UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Cien años de soledad.- Gabriel García Márquez ranktrackr.net

Translate

lunes, 14 de julio de 2014

Cien años de soledad.- Gabriel García Márquez

Reseña Cien años de soledad.- Gabriel García Márquez

Sinopsis:

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes de nuestro siglo. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el premio Nobel de Literatura coronando una obra que se había abierto paso boca a boca -como gusta decir el escritor- son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

El autor:


Gabriel José de la Concordia García Márquez (Aracataca, 6 de marzo de 1927 – México, D. F., 17 de abril de 20142 ), más conocido como Gabriel García Márquez, fue un escritor, novelista, cuentista, guionista, editor y periodista colombiano. En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura. Fue conocido familiarmente y por sus amigos como Gabito (hipocorístico guajiro para Gabriel), o por su apócope Gabo desde que Eduardo Zalamea Borda, subdirector del diario El Espectador, comenzara a llamarlo así. Está relacionado de manera inherente con el realismo mágico y su obra más conocida, la novela Cien años de soledad, es considerada una de las más representativas de este género literario e incluso se considera que por su éxito es que tal término se aplica a la literatura desde los años setenta. En 2007, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española lanzaron una edición popular conmemorativa de esta novela, por considerarla parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos. Fue famoso tanto por su genialidad como escritor así como por su postura política. Su amistad con el líder cubano Fidel Castro causó mucha controversia en el mundo literario y político. Autor de numerosas obras inmortales como son El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, Crónica de una muerte anunciada, La hojarasca, Noticia de un secuestro o Memoria de mis putas tristes, entre otras muchas. (Biografía extraída de: http://es.wikipedia.org).

Mi reseña:

La reseña de hoy en el blog la enfrento quizá de una forma algo diferente, ya que se trata de hablar de una de las obras más grandes que se han escrito en el S. XX: Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, pero también hay que reconocer que es una de las más personales, puesto que la gente que la lee, o se queda absolutamente subyugada por ella, o por contra no le gusta en absoluto; eso si, es una novela que no deja a nadie indiferente. 

Macondo (Pintura de Hernando Nossa)
En Cien años de soledad, recorreremos a lo largo de siete generaciones la historia de la familia Buendía- Iguarán, que tendrá su origen en la pareja formada por José Arcadio y Úrsula, quienes al ser primos, al principio tendrán miedo de que se haga realidad la "maldición" que dice que la descendencia de los matrimonios entre familiares nacerá con cola de cerdo. Cuando tengan que huir de su aldea y buscar un nuevo lugar donde establecerse, un sueño de José Arcadio donde se repita sin cesar la palabra "Macondo" hará que José Arcadio decida hacer un claro en medio de la selva y que ese sea su nuevo hogar, al que bautizará como Macondo, fundándolo junto a varias familias que serán llevadas a el por José Arcadio. A partir de aquí, y con el nacimiento de los tres hijos de la pareja: José Arcadio, Aureliano Y Amaranta, comenzará la historia de esta saga familiar donde las guerras, las revoluciones, el amor, las pasiones, pero sobre todo, la soledad, serán una constante en la vida de estos personajes que se han convertido en inmortales dentro de la literatura universal. 

Cien años de soledad no es una novela fácil de leer. Partimos de la premisa de que hace falta un árbol genealógico para aclararnos bien a que generación pertenece el personaje sobre el que estamos leyendo, ya que los nombres se repiten constantemente en todas y cada una de ellas, y esto puede resultar un handicap en la lectura (yo he de reconocer que tuve que echar mano más de una vez del que iba al principio de la edición que tengo para saber de que Aureliano o de que José Arcadio estaba leyendo en algún momento). Pero también es cierto que, una vez leída, es tal la sensación que te invade, que realmente merece la pena todas las veces que has manoseado la página donde se especifican las generaciones de la familia Buendía. Es difícil, o por lo menos en mi caso lo fue, resistirse a entrar de lleno en ese universo extraño y mágico que es Macondo, donde nada pasa como esperamos pero donde en realidad reconocemos más cosas de las que nos gustaría. Gabriel García Márquez era un maestro del realismo mágico, y eso es algo que sabemos todos y que no le estoy descubriendo a nadie, pero también era un maestro describiendo sensaciones y haciendo que estas traspasaran las páginas del libro para llegar directamente al lector. Cuando leemos Cien años de soledad, no estamos haciendo que Macondo entre en nuestras vidas, nosotros entramos en la vida de Macondo y sus habitantes

Árbol Genealógico de Cien años de soledad

Gabriel García Márquez utiliza la figura del narrador en tercera persona que permite al lector situarse de forma objetiva en toda la obra y conocer todos los aspectos de la novela. Una novela donde se entremezclará lo real (que de una manera sutil podemos identificar en las revoluciones y en las guerras que se establecen en la novela), lo mágico, la fantasía; donde el destino de Macondo estará irremediablemente unido al de la familia Buendía. García Márquez construye una novela donde se aparece ante el lector todo un universo fascinante de personajes y sensaciones que envuelven a quien esté leyendo el libro hasta que éste se ve metido de lleno dentro del mundo creado por el autor, y una vez dentro resulta muy difícil salir. Una trama elaborada de forma magistral en la que los acontecimientos fluyen por sí solos, pero con la fuerza de un torrente incontrolable donde todo lo que ocurre no se puede contener. Gabriel García Márquez combina de forma magistral la delicadeza con la fortaleza en su narración. Cuando estás sumergido en la lectura tienes la sensación de encontrarte mecido entre sus páginas pero al mismo tiempo, estar dentro de un auténtico vendaval de sensaciones. 

Los personajes, ¡ay los personajes de este libro!. Si hay unos personajes complejos, difíciles y que van girando sobre sí mismos son los que Gabriel García Márquez plasmó en Cien años de soledad. Todos y cada uno de ellos repiten un patrón a lo largo de las generaciones, una tras otra, y creo que de ahí, el simbolismo que utiliza el autor de repetir los nombres una y otra vez. Repiten los fallos, las incongruencias, el incesto... y además, están sometidos a una constante en sus vidas: la soledad. Pero para mí, si hay un personaje que representa lo que el autor nos quiere decir en el título de la novela, es el de Úrsula, la matriarca de la familia. Es una mujer que vive más cien años, y que tiene que soportar, a lo largo de extensa vida la soledad de las idas y venidas de su esposo, de sus hijos, de sus nietos; un personaje duro y fuerte, casi rocoso que es en realidad el único aporte de cordura a su familia, el motor económico y espiritual de su estirpe, la que la mantiene unida, y que en realidad también es el pilar fundamental y la razón de existir de Macondo. Para mí, aunque todos los personajes tienen algo que los hace fascinantes, no pude remediar que el personaje de Úrsula me subyugara sin remedio y que, personalmente opine que es el pilar fundamental de la novela. 



He de reconocer que a mí me costó enfrentarme a la lectura de Cien años de soledad, de hecho, no fue la primera novela que leí de Gabriel García Márquez y tampoco conseguí leerla en el primer intento que realicé, conseguí entrar a la segunda, pero eso si, una vez entré en Macondo, ya no pude salir, me quedé hasta que Gabriel García Márquez puso el punto y final a la obra. 


4 comentarios:

  1. Felicidades por la reseña. Leí y disfruté con Cien años de soledad. Pero si me mandan reseñarla no sabría ni por dónde empezar. Son novelas que cuesta trabajo meterse en ellas pero, como bien dices, una vez que te adentras en Macondo te cuesta trabajo abandonar a la familia Buendía. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco!!!
      Me alegra que te haya gustado. A mi me fascinó esta novela, pero como digo en la reseña, al segundo intento, porque en el primero no le cogí el punto. Creo que es un libro con el que te tienes que encontrar en el momento adecuado.
      Besos!!.

      Eliminar
  2. Como suele pasar con las grandes obras o gustan o no gustan, pero no dejan indiferentes. Y muchas veces también requieren un pequeño esfuerzo al principio, pero como tú dices, una vez atrapada en sus páginas ya no se puede salir.
    Me gustan todas tus reseñas, pero esta me ha gustado especialmente. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!. Si es cierto que las grandes obras o te apasionan o no puedes acabar de leerlas, yo creo que ahí radica su grandeza. A mí esta me apasionó pero hay otros clásicos que no he podido terminar o no me han gustado.
      Besos!!!

      Eliminar