UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Todos nosotros.- Javier Menéndez Flores ranktrackr.net

Translate

sábado, 14 de noviembre de 2020

Todos nosotros.- Javier Menéndez Flores

Reseña Todos nosotros.- Javier Menéndez Flores

Editorial: Planeta
Año de edición: 2020
ISBN: 978-84-08-23285-8
Formato: Papel

Sinopsis:

Madrid, 1981. Una pareja de inspectores de policía investiga el atropello mortal de una joven completamente desnuda cuya autopsia revela unas terribles lesiones previas al accidente. Poco después, dos chicas de edades similares desaparecen. Las tres fueron vistas por última vez en locales de copas. Comenzará así una absorbente intriga criminal, que abarca dos décadas, en la que la acción y la psicología de los personajes se entrelazan con maestría. El Madrid del final de la Transición, en donde los feroces métodos franquistas seguían vivos, contrasta con el de una democracia ya asentada aunque expuesta a los peligros del mundo globalizado.

Una novela que no da tregua al lector gracias al ritmo, el suspense y la violencia, con un final épico, tan sorprendente como demoledor, que reflexiona sobre la complejidad del ser humano y sus zonas más oscuras, pero también sobre la fuerza todopoderosa del amor. (Sinopsis extraída de: Planetadelibros).

El autor:

Javier Menéndez Flores (Madrid, 1969) es autor de una quincena de libros. Ha publicado las novelas Los desolados, El adiós de los nuestros y, junto con el periodista Melchor Miralles, El hombre que no fui —basada en el crimen de los marqueses de Urquijo—, la cual fue finalista del Premio Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón 2018.

También ha firmado libros de entrevistas —Miénteme mientras me besas, Arte en vena—, un ensayo cinematográfico —Guapos de leyenda— y exitosas biografías de grandes figuras de la música española, entre las que cabe destacar la trilogía dedicada a Joaquín Sabina —Perdonen la tristeza, En carne viva y No amanece jamás— y el único volumen autorizado sobre el grupo Extremoduro, De profundis.

Periodista cultural de larga trayectoria, ha colaborado en diversos medios. Sus artículos y entrevistas han aparecido en cabeceras como Interviú, Rolling Stone y El Mundo. (Biografía extraída de: Planetadelibros).

Mi reseña:

Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que terminé hace unos días y que me ha gustado mucho; ha sido lo primero que leo del autor y desde ya puedo deciros que seguro repetiré con él. Hoy os cuento mis impresiones sobre Todos nosotros de Javier Menéndez Flores, que nos traslada al Madrid de principios de los años ochenta para sumergirnos en una historia truculenta de chicas desaparecidas, que tienen en común que la última vez que fueron vistas estaban es locales de ocio nocturno de la capital. Una historia que no deja indiferente, dura y que en ocasiones encoge el estómago, que nos habla de la más terrible naturaleza humana. Agradezco desde aquí a Editorial Planeta el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

Todos nosotros nos presenta a Diego Álamo, inspector de policía en Madrid recién llegado al cuerpo en 1981, donde cree que hay muchos aspectos que cambiar. Él y su compañero Roberto Guzmán, más veterano, serán los encargados de investigar la muerte de una joven que ha aparecido atropellada en una calle de la capital; sin embargo, este no es un accidente sin más, pues la joven llevaba tiempo desaparecida, al igual que otras jóvenes que también fueron vistas por última vez en locales de ocio nocturno de la ciudad. Diego y Guzmán deberán enfrentarse a una investigación que los sumergirá en lo peor de la naturaleza humana, una intriga criminal que parecerá ser un callejón sin salida, y que irá desde el Madrid del final de la Transición hasta el de una democracia ya asentada pero que sigue escondiendo peligrosos monstruos.


Tal y como os he comentado al principio de la reseña, Todos nosotros ha sido una muy grata sorpresa lectora. En cuanto la vi en redes sociales me llamó muchísimo la atención, pues es un género que me gusta mucho, pero más allá de eso, me ha resultado realmente adictiva, y he visto un libro muy bien escrito, con una trama muy bien armada y que no deja nada al azar, para conducir al lector a un final que sorprende pero que no hace que nos sintamos engañados en ningún momento, pues las pequeñas pistas estaban ahí, puestas de forma sutil. Javier Menéndez Flores nos muestra una historia realmente dura, que muestra lo peor de la naturaleza humana, pero al mismo tiempo también lo mejor, la oscuridad y la luz contrapuestas como siempre ocurre en la vida. No hay vida sin muerte, no hay luz sin oscuridad. Frente a la maldad más absoluta, encontramos la voluntad férrea de Diego de encontrar a las jóvenes desaparecidas y hacer justicia, no dejando que el psicópata que las retiene salga impune, llevando la investigación como una segunda piel; y sin embargo, esa oscuridad no puede evitar que viva una maravillosa historia de amor con Mónica, una mujer que se convierte en una compañera de vida fundamental, con la que consigue mantener su alma a salvo. Pero más allá de las desapariciones, de la investigación criminal, en esta novela vemos el trasfondo social que todavía se vivía a principios de los años ochenta en España, a finales de una Transición que nos sacó, como país, de décadas de oscuridad, y sin embargo, algunos profesionales se resistían a abandonar los métodos que los cuerpos del orden habían utilizado durante la dictadura franquista, frente a las ganas que las nuevas generaciones tenían de renovar las formas, más allá de unos cambios de nombre. Esto se nos muestra en la novela gracias a los personajes de Guzmán, veterano y ya de vuelta de todo prácticamente frente a Diego, recién llegado y con ganas de hacer las cosas de forma diferente.

 

Escrita bajo un estilo directo, en Todos nosotros Javier Menéndez Flores utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, expresándose en tercera persona, es el encargado de trasladarnos a los lectores toda la información, tanto subjetiva como objetiva que afecta a los personajes que aparecen en la novela, que se encuentra divida en dos partes diferenciadas: una primera que transcurre a principios de la década de los ochenta, donde se producen las desapariciones que dan lugar a la investigación criminal, y una segunda que transcurre a principios de la década de los dos mil, cuando tienen lugar unos hechos que harán que Diego se vuelque de nuevo en la investigación. La historia comienza con un prólogo in extrema res, es decir, por el final, para después, dando un salto temporal hacia atrás, nos lleva al inicio, al origen de la trama, donde conoceremos a Diego, con su cargo de inspector de policía casi recién estrenado. Con unas descripciones que nos permiten situarnos en cada uno de los escenarios donde transcurre la acción, siguiendo a los personajes y viviendo con ellos cada una de las situaciones en las que se encuentran, personalmente me ha gustado la forma de situarnos en la época que tiene Javier Menéndez Flores, contándonos que canciones sonaban en la radio o que noticias aparecían en los periódicos, además, es el año de mi nacimiento, así que todavía me ha despertado más la curiosidad. A estas descripciones se unen unos diálogos muy bien llevados, ágiles y que permiten a los personajes llevar las riendas de las escenas, con lo que logramos una gran visibilidad. Los capítulos nos van mostrando la investigación criminal, pero también la perspectiva de las víctimas y el asesino, lo que añade bastante crudeza a la novela, con algunas escenas que consiguen encoger el estómago.

 

En cuanto a los personajes, Todos nosotros cuenta con un protagonista claro en Diego Álamo, pero también con unos personajes principales que no se pueden obviar porque la convierten en la gran novela que es, como Guzmán, el compañero de Diego, que es todo un personaje, y que tiene unos métodos muy particulares de investigación; o Mateo y Sara, las nuevas generaciones de inspectores con las que Diego trabajará en la segunda parte de la novela y que añadirán una nueva perspectiva al caso, dos personalidades completamente diferentes entre sí pero que pronto se darán cuenta de que se complementan perfectamente. Y en medio siempre Diego, “El Pincel”, como le llaman en la Brigada, un hombre íntegro que no se permite dudar de la importancia de su trabajo, pero que también conoce sus límites, y que a pesar de toda la oscuridad que le rodea, encuentra la luz en Mónica, la mujer de su vida, su amor, el faro que consigue que siempre encuentre el punto de retorno. Personalmente, me ha gustado que también podamos conocer los sentimientos y pensamientos de las víctimas, saber qué pasa por sus mentes durante su cautiverio, la incertidumbre, el no saber si habrá un mañana o un minuto después, el miedo atroz que paraliza pero al mismo tiempo el instinto de supervivencia que lucha por salir y que hace que la vida siga abriéndose camino en las situaciones más límite.

Todos nosotros es una de esas novelas que no deben dejarse pasar, una de esas lecturas que te absorben para no soltarte hasta que llegas a la última página. Y desde luego que Javier Menéndez Flores ya forma parte de mi biblioteca.




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...