe cómo reconstruirlo. La única manera de descubrir su camino es pintar un cuadro en el que aparece una mujer misteriosa, a la que nadie más ha visto.

Y en 1919, en la misma casa, la fotógrafa Elisa espera la vuelta de su amante, uno de los participantes en la primera exploración de las cuevas de El Castillo que ha desaparecido en la Gran Guerra. Mientras, sigue haciendo fotografías, lo único que ha impedido que caiga en la desesperación.

El jardín de los espejos es una historia que entrelaza muchas otras como en un juego de espejos enfrentados, un cuento de hadas y de brujas, una leyenda antigua recuperada del olvido, que por fin sale a la luz para vencer al tiempo y al silencio. (Sinopsis extraída de: Roca Editorial).

La autora:

Pilar Ruiz (Santander, 1969) es licenciada en Periodismo, máster en guion y diplomada en dirección cinematográfica. Desarrolla su carrera profesional en diversas disciplinas del medio audiovisual: guionista de cine y series de televisión (La señora, TVE). Como directora de cine, su largometraje Los nombres de Alicia (2005) obtuvo una nominación al Mejor Sonido en los premios Goya, la Mención especial del Jurado en el Festival de Málaga y el Premio especial del Jurado en el Festival de Miami. Es autora de El corazón del caimán y La danza de la serpiente (B). (Biografía extraída de Roca Editorial).


Mi reseña: 

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que acabo de terminar y que llegó esta misma semana a las librerías, aunque yo he tenido la oportunidad de leerla un poco antes gracias a la editorial. Hoy os cuento mis impresiones sobre El jardín de los espejos de Pilar Ruiz, autora que ya conocía tras haber leído su anterior novela La danza de la serpiente (cuya reseña podéis leer aquí) y que con este nuevo libro ha vuelto a conquistarme. En esta ocasión, nos sumergimos en una lectura que nos lleva a creer que el tiempo es como un espejo, que puede reflejarse y dejarnos ver más allá, dejar que nos asomemos a otros momentos donde quizás podamos ver que otras personas temen y huyen de cosas similares a aquello que nos atormenta a nosotros. Agradezco a Roca Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. 

El jardín de los espejos nos presenta a Inés, que se traslada desde Madrid hasta las cercanías del monte de El Castillo para documentar una futura película sobre un autor maldito desaparecido. Allí se aloja en “El jardín del alemán”, una casona rural que ha permanecido cerrada y donde descubre misterios ocultos y un cuadro desconocido. En 1949, en esa misma casona se alojó Amalia Valle, una mujer que huía de su pasado y de un hombre que se ha convertido en su mayor amenaza; con un mundo que se ha desmoronado a su alrededor, solo es capaz de empezar a recomponerlo pintando un cuadro de una mujer que nadie conoce. Y en 1919, en la misma casa, Elisa, una fotógrafa, huye de París y espera el regreso de su amante, uno de los participantes en la primera exploración de las cuevas de El Castillo y que ha desaparecido en la Gran Guerra; mientras espera, sigue haciendo fotografías, que es lo único que evita que caiga en la más absoluta desesperación.

Como ya os he comentado al principio de la reseña, esta es la segunda novela que leo de Pilar Ruiz y en ambas he disfrutado muchísimo. El jardín de los espejos es una de esas lecturas que nos lleva de la mano a través de varias historias, todas ellas con mujeres como protagonistas; mujeres que huyen de algo o necesitan encontrar algo, o simplemente necesitan encontrarse a sí mismas después de una vida donde no lo han tenido fácil. Tanto Inés como Amalia y Elisa tienen en común que las tres han soportado grandes sufrimientos en sus vidas, no lo han tenido fácil, y eso es lo que ha forjado a las mujeres que son en su presente, mujeres que saben lo que no quieren en sus vidas, que desean tomar las riendas de sus destinos sin que nadie les diga cómo deben vivir sus vidas. El jardín de los espejos, jugando con el realismo mágico, nos hace ver que, en las distintas épocas en las que el tiempo se refleja, el dolor, los miedos y los anhelos son los mismos, las tres mujeres buscan la seguridad y huyen del sufrimiento, aunque muchas veces sea imposible evitarlo. Pero también es una historia de magia, folklore y tradiciones que aunque muchos lo hayan intentado, siguen vivas, que han ido pasando de generación en generación.

Cueva El Castillo

Escrita bajo un estilo directo, en El jardín de los espejos Pilar Ruiz utiliza la figura de un narrador interno protagonista que se expresa a tres voces, en primera persona, a través de las tres mujeres protagonistas de esta historia: Inés, Amalia y Elisa. De esta manera obtenemos una visión subjetiva de cada una de las tramas que se van desarrollando, pues todo lo conoceremos a través de los ojos de las protagonistas, será su visión la que nos acompañará a lo largo de toda la lectura. La novela se desarrolla bajo un hilo temporal lineal aunque iremos descubriendo, gracias a las analepsis o flashbacks, acontecimientos ocurridos en su pasado que han marcado su presente. La novela se encuentra divida en capítulos que se centran en cada una de las protagonistas a través de los cuales iremos desentrañando su historia y los misterios que las envuelven. El jardín de los espejos está plagada de visibilidad, gracias a unas escenas que se componen de unas descripciones que nos permiten entrar de lleno en los escenarios donde transcurre la acción, acompañar a los personajes en cada una de las situaciones que les suceden, y a esto se unen unos diálogos bien llevados por parte de la autora, donde los personajes toman las riendas de las escenas dejándonos conocerlos de forma plena, para bien y para mal.


En cuanto a los personajes, en El jardín de los espejos encontramos tres claras protagonistas que, a pesar de tener muchos puntos en común, son tremendamente diferentes entre sí, y tienen formas distintas de enfrentarse a la adversidad. Inés, Amalia y Elisa, cada una a su forma y en su época, deben hacer frente a los distintos dramas que la vida les pone delante, pues ninguna de las tres lo han tenido fácil, ni siquiera en la infancia, pues las tres deben enfrentarse desde bien pequeñas al rechazo por parte de aquellas personas que, se supone, son quienes deben ser su mayor apoyo y protección. Imposible no sentir, al leer esta novela, atracción por el personaje de la Vijana, esa anciana que parece que lo conoce todo, y que sabe mirar más allá de lo que se ve a simple vista, en unión con la naturaleza. Y por supuesto, hay un protagonista silencioso que a lo largo de toda la novela es testigo de lo que acontece en la vida de nuestras protagonistas mientras habitan en “El jardín del alemán”, el monte de El Castillo, guardián de secretos y sabiduría ancestral que se convierte en el nexo de unión entre las tres mujeres.


El jardín de los espejos es una lectura de las que te absorben sin remedio, una de esas novelas que te meten dentro y de las que no sales hasta que no llegas a la última página.   




viernes, 28 de agosto de 2020

Devotio.- Massimiliano Colombo

Reseña Devotio.- Massimiliano Colombo

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466663106
Formato: Papel

Sinopsis:

Siglo III a. C. Roma está en plena ofensiva por el dominio del resto de los territorios de la península. Para frenar el avance de las huestes romanas, todos los pueblos, sammitas, umbrios, etruscos y galos forman una alianza contra ella para frenar sus avances.

En esos momentos difíciles, Fabio Máximo Ruliano y Publio Decio Mus se reparten el cometido de alcanzar la victoria. El primero tiene más experiencia y sabiduría que ningún otro; el segundo es el mejor brazo ejecutor que podría desearse al mando de las campañas. Juntos conseguirán lo que parecía imposible: imponerse desde los límites de la Galia hasta la punta sur de la península y conseguir que la República de Roma agrande su gloria. (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

El autor:

Massimiliano Colombo nació en Bérgamo en 1966 y en la actualidad vive en Como. Apasionado por la historia antigua y los temas militares, en 1988 sirvió en la Brigada de Paracaidistas Folgore-II, una experiencia que fortaleció su carácter y su gran admiración por aquellos que, en distintas épocas históricas, vistieron uniforme.

Colabora con varias revistas especializadas, italianas y extranjeras. Con La legión de los inmortales, su primera novela, se ganó el éxito de público y crítica afianzándose como una de las voces más interesantes del panorama europeo de la novela histórica. Han seguido El estandarte púrpura, Draco, la sombra del César, Centurio y Devotio. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una de esas novelas históricas que yo disfruto tanto, ambientada en una de las épocas que más suelo disfrutar, la Antigua Roma. Hoy os cuento mis impresiones sobre Devotio de Massimiliano Colombo, mi primera aproximación al autor, pero ya os puedo decir que no será la última. En esta novela nos vamos a encontrar con esos personajes para los que el honor está por encima de todo, su lealtad a Roma es su razón de vivir y estarán dispuestos a morir para defender unos ideales que han conocido desde la cuna, por y para los que han sido educados. Agradezco a Ediciones B el envío de un jemplar para su lectura y reseña.

 

Devotio nos traslada al siglo III a. C. cuando Roma se encuentra en plena ofensiva por el dominio del resto de los territorios de la península. Para frenar el avance de las huestes romanas, los diferentes pueblos samnitas se unen y forman una alianza. Será entonces cuando los cónsules Fabio Máximo Ruliano y Publio Decio Mure se reparten el cometido de alcanzar la victoria para Roma. Ambos unirán la experiencia y sabiduría del primero con la magistral ejecución al mando de las campañas del segundo, lo que llevará a la República de Roma a agrandar su gloria, aunque a veces esto conlleve un alto coste.



Como os he comentado al principio de la reseña, y los que me leéis de forma habitual ya sabéis, soy una gran aficionada a la novela histórica, y si está ambientada en Roma, me suele apasionar, así que en cuanto desde la editorial me ofrecieron la posibilidad de leer
Devotio, no lo dudé. Hasta ahora no había leído nada de Massimiliano Colombo, pero una vez he conocido su obra, reconozco que me ha parecido un magnifico narrador sobre Roma, demostrando que es capaz de llevar al lector hasta el mismo centro de las huestes romanas para que sienta lo mismo que esos hombres que no dudan en llevar al máximo conceptos como el honor y la lealtad. Pero no vamos a entrar solo entre las huestes romanas, pues Devotio también nos lleva al otro lado, a entrar entre los pueblos samnitas, a conocer los entresijos que les llevan a tejer alianzas que se mantienen por poco, ver cómo recelan entre ellos y solo se unen para enfrentar a un enemigo común que es mucho mayor que ellos. Massimiliano Colombo nos muestra un mundo que hoy por hoy no podemos concebir: el del honor por encima del individuo, el de la palabra dada como máximo compromiso; pero también el de los hombres educados desde la cuna con la conciencia de que puede llegar el momento de tener que sacrificar su vida por el bien máximo que es Roma, y que está por encima de todo lo demás, incluida la familia.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Devotio Massimiliano Colombo utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, será el encargado de proporcionar toda la información que afecta a los personajes que aparecen en la novela, proporcionando una visión más objetiva de todo lo que va aconteciendo. Siguiendo un hilo temporal lineal, encontraremos algunas analepsis o flashbacks a lo largo de la lectura, pero los saltos temporales no serán muy numerosos, aunque iremos siguiendo dos tramas paralelas que sucederán al mismo tiempo, una dentro de las huestes romanas y la otra dentro de las huestes samnitas. Devotio es una novela con unas escenas cargadas de visibilidad, que se componen de unas descripciones que permiten a los lectores entrar de lleno en cada uno de los escenarios donde transcurre la acción, sentir la adrenalina que se adueña de los personajes en el momento previo de la batalla, la incertidumbre que sienten cuando estrategias no surten el resultado deseado; a ello se unen unos diálogos bien llevados por el autor, donde el narrador desaparece para dejar su sitio a los personajes, y de esa forma, ser ellos mismos los que se den a conocer al lector, dejen fluir sus miedos, sus debilidades o sus fortalezas.


Muerte de Publio Decio Mus
En cuanto a los personajes, Devotio nos presenta a dos cónsules que, a pesar de sus diferencias, encuentran el equilibrio para defender aquello que ellos más aman: Roma. Fabio Máximo Ruliano y Publio Decio Mure representan los principios que rigen la República de Roma: honor, lealtad y sacrificio. Para Roma nunca nada es suficiente con tal de aumentar su grandeza y sus hombres, desde que nacen, lo sienten así. Dispuestos a sacrificar sus vidas, cuando la amenaza samnita se vuelve más grande que nunca, los dos cónsules no dudarán en ponerse al frente de sus legiones para mantener la integridad de la República. Y entre los miles de hombres que componen las huestes conocemos a Mamerco, un joven dispuesto a sacrificarlo todo por llevar a Roma a la victoria, algo que pronto descubrirá Mure, quien le propondrá una misión muy peligrosa pero que podrá inclinar la balanza a favor de Roma. Sin embargo, no podemos hablar de Devotio sin hablar de los personajes samnitas, pues también los conoceremos y seremos testigos de sus inquietudes, de sus alianzas y de sus traiciones. Conocemos a Thucer, hijo de uno de los gobernantes samnitas, que deberá luchar por lo que es suyo, o Larth, un comandante etrusco que se desvela como un verdadero superviviente dentro de las intrigas.



Devotio
es una de esas novelas con las vuelves a Roma, vuelves a sentir el magnetismo de esa grandiosa urbe que una vez dominó el mundo. Y Massimiliano Colombo nos permite acompañar a sus soldados, a ser testigos de sus conquistas. 




miércoles, 19 de agosto de 2020

Los huesos del invierno.- Daniel Woodrell

Reseña Los huesos del invierno.- Daniel Woodrell

Editorial: Alba Editorial
Año de edición: 2013
ISBN: 97884-84288039
Formato: Papel

Sinopsis:

«Todos los días hay que estar preparado para morir... Solo así puedes salvarte»: quien pronuncia estas palabras, drogado hasta arriba, es un tipo sin una oreja y con una gran cicatriz llamado Lágrimas. Su sobrina, Ree Dolly, anda bucando a su padre, que ha desaparecido estando en libertad condicional: si no lo encuentra antes de treinta días, la ley le quitará la casa. Ree tiene dieciséis años, una madre enferma y dos hermanos pequeños: es el sostén de la familia y hará lo que sea para evitar el desahucio. Lo más bonito que tiene es una escopeta.

Daniel Woodrell acuñó la expresión country noir para referirse a sus novelas, ambientadas en las montañas de Ozark, en Missouri frontera con Arkansas. En efecto, si tomamos el paisaje, el sentimiento y los personajes de una canción country y situamos ahí una trama criminal en torno a la producción de metanfetamina, tenemos Los huesos del invierno (Winter's Bone), base de la película de culto que en 2010 ganó el Festival de Sundance. Bíblica, tremenda, iniciática, tierna y heroica, con un siniestro sentido de la solidaridad familiar y una heroína de antología, ésta es una novela negra de altos vuelos. (Sinopsis extraída de: Alba Editorial). 

El autor:

Daniel Woodrell nació en 1953 en Springfield (Missouri), en las montañas de la meseta de Ozark, donde están ambientadas la mayoría de sus novelas. A los veintisiete obtuvo un título en el Writers’ Workshop de Iowa y disfrutó un año de una beca Michener. En 1986 publicó su primera novela, Under the Bright Lights, a la que siguió Woe to Live On (1987), adaptada al cine por Ang Lee con el título de Cabalga con el diablo (1999). En 1996 acuñó la expresión country noir para referirse a su novela Give Us a Kiss. Con Tomato Road ganó el premio PEN West de ficción de 1999.Los huesos del invierno (Winter’s Bone, 2006) fue llevada al cine en 2010 por Debra Granik y la película obtuvo el primer premio del Festival de Sundance. (Biografía extraída de: Alba Editorial).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela negra que consigue meternos de lleno en un ambiente asfixiante, que nos sumerge en la misma desesperación que va sumergiendo a su joven protagonista, quien poco a poco va sintiendo que sus posibilidades se van reduciendo, que sus salidas se van cerrando y sin embargo sabe que no puede dejar a su familia en la estacada. Hoy os hablo de Los huesos del invierno de Daniel Woodrell, autor que acuñó la expresión country noir para referirse a sus novelas, ambientadas en las montañas de Ozark, en la frontera de Missouri con Arkansas. Y aquí tenemos una de esas novelas con unos personajes desesperados y cansados, pero que aun así lucharán por lo que es suyo. Agradezco a Alba Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. 


Los huesos del invierno nos presenta a Ree Dolly, una adolescente que se embarca en la búsqueda de su padre, desaparecido desde hace meses, para poder conservar la casa familiar, donde vive junto a su madre, enferma mental y sus dos hermanos menores. Para ello acudirá a su familia, como su tío Lágrimas, quien le advierte que se mantenga lejos del resto de su familia, cuyos negocios poco legítimos los convierten en gente nada recomendable. Sin embargo, la joven Ree no está dispuesta a quedarse sin nada, y debe aprovechar al máximo los treinta días con los que cuenta para encontrar a su padre; por eso, no dudará en llamar a las puertas que sea necesario, sea cual sea el precio que deba pagar.



Esta es la primera novela que leo de Daniel Woodrell y también el primer acercamiento al llamado country noir, y la verdad es que me ha parecido un verdadero descubrimiento, ya que me sumergí de lleno en su atmósfera gris, que te va oprimiendo poco a poco y que cuando te das cuenta, tienes la misma sensación de no poder escapar que se va apoderando de la joven Ree. Los huesos del invierno es una de esas lecturas que nos habla de la desesperanza, de la pérdida de la inocencia cuando todavía se tiene edad para creer que la vida tendría que estar compuesta de sueños; de jóvenes que contienen espíritus viejos porque ya han vivido demasiado. Pero también nos habla de la valentía que, en ocasiones, roza la inconsciencia, una huida hacia adelante cuando esa es la única salida que queda. Ree es una adolescente que se ha visto obligada a crecer deprisa, con un padre que no ha hecho más que salir y entrar de la cárcel y una madre enferma mental, debe hacerse cargo de sus hermanos pequeños y lo que más desea es que tanto ella como los pequeños puedan abandonar ese círculo vicioso al que parece condenada toda su familia, rodeada de metanfetamina y armas. Los huesos del invierno también es un acto de rebeldía ante lo que el destino parece empeñado en ponernos en nuestro camino. Y por supuesto, es una crítica social a ese sistema americano en el que mal viven millones de personas, en el que se nos muestra que la realidad americana va más allá de esas magníficas urbanizaciones de casas iguales con un césped maravilloso y la bicicleta en la puerta. La realidad es gris, es madera que se pudre en casas que se dejan caer.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Los huesos del invierno Daniel Woodrell utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que será el encargado de proporcionar a los lectores toda la información que afecta a los personajes que aparecen en la novela, tanto subjetiva como objetiva. Escrita siguiendo un hilo temporal lineal, encontramos algunas analepsis o flashbacks que nos proporcionan información importante sobre el pasado de los personajes. Encontramos escenas llenas de visibilidad, con unas descripciones que nos van a permitir entrar de lleno en cada uno de los escenarios en los que se desarrolla la acción, sintiendo el paisaje desolador del invierno de las montañas de Ozark, la dejadez de esas casas de principios de siglo XX que sus dueños no han tenido demasiado empeño en conservar en buen estado, o ese ambiente asfixiante que rodea a toda la familia de Ree; a esto se unen unos diálogos bien llevados por el autor, donde los personajes toman el control y el narrador desaparece, y así es como conocemos de verdad cómo son, cómo piensan. Seremos testigos de diálogos secos, rudos, donde ningún personaje dará ocasión al sentimentalismo o la ternura, lo que dará lugar a escenas cargadas de rudeza.



En cuanto a los personajes, encontramos una clara protagonista en Ree Dolly, una adolescente de dieciséis años que se encuentra de repente sumergida en la búsqueda de su padre, desaparecido estando en libertad condicional, para no perder su casa. Ree es el único sostén de su familia, una madre enferma mental y dos niños más pequeños. Para encontrar a su padre no dudará en acudir a su familia, los Dolly, que no tienen precisamente buena fama en la zona, y que no desean atraer las miradas sobre ellos. El personaje de Ree es realmente atractivo, pues nos muestra a esa niña obligada a crecer de forma prematura por culpa de las circunstancias de su vida, por las decisiones que han tomado los adultos que la rodean. Una niña que debe tomar las riendas no solo de su vida, sino también de las de su familia y a la que no le tiembla el pulso cuando debe luchar por aquello que sabe que le pertenece. Personalmente me ha parecido turbadora toda la familia Dolly, el ambiente que les rodea, la marginalidad en la que se mueven y que ninguno de ellos haga un solo esfuerzo por abandonarla, ese conformismo por quedarse en el lugar en el que la vida te puso, sin ambición, sin preguntarse si podía haber algo más. Ree cuenta con una amiga incondicional en la figura de Gail, que, a pesar de ser muy distinta a ella, la apoya en cada paso que da.


Los huesos del invierno es una de esas novelas cuya lectura no es para pasar el rato. Es corta pero intensa, deja un regusto amargo al terminarla, porque sabes que es real, una verdad que se queda en el lector. Una novela a la que vale la pena acercarse, aunque no sea cómoda.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...