UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

lunes, 2 de agosto de 2021

La rosa de Hereford.- Brenna Watson

Reseña La rosa de Hereford.- Brenna Watson

Editorial: Vergara
Año de edición: 2021
ISBN: 9788418045646
Formato: Papel

Sinopsis:

En plena campaña contra Napoleón y tras la muerte de su hermano, Nicholas Hancock abandona el ejército para convertirse en el nuevo conde de Sedgwick. Con él trae una promesa que se verá forzado a romper cuando la joven Madeleine Radford se cruce en su camino. Obligado a contraer matrimonio con ella para evitar un escándalo, Nicholas decide desterrarla a su propiedad más modesta y alejada de Londres.

Once años después, tras coincidir en una fiesta, el rey expresará su deseo de conocer a su esposa Madeleine, y Nicholas no tendrá más remedio que volver a buscarla. Pero la mujer que encontrará en Hereford ya no es la joven asustada y tímida que dejó atrás. Ni aquella humilde propiedad es la misma que él le legó.

¿Puede el amor nacer entre las cenizas del rencor? ¿Y el tiempo curar las heridas del despecho? Nicholas y Madeleine tendrán que enfrentarse a su pasado para descubrirlo. (Sinopsis extraída de: penguinlibros).

La autora:

Brenna Watson, licenciada en Historia y con estudios de Filología y Derecho, ha pasado los últimos quince años leyendo y corrigiendo novelas de otros autores, hasta que decidió sentarse frente al ordenador y escribir su propia historia.

Ha publicado pequeños ensayos sobre materias diversas, además de reseñas y entrevistas, en varios medios. Es una gran aficionada a la lectura y a las series de televisión estadounidenses, y le encanta comprarse zapatos. Vive en un rancho en las montañas junto a su marido, sus dos perros y tres gatos.

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unas semanas y que me ha encantado, como las anteriores que había leído de la autora. Hoy os cuento mis impresiones sobre La rosa de Hereford de Brenna Watson, una preciosa historia que nos traslada hasta la Inglaterra del s. XIX, donde las convenciones sociales priman por encima de todo, y pese a ello, Madeleine Radford será capaz de enfrentarse a todo y a todos para lograr todo aquello que se proponga. Agradezco a Vergara el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

La rosa de Hereford nos traslada a Inglaterra, a principios del s. XIX. El joven Nicholas Hancock debe abandonar el ejército para convertirse en el nuevo conde de Sedgwick. Pero también trae consigo una promesa que se verá obligado a romper cuando se cruce en su camino la joven Madeleine Radford y deba contraer matrimonio con ella para evitar un escándalo. Por eso, Nicholas decide desterrar a Madeleine a Hereford, su propiedad más modesta y alejada de Londres. Once años después y a petición del propio rey, Nicholas no tendrá más remedio que reclamar a su esposa e ir a buscarla a Hereford, pero la mujer que encontrará allí ya no será la joven asustada y tímida que dejó, ni la humilde propiedad que él le legó será la misma.




Como os he comentado al principio de la reseña, he disfrutado muchísimo con esta novela, al igual que ya lo había hecho con las anteriores de Brenna Watson (cuyas reseñas podéis leer aquí). Aunque no suelo moverme mucho en el género de la novela romántica, no sé qué tienen las novelas de esta autora que me enganchan de principio a fin; poseen una trama bien hilada, que hace que te metas de lleno en la historia y no quieras despegarte de sus páginas hasta llegar al final. La rosa de Hereford nos adentra en la alta sociedad inglesa, en medio de sus matrimonios concertados de antemano, en sus fiestas y su necesidad de mantener el buen nombre familiar, y en el centro de todo ello, Madeleine, una joven que se ve envuelta en un matrimonio que se realiza para evitar un escándalo y desterrada a la finca más alejada de Londres que posee su recién estrenado esposo. Pero lejos de amedrentarse, Madeleine se repondrá y decidirá sacar adelante el que será su nuevo hogar y con él a todas las personas que dependen de su buen funcionamiento. Cuando once años después, Nicholas se vea obligado a volver a por ella por petición expresa del rey, no reconocerá ni a Madeleine ni a su propiedad. La rosa de Hereford no es solo una historia de amor, es una historia de superación, de una mujer que se sobrepone a la desgracia que le viene impuesta y demuestra que tiene una enorme valía como ser humano ante una sociedad que ningunea a las mujeres, presuponiendo que, por la sola condición de nacer bajo sexo femenino se es menos válida e inteligente.

 

Escrita bajo un estilo directo, en La rosa de Hereford Brenna Watson utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de transmitir al lector toda la información que afecta a los personajes, tanto subjetiva como objetiva, proporcionando así una visión global de todo lo que ocurre a lo largo de la historia. Manteniendo un hilo temporal lineal, encontramos dos líneas temporales en la historia, la que ocurre cuando se conocen Madeleine y Nicholas, y otra que sucede once años después, cuando ambos se reencuentran. Con unas descripciones que nos permiten adentrarnos en Blackrose Manor, ser testigos de cómo va cambiando la propiedad gracias al tesón de Madeleine y acompañarla en cada uno de sus periplos tras los muros de esa propiedad que acaba convirtiéndose en todo su mundo, ver cómo la joven deja atrás a la niña que llega a Hereford para convertirse en una mujer segura de sí misma; a esto se unen unos diálogos bien llevados por la autora, que nos permiten conocer perfectamente a cada uno de los personajes, saber cómo piensan y como sienten. Todo ello consigue una gran visibilidad en toda la novela.



En cuanto a los personajes, he de decir que, personalmente, me ha encantado la evolución de Madeleine, a la que conocemos siendo una jovencita apocada, a la que todo le da miedo, que piensa que no puede enfrentarse a nada ni a nadie y que tiene merecido todo lo que le ocurre; sin embargo, su estancia en Blackrose Manor le irá abriendo los ojos y le hará ver que es más valiente de lo que cree, que ella sola puede conseguir todo lo que se proponga y sacar adelante una propiedad que está abandonada por Nicholas desde hace años y de esa situación se están aprovechando los guardeses de la finca. Al lado de Madeleine, Nicholas se queda algo más rezagado en su evolución, su vida se queda más estancada en fiestas y amantes diferentes a lo largo de los años que permanecen separados, mientras Madeleine se convierte en una mujer independiente y fuerte, Nicholas sigue anclado en el rencor y en los malos pensamientos hacia la que es su esposa. La culpa por haber tenido que romper una promesa que hizo en el pasado, y tanto tiempo después no se plantea que las cosas pudieron ser de otra forma. También he de destacar a los personajes que irán apareciendo en la vida de Madeleine en Blackrose Manor y que poco a poco se convertirán en su nueva familia, consiguiendo que no se sienta sola en un lugar que, a priori, debía convertirse en una cárcel para ella.




Sin duda, estoy deseando encontrarme de nuevo con una historia de Brenna Watson, consigue que me meta de lleno en sus novelas y que no quiera salir. La rosa de Hereford es uno de esos libros que no puedes soltar hasta que no llegas a la última página.




sábado, 10 de julio de 2021

La terrible música de los cristales rotos.- Javier Lacomba Tamarit

Reseña La terrible música de los cristales rotos.- Javier Lacomba Tamarit

Editorial: Ediciones Babylon
Año de edición: 2021
ISBN: 978-84-18612-00-8
Formato: Papel

Sinopsis:

En un tablero que se extiende desde el casco antiguo de Valencia hasta el Festival de Cine de San Sebastián, Laura Olmos, psicóloga con profundas cicatrices emocionales marcada por la atracción que siente hacia un delincuente vasco acusado de colaborar con ETA, y el «Adversario», un asesino en serie cuyo método es persuadir a sus víctimas de que no vale la pena seguir viviendo, se enfrentarán sin piedad en una partida en la que están en juego vidas inocentes y donde el resultado no puede quedar en tablas. Porque para el «Adversario» Laura no es una víctima más en su macabro y caprichoso recuento… Esta vez es personal. 

Tras mantener a cientos de lectores en vilo con El cuarto disparo, Javier Lacomba Tamarit regresa con su segunda novela, una historia que te atrapará hasta las últimas y sorprendentes páginas. (Sinopsis extraída de: Ediciones Babylon).

El autor:

Javier Lacomba Tamarit ejerce como abogado especializado en derecho literario y propiedad intelectual, como mediador y como gerente de la PYME Glaspol Composites S.L., empresa distribuidora de productos químicos. También es crítico de cine en la web ElMulticine.com, conferenciante y profesor de talleres de derecho literario en Fuentetaja y el Museo L´Iber, y, por increíble que pueda parecer, instructor certificado de Zumba®.

Como escritor ha publicado relatos en la revista Calabazas en el trastero, editada por la editorial Saco de Huesos, y en numerosos libros de la Generación Bibliocafé, iniciativa literaria capitaneada por Mauro Guillén y nacida al calor de la librería Bibliocafé, de José Luis Rodríguez Nuñez. También ha visto la luz su relato El Altar de Nieve,  publicado por la Editorial Evohé en la antología Niebla y Sangre; La aventura de la aldea lluviosa, publicado por Pulpture ediciones como nº 25 de sus Historias Cortas de Intensa Ficción en su especial de Sherlock Holmes; La verdad prevalece, publicado por Editorial Vinatea en la antología Treinta hombres fascinantes en la historia de Valencia, y La última diosa, incluido en la antología De amor y guerra, publicada por Ediciones Babylon.

El Cuarto Disparo es su primera novela extensa. (Biografía extraída de: Ediciones Babylon).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog una reseña especial, ya que el autor de esta novela es un amigo y me hace especial ilusión poder hablaros de ella, aunque también os advierto que esto no influye en la opinión que os doy, pues no le haría ningún favor a él como autor y no podría perdonarme no ser honesta con vosotros. Hoy os cuento mis impresiones sobre La terrible música de los cristales rotos de Javier Lacomba Tamarit, un thriller que nos lleva de Valencia a San Sebastián a través de una persecución entre una psicóloga y un asesino obsesionado con ella, y la carrera contrarreloj que se establecerá entre ambos. Esta es la segunda novela que leo de Javier, tras El cuarto disparo (cuya reseña podéis leer aquí) y de nuevo ha vuelto a meterme de lleno en una historia absorbente y llena de giros inesperados que no te dejan soltar el libro hasta el final.

 

La terrible música de los cristales rotos nos presenta a Laura Olmos, una psicóloga que arrastra profundas cicatrices emocionales y que trabaja como mediadora en San Sebastián. De repente tendrá que volver a su Valencia natal por la acusación que pesa sobre su madre tras el incendio que ha sufrido el bloque de viviendas en el que reside. Poco a poco irá haciendo su aparición en la vida de Laura el Adversario, un asesino en serie cuyo método consiste en convencer a sus víctimas que ya no vale la pena seguir viviendo. Y las personas marcadas para terminar con su vida tienen que ver con Laura, por lo que no es algo casual, es personal, y la psicóloga deberá poner todo su empeño en parar el macabro plan que ya está en marcha, contando con la ayuda de Iñaki, un ex presidario vasco acusado de colaborar con ETA.




La verdad es que la lectura de La terrible música de los cristales rotos ha estado llena de sorpresas, de giros que iban consiguiendo que el interés no decayera en ningún momento. Javier Lacomba Tamarit va construyendo una trama inteligente que se va armando poco a poco, sobre unos personajes atormentados por su pasado, que no les deja ser felices del todo. Laura, la protagonista, no termina de encontrar su lugar, trabaja como mediadora judicial, intentando que los problemas se soluciones por la vía de la mediación antes de llegar a la judicial, pero no es algo que se le dé especialmente bien; la relación con su madre tampoco es precisamente la mejor, pues la inestabilidad mental de esta última, que la ha marcado desde niña, la ha llevado a una huida hacia delante que la ha llevado hasta San Sebastián, donde reside en el momento del inicio de la trama, donde trabaja y donde todo se inicia. Nos adentramos en los oscuros motivos que llevan a alguien a urdir una venganza sin el menor atisbo de sentimiento de culpabilidad al arrasar con vidas inocentes para llevarla a cabo, la ambición sin límites y la falta de escrúpulos.

 

Escrita bajo un estilo directo, en La terrible música de los cristales rotos Javier Lacomba Tamarit utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de proporcionar a los lectores toda la información, tanto subjetiva como objetiva que afecta a los personajes de la novela. Manteniendo un hilo temporal lineal a lo largo de toda la novela, que transcurre en un futuro cercano, encontramos pocas analepsis o flashbacks que nos revelan información sobre el pasado de la vida de algunos de los personajes. Con unas escenas que mantienen una muy buena visibilidad, nos adentramos en unos escenarios que nos permiten vivir junto a los personajes cada una de las situaciones por las que van pasando a lo largo de la novela, pasear por las calles de Valencia y de San Sebastián sintiendo el acecho del asesino y el desasosiego de Laura o la desesperación de Iñaki. Además, vemos unos diálogos bien desarrollados, que nos permiten conocer mejor a cada uno de los personajes, saber cómo son. Me ha gustado mucho encontrar giros inesperados a lo largo de toda la novela, sorpresas que hacían que mi interés no decayera en ningún momento, que me han llevado hasta un final sorprendente pero no por ello inesperado.




En cuanto a los personajes, he de reconocer que, en ocasiones tanto Laura como Iñaki me han puesto un poco de los nervios, por culpa de ese orgullo mal entendido que les lleva a no hablar entre ellos de todo lo que les separa. Como he comentado antes, Laura, que arrastra muchas cicatrices emocionales, no termina de encontrar su lugar, parece que muchas veces se mueve por inercia, sin preguntarse si realmente su vida le llena o solo se deja llevar. Por otra parte encontramos a Iñaki, que acaba de recuperar su libertar tras ser condenado por un delito relacionado con la colaboración con ETA, y necesita recuperar su vida, aunque no puede perder de vista que desea vengarse de aquellos que le arrebataron todo lo que era suyo y le llevaron a cumplir condena. Personalmente, he de reconocer que el personaje de Sara, la mejor amiga de Laura, me ha conquistado; esta abogada donostiarra alocada y llena de energía me ha parecido una maravilla, el contrapunto perfecto al personaje de Laura, que es más serio y no se deja tanto llevar. Creo que sería una protagonista maravillosa para otra novela, daría muchísimo juego (ahí lo dejo, por si acaso). Y también quiero comentaros, sin desvelaros mucho, que el personaje de Mª Carmen, la madre de Laura, también os sorprenderá mucho a lo largo de la novela.




La terrible música de los cristales rotos es una de esas novelas que te hacen disfrutar de la lectura, de las que no puedes salir una vez dentro. Javier Lacomba Tamarit es un escritor que crea tramas inteligentes de las que llevan al lector a querer averiguar más.




 



sábado, 26 de junio de 2021

La vida en un minuto.- José Antonio Lucero

Reseña La vida en un minuto.- José Antonio Lucero

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2021
ISBN: 9788466667913
Formato: Papel

Sinopsis:

Cualquier vida puede cambiar en un minuto

En el invierno de 1943, Madrid se despereza entre las ruinas de la guerra. En los suburbios de la ciudad, Daniel esconde su verdadera identidad y, con ella, su pasado en el conflicto. En el otro Madrid, el de los cafés de tertulia y los escaparates de la calle Serrano, Julita empieza estudiar letras en la universidad y siente la necesidad de separarse del futuro que su familia siempre había prefijado para ella.

El minuto que tardan dos trenes en chocar

Unidos por la fuerza del destino, los dos jóvenes coincidirán en un largo viaje en el expreso desde Madrid hasta La Coruña, huyendo de lo que otros han planeado para ellos. Allí se conocerán y verán nacer su complicidad, sin saber que el tren está abocado a una catástrofe que cambiará sus vidas para siempre.

El minuto que tardan dos miradas en cruzarse

La vida en un minuto rescata un episodio tristemente desconocido de la posguerra, la tragedia de un choque ferroviario que se saldó con cientos de víctimas y que fue silenciado por la prensa del régimen franquista. Lo hace para mostrarnos que el amor y la vida, a veces, pueden nacer entre los escombros. (Sinopsis extraída de: Penguin Libros). 

El autor:

José Antonio Lucero (Rota, 1988) es profesor de Ciencias Sociales y Lengua y Literatura en Educación Secundaria. Licenciado en Historia y Máster en Escritura por la Universidad de Sevilla, colabora con varios medios digitales como blogger y youtuber desde su canal La cuna de Halicarnaso, uno de los canales sobre historia y docencia de habla hispana más seguidos en todo el mundo. En 2018 fue finalista del XXIII Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla. La vida en un minuto supone su debut literario. (Biografía extraída de: Penguin Libros). 

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unas semanas y que, realmente, me ha encantado. Ha sido una lectura preciosa que, además, me ha permitido conocer uno de los episodios trágicos más desconocidos que han tenido lugar en nuestro país, un accidente ferroviario en el que aún, a día de hoy, se desconoce el número exacto de víctimas mortales y heridos y que prácticamente fue silenciado por las autoridades de la época. Hoy os hablo de La vida en un minuto de José Antonio Lucero, que supone su debut literario. Agradezco a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

La vida en un minuto nos presenta a Daniel, quien se esconde bajo una identidad falsa en las zonas más recónditas del Madrid de 1943, intentando que su pasado durante el conflicto no salga a la luz. En el otro Madrid, en el que parece ya recuperado de las heridas de la guerra es donde vive Julita, una joven que no se conforma con lo que la vida parece tener preparado para ella; acaba de comenzar sus estudios de letras y siente la necesidad de alejarse de lo que su familia había elegido. Sin embargo, el futuro de ambos se unirá en un largo viaje a bordo del expreso que une Madrid con Galicia, donde se conocerán y verán nacer una complicidad sin saber que están destinados a vivir una de las mayores catástrofes que cambiará sus vidas para siempre.



Como os he comentado al principio de la reseña, La vida en un minuto ha sido un verdadero descubrimiento, una de esas lecturas que, aunque ya de antemano sabes que te van a gustar, la realidad es que cuando las acabas te das cuenta de que te han encantado, de que no has podido soltar el libro hasta que no has llegado al final, que necesitabas saber qué iba a ser lo próximo que iba a ocurrir. José Antonio Lucero ha construido una historia preciosa sin caer en los sentimentalismos, con dos hilos temporales que nos proporcionan la visión global de toda la historia. Nos adentramos en unas vidas que son completamente distintas pues, a priori Daniel y Julita pertenecen a dos mundos que no se mezclan, que viven realidades diferentes, todavía más después de haber terminado la Guerra Civil, pues mientras Daniel se mueve en los suburbios de un Madrid que aun muestras muy visibles las cicatrices del conflicto, donde el hambre y la desesperación están a la orden del día, Julita pertenece a esa parte de la ciudad que ha vivido la guerra sin estar al pie de trinchera, sin tener que pensar en qué llevará a la mesa ese día, y que por supuesto no ha sentido las garras de la posguerra atenazarle la garganta. Y sin embargo, esas dos vidas tan dispares se verán frente a frente en un tren destinado a protagonizar una de las mayores tragedias ferroviarias de nuestra historia, que a día de hoy sigue prácticamente silenciada.

 

Escrita bajo un estilo directo, en La vida en un minuto José Antonio Lucero utiliza la figura de dos tipos de narradores, un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, nos irá detallando todo lo que acontece en 1943, en el momento actual en el que se desarrolla la historia, conociendo toda la información que afecta a los personajes, tanto subjetiva como objetiva; y un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de la voz de Daniel, quien escribe en un diario sus vivencias desde la niñez hasta casi el final del conflicto armado que desangró el país, siendo a través de sus ojos como conoceremos todo lo que ocurrió antes de ese año en el que conocemos a nuestros protagonistas. La novela, por tanto, se desarrolla en dos hilos temporales diferentes, el principal en 1943 y el que conocemos a través del diario de Daniel que nos lleva a la infancia y adolescencia del joven; aunque también a través de la analepsis o flashbacks conoceremos hechos de las vidas los personajes que nos permitirán saber por qué son hoy quienes son. Con unas escenas que nos permiten adentrarnos en cada uno de los escenarios en los que se desarrolla la acción y vivir junto a los protagonistas cada una de las experiencias por las que pasan, también encontramos unos diálogos bien manejados por el autor, que nos permiten conocer a los personajes.




En cuanto a los personajes, creo que tanto Daniel como Julia son unos grandes protagonistas de esta novela. Ambos van experimentado a lo largo de las páginas del libro un crecimiento que los lectores observamos, sobre todo ella, que comienza siendo Julita y termina siendo Julia. Al principio conocemos a una joven que, a pesar de saber que no quiere conformarse con el futuro que su familia a planeado para ella, sigue sin estar del todo segura de poder enfrentarse a su propia vida, insegura de sus propias decisiones, y poco a poco vamos observando cómo va adquiriendo seguridad en sí misma, como se adueña de su propia existencia sin miedo al futuro. En cuanto a Daniel, conocemos su presente pero también su pasado, cómo era su familia y la enorme admiración que sentía por su padre, un hombre de honor que luchó por volver al lugar del que su familia había salido siglos atrás. Por otra parte, me ha parecido odioso el personaje de Jorge, el novio de Julia, que encarna el prototipo de hombre machista de la década que cree que puede decidir por su pareja sin tener en cuenta los sentimientos o las opiniones de la otra persona.



La vida en un minuto me ha parecido una gran novela, una de esas lecturas con las que disfrutas y aprendes. José Antonio Lucero ha tenido un gran debut en el mundo de la literatura y estoy segura de que voy a seguirle la pista de cerca. 





domingo, 13 de junio de 2021

El segundo jinete.- Alex Beer

Reseña El segundo jinete.- Alex Beer

Editorial: Ediciones Maeva
Año de edición: 2020
ISBN: 978-84-17708-88-7
Formato: Papel

Sinopsis:

Si te gustó el Berlín de Philip Kerr, te encantará la Viena de Alex Beer

Una historia cautivadora ambientada en la Viena de entreguerras, por la nueva estrella de la novela negra austríaca.


Viena, poco después del final de la Primera Guerra Mundial. El esplendor de la ciudad imperial es cosa del pasado, Viena se hunde en el hambre y la miseria. August Emmerich, que participó en la guerra y oculta las secuelas de una herida en la pierna, descubre el cuerpo de un mendigo que presuntamente se ha suicidado. Como investigador experimentado, no confía en las apariencias, pero no tiene evidencias que prueben su teoría de que se trata de un asesinato y su superior archiva el caso. Emmerich y su asistente, Ferdinand Winter, deciden llevar a cabo su propia investigación, y así comienza una persecución apasionante y llena de peligros por las calles de la sombría Viena de posguerra, repleta de seres marginados, criminales y ciudadanos que luchan por sobrevivir. (Sinopsis extraída de: Ediciones Maeva). 

La autora:

Alex Beer nació en Bregenz, Austria, estudió Arqueología y vive en Viena. El segundo jinete, su primera novela protagonizada por el inspector de policía August Emmerich, ha sido aclamada por la prensa y los lectores y ha recibido el Premio Leo Perutz de los libreros austríacos. Este galardón se otorga a la mejor novela negra en lengua alemana que tenga Viena como escenario.

Mi reseña:

La reseña de esta semana en el blog es para una novela que inaugura una serie ambientada en la Viena de entre guerras y que tiene como protagonista a un inspector de policía realmente peculiar que ha conseguido conquistarme y hacer que quiera seguir leyendo más aventuras en las que se sumerja. Hoy os cuento mis impresiones sobre El segundo jinete de Alex Beer, novela donde el inspector August Emmerich deberá enfrentarse a un inteligente asesino que le podrá las cosas realmente difíciles. Agradezco a Ediciones Maeva el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

El segundo jinete nos presenta al inspector August Emmerich, veterano de la Primera Guerra Mundial y que intenta ocultar las secuelas que han quedado en su cuerpo. Cuando un día se descubre el cuerpo sin vida de un mendigo que aparentemente se ha suicidado, Emmerich desconfía del escenario que tiene delante, algo no le termina de encajar, pero no puede demostrar su teoría de que se trata de un asesinato. Por eso, el inspector, junto a su asistente, Ferdinand Winter, llevarán a cabo su propia investigación, dando lugar así a una persecución sin cuartel y llena de peligros con las calles de Viena como testigos silenciosos. Poco a poco Emmerich y Ferdinand se adentrarán en un mundo repleto de marginados, criminales y ciudadanos que luchan por sobrevivir en una ciudad que se hunde en el hambre y la miseria.




El segundo jinete es la primera novela de Alex Beer protagonizada por el inspector Emmerich y personalmente espero que no sea la última, ya que me lo he pasado realmente bien leyéndola. Me he encontrado con un personaje peculiar, descarado y cínico, casi con la sensación de estar de vuelta de todo, pero que en el fondo sigue necesitando el cariño de quienes le rodean. Emmerich se apoya en los que tiene más cerca para intentar recuperar la que era su vida antes de la guerra, aunque todo parece ponerse en su contra. Quiere dar la imagen de no necesitar a nadie para seguir adelante, pero lo cierto es que la soledad del personaje traspasa las páginas del libro, somos capaces de sentir que August Emmerich se encuentra ante una encrucijada vital de la que solo se siente a salvo en su trabajo; es cuando se mete en la piel del investigador cuando se siente realizado por completo, cuando se siente realmente vivo, y por eso intenta ocultar por todos los medios las secuelas físicas que le quedaron tras luchar en el frente durante la Primera Guerra Mundial. Uno de sus grandes apoyos será su ayudante Ferdinand Winter, que es totalmente opuesto a su jefe; Winter es tranquilo, observador y prudente. Y ambos, se adentrarán en la cara más oculta de una Viena que se asfixia en la pobreza tras la guerra, cuyos ciudadanos no pueden sacudirse el hambre y necesitan buscar opciones fuera de esta ciudad que ha perdido el esplendor de antaño.

 

Escrita bajo un estilo directo, en El segundo jinete Alex Beer utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de transmitir a los lectores toda la información que afecta a los personajes que aparecen en la novela, tanto subjetiva como objetiva. La novela mantiene un hilo temporal lineal y encontramos pocas analepsis o flashbacks que nos den información relevante sobre los personajes, será a través de los diálogos que se desarrolle entre los personajes, sobre todo en el contexto de la investigación, cómo iremos conociendo el pasado y los hechos relevantes de aquellos que están implicados en los hechos que están aconteciendo en el presente. Con unas descripciones que nos permiten adentrarnos junto a los protagonistas en las oscuras calles de Viena, y conocer junto a ellos a los personajes que les irán dando los datos que les pongan tras la pista del asesino, y unos diálogos bien construidos por la autora, nos encontramos ante unas escenas con una buena visibilidad, que nos harán disfrutar de una trama que se va resolviendo poco a poco, de forma sutil y al mismo tiempo inteligente, con algunos giros que sorprenden y que mantienen vivo el interés del lector.




En cuanto a los personajes, creo que el tándem formado por Emmerich y Winter en El segundo jinete resulta la mar de interesante; con personalidades totalmente antagónicas, se complementan a la perfección pues la inconsciencia de uno se ve compensada con la racionalidad del otro. Mientras que Emmerich va por la vida sin sopesar las consecuencias de sus actos y con una mirada cínica, Winter conserva todavía una parte inocente y sigue confiando en la justicia y el cumplimiento de las norma. Personalmente me han gustado mucho las escenas en las que Emmerich se mete de cabeza en un lío y Winter le sigue a regañadientes, sabiendo de antemano que lo que van a hacer no va a terminar bien. También me ha gustado el personaje Minna, la joven que comienza a ayudar a Emmerich en la investigación y resulta de vital importancia cuando las cosas se le ponen más cuesta arriba, y todo sin pedir nada a cambio, a pesar de encontrarse en una situación realmente desesperada. Minna representa la bondad de las personas y el desinterés aun cuando la vida te ha tratado con verdadera crueldad.




Con la lectura de El segundo jinete he descubierto una nueva serie a la que quiero seguirle la pista, tengo ganas de acompañar en más casos a August Emmerich a través de esa Viena que ha perdido el esplendor imperial. 



domingo, 30 de mayo de 2021

No oigo a los niños jugar.- Mónica Rouanet

Reseña No oigo a los niños jugar.- Mónica Rouanet

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2021
ISBN: 9788418417283
Formato: Papel

Sinopsis:

Tras un grave accidente de coche, Alma, una joven de 17 años, sufre un shock postraumático y es ingresada en una clínica psiquiátrica ubicada en un antiguo edificio rehabilitado. Allí convive con otros internos y sus patologías y se cruza con unos niños a los que solo ella puede ver. Poco a poco, la historia del edificio y sus antiguos ocupantes se enreda con la realidad de Alma y la lleva a desentrañar oscuros secretos encerrados durante años entre las paredes de la enorme casona y en su propia mente.

Un thriller trepidante repleto de suspense que mantendrá al lector enganchado hasta las últimas páginas. (Sinopsis extraída de: Roca Editorial).

La autora:

Mónica Rouanet nació en Alicante y desde los siete años vive en Madrid, donde estudió Filosofía y Letras. Especializada en Pedagogía por la Universidad Pontificia de Comillas, posteriormente cursó estudios de Psicología en la UNED. Desde hace más de diez años atiende a personas en riesgo y dificultad social. (Biografía extraída de: Roca Editorial). 

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una de las últimas novelas que he leído y que me ha sorprendido gratamente, pues la verdad es que tenía una idea diferente sobre lo que me iba a encontrar y al leerla me he adentrado en un mundo lleno de misterios, casi claustrofóbico. Hoy os cuento mis impresiones sobre lo último de Mónica Rouanet, No oigo a los niños jugar, libro que nos traslada hasta una clínica psiquiátrica para jóvenes donde Alma, una de sus pacientes, comenzará a vivir situaciones inexplicables. Agradezco a Roca Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

No oigo a los niños jugar nos presenta a Alma, una joven que, tras un grave accidente de tráfico, sufre un shock postraumático y es ingresada en una clínica psiquiátrica para jóvenes ubicada en un antiguo edificio rehabilitado. Allí comienza su convivencia con otros internos que presentan diversas patologías, y con dos niños pequeños que parece que solo ella puede ver. Poco a poco, Alma comenzará a interesarse por la historia del edificio y por la identidad de esos niños que parecen querer darle un mensaje; sin embargo, muchas veces, traer al presente los secretos del pasado puede desvelar la oscuridad que se esconde entre las paredes y en la propia mente.




La lectura de No oigo a los niños jugar ha sido una sorpresa, pues esperaba algo diferente, pero esto no significa que no lo haya disfrutado, todo lo contrario. Al comenzar la lectura pensaba que iba a encontrar algo más relacionado con el misterio, pero la realidad es que Mónica Rouanet nos mete de lleno en una historia en la que, prácticamente desde el principio vamos a saber cosas que la propia protagonista desconoce, pero eso no le resta un ápice a la atmósfera asfixiante y claustrofóbica que vamos a sentir durante toda la lectura. Las sensaciones que acompañan a Alma y a los demás habitantes del psiquiátrico se nos trasmiten a los lectores, que en muchas ocasiones también dudaremos de si lo que estamos leyendo es real o si hay algo más allá que se nos está escapando aunque esté ahí delante todo el tiempo. No oigo a los niños jugar nos habla, al final, de la enorme soledad que, en infinidad de ocasiones, sufre el ser humano, y de los diferente mecanismos de defensa que utiliza frente a ella. Y por supuesto, pone sobre la mesa uno de los temas más tabúes que hay hoy en día en nuestra sociedad, sobre el que no os voy a desvelar más detalles aquí para no destripar más cosas de la novela, y por supuesto, sobre las enfermedades mentales y las personas que las sufren, quienes parecen tener que estar estigmatizados frente a una sociedad que no les entiende, que les mira como si fueran alguien diferente sin entender que, al igual que se tratan otras enfermedades del cuerpo, de igual manera se tratan las de la mente.

 

Escrita bajo un estilo directo, en No oigo a los niños jugar Mónica Rouanet utiliza la figura de dos tipos de narradores, en la parte que protagoniza Alma encontramos a un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que es el encargado de transmitir a los lectores toda la información que afecta a los lectores, tanto subjetiva como objetiva; sin embargo, en la parte que protagonizan los niños, encontramos un narrador interno protagonista, que se expresa en primera persona y que nos proporciona una visión mucho más subjetiva de todo lo que va aconteciendo, pues lo veremos todo a través de sus ojos, sus emociones serán las nuestras. Aunque la novela mantiene un hilo temporal lineal, las analepsis o flashbacks son muy numerosos, y a través de ellos iremos conociendo información importante que nos hará entender la situación actual de los personajes de la historia, porqué han llegado a la situación en la que están ahora. Mónica Rouanet es capaz de crear una atmósfera totalmente claustrofóbica alrededor del lector, que se mete de lleno en cada uno de los escenarios donde transcurre la acción, y donde podemos sentir cada una de las sensaciones y miedos por los que irán pasando Alma y sus compañeros de ingreso. Los diálogos están bien llevados por la autora y consiguen, junto a las descripciones, unas escenas con una buena visibilidad.




En cuanto a los personajes, personalmente me ha gustado mucho la evolución que presenta Alma a lo largo de la novela, quien entra en el psiquiátrico asustada ante todo y ante todos y poco a poco se observa cómo va consiguiendo vencer esos miedos y logra establecer relaciones de amistad con sus compañeros, volver a tener más confianza en sí misma e ir superando la difícil situación que la llevó a ingresar. A su alrededor encontramos a los olvidados, los dos niños que solo Alma parece ver y que intentarán mandarle mensajes para comunicarse con ella; y que además nos irán contando su historia, porqué se esconden y porqué permanecen en ese edificio, qué les ata a ese lugar que antes de ser un psiquiátrico fue otra cosa. También destacar la figura de Diego, el misterioso joven que se pasea por el edificio y que también ve a los niños, y que pronto comenzará a mantener una buena relación con Alma, convirtiéndose en alguien que la entiende. En contrapunto a Alma encontramos a Luna, otra interna que es rebelde y que no pone nada de su parte para llevarse bien con sus compañeros, más bien se empeña en hacerles la vida lo más difícil posible.



No oigo a los niños jugar es una de esas novelas que consiguen poner al lector bajo sensaciones que le llegan a resultar inquietantes, asfixiantes, que lo desconciertan por no saber si aquello que está leyendo es real o no. 







domingo, 16 de mayo de 2021

Estigia: Donde comienza el olvido.- Ikerne Mandaluniz

Reseña Estigia: Donde comienza el olvido.- Ikerne Mandaluniz

Editorial: Amazon
Año de edición: 2020
ISBN: 979-8693285736
Formato: Papel

SINOPSIS:

El cadáver de una anciana aparece en una residencia para mayores. Lleva más de nueve horas muerta. La escena es dantesca, demasiada violencia para un solo cuerpo. Edurne, una médica inmigrante y sin papeles que trabaja como auxiliar, advierte que no se trata de un hecho aislado y emprende una investigación que pondrá en peligro su propia vida. Un thriller que supera los límites de la maldad humana. Una historia que podría ser real... y que podría tocarte.. . . (Sinopsis extraída de: Amazon).


La autora:

Ikerne Mandaluniz, natural de Maracaibo, Venezuela, es médica y psicóloga. Ha sido conductora en televisión del programa Padres al Rescate, asesora de Centros de Rehabilitación y Salud Local y profesora universitaria en pregrado de Psicología. Tuvo que dejar su vida y ejercicio profesional para emigrar a España, su segunda patria, buscando tranquilidad y amplitud de horizontes, como consecuencia de una realidad cada día más irrespirable. En España ejerce como médica. (Biografía extraída de: Amazon).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que acabé hace unas semanas y cuya lectura me resultó realmente dura, no porque comience con un tremendo asesinato sino por el tema sobre el que trata y que, de alguna manera, me toca mucho. Hoy os hablo de Estigia: Donde comienza el olvido de Ikerne Mandaluniz, un libro que gira alrededor del mundo de las residencias de ancianos que no actúan de forma ética con nuestros mayores, que solo ven en ellos un cheque en blanco. Agradezco a la autora el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

La aparición del cadáver de una anciana en una residencia de ancianos lleva a Edurne, una de las auxiliares que trabaja allí, a replantearse ciertas cosas. La violencia que se ha ejercido sobre la mujer es extrema, y tras encontrar el cuerpo, Edurne, médica inmigrante sin papeles que debe trabajar allí hasta que pueda regularizar su situación, siente que no se trata de un caso aislado. Será entonces cuando comience una investigación que poco a poco irá destapando secretos que pondrán de manifiesto que, en muchas ocasiones, la maldad humana no tiene límites, y que llegará a poner en peligro su propia vida.

 



La lectura de Estigia: Donde comienza el olvido me resultó realmente dura, y no por el hecho de la aparición de escenas de crímenes o asesinatos, nada de eso. Los que sois habituales por aquí sabéis que me encanta la novela negra, y muchas veces cuanto más negra, mejor. En esta ocasión, lo que me ha resultado difícil ha sido la sordidez del tema en sí, que no es otro que el trato que muchas veces reciben nuestros mayores en las residencias donde, por diversas circunstancias deben pasar los últimos años de su vida; el lugar en el que se supone deben ser cuidados y respetados y donde, por desgracia, se cruzan con seres abyectos que se aprovechan de su situación de indefensión. Los ancianos, junto a los niños, son los seres más indefensos de nuestra sociedad, y la forma en la que los tratamos es lo que nos define. Maltratar a una persona mayor solo se puede cruzar por la mente enferma de un monstruo que no posee ninguna empatía ni sentimiento. Y en esta novela Ikerne Mandaluniz nos sitúa de frente con esos seres que, ya sea por ambición económica o por el simple hecho de hacer el mal, destrozan a aquellos que deben cuidar.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Estigia: Donde comienza el olvido Ikerne Mandaluniz emplea la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que es el encargado de transmitir a los lectores todo lo que acontece en la novela y que afecta a los personajes, toda la información tanto subjetiva como objetiva. Siguiendo un hilo temporal lineal, encontramos pocos saltos temporales a lo largo de la novela. Con unas escenas que contienen una buena visibilidad, los escenarios nos permiten adentrarnos junto a los personajes allí donde transcurre la acción, y los diálogos están bien manejados, aunque es cierto que el origen venezolano de la autora se traduce en la forma de hablar de los personajes, y en ocasiones esto descuadra un poco la lectura, pues cuando el origen de estos es español, y ciertos modismos venezolanos se cuelan en sus diálogos, le resta credibilidad a esa escena donde no se diferencia bien la forma de hablar del personaje de la que posee el narrador. Quizás esto sea algo personal y a vosotros no os afecte que esos modismos se cuelen en los diálogos, pero personalmente me hubiera gustado que no hubiera habido esa interferencia para disfrutar más de algunas escenas, que por otra parte, estaban bastante bien estructuradas.




En cuanto a los personajes, Ikerne Mandaluniz no muestra en su novela la dicotomía entre buenos y malos, en Estigia: Donde comienza el olvido no vamos a encontrar, por ejemplo, en Edurne a esa protagonista heroína que salva todos los obstáculos y se muestra perfecta y segura de todos los pasos que da; encontramos a una mujer que se ve obligada por sus circunstancias como inmigrante sin papeles, a aceptar un trabajo que está muy por debajo de su cualificación profesional y donde se encuentra con gente sin escrúpulos que es capaz de maltratar a personas en situación de debilidad, y aunque en ocasiones querría salir corriendo de allí, se queda para descubrir la realidad de esa residencia. Pero también se verá tentada por la otra parte, por la posibilidad de ascender y optar a un trabajo más fácil, donde el respeto va con el cargo. También conoceremos a otros compañeros que, en la medida en la que pueden, intentan que la vida de esos ancianos sea lo mejor posible, con los mejores cuidados que tienen a su alcance, para compensar las actuaciones de los desalmados que se aprovechan de su debilidad.




Estigia: Donde comienza el olvido es una de esas novelas que no resulta fácil leer, pero que al mismo tiempo, te ponen frente a una realidad que, a día de hoy, ha ocupado horas en los telediarios. Ikerne Mandaluniz nos muestra un mundo que no queremos ver pero que está ahí, por desgracia.




domingo, 9 de mayo de 2021

Animal.- Leticia Sierra

Reseña Animal.- Leticia Sierra

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2021
ISBN: 9788466667999
Formato: Papel

Sinopsis:

Hay un animal salvaje dormido en nuestro interior. ¿Qué ocurre cuando despierta?

El hallazgo de un cadáver conmociona a los habitantes de una tranquila región rural en Asturias. Se trata de un hombre asesinado con una crueldad extrema, encontrado a pocos metros del prostíbulo local. Aunque era un vecino conocido y respetado, todo parece apuntar a una venganza.

Olivia Marassa es una joven y ambiciosa reportera que trabaja para el periódico de la región y ve en este caso la oportunidad de conseguir una gran exclusiva. Todas las televisiones y los grandes diarios quieren dar cobertura al crimen, pero ella juega con una ventaja: conoce el terreno mejor que nadie. (Sinopsis extraída de: Penguin Libros).

La autora:

Leticia Sierra (Pola de Siero, 1972) se licenció en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca. Inició su andadura profesional en Salamanca, en el periódico semanal Tribuna Universitaria. También trabajó en La Nueva España, La Voz de Asturias, El Comercio y Tribuna de Salamanca. Colaboró con COPE Salamanca y con Cadena SER en Madrid.

Actualmente, alejada de la profesión periodística, reside con su marido en Noreña (Asturias). (Biografía extraída de: Penguin Libros).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unos días y que, la verdad, me ha tenido enganchada de principio a fin. Una de esas novelas que,  sin tener un argumento complicado, consiguen atrapar al lector y entretenerlo, sin enormes pretensiones pero manteniendo el interés. Hoy os cuento mis impresiones sobre Animal de Leticia Sierra, un thriller sobre los instintos más bajos del ser humano y cómo pueden despertar las venganzas más terribles. Agradezco a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

 

Animal comienza con la aparición de un cadáver en el polígono industrial de una tranquila zona rural de Asturias. Se trata de un hombre que ha sido asesinado con una crueldad extrema, y cuyo cuerpo ha sido encontrado a pocos metros de un conocido prostíbulo local. Y aunque se trata de un vecino conocido y respetado, todo apunta a que la muerte es consecuencia de una venganza. Hasta el lugar del crimen llega Olivia Marassa, una reportera de sucesos que trabaja para el periódico local y que ve en este caso la oportunidad para encontrar la exclusiva de su vida. Sin embargo, con lo que Olivia no cuenta es que este caso no será uno más, y pronto ella misma se verá involucrada en un macabro juego que pondrá en peligro su propia vida.




Leticia Sierra nos mete de lleno en una historia que pone de manifiesto el lado más salvaje del ser humano, su parte más oscura. Cómo algunos son capaces de destruir la vida de otros por el simple hecho de enriquecerse o cumplir sus más oscuras fantasías. En Animal seremos testigos de cómo la venganza llega para cobrarse la destrucción de la inocencia, de los sueños de futuro. Pero también nos pone frente a la inmediatez del mundo en el que vivimos, de la necesidad de generar noticias a golpe de clic, sin pararnos a pensar en quien está al otro lado de la noticia, del daño que se puede hacer cuando se genera un contenido y del que solo importa el tráfico que genere hacia quien da la noticia. El pueblo donde se produce el crimen, una zona rural y tranquila de Asturias, se sacude como si de un terremoto se tratase tras la aparición del cadáver, pero lo cierto es que poco a poco se va averiguando que el asesinado tenía dos caras y que ambas eran conocidas por los vecinos del pueblo, y que casi nos les pilla de nuevo que sobre él haya caído semejante venganza.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Animal Leticia Sierra utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, será el encargado de trasladar al lector toda la información que afecta a los personajes que aparecen en el libro, tanto subjetiva como objetiva, dando así una visión más global y objetiva de todo lo que acontece a lo largo de la novela. La historia mantiene un hilo temporal lineal, encontrando pocos saltos temporales, pues la información sobre el pasado de los personajes que puede resultarnos importante conocer nos llega a través del testimonio de otros personajes que, casi siempre, será obtenida por Olivia en su labor de periodista, investigando el crimen que se ha producido al comienzo de la novela. Con unas descripciones que nos permiten adentrarnos en cada uno de los escenarios en los que se produce la acción, encontramos unas escenas con una buena visibilidad, que nos permiten vivir junto a los personajes todo aquello que les afecta, acompañarles en sus pesquisas, sobre todo a Olivia, que no puede evitar adentrarse en su propia investigación sobre un asesinato que convulsiona su tranquilo pueblo, y que poco a poco irá involucrándola a ella misma. También encontramos unos diálogos correctos, que permiten a los personajes coger las riendas de las escenas y así darse a conocer plenamente.




En cuanto a los personajes, encontramos en Olivia Marassa a la protagonista de la novela, aunque sea involuntaria, pues la voluntad de Olivia es encontrar la exclusiva de su vida pero sin verse salpicada por el caso; aunque al principio parezca que no, Olivia conserva una dignidad periodística que muchos de sus compañeros de redacción ya no tienen, hay ciertos límites que no quiere traspasar y cuando comienza a verse involucrada de verdad en el caso, una parte de ella misma no quiere faltar a su propia ética, y esa misma fidelidad a sus principios será lo que la llevará al límite. Junto a Olivia conocemos a Agustín Castro, el inspector encargado de llevar la investigación del caso, y que al principio tendrá una tensa relación con Olivia, ya que esta parece que siempre va un paso por delante de él en la investigación. Junto a estos personajes principales encontramos secundarios como Mario, Guzmán, Victoria, o Alina que conforman todas las piezas necesarias para construir el puzle que forma la trama de Animal.




Animal es una de esas novelas que te hacen pasar un buen rato de lectura, un thriller que te mantiene pegado a sus páginas de principio a fin.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...