UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Pasos en la escalera.- Laura Rivas Arranz ranktrackr.net

Translate

viernes, 7 de agosto de 2015

Pasos en la escalera.- Laura Rivas Arranz

Reseña Pasos en la escalera.- Laura Rivas Arranz

Editorial: Literanda   
Año de edición: 2015
ISBN: No consta 
Formato: Ebook

Sinopsis:

Una universitaria principiante se instala en el sexto piso de un edificio viejo, frío y sin ascensor. Sus nuevos vecinos: un niño-batman, una vieja loca por James Dean, un escritor que vende batidoras, una dependienta que oye voces en inglés para desoírlas en español, un médico con el botiquín desmantelado, una niña fea...
Alguien se lanza al vacío contra el asfalto oscuro de la calle. El perturbado del séptimo sospecha que puedes leer sus pensamientos. En lo más alto del edificio, un astrónomo deprimido vigila con obstinación la luna. Y si se cumplen las predicciones de los informativos, habrá una espectacular lluvia de meteoros. Interesados, pueden subir hasta la azotea. En caso de pérdida, sigan el rumor de pasos en la escalera. (Sinopsis extraída de: Literanda).

La autora:

Salmantina, licenciada en Derecho y en Teoría de la literatura y Literatura Comparada. Autora de dos novelas y varios cuentos, algunos finalistas en concursos literarios. “Rompecabezas” es su primera novela. En la actualidad, escribe su tercera novela y publica periódicamente cuentos en Desde el Bosque (http://laurarivasarranz.blogspot.com.es/). Compagina la actividad literaria con el estudio y la investigación de la historia de Salamanca. Ha publicado varios artículos de temática salmantina en Historias del cuarto de atrás (http://historiasdelcuartodeatras.blogspot.com.es/). (Biografía extraída de: Literanda).

Mi reseña:

Hoy os traigo la reseña de Pasos en la escalera de Laura Rivas Arranz, una autora que descubrí a través del gran blog de reseñas El pájaro verde (si no lo conocéis, os animo a que pinchéis el enlace y lo descubráis). Una novela original tanto en su planteamiento como en su argumento que consigue calar en el lector y transmitirle las emociones que en ella se plantean. 

Pasos en la escalera nos mete de lleno en la vida cotidiana de una comunidad de vecinos cualquiera, común. Una joven introvertida que llega a la ciudad para estudiar en la universidad; un escritor que no termina de encontrar la fórmula del éxito; dos hermanos inestables; una chica en paro y frustrada que no consigue avanzar con sus lecciones de inglés; un matrimonio que no se pone de acuerdo sobre la educación de sus hijos... Personas de lo más variopinto que, pese a compartir un espacio común, no saben mucho de quien vive en la puerta de al lado o en el piso de arriba. Quizá la posibilidad de una lluvia de meteoros que anuncian los informativos sea la oportunidad de conocerse un poco más, o quizá este extraordinario acontecimiento pase desapercibido y todo siga como antes. 



¿Cuantas veces nos hemos parado a pensar qué sabemos realmente de las personas con las que nos cruzamos casi todos los días en nuestras escaleras, nuestros rellanos o nuestros ascensores?, probablemente, nunca nos habremos hecho esta pregunta salvo en el momento que oímos algo que nos llama la atención y entonces, por un momento se nos pasa por la cabeza que al otro lado de la pared o sobre nuestras cabezas se desarrolla otra existencia, paralela a la nuestra, de la que no sabemos demasiado; pero ese pensamiento, esa curiosidad, dura un segundo, es como un fogonazo que se esfuma de forma tan repentina como ha llegado, y en seguida volvemos a sumergirnos en nuestra propia rutina y quehaceres, en este ritmo de vida en ocasiones frenético que no nos permite pararnos a mirar a nuestro alrededor. Recuerdo de mi infancia, en un barrio típico de mi ciudad que más parecía un pueblo que un barrio de capital, una calle en la que todos los vecinos se llamaban por su nombre, conocían dónde vivía cada uno e incluso recordaban si esa había sido la casa de toda la vida o por contra alguno antes vivía tres calles más atrás; la forma de llamarse era a pleno pulmón, sin tecnologías de por medio, y los críos podíamos jugar en la calle tranquilamente. La gente vivía con la gente; sin embargo lo que ahora se observa es que la gente pasa de largo del resto, no nos prestamos atención, y cada vez estamos más solos, más encerrados en nosotros mismos; y aunque los avances tecnológicos nos permiten conectar con el mundo entero, cada vez estamos más distanciados. Tenemos el mundo al alcance de la mano y nos empeñamos en alejarnos de él. 

Escrita con un estilo directo y ágil, Laura Rivas Arranz utiliza en Pasos en la escalera una prosa de buena factura a la par que sencilla. Consigue dotar a toda la novela de un ritmo rápido con una sucesión de escenas rápida y concreta, a través de la cual transmite al lector la sensación de ese ritmo de vida que en ocasiones se vuelve frenético y no permite a los personajes pararse a pensar en el resto de sus vecinos. La figura de un narrador objetivo, aunque con grandes trazas de omnisciencia, actúa como una cámara que nos va llevando de la mano para mostrarnos, como observadores indiscretos, todo aquello que ocurre tras las puertas de cada una de las viviendas que componen ese bloque de pisos antiguos que podría ser cualquiera, incluso el tuyo o el mío. Descripciones detalladas que no caen en la abundancia ni el tedio para quien se encuentra al otro lado de la página proporcionan los detalles necesarios para que el lector pueda dibujar en su mente el escenario donde se desarrolla la acción. Con unas escenas bien construidas en base a unos buenos diálogos, así como un buen uso del monólogo interior en las reflexiones que realizan los personajes hacen que los lectores lleguemos a sentir el desasosiego, la soledad y el desencanto que sufren en sus propias carnes los protagonistas del libro. Laura Rivas Arranz ha sido capaz de traspasar las páginas de la novela, de transmitir las emociones que afectan a los personajes sin necesidad de citarlas por su propio nombre, no te dice que alguien está sólo o triste, te lo muestra



En cuanto a los personajes, en Pasos en la escalera Laura Rivas Arranz no nos va a proporcionar una descripción física de estos, pero no es necesaria. Ha construido unos personajes tan reales, tan de andar por casa que probablemente cada lector les pondrá una cara y ahí reside uno de los encantos de esta novela, algo que nos la hará mucho más cercana y que nos hará entrar de lleno en su lectura: cada vecino de Pasos en la escalera podrá representar a alguien que, aunque sea de forma vaga, nos habremos cruzado alguna vez. La autora deja un aura de desconocimiento sobre la imagen de los personajes porque entre ellos lo hay realmente, no se prestan demasiada atención, y pese a convivir en algunos casos durante años en el mismo bloque no saben a ciencia cierta el nombre de cada uno, cual es su ocupación exacta o la puerta correcta en la que viven. Personalmente, no he podido evitar empatizar con el personaje de Claudia, esa chica joven que comienza la aventura de vivir sola y que arrastra una gran timidez, creo que todos hemos tenido que vencer, en algún momento de nuestra vida esa barrera y saltar obstáculos que quizá nos parecían insalvables. También me ha parecido entrañable la forma en la que la autora trata la personalidad de los dos niños que aparecen en la novela, Daniel y Cristina, ambos perfectamente trazados en la trama que protagonizan. En líneas generales, todos los personajes que protagonizan esta novela coral están muy bien dibujados y encajados dentro de las tramas que protagonizan, que aunque parecen discurrir independientes en realidad están ligadas entre sí. 

(Fotograma de la película Stockholm)

Mi experiencia personal con Pasos en la escalera ha sido muy buena, he descubierto a una gran narradora de la que tengo pendiente su primera novela: Rompecabezas, que leeré seguro. En este libro, Laura Rivas Arranz nos invita a reflexionar sobre la importancia que unos simples pasos rozando unos escalones pueden tener sobre nuestra propia existencia. 



Puedes comprar Pasos en la escalera aquí

9 comentarios:

  1. Si te ha gustado esta, "Rompecabezas" te va a encantar.
    Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices en tu reseña. La autora dota a su novela de mucha agilidad, uno no puede evitar quedarse pegado a las páginas mientras interiormente está para arriba y para abajo por esa escalera a ver lo que pasa tras cada puerta. Su estilo es sencillo pero tras esa sencillez se esconden sentimientos complejos. Sus personajes son tan reales que es difícil no identificarse en algún punto con alguno o incluso reconocer en ellos a alguien que conocemos. Sin duda es una gran novela sobre la soledad y el aislamiento en el que vivimos.
    Me alegra que te haya gustado. Y muchas gracias por la mención a mi blog.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos coincidido plenamente en cuanto a nuestra opinión sobre esta novela. Ya cuando leí tu reseña, que me pilló con más de media novela leída, supe que íbamos por el mismo camino en cuanto a lo que nos estaba despertando el libro. Me ha parecido una obra original que consigue transmitir todo aquello que pretende.
      Un besazo guapísima!

      Eliminar
  2. Pues yo he conocido de esta novela por facebook y la verdad es que siento curiosidad. Veo que te ha convencido con lo que me la llevo anotada.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón!!. Yo he disfrutado mucho con su lectura, muy original y transmite emociones.
      Besos!.

      Eliminar
  3. Vaya, qué interesante, me lo apunto! Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante y diferente!!. Ya me contarás ;)
      Un besote!!

      Eliminar
  4. Muchísimas gracias por esta reseña maravillosa. Aunque ya te lo había dicho te lo quiero decir también aquí :)

    Me ha interesado muchísimo lo que dices de las descripciones. Siempre me ha dado un poquito de miedo que en lo que escribo haya pocas descripciones. Es cierto. No me salen más y mira que a veces hago por la labor y me digo a mí misma eso de que a un escritor serio se le distingue por sus descripciones. Si me da muy fuerte y me angustio, me pongo a describir muy aplicada, y cuando estoy en ello hasta me parece que queda bien. Lo malo es que en cuanto releo días después me empiezan a sobrar descripciones por todos lados, y acabo eliminándolas sin compasión ni remordimientos. aunque con una punta de miedo. Me gusta creer (y me tranquiliza pensar) que es por lo que dices en tu reseña: proporcionar “los detalles necesarios para que el lector pueda dibujar en su mente el escenario donde se desarrolla la acción”. Eso es lo que yo intento, dar unos cuantos detalles, los necesarios para saber que estamos en un edificio sin ascensor, y para que el que se adentre en el bloque de viviendas y lo recorra lo ajuste a su propio escenario, a sus propios personajes, sin que se interfieran mis dibujos. Ésa es la idea, ¡ojala lo haya conseguido!

    Me emociona tu cariño por Claudia: “Personalmente, no he podido evitar empatizar con el personaje de Claudia, esa chica joven que comienza la aventura de vivir sola y que arrastra una gran timidez, creo que todos hemos tenido que vencer, en algún momento de nuestra vida esa barrera y saltar obstáculos que quizá nos parecían insalvables”.

    Sí, yo también creo que todos hemos tenido y tenemos obstáculos que saltar que nos parecen insalvables. Y todo se vuelve peor cuando además tenemos que afrontar un cambio en nuestras vidas. Como Claudia. Cambiar de vida siempre es muy difícil incluso cuando son cambios normales que a todos llegan. Confieso que yo todavía llevo por dentro una Claudia adolescente a la que tengo que dar aliento y fuerza para sobreponerse a según qué circunstancias. Me alegra mucho que hayas empatizado con Claudia :)

    En resumen, que mil gracias por tu reseña, me alegra y me anima muchísimo todo lo que has escritor sobre “Pasos en la escalera” y por cierto, me encantan las fotos que has escogido para ambientar tu reseña: la mirilla, la máquina de escribir, las aspirinas, el reloj fluorescente, la televisión, la pareja en la terraza... De todo eso está hecha “Pasos en la escalera”. Mil gracias por tu reseña y un besazo enorme.

    Y gracias también a los que mostráis interés en leer el libro. Con esta reseña, si no lo hubiera escrito yo, también me lo llevaría apuntado!! :) Mil gracias a todos, y a los que lo leáis espero que disfrutéis la novela.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti Laura!!. Ha sido un enorme placer leer tu novela, me ha gustado mucho poder ser parte de ese edificio, subiendo y bajando por esas escaleras.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. almaconletras.blogspot.com.es pasate por mi blog esta empezando aun pero si quieres echarle un vistazo ahi lo tienes

    ResponderEliminar