UA-47860825-1 Los libros de Dánae: Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.- Vicente Blasco Ibáñez ranktrackr.net

Translate

martes, 29 de abril de 2014

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.- Vicente Blasco Ibáñez

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.- Vicente Blasco Ibáñez

Sinopsis:

Julio Desnoyers, joven argentino acomodado de ascendencia francesa, aguarda en un jardín de París una cita de amor. Poco sospecha que en breve habrá de desencadenarse sobre Europa una de las más terribles calamidades, la guerra, con toda su secuela de desastres. "Los cuatro jinetes del Apocalipsis" es una novela que permite dar rienda suelta al placer de leer. En el marco del enfrentamiento entre alemanes y franceses en la Primera Guerra Mundial, dos familias con un tronco común –los Desnoyers y los Hartrott–, pero pertenecientes cada una a uno de los bandos en conflicto, se verán envueltas en el mismo trágico conflicto que se resuelve en los desolados campos de batalla.

El autor:

Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 29 de enero de 1867 – Menton, Francia, 28 de enero de 1928) fue un escritor, periodista y político español. Nacido en Valencia, el primer libro serio que leyó fue "La historia de los girondinos" de Lamartine y luego las obras de Victor Hugo, especialmente "Los miserables". En su formación política y literaria influyó el escritor radical de la Renaixença valenciana Constantí Llombart. La obra de Vicente Blasco Ibáñez, en la mayoría de las historias de la literatura española hechas en España, se califica por sus características generales como perteneciente al Naturalismo literario. También se pueden observar, en su primera fase, algunos elementos costumbristas y regionalistas. Sin embargo, se pueden agrupar sus obras literarias según su gran variedad temática frecuentemente ignorada en su propio país, puesto que además de las novelas denominadas de ambiente valenciano (Arroz y tartana, Flor de Mayo, La barraca, Entre naranjos, Cañas y barro), hay novelas sociales (La catedral, El intruso, La bodega), psicológicas (La maja desnuda, Sangre y arena), novelas de temas americanos (Los argonautas), novelas sobre la Primera Guerra Mundial (Los cuatro jinetes del Apocalipsis, Mare nostrum, Los enemigos de la mujer), novelas de exaltación histórica española (El Papa del mar, A los pies de Venus), novelas de aventuras (El paraíso de las mujeres, La reina Calafia), libros de viajes (La vuelta al mundo de un novelista, En el país del arte, Oriente, la Argentina y sus grandezas) y novelas cortas (El préstamo de la difunta, Novelas de la Costa Azul, Novelas de amor y de muerte, El adiós de Schubert) entre sus muchas obras. Murió en su residencia Fontana Rosa en Menton (Francia) el 28 de enero de 1928, un día antes de cumplir 61 años por las complicaciones de una neumonía. (Fuente: http://es.wikipedia.org).

Mi reseña:

Tengo la lectura de esta novela bastante reciente, ya que la leí este pasado verano, y la verdad es que, a parte de la grandiosidad literaria que encierra, me llamó mucho la atención que, a pesar de ser un libro escrito en 1916, muchas de las cosas que Vicente Blasco Ibáñez nos cuenta en el, se podrían extrapolar perfectamente a nuestros días. 


Grabado de Los Cuatro Jinetes del
Apocalipsis, de Alberto Durero (1498) 
En Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis se nos narra la historia de la familia Desnoyers- Madariaga. El libro comienza con el personaje de Julio Desnoyers, personaje central de la novela y nieto del patriarca de la familia Don Marcelo Madariaga. Julio, de origen argentino, y que ha llevado una vida nada convencional en el país andino, está esperando a alguien en un jardín de una calle de París, una relación secreta, casi prohibida, en un país que está a punto de verse abocado a un caos absoluto cuando se vea envuelto de lleno en la primera Gran Guerra. Pero la familia Desnoyers no sólo se verá envuelta en una guerra de países, también se verá envuelta en una guerra familiar, ya que las hermanas Madariaga (una de las cuales es la madre de Julio) está casada con un francés, Desnoyers, pero su hermana está casada con un alemán, Von Hartrott. Y quizá, esta guerra interna sea, y no la otra, la que realmente, lleve a la destrucción total a la familia.

Leer a Vicente Blasco Ibáñez siempre es un placer, pero este libro me pareció un fresco de la Primera Guerra Mundial escrito con gran contundencia. Resulta casi palpable que el autor estuvo en Francia durante ese periodo; de hecho, el propio presidente francés en ese momento, Poincaré le pidió su presencia en el frente francés en calidad de novelista para que plasmara en un libro lo que observara. 


Fotograma de la película de 1962
Pero la visión que Blasco Ibáñez nos cuenta en esta novela, pese a estar del lado francés, y por lo tanto ser un libro completamente partidista y nada neutral (era un hombre de ideología de izquierdas y aborrecía la forma de proceder de los alemanes de la época) es una visión no desde el campo de batalla, ya que sólo hacia el final de la novela se nos ofrecerán algunos pasajes más bélicos, aunque no por escasos menos cruentos; sino más desde el punto de vista humano, de la población, esa calma tensa que respiraba el pueblo que veía partir a sus jóvenes con la casi certeza de que no los volvería a ver; de las familias divididas por orgullos que venían de antaño y que bajo el pretexto de la guerra, vengaban antiguas vendetas o como muchas veces un desengaño o el querer demostrar algo a los demás te puede llevar a la destrucción.


Fotograma de la película de Vincente Minnelli
Los personajes de esta novela también son una lección de literatura. El personaje central, Julio Desnoyers comienza siendo un egoísta calavera que no sabe muy bien hacia donde dirigir su vida solo preocupado por las mujeres, las fiestas y su pasión por la pintura, pero que a medida que avance la narración, irá evolucionando conforme cambien las circunstancias que le rodeen. Los personajes femeninos jóvenes que rodean a Julio, como su hermana Chichí o Margarita representan los primeros conatos de rebeldía de la mujer contra la opresión masculina impuesta en la sociedad. Los hombres de su familia son personajes que definen muy bien la ideología masculina de la época, el maniqueísmo que justifica como buenas las conductas propias y malas las conductas del contrario sin poder sentir la empatía suficiente para poder ponerse en las botas del otro. Por otra parte, las hermanas Madariaga, sobre todo la madre de Julio, representa lo contrario, el saber que, en la otra parte también hay madres, padres y familias que sufren por los familiares perdidos. 


"Esta vez la señora Desnoyers lloró por alguien que no era su hijo: lloró por Elena y por los enemigos. En Alemania también había madres, y ella colocaba el sentimiento de la maternidad por encima de todas las diferencias patrióticas"

Escrita con el estilo magistral de un autor, para mí, injustamente tratado en su propio país, y que no tiene el merecido reconocimiento que debería (cosa, por otra parte, bastante común); creo que se trata de una novela escrita con una prosa directa, pero manejada de forma inmejorable, que te transmite emociones en estado puro, Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis es de esas novelas atemporales que no se deben dejar pasar nunca. Es una lección de literatura escrita por un autor patrio, y que tiene pasajes realmente sublimes, y por otra parte, realmente escalofriantes:


"No, la bestia no muere. Es la eterna compañera de los hombres. Se oculta, chorreando sangre, cuarenta años... sesenta... un siglo, pero reaparece. Todo lo que podemos desear es que su herida sea larga, que se esconda por mucho tiempo y no la vean nunca las generaciones que guardarán todavía nuestro recuerdo"

Por todo esto, a mí no me queda más que recomendar la lectura de esta magnífica novela que podemos seguir viendo reflejada de alguna manera en nuestro mundo actual ya que, por desgracia, los cuatro jinetes nunca han dejado de cabalgar. 

La novela ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, en 1921 dirigida por Rex Ingram y protagonizada por Rodolfo Valentino; y en 1962 dirigida por Vincente Minnelli y protagonizada por Glenn Ford. A continuación os dejo el Trailer de la versión de 1962: Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis- Trailer original




6 comentarios:

  1. No he leído nada de Vicente Blasco Ibáñez. A veces me tira para atrás leer libros escritos hace muchos años por miedo a no conectar con ellos debido a esa brecha temporal. Supongo que me estoy perdiendo grandes clásicos. Este en concreto me llama la atención tanto por su sinopsis como por tu reseña. El hecho de que menciones que no se nota esa distancia en el tiempo y que se centra no tanto en el conflicto bélico en sí mismo sino en sus consecuencias humanas, para mí son puntos a su favor.
    Gracias por la recomendación. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!. Muchas veces es cierto que estos libros pueden dar cierto respeto, pero quizá es más porque pensamos que el tipo de lenguaje que usan los autores nos puede resultar un poco extraño y diferente a la forma en que nosotros nos expresamos. Pero realmente, leyéndolos te das cuenta de que las historias no son tan diferentes a las que nos suceden ahora. Esta novela es una maravilla, a mi me gustó mucho. Si te animas, ya me contarás tus impresiones (ya verás como no te arrepientes ;) )
      Besotes!!!

      Eliminar
  2. He de decir que no me gustan este tipo de libros, pero me atrae su portada. Derrepente me animo a leerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste!!. Ya me comentarás que tal tus impresiones!
      Saludos!

      Eliminar
  3. Muy interesante. Recuerdo haber leído algo sobre la novela, pero no me acordaba mucho del argumento general. Apuntada queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro!!!. Ya verás como te encanta. Me cuentas que te ha parecido cuando la leas ;).
      Saludos!!!

      Eliminar