UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Los ángeles de hielo.- Toni Hill ranktrackr.net

Translate

miércoles, 8 de junio de 2016

Los ángeles de hielo.- Toni Hill

Reseña Los ángeles de hielo.- Toni Hill

Editorial: Grijalbo
Año de edición: 2016
ISBN: 9788425353864
Formato: Papel

Sinopsis:

Barcelona, 1916. A sus veintisiete años, Frederic Mayol ha dejado atrás una vida cómoda en la esplendorosa Viena y la traumática participación en una guerra que sigue asolando Europa. Psiquiatra y seguidor de las teorías psicoanalíticas, se enfrenta a su futuro puesto en un sanatorio ubicado en un tranquilo pueblo pesquero cercano a Barcelona, un enclave perfecto para superar los horrores vividos en el frente.

Pero la clínica y sus alrededores no resultan ser tan idílicos como pensaba. Las sombras de un siniestro pasado se ciernen sobre los ángeles que decoran la fachada del edificio, como si quisieran revivir los acontecimientos que sucedieron en la casa siete años atrás, cuando el lugar era un prestigioso internado para jovencitas de buena familia que cerró sus puertas después de un trágico incendio.

Atrapado entre el anhelo de desvelar el misterio que se esconde entre los muros del caserón y el amor que siente por Blanca, una de las antiguas alumnas del colegio, Frederic deberá enfrentarse a una perversa historia de obsesiones y venganzas hasta llegar a una revelación tan sorprendente como desoladora.


Porque la verdad, aunque necesaria, no siempre supone una liberación; a veces incluso puede convertirse en una nueva condena. (Sinopsis extraída de: megustaleer).

El autor:

Toni Hill (Barcelona, 1966) es licenciado en psicología. Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores traducidos por él se encuentran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Glenway Wescott, Rosie Alison, Peter May, Rabih Alameddine y A.L. Kennedy. Su trilogía del inspector Héctor Salgado se ha publicado en más de veinte países y ha sido un éxito de venta y crítica: El verano de los juguetes muertos (2011), Los buenos suicidas (2012) y Los amantes de Hiroshima (2014). En su última novela, Los ángeles de hielo (Grijalbo, 2016), nos ofrece una magistral historia de intriga psicológica que penetra en los rincones más oscuros de la mente humana, a la vez que nos refleja el ambiente de unos años marcados por la guerra y la tensión social. (Biografía extraída de: megustaleer).

Mi reseña:


La reseña de hoy está dedicada a una novela a la que le tenía muchísimas ganas desde que salió publicada hace unos pocos meses, Los ángeles de hielo de Toni Hill, autor que ya conocía gracias a su trilogía anterior (de la que he leído los dos primeros títulos y que ya me tenía ganada, cuyas reseñas podéis leer aquí). Y ya os puedo adelantar que no me ha defraudado en absoluto, este libro me ha gustado muchísimo y lo he disfrutado desde la primera hasta la última página. He de agradecer a la editorial Grijalbo- Megustaleer el envío de un ejemplar para realizar una reseña.

Los ángeles de hielo nos traslada a la Barcelona de principios del siglo XX; aquí, el joven Frederic Mayol, tras su traumática experiencia en el frente, llega como psiquiatra a un sanatorio para enfermos mentales situado en un pueblo pesquero cercano a la Ciudad Condal, un enclave aparentemente perfecto donde sus pacientes pueden reposar y recuperar fuerzas. Sin embargo, Frederic descubrirá pronto que tras esas majestuosas fachadas se esconden secretos y un trágico suceso que llevó a cerrar las puertas del colegio para señoritas que el edificio era unos años atrás. La necesidad de conocer que sucedió realmente y el amor que siente hacia Blanca Raventós, una antigua alumna del colegio que estudiaba en él cuando tuvieron lugar los trágicos acontecimientos, llevarán a Frederic a tomar un camino sin retorno, lleno de secretos y venganzas que anhelan… ¿únicamente los vivos?



Los ángeles de hielo es una de esas novelas que consiguen crear una atmósfera alrededor del lector que le va atrapando poco a poco; te vas poniendo en tensión casi sin darte cuenta y Toni Hill consigue que mantengas el interés durante toda la lectura, que te preguntes constantemente que ocurrirá después, que tú mismo te preguntes como lo hacen los protagonista, si lo que estás leyendo será cierto o solo será producto de la mente de los personajes y tampoco tú eres capaz de discernirlo. En Los ángeles de hielo, Toni Hill recupera ese halo gótico que tan presente estaba en las novelas de terror decimonónicas, donde las cosas se intuían más que se mostraban, haciendo que la imaginación del lector volase libre, manteniendo siempre la tensión pero sin llegar a contarlo todo con pelos y señales. En este libro, su autor abre sutilmente la puerta, ilumina levemente las estancias a través de las pequeñas llamas de una vela, llenándolas de luces y sombras. También a través de las cartas que se intercambian Frederic con Ana Freud, amiga durante su estancia en Austria, Toni Hill nos hace partícipes a los lectores de la situación que imperaba en Europa en ese momento, la angustia de los familiares que no recibían noticias regulares de sus padres o hermanos mientras estos combatían en los diferentes frentes de la I Guerra Mundial; en líneas generales, el contexto histórico y social en el que se desarrolla la trama nos proporciona mucha información que, personalmente, me ha resultado muy interesante.

Escrito bajo un estilo directo acompañado de una prosa elegante, cuidada y adecuada a la época en la que se desarrolla la historia de la novela, en Los ángeles de hielo encontramos dos tipos de narrador a través de varias voces diferentes: un narrador omnisciente, en tercera persona, que será el encargado de narrar el grueso de la historia, y varios narradores protagonistas que se expresan en primera persona y a través de la voz de personajes como Águeda (en forma de diario personal), Sebastián Freixas (que nos presenta la historia a los lectores e interviene a veces a lo largo de la trama), o Frederic y Ana Freud a través del intercambio de correspondencia epistolar. La novela comienza in media res, ya que los hechos que se nos narran en el prólogo corresponden con hechos que acontecen en medio de la trama, y después se va desarrollando en dos hilos temporales lineales independientes aunque relacionados entre sí, uno que tiene lugar antes de los trágicos acontecimientos que llevaron al cierre del colegio de señoritas (narrado por Águeda en su diario y en primera persona) y el otro que tiene lugar mientras Frederic Mayol está en ese mismo edificio cuando este cumple funciones de sanatorio mental (narrado en tercera persona por ese narrador omnisciente que es conocedor de todo aquello que acontece en la vida de los personajes). Con unas descripciones que permiten al lector adentrarse en los pasillos de ese inmenso edificio, a veces luminosos y llenos de vida, a veces llenos de sombras y penumbras, de sentir los rayos de sol o la fina lluvia que cae sobre las calles de Barcelona, acompañadas de unos diálogos muy bien resueltos, bien llevados y ágiles, Toni Hill consigue crear unas escenas llenas de tensión y claroscuros que mantienen al lector pegado a sus páginas.



Caja china
En cuanto a los personajes, Los ángeles de hielo es una novela coral donde el peso protagonista recae sobre varios personajes; por una parte Frederic Mayol y Blanca Raventós protagonizan la trama que se desarrolla a partir de 1916, mientras que sobre el personaje de Águeda es quien nos narra la historia que tiene lugar en 1909. Sin embargo, aunque ellos sean quienes llevan mayor peso en las tramas, no son los protagonistas absolutos, pues es imprescindible nombrar a Gerard, hermano mellizo de Blanca y hombre de vida disoluta, a María Mercè, prometida de Gerard y amiga del colegio de Blanca, a Biel Estrada, un hombre atormentado que es tratado en el sanatorio por Frederic, a Irene, co-fundadora del Colegio de los Ángeles junto a Águeda, o Griselda, con quien comienzan todos los acontecimientos, entre otros. Todos y cada uno de los personajes que aparecen en Los ángeles de hielo cumplen un cometido concreto en la novela, y lo cumplen a la perfección. Toni Hill ha creado unos personajes que se encuentran perfectamente dibujados dentro de las tramas, que consiguen llegar al lector y ser absolutamente tangibles para él.

Alondras

Los ángeles de hielo es una de esas novelas que te hacen disfrutar de principio a fin, que te mantienen en tensión y con ganas de avanzar, aunque también es cierto que una vez la acabas, te quedas con ganas de que tuvieran unas cuantas páginas más para seguir disfrutando de ella. Un libro que recupera lo mejor de las novelas góticas inglesas del XIX, repleta de guiños y homenajes a estas. Una obra llena de misterio, amor y suspense que no os debéis perder.



           


6 comentarios:

  1. A ver cuando le hago hueco a esta novela que pinta muy bien, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he disfrutado muchísimo, he estado enganchadísima ;)
      Un beso!

      Eliminar
  2. Sólo me falta encontarle un hueco. La tengo en la estantería esperando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en cuanto te pongas con ella, no la vas a poder soltar ;)
      Besos!

      Eliminar
  3. He visto comentarios de todo tipo, reseñas entusiastas como la tuya y otras mucho más neutras. Habrá que leerlo para saber por cuál me decanto yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!, yo he disfrutado mucho con esta novela, pero es que me encantan los libros de este tipo ;), a ver si coincidimos
      Un abrazo!

      Eliminar