UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

sábado, 16 de febrero de 2019

La apariencia de las cosas.- Elizabeth Brundage


Reseña La apariencia de las cosas.- Elizabeth Brundage

Editorial: Duomo Ediciones
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417128562 
Formato: Papel

Sinopsis:

En un anochecer frío, el profesor de universidad George Clare llama a la puerta de su vecino con una noticia terrible: acaba de regresar del trabajo y ha encontrado en la cama de matrimonio a su mujer, Catherine, muerta. Alguien la ha asesinado mientras Franny, la hija de tres años que tienen en común, jugaba sola en su habitación al otro lado del pasillo. No hace mucho que se han trasladado a aquella casa situada en una pequeña comunidad. Una casa que, según los habitantes del lugar, está encantada y que en el pasado fue el escenario de una siniestra vivencia. (Sinopsis extraída de: Duomo Ediciones).

La autora:

Se formó en el taller de escritores de la Universidad de Iowa. Trabajó durante algún tiempo como guionista en el prestigioso American Film Institute (AFI) de Los Ángeles y ha dado clases de escritura en diversas universidades. Es también autora de las obras The Doctor’s Wife, Somebody’s Else Daughter y A Stranger Like You. (Biografía extraída de: Duomo Ediciones). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que, aunque parece pronto para decirlo porque estamos empezando el año, creo que va a ser una de mis lecturas del año. Se trata de La apariencia de la cosas de Elizabeth Brundage, que llegó a mis manos gracias a Duomo Ediciones, a quienes agradezco el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. Se trata de una lectura que no resulta fácil, que va aumentado el nivel de angustia del lector conforme se avanza en sus páginas. Una gran novela negra con tintes sobrenaturales que no deja indiferente a quien se encuentra sumergido en su lectura.

La apariencia de las cosas nos presenta a George Clare, un profesor universitario que, un anochecer frío, llama a la puerta de uno de sus vecinos con su hija de tres años en brazos. Terriblemente asustado relata que acaba de llegar del trabajo y ha encontrado muerta a Catherine, su mujer. Alguien ha entrado en su casa mientras él se encontraba trabajando y su pequeña hija jugaba en la habitación de al lado, y ha asesinado a la mujer. Aunque hace poco que se han trasladado a aquella casa aislada situada en una pequeña comunidad, a nadie se le escapa que ese sitio ya fue escenario, en el pasado, de hechos trágicos que parecen volver a repetirse.

Recodo del río (1836) Thomas Cole. Escuela del río Hudson
Como he comentado al principio de la reseña, sé que parece pronto para decirlo, pues estamos a principios de año, pero creo que no me aventuro si os digo que La apariencia de las cosas va a ser una de mis lecturas del año. Es una de esas novelas negras que te mantiene en vilo desde el principio hasta el final de la lectura, pero no solo eso; Elizabeth Brundage ha sido capaz de crear una atmósfera de desasosiego que va creciendo conforme te introduces en la trama, sientes en tu piel cómo Catherine, la protagonista se va viendo atrapada en esa tela de araña que finalmente acaba atrapándola en esa casa y cómo te gustaría gritarle que salga de ahí, que escape y no mire atrás, algo que sabes que no puedes hacer, y encima, sabiendo cuál es el desenlace de la mujer, ya que es en ese punto donde empieza la novela. Uno de los puntos fuertes de este libro es el desarrollo psicológico de sus personajes, su evolución a lo largo de la trama, y los distintos perfiles que se manejan, reflejando una sociedad, la de finales de los setenta, que siente los últimos estertores del “amor libre” hippie y comienza a asentarse en una nueva juventud aburguesada y acomodada, necesitada de saltarse las reglas establecidas y conseguir todo aquello que piensa que merece, aunque no haya trabajado lo suficiente para ello. También resulta interesante ver cómo algunas mujeres comienzan a acercarse al feminismo, a sentir que tienen que reconocerse a sí mismas como seres independientes que no necesitan a su marido para sobrevivir, y como él comienza a sentir esas ideas como peligrosas para la estabilidad de su hogar.

Escrita bajo estilo directo, aunque los diálogos no vienen marcados por guiones (tradición hispana) o entrecomillados (tradición anglosajona), lo que al principio puede resultar un poco extraño, no son difíciles de seguir, en La apariencia de las cosas Elizabeth Brundage utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de transmitir al lector toda la información que afecta a los personajes, tanto subjetiva como objetiva. La novela comienza in extrema res, con el hecho luctuoso de la muerte de Catherine Clare, para después, a través de la analepsis, volver al pasado y a partir de ahí, siguiendo un hilo temporal lineal, contarnos a los lectores la vida de los protagonistas hasta llegar a ese momento. Con unas escenas llenas de elementos visibles, que nos permiten meternos de lleno en cada uno de los escenarios en los que se desarrolla la acción, eres capaz de sentir la soledad de esa casa apartada, aunque en realidad sabes que siempre hay alguien más ahí, observando desde algún lugar; a esto se unen unos diálogos bien trabajados por parte de la autora, creando unas escenas que en ocasiones se vuelven realmente desasosegantes.



En cuanto a los personajes, como he comentado antes, uno de los puntos fuertes de La apariencia de las cosas, y eso que tiene infinidad, son los perfiles que Elizabeth Brundage maneja para sus personajes. Distintos entre sí pero al mismo tiempo, en algunos momentos, con muchos puntos en común. Por ejemplo, el matrimonio Cole y el formado por los Clare, aunque a priori puede parecer que pertenecen a estratos diferentes, al final tienen muchos en común, más allá de terminar viviendo en la misma casa en dos momentos diferentes. Me parece magnífico el retrato psicológico que la autora va desgranando a lo largo de la novela de George Clare, un profesor universitario que se distingue por su gran carisma y atractivo, y que sin embargo, se encuentra insatisfecho dentro de su vida y de su matrimonio. También Catherine es un personaje muy interesante, pues no solo es esa ama de casa que ha renunciado a todo por un matrimonio, es una mujer que adora a su hija y que se siente atrapada en una situación de la que no sabe cómo salir, aunque cuente con la ayuda de Justine, un personaje que personalmente me ha gustado mucho, una mujer que no duda en vivir su vida como le apetece sin tener en cuenta la opinión de los demás, que la acerca a los principios del feminismo, haciéndole descubrir que puede pensar por sí misma, sin tener que contar con el beneplácito de su marido para todo. Y no puedo olvidarme de los hermanos Cole, que también se convertirán en una parte importante de la vida de Catherine.


Sin lugar a dudas, La apariencia de las cosas es más que un thriller, es una de esas lecturas que se quedan contigo aunque la termines, que permanecen en ti, que te causan tantas emociones que es imposible olvidarla. Elizabeth Brundage ya ocupa un lugar privilegiado en mi biblioteca y seguro que repetiré con la autora. 


domingo, 3 de febrero de 2019

Seis años de invierno.- Fernando Garí

Reseña Seis años de invierno.- Fernando Garí

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2018
ISBN:  9788466662888
Formato: Papel

Sinopsis

Barcelona, 1941. Miguel se alista en la División Azul movido por el deseo de vengar la muerte de su padre, torturado hasta la muerte en una checa durante la Guerra Civil. En el frente ruso, combatiendo junto al ejército alemán, descubrirá las atrocidades de los nazis cuando ya sea demasiado tarde para echarse atrás.

Mientras tanto, en Barcelona, su madre, una mujer tan ambiciosa como seductora, se reencuentra con su antiguo amante, un empresario afín al Régimen. Juntos comienzan a trazar un plan que puede echar por tierra todas las ilusiones de Miguel cuando regrese del horror de la batalla.

«Todos nacemos y vivimos a bordo de un tren en marcha que nunca se detiene, ni siquiera cuando pasa lentamente por alguna estación. Permanecemos toda nuestra vida en el asiento, como si lleváramos abrochado un cinturón de seguridad invisible, y miramos a nuestros compañeros de viaje que hacen lo mismo que nosotros. Su presencia constituye nuestra razón de ser y nuestro consuelo, de modo que solo algunos tienen la valentía de bajarse en marcha para saber lo que significa vivir de verdad o simplemente de otra manera. La mañana del 5 de julio de 1941, el tren de Miguel Arquer se disponía a cobrar velocidad, y él no imaginaba que algún día se plantearía la posibilidad de saltar.» (Sinopsis extraída de: Megustaleer). 

El autor:

Fernando Garí (Barcelona, 1956) estudió Derecho por imposición paterna y se dedicó a la empresa familiar durante quince años, hasta que decidió dar una oportunidad a sus sueños y se licenció en Historia Contemporánea y Periodismo. Desde entonces, ha traducido a numerosos autores, entre ellos John Grisham y Robert Harris, para editoriales como Salamandra, Grijalbo o Plaza & Janés. Antes de lanzarse a escribir juzgó prudente completar el curso de Novela de la Escuela de Escritura del Ateneo de Barcelona.


Seis años de invierno es su primera novela. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela histórica que he disfrutado muchísimo. Me llegó gracias a Ediciones B, que me envió un ejemplar para su lectura y reseña, y he de decir que ha sido una de esas historias que disfrutas desde la primera página y que, pese a sus más de 500 páginas, se hacen cortas. Hoy os hablo de Seis años de invierno,  primera novela de Fernando Garí, que nos traslada hasta la Europa sumergida en plena II Guerra Mundial, y con una España recién salida de la Guerra Civil, donde algunos intentan recuperar aquello que era suyo y otros intentan conseguir todo aquello que anhelan y que envidiaban, aprovechando su situación con el nuevo régimen.

Seis años de invierno nos presenta a Miguel Arquer, un joven de Barcelona que se alista como voluntario con la División Azul con el ánimo de vengar la muerte de su padre a manos de los comunistas durante la Guerra Civil. Sin embargo, en su camino al frente ruso, Miguel descubre que todo aquello que esperaba encontrar no existe, por el contrario, se encuentra con la brutalidad del ejército alemán y las atrocidades de los nazis contra los judíos, aunque ya será demasiado tarde para echarse atrás. Mientras, en Barcelona, su madre, una mujer tan ambiciosa como seductora, retoma la relación con un antiguo amante para conseguir su antigua posición, y entre ambos trazarán un plan que puede arrebatar a Miguel la única ilusión que puede quedar cuando regrese del campo de batalla.



Como podréis imaginar, me fue imposible resistirme a la proposición de la editorial cuando me dio a conocer este título. Soy una auténtica apasionada de esta época, y esta lectura ha sido, de nuevo, un acierto. Seis años de invierno es la primera novela de Fernando Garí, pero lo cierto es que es un gran debut. Se centra en la historia de los personajes, y si bien hay algunos aspectos sobre los que me hubiera gustado ahondar un poco más, lo cierto es que en líneas generales el autor ha conseguido una novela que se lee bien, que nos adentra en los aspectos humanos de sus protagonistas, en sus deseos y frustraciones. Como suele ocurrir en estos libros, hay una gran diferencia entre los protagonistas y los antagonistas, aunque sí resulta original que, en este caso, una de las antagonistas sea la madre del protagonista, que resulta ser una mujer ambiciosa y sin escrúpulos que no duda en usar sus encantos para recuperar la posición social que perdió durante la guerra. En Seis años de invierno somos testigos de lo mejor y de lo peor del ser humano, de cómo es capaz del mayor de los sacrificios por ayudar a aquel que se encuentra en una situación desesperada; pero también vemos cómo es capaz de aprovecharse de la necesidad ajena, de apropiarse de aquello que no le pertenece solo por el mero hecho de satisfacer su envidia.

Escrita bajo un estilo directo, en Seis años de invierno Fernando Garí utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona es el encargado de transmitir a los lectores toda la información, tanto objetiva como subjetiva, que afecta a los personajes de la novela. Aunque la trama principal del libro se desarrolla bajo un hilo temporal lineal, encontramos analepsis o flashbacks a lo largo de toda la historia que nos proporcionan información necesaria para comprender porque las cosas se desarrollan como lo hacen en el presente. Con unas descripciones que nos permiten trasladarnos al frente ruso y casi escuchar el fuego de artillería, o entrar a los despachos donde se fraguan las más sucias traiciones, y unos diálogos bien resueltos por el autor, ágiles y donde los personajes toman el protagonismo, encontramos unas escenas vívidas que nos permiten asistir, junto a los personajes, a todo aquello que acontece en la historia.



En cuanto a los personajes, como he comentado antes, en este tipo de novelas solemos encontrar una línea muy marcada que separa a los buenos de los malos, aunque en este caso me ha gustado que los buenos no lo fueran tanto como para parecer tontos. El protagonista, Miguel Arquer, es un joven que, tras perder a su padre a manos de los comunistas durante la guerra, decide alistarse como voluntario de la División Azul, aunque no tarde en arrepentirse cuando es testigo de las atrocidades cometidas por el ejército alemán; esto le hará sufrir una evolución personal y que le resulte imposible quedarse quieto ante aquello que ve, aunque le traiga problemas. Al volver a España se encuentra con una madre que, únicamente llevada por su ambición, ha retomado su relación con un antiguo amante con el único objetivo de volver a poseer la posición social que perdió durante la guerra, aunque con ello, rompa todos los sueños de Miguel y sus posibilidades de recuperar aquello que es legítimamente suyo. Sin duda, es el de Alicia Arquer el personaje que más rechazo ha despertado en mí, y no porque sea la más malvada de toda la historia, ni mucho menos, sino por el hecho de que, siendo madre, se comporte como se comporta, y supongo que, cuando leáis la novela, estaréis de acuerdo conmigo. Y por supuesto, no puedo dejar de hablar de Jorge y de Laura, las dos personas que, de formas completamente diferentes, marcarán la vida de Miguel y también su destino, el primero intentando que Miguel desaparezca y la segunda convirtiéndose en su razón de vivir.




Llegados hasta aquí, no tengo más remedio que recomendar la lectura de Seis años de invierno, pues, en mi opinión, es una novela que vale mucho la pena conocer. Y por supuesto, seguirle la pista a Fernando Garí, del que espero que pronto tengamos nuevas noticias. 



martes, 22 de enero de 2019

Tras la máscara- Louisa May Alcott

Reseña Tras la máscara.- Louisa May Alcott

Editorial: dÉpoca Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-946875-7-0
Formato: Papel

Sinopsis:

Inglaterra, 1866. La joven y recatada Jean Muir llega a la aristocrática mansión de los Coventry para trabajar como institutriz. Gracias a su astucia y sus múltiples habilidades, tras solo una jornada de trabajo consigue ganarse el afecto de la señora Coventry, su hija Bella, el hijo menor, Edward, y sir John, el anciano y acaudalado tío. No ocurre lo mismo con Gerald, el hermano mayor, y Lucia, su prima, quienes desconfían de la institutriz y comienzan a espiar sus pasos. Pero Jean es una superviviente; su objetivo es asegurarse un esposo con riqueza y posición, y no dudará en utilizar todas las armas femeninas a su alcance como máscaras tras las que ocultarse para alcanzar sus objetivos. Esta intrigante historia con tintes melodramáticos, joya olvidada de Louisa May Alcott, subvierte el retrato de las heroínas pasivas y nos regala a una antiheroína: una mujer fuerte, inteligente y no siempre buena, en guerra contra un mundo donde el hombre ostenta todo el poder.

 A través de Jean Muir, personaje principal de la novela, Alcott rompe con el ideal de mujer victoriana y desafía las posiciones decimonónicas sobre el modo en que las mujeres eran percibidas y tratadas, realizando una aguda crítica a la sociedad que le tocó vivir.

 Al igual que su heroína, Alcott también hubo de esconderse tras la máscara de un seudónimo masculino para hacer oír su voz. Voz que, en la novela, por momentos adquiere tintes hilarantemente maliciosos.  (Sinopsis extraída de: dÉpoca Editorial).

La autora:

Louisa May Alcott (1832-1888).  Reconocida escritora norteamericana mundialmente célebre por su novela «Mujercitas» (1868).


Comprometida con el movimiento abolicionista y los derechos de la mujer, escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard una colección de novelas en las que se trataban temas tabúes para la época como la sexualidad, el incesto o el adulterio. (Biografía extraída de: dÉpoca Editorial). 

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de otra joyita de dÉpoca Editorial, que nos tiene muy mal acostumbrados a los lectores, recuperando para nosotros auténticos tesoros literarios que hasta ahora no podíamos disfrutar. Como ya sabéis, no puedo resistirme a estas maravillas, y en esta entrada os voy a hablar de Tras la máscara de Louisa May Alcott, autora internacionalmente conocida por su obra cumbre Mujercitas (cuya reseña podéis leer aquí), que en esta ocasión nos descubre una faceta muy diferente a la mostrada en su novela más famosa; aquí nos adentra en un domestic noir con una protagonista nada convencional, que ambiciona conseguir posición social y económica, aunque tenga que manipular a todo aquel que la rodea.

Tras la máscara nos traslada a Inglaterra en 1866, donde conocemos a Jean Muir, una joven que llega como institutriz a la mansión de los Coventry. Tras solo una jornada de trabajo, y gracias a su astucia y habilidades, consigue granjearse el afecto de casi todos los miembros de la familia. Solo Gerald, el hermano mayor y su prima Lucia desconfían de la institutriz y comienzan a espiar todos sus pasos. Sin embargo, no será fácil descubrir las verdaderas intenciones de Jean Muir, quien desea asegurar su posición consiguiendo un esposo, para lo que utilizará todas las armas a su alcance.

Esta novela de Louisa May Alcott, que en su momento tuvo que esconderse bajo un seudónimo para poder publicar obras que abordaran temas considerados tabúes en la época y más todavía cuando eran abordados por una mujer, nos sorprende en Tras la máscara con una protagonista que muestra una falta total de valores, cuya ambición no tiene límites y que no duda en manipular a todo aquel que tiene alrededor para conseguir aquello que desea. En esta novela, que se lee en un suspiro porque no puedes evitar querer saber más sobre las manipulaciones de Jean Muir y si finalmente conseguirá sus objetivos o no, al final te descubres, como lector, que no sabes muy bien si deseas que la joven consiga sus objetivos por la facilidad con la que se dejan manipular los demás o si por el contrario deseas que todo su juego salga a la luz y la desenmascaren. Personalmente, me ha gustado mucho descubrir una faceta tan diferente de una autora que marcó mi infancia y mi vida lectora, y además, ver que consigue crear un domestic noir solvente, con una protagonista que, en realidad, representa la antítesis de todo lo que, en la época, representaban las heroínas de las novelas, casi perfectas y ejemplos, casi todas ellas, de virtudes y rectitud.

Escrita bajo un estilo directo, aunque en algunos momentos, la autora recurre al estilo indirecto, en Tras la máscara, Louisa May Alcott utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es conocedor de toda la información que afecta a los personajes de la novela, tanto externa como interna. La novela muestra un hilo temporal lineal, aunque en cierto momento sí que aparecen los flashbacks, a través de unas cartas, que nos proporcionan una información fundamental para la trama de la historia. Con una gran visibilidad en todas las escenas, estas se componen de unas grandes descripciones, certeras y sin más elementos que los necesarios para permitir que los lectores nos traslademos a cada uno de los escenarios donde los personajes interactúan, y donde los diálogos, perfectamente llevados por la autora, nos hacen disfrutar de cada uno de ellos. Reconozco que el giro que todo da al final me pareció magistral. Y no puedo dejar de maravillarme, una vez más, ante la maravillosa edición que una vez más nos regala dÉpoca Editorial, con una encuadernación impecable y unas preciosas ilustraciones.


En cuanto a los personajes, Tras la máscara es una auténtica delicia, pues podemos ir descubriendo poco a poco un crisol de personalidades que sufren una verdadera revolución en las pocas páginas que posee el libro. Por supuesto, en primer lugar os debo hablar de Jean Muir, la protagonista de toda la historia y alrededor de quien giran en realidad todos los demás, es el eje central de todo. Esta joven institutriz, que guarda una gran cantidad de secretos, llega a la mansión de los Coventry con unos planes ocultos, no es la joven desvalida que aparenta. Desea lograr una posición social y económica a través de un matrimonio, y en ese lugar espera encontrar la víctima adecuada. Sin embargo, aunque le baste un día de trabajo para granjearse la simpatía de casi todos los miembros de la familia Coventry, Gerald, el hermano mayor, y su prima Lucia no pueden evitar desconfiar de la institutriz; sin embargo, como he comentado al principio de este párrafo, los cambios que irán sufriendo los personajes a lo largo de las páginas nos sorprenderán muchísimo, pues no todos serán consecuentes con sus pensamientos ni con sus actos a lo largo de toda la trama.



Sin duda, Tras la máscara me ha hecho disfrutar muchísimo y os recomiendo su lectura. Una vez más, dÉpoca Editorial nos acerca a una obra exquisita que nos descubre una faceta desconocida de su autora.



domingo, 13 de enero de 2019

Un extraño en casa.- Shari Lapena

Reseña Un extraño en casa.- Shari Lapena

Editorial: Suma de Letras
Año de edición: 2018
ISBN: 9788491292296
Formato: Papel

Sinopsis:

Te encuentras en casa preparando la cena mientras esperas a que tu marido vuelva del trabajo.

Estás deseando verle.

Eso es lo último que recuerdas.

Despiertas en el hospital sin saber cómo has llegado hasta allí. Te cuentan que has sufrido un accidente. Perdiste el control de tu coche mientras conducías a toda velocidad por uno de los peores barrios de la ciudad.


La policía sospecha que ocultas algún secreto oscuro, pero tu marido se niega a creerlo. Tu mejor amiga no está tan segura. Y ni siquiera tú sabes qué creer... (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

La autora:

Shari Lapena fue abogada y profesora de inglés antes de dedicarse a escribir. Ha publicado dos libros que han recibido varios premios. (Biografía extraída de: Megustaleer). 

Mi reseña:


Hoy os hablo en el blog de Un extraño en casa de Shari Lapena, una novela que acabé hace unos días y que, si bien es bastante predecible en muchos aspectos, puedo decir que, en líneas generales me ha parecido entretenida, como una de esas películas de sobremesa que, a pesar de saber qué va a pasar, no puedes evitar querer saber más. Este ha sido el primer libro que leo de la autora y probablemente repita cuando me apetezca leer algo que no me haga pensar. Agradezco a Edición Anticipada el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Un extraño en casa comienza cuando Karen, una ama de casa que lleva una vida normal hasta una noche en la que sufre un grave accidente de coche en la zona más peligrosa de la ciudad. Cuando despierta no recuerda nada inmediatamente anterior al accidente, aunque la policía cree que oculta algo más y que detrás de ese accidente se esconde algo más. A partir de este momento, Karen tendrá que luchar por recobrar la memoria y así poder averiguar qué ocurrió esa noche, ya que ni ella misma sabe que creer.


Como he comentado al principio de la reseña, Un extraño en casa es una historia bastante predecible, pero al mismo tiempo te mete en una lectura entretenida, de esas que vas pasando páginas y pasas el tiempo sin preocupaciones. Shari Lapena no nos brinda una trama compleja que nos tiene en vilo preguntándonos quien es el culpable o qué pudo pasar, pero sin embargo, te mantiene entretenido. Un extraño en casa nos plantea la posibilidad de vivir junto a alguien que no es quien dice ser, alguien con un secreto que desea mantener oculto a cualquier precio, puede ser tu marido, tu mujer, o esos vecinos que parecen encantadores y que se han convertido en tus mejores amigos casi de repente. Las personas tenemos muchas facetas, y algunas no las mostramos del todo, pero aquí lo que vemos es cómo se muestran personalidades en la intimidad que están totalmente camufladas ante los demás; infidelidades, matrimonios rotos que se mantienen ante los demás, obsesiones incontroladas… todo ello ante la aparente perfección de una urbanización de ensueño americana.

Escrita bajo un estilo directo, en Un extraño en casa Shari Lapena utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que nos proporciona toda la información que afecta a los personajes de la novela, tanto objetiva como subjetiva. Aunque la trama principal se desarrolla en un hilo temporal lineal, se observan varias analepsis o flashbacks que nos proporcionan información muy importante para la situación actual de los personajes y lo que les ocurre en el momento actual. Con unas descripciones correctas y unos diálogos que también están bien resueltos por la autora, quien crea unas escenas con una correcta visibilidad, que dan esa sensación de estar viendo una película de sobremesa, previsible pero entretenida. He de reconocer que el final de la novela me gustó, me pareció un giro interesante y que deja de alguna manera la posibilidad de una continuación.


En cuanto a los personajes, he de comentaros que al principio de la novela parece que van a dar más juego del que después dan realmente, sobre todo Tom, el marido de Karen, que al comenzar la lectura me dio la sensación de que tendría más peso en la trama, más caras ocultas que pondrían en jaque las teorías que vas haciendo a lo largo de la novela; sin embargo, me ha resultado más plano de lo que pensé en un principio. En cuanto a Karen, es quizá la que va dando más giros a lo largo de la historia, la que ha logrado desconcertarme en más ocasiones, no sabiendo muy bien por donde cogerla muchas veces. Sin embargo, otros personajes (que por supuesto no os voy a desvelar aquí, tendréis que descubrirlos por vosotros mismos), me han resultado totalmente previsibles desde el principio, a pesar del empeño de Shari Lapena de enmascararlos bajo un halo de aparente inocencia, son de esos que huelen a maldad y obsesión a leguas de camino. Es verdad que soy una asidua al género y que llega un momento en el que sueles averiguar por dónde van los personajes, pero en el caso de este personaje en concreto al que me refiero, solo le faltaba llevar un cartel que anunciara sus intenciones pegado en la frente.


En líneas generales, Un extraño en casa es de esas lecturas que terminan convirtiéndose en un placer culpable, en esos libros que sabes de antemano como van a terminar, pero que al mismo tiempo te mantienen entretenido y sin pensar en nada más.





domingo, 6 de enero de 2019

La mirada de la ausencia.- Ana Iturgaiz

Reseña La mirada de la ausencia.- Ana Iturgaiz

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417305000
Formato: Papel

Sinopsis:

El 21 de febrero de 1874 el ejército carlista pone cerco a la ciudad de Bilbao. En la ciudad asediada se encuentran Javier Garay, un fotógrafo de postales eróticas, e Inés Otaola, una planchadora sin trabajo, a la que el hambre obliga a ejercer de modelo para Javier.

Sin embargo, las aspiraciones de Javier no pasan por quedarse encerrado en la ciudad sitiada sino en ejercer de reportero de guerra para los periódicos más importantes del país y conseguir el éxito que siempre ha deseado. La ocasión le llega cuando el gobierno liberal le propone la posibilidad de infiltrase tras las líneas enemigas y él la aprovecha sin dudarlo. Lo que no se imagina es que Inés lo arrastrará al campo de batalla con él.

Por su parte, Inés, que fue expulsada hace cinco años del caserío familiar junto a su abuela y su hermano, nunca imaginó que regresaría a su hogar y mucho menos sin ellos. Tampoco sospechó que el fotógrafo sería su oportunidad para huir de la ciudad destruida para volver al lugar en el que nació.


En medio de la destrucción, ambos se convierten en el refugio del otro. Sin embargo, la guerra y las sospechas de los militares conseguirán separarlos. (Sinopsis extraída de: Roca Editorial). 

La autora:

Ana Iturgaiz es graduada en Historia y trabaja en el mundo de las bibliotecas y los archivos. Los libros y los documentos antiguos son parte de su vida. En su vida privada, le encanta la documentación, los lugares con pasado y las viejas fotografías y lo plasma en sus historias.

En 2010 quedó finalista del Premio Novela Romántica 2010 organizado por Ediciones B con la obra Bajo las estrellas. 

Después de algunos años de silencio y gracias a su interés por todos los temas relacionados con la Historia, en esta última novela, La mirada de la ausencia, ha decidido centrar su carrera literaria y reivindicarse como escritora de novela histórica. (Biografía extraída de: Roca Editorial). 

Mi reseña:


La primera reseña del año y está dedicada a una novela que terminé hace unos días y que me ha gustado muchísimo. Hoy os cuento mis impresiones sobre La mirada de la ausencia de Ana Iturgaiz, una novela que nos traslada a finales del siglo XIX, al momento en el que la ciudad de Bilbao sufre el asedio del ejército carlista; será en medio de este crucial momento cuando las vidas de Inés, una modesta planchadora, y Javier, un fotógrafo que pretende plasmar lo que ocurre en el frente, se cruzarán para comenzar una historia que les llevará a enfrentarse a la cara más cruel del ser humano. Quiero agradecer a Roca Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. 

Bombardeo sobre la ciudad de Bilbao
21 de febrero de 1874
La mirada de la ausencia nos traslada hasta febrero de 1874, momento en el que el ejército carlista comienza a asediar la ciudad de Bilbao, Inés, una joven planchadora pierde su empleo tras encontrar unas comprometedoras fotografías en el cajón del señor de la casa. Desesperada por encontrar un nuevo medio de sustento que le permita seguir manteniendo a su abuela y a su hermano, quien solo empieza en ir al frente, sus pasos la llevarán hasta Javier Garay, un fotógrafo que, en sus ratos libres, realiza retratos eróticos. Lo que comienza como una relación de trabajo va convirtiéndose poco a poco en una amistad que se verá reforzada cuando los carlistas entren en Bilbao y Javier decida acudir al frente para plasmar en imágenes lo que ocurre en la primera línea de combate. Inés se unirá a él en esta peligrosa aventura para intentar recuperar una parte de su pasado que jamás debió perder.


Esta novela es una de esas historias que, solo viendo la portada y leyendo la sinopsis, sabía que me iba a gustar. La mirada de la ausencia nos traslada al momento en el que el ejército carlista comienza el asedio a la ciudad de Bilbao, sometiendo a su población a constantes bombardeos. En este momento tan dramático conocemos a Inés Otaola y Javier Garay, la primera es una planchadora que tiene a su cargo a su abuela y a su hermano, y el segundo es un fotógrafo que sueña con convertirse en reportero. Ambos ven como la que hasta ahora ha sido su vida, salta por los aires. Ana Iturgaiz nos muestra cómo la vida cotidiana de una ciudad desaparece y sus habitantes se ven obligados a renunciar a sus vidas por culpa de un conflicto cuyos causantes están a kilómetros de distancia, bien protegidos en sus despachos; cómo miles de hombres pierden la vida en el frente defendiendo una causa en la que creen y que en realidad es una quimera, un espejismo, que son usados como marionetas por aquellos que ostentan el poder y cuyas verdaderas intenciones nunca salen a la luz.

El Cura Santa Cruz y su Guardia
Escrita bajo un estilo directo, en La mirada de la ausencia Ana Iturgaiz utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, nos proporciona a los lectores toda la información, tanto subjetiva como objetiva, que afecta a los personajes de la novela. La historia se desarrolla en un hilo temporal lineal, aunque encontramos algunos flashbacks que nos proporcionan información importante sobre los personajes que protagonizan la novela. Con unas descripciones que nos permiten vivir, junto a los personajes, cada una de las situaciones por las que van pasando, manteniendo una buena visibilidad a lo largo de todo el libro, así como unos diálogos bien trabajados por parte de la autora, encontramos unas escenas vívidas, bastantes completas y que nos emocionan. Reconozco que, en líneas generales, disfruto con estas novelas que mezclan historia, amor, situaciones que ponen al límite a sus protagonistas… y en La mirada de la ausencia encuentras todo esto, y además, bien escrito, donde se nota que la autora conoce el período sobre el que escribe pero lo utiliza como base para su historia, es el escenario para que sus personajes se desarrollen, no termina devorando la historia que nos quiere contar, pero al mismo tiempo no se queda como algo anecdótico.



En cuanto a los personajes, los dos protagonistas me han gustado mucho pues ambos, Inés y Javier, se muestran como dos jóvenes luchadores y con una forma de pensar adelantada a su tiempo. Inés es una joven que, a pesar de su juventud, ha tenido ha tenido que renunciar a vivir su propia vida para cuidar de su abuela y de su hermano, quien solo piensa en ir al frente y luchar por sus ideas. Al quedarse sin trabajo, su camino se cruzará con el de Javier, un fotógrafo que desea convertirse en reportero para plasmar los horrores de la guerra, pero que, mientras espera su oportunidad, realiza retratos eróticos a jóvenes chicas de Bilbao que luego vende a los hombres de la alta sociedad bilbaína. En cuanto al personaje de Ignacio, el hermano pequeño de Inés, me ha gustado la evolución que sufre a lo largo de la historia, creo que es el que más madura; y me ha despertado una gran ternura el personaje del Señor Francisco.




Me alegra haber estrenado la primera reseña del año con esta novela pues con La mirada de la ausencia de Ana Iturgaiz vives grandes momentos de lectura. Un libro que recomiendo y cuya autora se ha ganado ya un hueco en mi biblioteca. 


domingo, 30 de diciembre de 2018

Ojos de muñeca.- Ingrid Desjours

Reseña Ojos de muñeca.- Ingrid Desjours

Editorial: Lince Ediciones
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-17302-15-3 
Formato: Papel


Sinopsis:

Provocador, cínico y misógeno, Marc Percolès, capitán de la policía, está de vuelta al trabajo después de un accidente automovilístico en el que su esposa perdió la vida y del que él ha salido en silla de ruedas. Percolès es un personaje marcado por este accidente y también por la pérdida de su esposa.

Bárbara termina su curso para convertirse en esteticista. Una mujer de otra época, que vive con su madre, es tímida y, obviamente, víctima de las burlas de sus colegas más jóvenes. Bárbara tiene que volver a casa para cuidar a su madre ciega, pero antes, pasa por esta famosa tienda de muñecas donde hace semanas que ha elegido una con la que celebrar su diploma de esteticién.

Pero de regreso a casa, cargada con su tesoro precioso, Bárbara es violada de la manera más horrible, humillada y menosprecia. Todo se rompe en la cabeza y el cuerpo de Bárbara.


A partir de aquí los caminos de estos dos personajes se cruzarán en una historia fascinante, donde la intriga se desarrolla poco a poco, insidiosamente… Todo se pone en marcha, en una violencia física y moral insoportable, para terminar en un final donde el lector, por fin, podrá recuperar el aliento. (Sinopsis extraída de: Lince Ediciones).

La autora:

Después de unos años de prácticas en Bélgica, de evaluación psicológica y terapia, entre otros, de los delincuentes sexuales, Ingrid Desjours decide ejercer en varios países europeos las funciones de formadora, responsable de comunicación y consultora de gestión. En 2007, se retiró a Irlanda a escribir su de primer thriller. A partir de aquí  se dedicó por completo a la escritura de novelas y guiones para series de televisión. Sus tres primeras novelas fueron aclamadas por el público y los libreros. Actualmente vive en París. (Biografía extraída de: Lince Ediciones).

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la que va a ser la última reseña del año y que voy a dedicar a una novela que terminé hace unos días y que me ha resultado realmente inquietante. Hoy os hablo de Ojos de muñeca de Ingrid Desjours, una historia realmente sórdida que nos sumerge en la vida de una joven esteticista que, tras ser asaltada sexualmente una noche, verá como su vida cambia para siempre. Agradezco a Lince Ediciones el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Ojos de muñeca nos presenta a Bárbara, una joven parisina que acaba de recibir su título de esteticista y que vive con su madre ciega, a la que cuida. Una noche, al volver a casa, es asaltada sexualmente y a partir de este momento, toda su vida cambiará para siempre. Marc Percolès, policía que acaba de reincorporarse al servicio, tras sufrir un accidente que le ha dejado importantes secuelas físicas y psicológicas, y que no ha hecho más que acentuar su carácter misógino, será el encargado de investigar unas misteriosas muertes. El destino de estos dos personajes se cruzará irremediablemente en medio de una historia llena de violencia y degradación de la que ninguno podrá salir ileso.


Ojos de muñeca ha sido un libro que, realmente, me ha costado leer. Ha sido una de las novelas que más me ha costado terminar por varias cosas: tiene escenas muy explícitas que llegan a resultar muy sórdidas, el lenguaje que emplea Ingrid Desjours es, en muchas ocasiones, demasiado soez, innecesario para expresar cosas que se pueden contar de la misma manera sin emplear tantas expresiones malsonantes. No me considero una persona que se escandalice con facilidad y he leído libros duros a lo largo de mi vida, pero es verdad que en esta ocasión, hubo momentos en los que me sentía saturada y agobiada. También he detectado en este libro algún error en la trama, ya que, por lo menos a mí me lo ha parecido, hay algunos detalles que la autora da por buenos y que sin embargo, no sabemos cómo ha llegado hasta ahí (no quiero desvelar cuál pero si leéis el libro creo que coincidiréis conmigo). Ingrid Desjours nos quiere mostrar cómo una agresión sufrida por una persona inestable y que vive en un entorno asfixiante puede ser la espoleta que desencadene el infierno, y esto es lo que le ocurre a Barbara, la joven protagonista que, tras ser atacada sexualmente, ve como su inestable universo salta por los aires, tras años de sometimiento por parte de una madre tirana que la culpa de su ceguera y de su soledad.

Escrita bajo un estilo directo, en Ojos de muñeca Ingrid Desjours utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es conocedor de toda la información, tanto subjetiva como objetiva que afecta a todos los personajes que aparecen en la novela, proporcionando una visión más objetiva de todo lo que acontece. Aunque la novela se desarrolla en un hilo temporal lineal, a lo largo de la trama aparecen analepsis o flashbacks que nos proporcionan información relevante y fundamental sobre los personajes y que ha marcado quienes son en la actualidad. Con unas descripciones que nos permiten entrar de lleno en cada uno de los escenarios en los que transcurre la acción, que en muchas ocasiones se convierten en auténticas prisiones psicológicas para los personajes e incluso para el propio lector, y unos diálogos duros, directos y que añaden todavía mayor sensación de sordidez, Ingrid Desjours recrea unas escenas repletas de dureza, oscuras y que dan la sensación de ir cerrándose a tu alrededor, de ir quitándote el espacio que te rodea y haciendo que el aire se vuelva más viciado, casi irrespirable. Todo esto conduce al lector hacia un final que, personalmente me sorprendió pero al mismo tiempo me pareció el más lógico, el más apropiado para el desarrollo que había tenido la trama.



En cuanto a los personajes, en Ojos de muñeca se produce una auténtica bajada a los abismos más oscuros de la mente humana; el lector se adentra, de la mano de la autora, en los recovecos de una persona, Barbara, que desde niña, ha vivido oprimida por una madre dominante que la culpa de todo lo malo que le ocurre, y que tras una agresión sexual, desatará todo lo que lleva escondiendo desde la infancia; pero también nos adentramos en la mente de Marc Percolès, un policía que se acaba de reincorporar al servicio tras sufrir un grave accidente y que, además, presenta comportamientos que rozan la patología contra las mujeres, pues muestra una gran misoginia, es un provocador nato y un cínico de manual, pero en el fondo esconde una personalidad compleja que arrastra traumas difíciles de superar. En este libro, nos enfrentamos a seres humanos destruidos, tan rotos que es difícil que se puedan recomponer, y son esas mismas roturas las que hacen que tengan más cosas en común de las que en principio pueden sospechar.


Como he comentado en la reseña, Ojos de muñeca es una de las novelas que más me ha costado terminar, pero al final me ha mostrado una historia a la que vale la pena acercarse. Ingrid Desjours nos introduce en una historia sin cortapisas, dura y cargada de una enorme tristeza. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...