UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Mi resiliencia.- Siegfried Meir ranktrackr.net

Translate

sábado, 12 de marzo de 2016

Mi resiliencia.- Siegfried Meir

Reseña Mi resiliencia.- Siegfried Meir

Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2016
ISBN: 978-84-666-5842-3
Formato: Papel

Sinopsis:

Siegfried Meir, miembro de una familia judía de Fráncfort, solo tenía ocho años cuando fue deportado a Auschwitz. Perdió a sus padres en el campo y fue evacuado en una marcha de la muerte que se cobró centenares de víctimas. Llegó a Mauthausen en enero de 1945 y adoptado, tras la guerra, por un prisionero español.

«Un día Moustaki me dijo: “Debería conocer a Siegfried Meir; su vida es asombrosa, lo encontrará interesante.”
Así que me cité con Siegfried en la terraza del Rostand, cerca de los jardines de Luxemburgo. Y en verdad esa mezcla de dulzura y firmeza resultó asombrosa e hizo que no tardara en decir: “He sido un niño en Auschwitz.”
Las teorías psicológicas actuales demuestran que la falta de afecto, un fallo relacional, a menudo debido a una desgracia sufrida por los padres, afecta el desarrollo de un niño de un modo duradero. De modo que, tal como el lector imagina, Auschwitz sólo puede destruir a un niño de manera irremediable.
Mi resiliencia no es una autobiografía, es una investigación sobre uno mismo, un diálogo con Sherlock Holmes, como un doble, una sombra, un Doppelgänger que camina al lado de Siegfried, lo cuestiona y lo ilumina mientras recupera archivos que rellenan algunos huecos de la memoria.»

Boris Cyrulnik, del prólogo del libro. (Sinopsis extraída de: Ediciones B).

El autor:

Siegfried Meir nació en Fráncfort el 4 de mayo de 1934. Deportado con sus padres en 1943 a Aushwitz y Mauthausen, y liberado por las tropas americanas el 5 mayo 1945, rechazó una acogida propuesta por la Cruz Roja y convenció a Saturnino Navazo, un prisionero  republicano español, de que  lo lleve con él a Francia. Tras obtener su certificado de estudios primarios en el colegio de Revel, a los catorce años decidió aprender el oficio de sastre. Ha sido cantante, restaurador, diseñador de moda, pintor y escultor. Su primer libro Hijo de la niebla, lo escribió en colaboración con Georges Moustaki. Ahora vive feliz con su mujer en Ibiza. (Biografía extraída de: Ediciones B).

Mi reseña:


Esta semana os traigo al blog la reseña de una novela que acabé hace unos días y que me ha resultado una lectura interesante a la par que diferente, pues nos trae una visión distinta de las vivencias en los campos de concentración nazis. Hoy os traigo mis opiniones acerca de Mi resiliencia de Siegfried Meir, que he podido leer gracias a la cortesía de Ediciones B, una autobiografía que nos sumerge en los días más duros del régimen de Hitler.

Siegfried Meir en brazos de su
madre
Siegfried Meir, desde la perspectiva que proporcionan los años y con Ibiza como maravilloso telón de fondo, recuerda toda su vida mientras conversa con un desconocido. Aunque fue un niño de Auschwitz, se considera una persona afortunada, pues ha triunfado en el mundo de la música, ha sido empresario de éxito y ahora expone sus esculturas; de origen judío, fue deportado junto a sus padres cuando contaba ocho años de edad. Sus padres no lograron sobrevivir a las crudas condiciones del campo y Siegfried tuvo que enfrentarse solo a las terribles marchas de la muerte, para terminar recalando en Mauthausen, donde conoció a Saturnino Navazo, un prisionero español que había combatido en el bando republicano durante la Guerra Civil Española y que se convertiría en un padre para él.

Saturnino Navazo (primero por la derecha), durante un
partido de fútbol en Mauthausen

Leer Mi resiliencia es enfrentarte a una visión diferente a la que normalmente solemos encontrarnos los lectores cuando nos enfrascamos en la lectura de una novela sobre el holocausto judío. En su autobiografía, Siegfried Meir nos cuenta cómo recuerda su paso por los campos, cómo vivió la pérdida de sus padres y cómo pudo sobrevivir solo siendo un niño en un ambiente que era completamente hostil. Si hay algo que el autor siempre tiene en cuenta y cree que le ayudó a salir adelante es su propia fortuna, siente que lo único que marcó la diferencia entre él y los miles de niños que caminaron hacia las cámaras de gas recién llegados al campo fue la suerte; la misma suerte que le hizo sobrevivir a unas terribles marchas de la muerte y conocer a un prisionero español que se convirtió en un segundo padre y le adoptó tras el fin de la guerra. Siegfried Meir narra cómo Saturnino Navazo se convirtió en el centro de su mundo, como le salvo de perderse definitivamente y le enseñó de nuevo a querer. Sin mostrarse en ningún momento bajo una visión que le muestre como un héroe, el autor inicia en esta novela una búsqueda de sus orígenes, intenta averiguar quiénes fueron sus padres, para así poder conocerse mejor a sí mismo. 

Entrada a Auschwitz, con la frase "El trabajo os hará
libres"
Siegfried Meir utiliza en Mi resiliencia un estilo directo acompañado de una prosa ágil y cuidada. Escrita bajo la figura narrativa del narrador protagonista, es el propio Siegfried Meir quien nos relata todo lo que acontece en la novela, utilizando la primera persona. Esta novela no sigue un hilo temporal lineal pues el relato que el protagonista va realizando al desconocido al que va contándole su historia va dando continuos saltos temporales, pasando por su etapa en los campos o por su vida de adulto, pero también se va alternando con momentos en los que aparece el monólogo interior, momentos en los que el autor parece olvidarse de todo lo que rodea y se retrotrae a su infancia para recordar, sin que nada se interponga, lo que sucedió en los campos del horror. Con unas descripciones muy buenas y unos diálogos bastante correctos, Siegfried Meir consigue recrear escenas que, sin caer en lo escabroso, permiten al lector vivir en toda su crudeza lo que sucedía tras los muros de Auschwitz o Mauthausen; el autor no pretende caer en el sentimentalismo, cuenta su vida tal y como él la recuerda. Quizás, lo único que no ha terminado de gustarme del todo de este libro ha sido que, en ocasiones, el autor repite información, vuelve sobre datos o vivencias que ya había nombrado o contado y, en mi opinión, esto le resta algo de agilidad a la lectura, la recarga de forma innecesaria.

Entrada a Mauthausen

Foto de familia de Siegfried Meir
Al tratarse de una autobiografía, todo lo referente a los personajes lo vamos a conocer a través de los ojos de su protagonista, la visión que vamos a tener los lectores es la visión que el propio Siegfried Meir tiene de todos ellos. Si algo me ha resultado atractivo en lo referente a los personajes es que el propio Siegfried Meir no intenta reflejarse a sí mismo como un héroe, como alguien que sobrevivió a la guerra porque demostró un valor desmesurado, nada más lejos de la realidad; se retrata a sí mismo como un niño normal, asustado frente a lo desconocido primero, ante el horror después para, posteriormente, pasar a aprender a convivir con una de las peores barbaries que ha cometido el hombre. El protagonista se descubre ante el lector como un niño que no entiende ciertas conductas de sus padres pero que sin embargo no puede remediar seguir echándoles de menos; un huérfano que llega a Mauthausen casi sin esperanza y consigue volver a creer en la vida gracias a un futbolista español que combatió en la bando republicano de una guerra y terminó siendo prisionero en un campo de exterminio de otra. Los lectores podemos conocer mejor gracias a esta novela a Saturnino Navazo, uno de los “españoles de Mauthausen”, un hombre bueno que no fue capaz de desentenderse de ese niño que le fue encargado en el campo, una vez liberado, y lo adoptó como hijo.  

Siegfried Meir con Saturnino Navazo, tras
su liberación
Leer Mi resiliencia ha sido realizar un viaje junto a su protagonista, en muchas ocasiones, realmente duro pero también cargado de esperanza y amor. Siegfried Meir consiguió que su vida no se quedara en los campos; y aunque lo que vivió allí le acompañará siempre, él ha convertido esas vivencias en experiencia vital, sin permitir convertirse en un ser destruido. Una novela que recomiendo leer, sin duda, tanto a aquellos lectores que somos aficionados al género histórico (tanto centrados en este período de la historia como en general) como a aquellos que queráis acercaros a una autobiografía cargada de verdad. 

Amanecer en Ibiza



5 comentarios:

  1. Creo que puede gustarme, así es que me lo llevo apuntado. Gracias por la reseña, saludos :D

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Los libros sobre esa época siempre me resultan interesantes, así que me gustaría leerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una visión distinta, hay que leerlo sabiendo que vas a encontrar una perspectiva diferente.
      Un saludo!

      Eliminar