UA-47860825-1 Los libros de Dánae: julio 2018 ranktrackr.net

Translate

domingo, 15 de julio de 2018

Mujeres errantes.- Pilar Sánchez Vicente

Reseña Mujeres errantes.- Pilar Sánchez Vicente

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417092399
Formato: Papel

Sinopsis:

Sin miedo. Sin rumbo. Sin freno.

Greta Meier, famosa escritora suiza afincada en Londres, retorna a su tierra natal en un último intento por detener la deriva de sus días. Sorprendida por la inesperada enfermedad de su progenitora, decide compensar sus prolongadas ausencias y aparcar los reiterados enfrentamientos, permaneciendo a su lado hasta el fatal desenlace.

Sin embargo, sus últimas palabras siembran una duda demoledora, dejando entrever en el último suspiro el gran secreto de la vida de Greta: ¿Quién era la mujer muerta, si no es su madre? Con la única compañía de sus cenizas, la autora emprende un viaje al pasado en busca de su propia identidad.

Siguiendo el único hilo disponible, localiza un punto en la costa norte de España y hacía allí se dirige. Pronto atisbará que la vieja rivalidad entre la Tiesa y la Chata, dos pescaderas ambulantes, esconde la clave de su origen, pero las preguntas se acumulan sin respuestas. Y el tiempo se acaba.

¿De quién es hija? ¿Ha sido robada a sus verdaderos padres? ¿Qué conexión tienen Cimavilla y Nicaragua? ¿Esconden el secreto esas cartas amarillentas, nunca contestadas? ¿Por qué le resulta tan familiar Gaspar García Laviana, el cura guerrillero cuyos poemas le atraviesan las entrañas?

Dejando atrás las turbulencias del pasado, Greta se adentra en un mundo olvidado buscando pistas sobre su origen: ¿dónde están sus verdaderos padres?¿quién es ella, en realidad?


¿Qué hacer cuando los fantasmas del pasado cobran vida? (Sinopsis extraída de: Roca Editorial).

La autora:

Pilar Sánchez Vicente es documentalista y escritora. Licenciada en Geografía e Historia, trabaja como jefa del Servicio de Publicaciones, Archivos Administrativos y Documentación del Gobierno del Principado de Asturias. Es presidenta de la Asociación Profesional de Especialistas en Información (APEI). Fue guionista y presentadora de varios programas en TVE-Asturias y el canal Internacional de TVE. Entre sus obras destacan: Breve Historia de Asturias (Ayalga, 1986; VTP 2006), Comadres (KRK, 2001) y Gontrodo la hija de la luna (KRK, 2005). (Biografía extraída de: Roca Editorial).

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unas semanas y con la que he tenido sensaciones encontradas ya que la historia me ha parecido bonita pero me ha faltado algo en la forma de contarla. Hoy os hablo de Mujeres errantes de Pilar Sánchez Vicente, quien a través de dos hilos temporales nos cuenta la historia de dos mujeres que poco a poco irán descubriendo la relación que las une y que ambas han debido superar las trabas que la vida les ha ido poniendo delante para llegar a convertirse en las mujeres fuertes que son hoy. Agradezco a Roca Editorial el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Zermatt
Mujeres errantes nos presenta a Greta Meier, una famosa escritora suiza afincada en Londres que debe volver a su tierra natal cuando se entera de que su madre está gravemente enferma. Sin embargo, las últimas palabras de su madre antes de morir siembran la duda en Greta, que comienza a dudar de su origen y de la veracidad de toda su existencia. Entonces comenzará una búsqueda desesperada por averiguar la verdad, lo que la llevará hasta la costa del norte de España, lugar de origen de su madre, donde conocerá a Julia la Chata, una anciana pescadera ambulante que parece guardar la clave del verdadero origen de Greta.



Como he comentado al principio de la reseña, he tenido sensaciones encontradas con esta novela. Por una parte la historia que Pilar Sánchez Vicente nos cuenta me ha parecido bonita e interesante pero creo que me ha faltado algo en la forma de contarla para llegar a conectar del todo con ella; he tenido la sensación de que no llegaba a entrar del todo en la historia o a conectar del todo con los personajes, sobre todo con Greta, que en algunos momentos me ha resultado un poco incomprensible; además, algunas situaciones no me han llegado a quedar del todo claras, se me quedaban un poco emborronadas, no bien resueltas en medio de los saltos entre una trama y otra. En Mujeres errantes nos encontramos dos hilos temporales diferentes con dos protagonistas distintas, aunque poco a poco iremos descubriendo la relación entre ambas; por una parte iremos conociendo a Greta, una escritora de éxito cuya vida personal es caótica y que desde niña busca su lugar sin encontrarlo. Por otra parte conoceremos a la Chata, una anciana que se ganaba la vida como pescadera ambulante y que gracias a su gran carácter pudo sobrevivir a una época dura donde las mujeres no contaban para nada, debiendo rendir cuentas a todos los varones que las rodeaban.

Escrita bajo un estilo directo, en Mujeres errantes Pilar Sánchez Vicente elige la figura de un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de la voz de Greta para contarnos tanto su propia historia como la de Julia la Chata, mediante las conversaciones que ambas mantienen cuando Greta llega a España. Esta visión del narrador protagonista nos proporciona una narración más subjetiva y emocional de todo lo que ocurre en la novela, pero al mismo tiempo también es más sesgada. La novela transcurre en dos hilos temporales diferentes aunque están relacionados entre sí por sus protagonistas, y mientras que Greta nos relata de forma directa su historia, la de la Chata nos va llegando a través de sus conversaciones con Greta, por lo que las analepsis o flashbacks son frecuentes a lo largo de toda. Las descripciones que Pilar Sánchez Vicente realiza a lo largo de toda la novela son correctas y nos permiten situarnos en cada uno de los escenarios en los que transcurre la acción, y estas se acompañan de unos diálogos bien resueltos; sin embargo, he tenido la sensación de que los cambios entre un momento temporal y otro, en ocasiones, no resultaban fáciles de seguir, quedaban como algo emborronados, y hacían que me costase volver a situarme en la lectura, retomarla.

Gijón


En cuanto a los personajes, Mujeres errantes tiene dos claras protagonistas, Julia la Chata y Greta, y ambas, aunque de forma diferente deben convertirse en mujeres fuertes para afrontar todo aquello que la vida les pone delante. Greta, nacida en Suiza pero de madre española, no puede huir de lo que supone ser hija de inmigrante en un país que todavía tiene muchos prejuicios contra ellos. Aunque intenta integrarse, el estigma es difícil de sobrellevar y será inevitable que, llegada la adolescencia la vida de Greta se convierta en un infierno. La Chata, por su parte, nace en un barrio de pescadores acostumbrados al trabajo duro, un barrio de gente unida al mar, un mar que de la misma forma que da, te lo quita todo. Alrededor de ellas también conoceremos a las personas que marcarán de forma inevitable sus vidas, los hombres que irremediablemente harán que sus destines tomen uno u otro rumbo. Personalmente, he de reconocer que he llegado a conectar más con Julia que con Greta, pues el comportamiento de la segunda me ha parecido en ocasiones más errático, menos lógico.


Mujeres errantes es la historia de dos mujeres obligadas a ser valientes ante la vida, a sobreponerse ante aquello que les ocurre sin opción a vacilar. 

Isla de Ometepe

domingo, 8 de julio de 2018

Bailar al borde del abismo.- Grégoire Delacourt

Reseña Bailar al borde del abismo.- Grégoire Delacourt

Editorial: Maeva 
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-17108-36-6
Formato: Papel

Sinopsis:

¿Qué arriesgamos cuando lo arriesgamos todo? A veces hay que perder y perderse para encontrarse a uno mismo.

Esta es la historia de Emma, una mujer de cuarenta años, casada y con tres hijos, que un día se cruza con la mirada de un desconocido. Su vida da un giro de 360 grados cuando se deja llevar por el deseo. Vive con su marido, Olivier, en una ciudad cerca de Lille, donde trabaja en una tienda de ropa infantil. Sus tres hijos son Manon, que ya casi es una joven mujer; Louis, en plena adolescencia, y Léa, a punto de empezarla. La protagonista lleva una vida normal hasta que conoce a Alexandre. Es entonces cuando se da cuenta de que nunca ha vivido  realmente. Así pues, Emma decide fugarse al norte con su amante a pesar de los consejos de su madre y de su amiga Sophie. Grégoire Delacourt nos sorprende una vez más y escribe un giro inesperado que cambiará los planes de la protagonista. Emma se  enfrentará a todos los retos que le plantea la vida, y descubrirá que a veces hay que perder, y perderse, para encontrarse a uno mismo. (Sinopsis extraída de: Ediciones Maeva).

El autor:

Grégoire Delacourt (Valenciennes, 1966) cosechó un inmenso éxito gracias a La lista de mis deseos, con más de un millón de ejemplares vendidos, publicada en veintisiete países y con una adaptación teatral y cinematográfica. 


En nuestro país, se ha publicado también Las cuatro estaciones del amor. (Biografía extraída de: Ediciones Maeva). 

Mi reseña:


Hoy os hablo en el blog de la primera novela que he leído de Grégoire Delacourt, Bailar al borde del abismo, gracias a la cortesía de Ediciones Maeva que me envío un ejemplar para su lectura y reseña, y que me ha parecido realmente deliciosa. La forma en la que Delacourt nos narra una historia triste y cruda nos permite disfrutarla, no sentirla como un drama en el que es imposible adentrarse sin sufrir irremediablemente. Tal y como el título de la obra indica, a lo largo de toda la lectura sentimos que estamos al borde de un abismo, que estamos a punto de caer por él junto a Emma, la protagonista de esta historia que llega a tocar nuestro lado más profundo.

Bailar al borde del abismo nos presenta a Emma, una mujer de cuarenta años que aparentemente lo tiene todo, pues es feliz en su matrimonio y como madre de tres hijos. Sin embargo, el día que su mirada se cruza con la de un desconocido, toda su vida saltará por los aires, pues la pasión que desde hace mucho tiempo no siente vuelve a su vida. Sin poder evitarlo, Emma decidirá dejarlo todo atrás para asomarse a un abismo desconocido que le brinda la oportunidad de revivir emociones que pensaba que jamás volvería a sentir. Pero todos los actos tienen consecuencias y para Emma, asomarse a ese abismo conllevará el riesgo de caer sin posibilidad de retornar.


He de reconocer que al principio pensé que ni iba a conectar con esta lectura, que no conseguiría simpatizar con Emma ni con su forma de actuar, y además la forma de narrar de Grégoire Delacourt me resultó algo extraña, incluso algo ampulosa, y no suele ser un estilo con el que yo termine de encajar demasiado bien. Sin embargo, conforme iba avanzando la novela me iba dando cuenta de que leerla iba ser como deslizarme a través de sus páginas, de que a pesar de estar contándonos una historia tremenda, el autor es capaz de transmitirla al lector con delicadeza y que este la sienta como una caricia cuando en realidad lo que está transmitiendo son puñaladas. Al principio sientes que no vas a ser capaz de entender a Emma, pues los prejuicios son imposibles de apartar, no puedes evitar juzgarla como a una mujer frívola capaz de pasar por encima de todo y de todos con tal de ser feliz a toda costa, pero si lo pensamos fríamente, ¿hasta qué punto es justo que alguien renuncie a ser feliz aunque haya formado una familia?, puede que no sea políticamente correcto lo que Grégoire Delacourt nos plantea en esta novela (y que ya otros autores nos hicieron plantearnos en otras novelas siglos atrás, como Flaubert o Tolstói) pero lo cierto es que te hace pensar las cosas desde otros puntos de vista.

Escrita bajo un estilo directo, en Bailar al borde del abismo Grégoire Delacourt elige la figura de un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de la voz de Emma, proporcionándonos una visión mucho más subjetiva de todo lo que acontece a lo largo de la novela; todo lo vemos a través de los ojos de Emma, somos capaces de sentir lo que ella siente y también nos condicionan esos mismos sentimientos, ya que los demás personajes también nos llegan a través de ella. Las escenas van ganando visibilidad a lo largo de la novela, ya que al principio Emma se centra en hablarnos más de sus sentimientos, del huracán que siente al conocer a Alexandre, un hombre que trastoca su vida tranquila y hace que no dude en dejarlo todo atrás para vivir de nuevo sensaciones que creía olvidadas; sin embargo, conforme la novela avanza, aunque los sentimientos no desaparecen lo cierto es que las descripciones comienzan a tener un mayor peso, a mostrar más para que así el lector sea capaz de visualizar los escenarios en los que van transcurriendo los hechos, acompañándose de unos diálogos donde Emma y el resto de personajes van mostrando cómo se sienten, cómo la nueva situación de Emma no solo la afecta a ella y a su círculo más inmediato. La novela comienza in media res, con Emma recordando el momento en el que conoce a Alexandre, alternándolo con recuerdos de su vida pasada; Grégoire Delacourt sigue más o menos un hilo temporal lineal en la base de la historia,  aunque Bailar al borde del abismo está plagada de analepsis a través de las cuales la protagonista nos va dando datos de su vida.

Château Berne

Château Saint Martin
En cuanto a los personajes, Emma es la protagonista y al mismo tiempo narradora de la novela, por lo que será ella quien nos permita conocer al resto de personajes, pero siempre bajo la influencia de sus propios sentimientos. Cuando conocemos a Emma, es imposible no juzgarla, no pensar que estamos ante una mujer irresponsable que teniéndolo todo, no duda en arruinar la vida de su marido y sus tres hijos por una pasión irrefrenable pero probablemente pasajera con un desconocido. Sin embargo, dentro de la propia novela Delacourt incluye extractos de un cuento de Daudet “La cabra del señor Seguin” que, conforme se va avanzando en la lectura, se va comprendiendo la relación entre la fábula infantil y la propia trama que Emma protagoniza. Personalmente me ha parecido fascinante el personaje de Mimí, una mujer que aparece por casualidad en la vida de Emma y se convierte en un verdadero pilar para ella, una mujer que a pesar de tener motivos de sobra para sentirse desgraciada mira a la vida de frente y con optimismo. También me ha gustado la forma en la que Grégoire Delacourt aborda el personaje de Olivier, el marido de Emma, no llevándolo a ningún extremo que lo haga poco creíble.


La lectura de Bailar al borde del abismo me ha sorprendido gratamente; es la historia de una mujer dispuesta a asomarse al borde de un precipicio desconocido si con ello consigue recuperarse a sí misma.

La noche transfigurada






domingo, 1 de julio de 2018

Primavera cruel.- Luis Roso

Reseña Primavera cruel (Inspector Trevejo 2).- Luis Roso

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2018
ISBN: 9788466662697  
Formato: Papel

Sinopsis:

Madrid, años cincuenta. El inspector Ernesto Trevejo recibe el encargo de enfrentarse a un caso muy difícil: un hombre armado ha aparecido muerto en El Pardo, muy cerca del palacio donde reside Franco.

¿Se trata de un terrorista? ¿Un loco? ¿Puede ser una amenaza real?


Una trama policíaca impecable que es, al mismo tiempo, un retrato fiel y alejado de los tópicos de la sociedad de la época. De la mano de un protagonista a la altura de los grandes del género, Luis Roso mantiene al lector literalmente pegado a las páginas de esta novela. (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

El autor:

Luis Roso (Moraleja, Cáceres, 1988) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona y posee un máster de Literatura Española e Hispanoamericana. Apasionado de la literatura, la historia, el cine y el deporte, actualmente trabaja como profesor de secundaria en la Comunidad de Madrid. Admira a Delibes, Cela, Ferlosio, Sender, Azorín, De la Serna, Aldecoa, Barea y Martín Santos. es su primera novela. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


Esta semana vuelvo al blog con la reseña de una novela que he disfrutado muchísimo, de un autor que ya conocía y que ya me hizo volverme una incondicional de su obra con su primer libro. Hoy os cuento mis impresiones sobre Primavera cruel de Luis Roso, una novela donde nos reencontramos con el inspector Trevejo, a quien conocimos en Aguacero, cuya reseña podéis leer aquí y que, en esta ocasión, debe enfrentarse a lo que parece el intento de asesinato de Franco tras la aparición de un hombre muerto muy cerca del Palacio del Pardo, lo que le llevará a investigar los bajos fondos donde se mueven los miembros de la oposición clandestina al régimen. Quiero agradecer a Ediciones B el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

El Pardo
Primavera cruel nos traslada a Madrid durante la década de los cincuenta. El inspector Trevejo recibe el encargo de investigar la aparición del cadáver de un hombre armado en las inmediaciones del Pardo, muy próximo a la residencia de Franco, ya que todo parece apuntar a que se trata de un atentado fallido contra la persona del Generalísimo. Para ello, Trevejo deberá investigar los bajos fondos de la ciudad, donde se mueven en la clandestinidad los miembros de la oposición al Régimen. Sin embargo, lo que parece un crimen político pondrá al inspector cara a cara con el asesino más despiadado que jamás haya conocido.



Cuando leí Aguacero terminé convencida de que me había cruzado con un autor que tenía mucho que decir, pues ese primer libro de Luis Roso me pareció realmente bueno; pero a veces tener un gran debut en el mundo de la novela puede ser un arma de doble filo, pues las expectativas que creas alrededor de la segunda son enormes, y por lo tanto, se corre un gran riesgo. Sin embargo, Primavera cruel ha cumplido con creces esas expectativas, nos ha regalado una trama compleja que comienza con un aparente intento de magnicidio para después ir destapando algo más complejo pero al mismo tiempo más intrínseco al ser humano, más relacionado con nuestro yo más íntimo y con lo que estamos dispuestos a hacer para defender lo nuestro. Luis Roso nos va mostrando hasta qué punto las personas somos capaces de manipular y pasar por encima de otro con tal de mantener nuestro propio bienestar, cómo algunos creen estar por encima del bien y del mal interpretando que el mundo ha de girar según sus propios deseos, sin importar las consecuencias de sus actos, aunque las víctimas sean personas inocentes. En mi opinión, Primavera cruel se va desvelando, poco a poco, como una historia plagada de secretos que se mantienen ocultos durante años y cuyos conocedores son capaces de todo con tal de evitar que salgan a la luz.

Barcelona (Foto: Francesc Català- Roca)
Escrita bajo un estilo directo, en Primavera cruel Luis Roso elige la figura de un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de la voz de Trevejo para ir narrando todo lo que acontece a lo largo de la historia, y es por eso que toda la información que nos llega a los lectores es más subjetiva, pues siempre la recibimos a través de los ojos del inspector, lo que hace que sus filias y sus fobias se conviertan, casi de forma irremediable, en las nuestras. Algo que ya me pareció magnífico en Aguacero y que me lo ha vuelto a parecer en Primavera cruel son las descripciones, pues Luis Roso es capaz de crear una ambientación tan real que es capaz de trasladar al lector a cada uno de los escenarios que describe; recrea a la perfección esa España que no terminaba de salir del gris, que pese a sol no terminaba de brillar pues le resultaba imposible sacudirse de encima la losa que la aplastaba y que le impedía salir adelante. Es por eso que todas las escenas que encontramos en Primavera cruel tienen un regusto de ceniza, se quedan agarradas a la garganta, porque además se acompañan de unos diálogos bien trabajados, en los que los personajes nos demuestran que no viven un existencia agradable, la existencia no es fácil en un país que todavía no ha salido de la posguerra, donde aún viven en clandestinidad miles de personas por pensar diferente.



En cuanto a los personajes, Trevejo me ha vuelto a conquistar, de nuevo se nos muestra como un inspector sin pelos en la lengua, sin necesidad de quedar bien con nadie para hacer bien su trabajo aunque sabe que hay personas a las que es mejor no molestar. Es independiente pero sabe en qué momento vive. En Primavera cruel, Trevejo se cruza con dos personajes femeninos que serán importantes dentro de la investigación, María y Gloria, y ambas, cada una a su manera, demostrarán que las mujeres, en un momento en el que en España se consideraba que las mujeres debían mantenerse siempre en segundo plano y sumisas, no todas estaban dispuestas a aceptar las normas impuestas por la sociedad. En líneas generales, todos los personajes que vamos encontrando en la novela están perfectamente dibujados, y poco a poco van mostrando las diferentes caras que los componen, demostrando que nadie se compone de una sola capa, de una sola cara y que, a veces, la maldad se esconde tras una apariencia totalmente inofensiva.


Primavera cruel ha sido una de esas novelas que no podía soltar pero que, por otra parte, me daba pena terminar, pues me estaba dando tan buenos momentos de lectura que no me apetecía que acabaran. Luis Roso ya se había convertido en un autor seguro de mi biblioteca, y tras leer su segunda novela, pasa a ocupar un lugar de privilegio. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...