UA-47860825-1 Los libros de Dánae: La caverna de las ideas.- José Carlos Somoza ranktrackr.net

Translate

lunes, 1 de diciembre de 2014

La caverna de las ideas.- José Carlos Somoza

Reseña La caverna de las ideas.- José Carlos Somoza

Sinopsis:

Cuerpos mutilados de efebos son descubiertos en las calles de Atenas, crímenes inexplicables que no parecen seguir ningún orden lógico. Heracles Póntor, el Descifrador de Enigmas, se encargará de resolverlos con ayuda de uno de los filósofos de la célebre Academia platónica, Diágoras de Medonte. Pero el propio texto de La caverna de las ideas, que el lector tiene ahora en sus manos, también esconde secretos: sus traductores desaparecen o mueren, y el actual se enfrenta a un enigma milenario que desborda su capacidad de juicio y en el que se imbricará tanto la novela como la percepción de cada lector.

El autor:

José Carlos Somoza Ortega (La Habana, Cuba, 13 de noviembre de 1959) es un escritor español. Se trasladó a España con sus padres a la edad de un año, país donde reside desde entonces. Ha estudiado medicina, especializándose en la rama de la psiquiatría, y no es hasta 1994 cuando empieza a dedicarse de forma plena a la literatura. Es socio de honor de Nocte, la Asociación Española de Escritores de Terror. Ha sido galardonado con numerosos premios literarios a lo largo de su carrera, como por ejemplo: El Fernando Lara 2001 y El Hammett 2002 por "Clara y la penumbra" o el Ciudad de Torrevieja 2007 por "La llave del abismo". Su última novela "La cuarta señal" ha sido publicada en 2014 por la editorial Minotauro. (Biografía extraída de: http://es.wikipedia.org).

Mi reseña:

Hoy empieza una nueva semana, hay que cogerla con fuerza; y qué mejor manera para ello que traeros al blog una novela realmente original de un autor del que me declaro (yo os lo he comentado en alguna ocasión) auténtica admiradora. Hoy os traigo la reseña de La caverna de las ideas, de José Carlos Somoza


Atenas (Grecia)
La caverna de las ideas es, a priori una novela que contiene dos historias diferentes. Una de ellas es una novela griega antigua, la propia Caverna de las ideas, publicada en Atenas, justo al acabar las Guerras del Peloponeso. En ella se nos cuenta los periplos de Heracles Póntor, un "descifrador de enigmas" contratado por Diágoras de Medonte, tutor en la Academia platónica para resolver la misteriosa muerte de uno de sus discípulos. Pero mientras se intenta descifrar este luctuoso acontecimiento, otros efebos comenzarán a desaparecer, y lo que en principio parecía algo fortuito, resultará no serlo. Sin embargo, una segunda historia se da en esta novela, pues al mismo tiempo, en los pies de página del texto que los lectores tenemos en nuestras manos, se están desarrollando acontecimientos paralelos: el traductor de La caverna de las ideas, a través de estas notas al pie comienza a mandarnos mensajes, pues él mismo comienza a no discernir bien donde comienza la realidad y donde acaba, y cuando de repente, sea secuestrado y obligado a seguir con la traducción de la obra en una celda para demostrar la teoría perseguida por su captor, llegará a unas conclusiones que escapan a toda lógica. 


La Academia de Atenas (Rafael Sanzio, 1510-1512)
La caverna de las ideas fue el primer libro que leí de José Carlos Somoza, y me quedé tan impactada que ya no pude despegarme de sus obras; me pareció una novela totalmente original, tanto en la estructura como en el contenido. Además, la forma en la que el autor implica al lector, metiéndolo de lleno en la novela, pero al mismo tiempo dejándolo libre para sacar sus propias conclusiones, convierten a esta obra en una apuesta tremendamente genuina dentro del mundo literario. En este libro vamos a ver mucha influencia de la obra y pensamientos platónicos sobre el mundo de las ideas, el mundo que, para Platón, realmente es, y que por lo tanto es el real, mientras que el mundo físico no es más que una copia imperfecta de aquel. Teniendo esta premisa como punto de partida, el autor comienza a tejer todo un entramado que envuelve a los protagonistas de las historias que se dan dentro de la novela, al tiempo que implica al lector, quien llega a plantearse millones de preguntas... ¿Cúal es la novela real y cuál es la que está dentro de cuál?, ¿se resolverán los misteriosos asesinatos al final o todo será producto de una irrealidad?... Bien, pues para resolver todas estas preguntas que irremediablemente te van asaltando a medida que avanzas en la lectura no tienes más remedio que hacer eso, leerla


Una novela escrita con el estilo particular que caracteriza a casi todas las obras de José Carlos Somoza, el autor posee un estilo propio; en este caso, pese a mantenerse dentro de su estilo, directo y elegante, nos sorprende utilizando una prosa sencilla aunque de muy buena factura, pues no debemos olvidar que se supone nos estamos adentrando en una obra escrita en la antigua Grecia, por lo que adapta el lenguaje usado al momento histórico en el que se está desarrollando la trama del libro. Escrita utilizando dos figuras narrativas diferentes, en la parte que desarrolla La caverna de las ideas José Carlos Somoza utiliza la figura del narrador omnisciente en tercera persona, mientras que en las notas al pie utiliza la figura del narrador protagonista, pues es el propio traductor de La caverna quien nos transmite sus impresiones, que se irán transformando en inquietudes conforme avance la obra, y es a través de él como el lector se va implicando personalmente en la totalidad de la novela, que se va convirtiendo poco a poco en un laberinto literario en el que sabes como has entrado, y que vas notando como la curiosidad por como podrás salir va aumentando según vas pasando página tras página; En La caverna de las ideas, José Carlos Somoza construye una trama que transmite inteligencia y originalidad a lo largo de toda su extensión, de principio a fin, que comienza presentando dos historias aparentemente independientes pero que se irán entrelazando conforme avancen. 





Platón
En lo referente a los personajes, aquí también José Carlos Somoza deja presente su propia huella cuando ha de desarrollar a aquellos que han de protagonizar las páginas de la novela. Se trata de personajes complejos, que encierran en sí mismos los mensajes que el autor quiere transmitir mediante la historia, y se apoya en ellos para dar más fuerza a aquello que quiere contar. Con el personaje de Heracles Póntor rinde homenaje, por una parte al mayor héroe de la mitología griega: Heracles (Hércules para los romanos) y con el apellido, irremediablemente nos vendrá a la mente uno de los mejores detectives creados en el mundo de la literatura, con que el curiosamente, también comparte "nombre": Hércules Poirot, y con quien también comparte oficio, pues ambos son "descifradores de enigmas"; creo que es una bella y original manera de recordarnos a este clásico personaje de Agatha Christie. Por otra parte, coloca a Diágoras de Medonte, filósofo de la Academia platónica en la trama, lo que nos conduce directamente a observar como se conduce el propio Platón en las distancias cortas. Pero también con el personaje del traductor de La caverna realiza un trabajo psicológico tremendo, algo muy característico en el desarrollo de los personajes de Somoza, muy trabajados a nivel de la psique, del pensamiento e incluso atormentados


Uno de "Los Trabajos de Hércules" pintados por
Zurbarán
La caverna de las ideas es una novela con la que José Carlos Somoza nos hace avanzar por un campo minado de buena literatura, original y arriesgada, que el lector puede disfrutar muchísimo, pues es un libro que se lee y se vive, que se interpreta. Una caverna donde una vez dentro, no querrás salir hasta que no hayas desentrañado el enigma final.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada